Adolfo Pliner

    El nombre de las personas

    Buenos Aires, Astrea, 1989

      456 p 

El nombre como realidad jurídica se resguarda mediante elementos constitutivos (prenombre, apellido, patronímico, apodo, alias, seudónimo), con relación a sus funciones (individualización, identificación, filiación, estado, sexo), sus caracteres jurídicos (obligatoriedad, inmutabilidad, imprescriptibilidad), su naturaleza jurídica (símbolo de la autoconstrucción del existente, institución de policía civil, bien de la persona, patrimonio moral) y al derecho que le asiste (el nombre como propiedad y como objeto de una prerrogativa de la persona).

        Dice el autor, especialista consumado en el tópico, en el prólogo de este verdadero clásico joven, que su segunda edición se debió a la aparición de nueva legislación sobre el nombre, esta vez ordenada y orgánica, y desde muchos puntos de vista muy valiosa, no sólo por su técnica, sino también por la recepción de modernas concepciones jurídicas y sociales, así como por un visible esfuerzo –que Pliner cree sólo parcialmente logrado– de superar errores y perjuicios palmarios que la jurisprudencia y la  doctrina, y también los decretos- leyes anteriores, venían perpetuando.

La Ley del Nombre del 10 de junio de 1969, le mereció al Dr. Pliner abundantes reservas. Sus objeciones, formuladas entonces a vuelo de pluma, tienen ahora en este volumen un mayor desarrollo. Sobre todo en dos temas que él juzga fundamentales y que deberían ser objeto de atención legislativa. Uno de ellos es la formación del apellido que recibe el recién nacido. El otro es el tratamiento del apellido de la mujer recién casada. Estas preocupaciones, y otras no menos serias, lo han decidido a salir nuevamente a la palestra. El libro conserva todo el material de origen (naturaleza jurídica del nombre, derecho al nombre), y su actualización consiste en el examen crítico del nuevo ordenamiento.

La obra está dividida en cinco capítulos:

Capítulo Primero: Panorama histórico

Capítulo II: El nombre como realidad jurídica

Capítulo III: Adquisición del nombre

Capítulo IV: Mutaciones del nombre

Capítulo V: Tutela jurídica del nombre

Este trabajo posee además un amplio contenido de legislación, doctrina, jurisprudencia y derecho comparado. Se estudia también la adquisición del nombre (del prenombre, la elección, apellido de mujer casa, viuda, separada o divorciada, adoptado), las imitaciones del nombre (competencia, procedimiento, imitaciones del nombre y del apellido) y su tutela jurídica, que responde a la necesidad social de promover los medios de defensa contra los ataques, desconocimientos o usurpaciones de terceros. En definitiva, una obra cuya vigencia no perece. Rodolfo Sebastián Zotto

 

Diana R. Cañal

FILOSOFÍA DEL DERECHO

Una Propuesta Interactiva

Buenos Aires, Quorum, 2002

64 páginas

  

Con este pequeño pero interesantísimo librito, lanza la Editorial Quorum su "Biblioteca Universitaria". La autora es jueza del Trabajo, y profesora de las Universidades de Buenos Aires, de Ciencias Empresariales y Sociales, del Litoral, etc. Ha dado a luz ya otros libros y artículos sobre Filosofía del Derecho, así como acerca de cuestiones laborales y criminológicas. Es directora del grupo Spes, integrado por estudiantes y graduados de diversas Facultades. Con razón lanza esta obra la Dra. Cañal advirtiendo al estudiante, su primordial destinatario, que la enseñanza dinámica y moderna (ella la llama "interactiva") no implica un método novedoso: "se llama mayéutica y ya lo empleaba Sócrates en la antigua Grecia", explica.

"¿Qué pensás que es el Derecho?", pregunta Cañal después, con desenfado. "Umm..., mucho silencio", se responde a sí misma, y de inmediato interroga de nuevo: "¿Para qué creés que sirve?", y tras proponer tres respuestas posibles ("ordenar la conducta de los hombres, legitimar el poder, castigar a los que hacen las cosas mal"), se adentra en atractivos ejercicios, que procuran fomentar en el lector una actitud pensante, crítica, creativa.

Cuadros sinópticos, un trato llano y sin vueltas, en lenguaje coloquial corriente, una claridad proverbial y obvio amor docente por su disciplina, evidencian en la Dra. Diana Cañal a una mujer de Derecho con todas las letras, de las que tanto nuestras aulas aburridas necesitan, que las hagan temblar, replantearse, que quiebren sus estructuras monótonas, sus atardeceres almidonados de pedantería pacata, y las reconstruyan sobre la base de una inteligencia nueva. Con buenos auspicios se inicia, pues, esta flamante colección. Ricardo D. Rabinovich-Berkman 

 

Marco Aurélio Bezerra de Melo

Novo Código Civil anotado

DIREITO DAS COISAS

Volume V (arts. 1.196 a 1.510)

Rio de Janeiro, Lumen Juris, 2002

430 p

 

Alguns ainda existem que andam a acreditar que o Direito das Coisas é assunto material, por assim dizer, no sentido de estar ele afastado das pessoas, e em razão disso tratar-se ia de uma disciplina puramente técnica, tediosamente fria e sem graça nenhuma, além de (e é lá onde se esconde o maior perigo) misteriosamente insensível às mudanças sociais, às realidades políticas e econômicas, quando não, diretamente, livre das pressões (cruel mentira) dos grupos detentores do poder.

Mas essa mitologia quimérica e cobarde, hipócrita e sipaia, não tem sucesso em casa do professor carioca Bezerra de Melo. Não mesmo, porque o Marquinho, pensador jovem e brilhante, serio e corajoso, tem perfeitamente esclarecido aquilo que proclamava o velho Digesto: que “foi por causa do homem que se constituiu todo o ius”. Ele sabe perfeitamente que, detrás das grandes problemáticas da propriedade, da posse, das prerrogativas sobre a terra, jazem profundas perguntas inerentes à existência, à realização, à possibilidade de atingir a felicidade, de homens e mulheres concretos, que nada têm de dado, de magnitude estatística, e sim muito de lagrimas, de suor e de esperança, de sonhos, de amanhãs e de medos, de sorrisos e de sangue vermelha.

Marco Aurélio (nome auspicioso para quem gosta de pensar sem temor nas coisas, por ter sido o do grande imperador filósofo de Roma) comenta o Código Civil novo, no volume quinto desta excelente coleção, embora ele tem suas ríspidas dissidências com o recente (e não tanto) ordenamento. Reconhece-lhe, sim, seus progressos, que são, para ele, os que aproximam ao homem simples à terra, e lhe facilitam o aceso a ela. Mas não cala as ásperas críticas, sem deixar de verter propostas lúcidas e bem dignas de serem ouvidas.

        Com vasta formação e amplo saber, mas linguagem nítido e amigo, expressão escrita da sua humildade proverbial, o professor Bezerra de Melo, valente e esforçado Defensor Público no Estado do Rio de Janeiro, oferece uma obra que não pode faltar na biblioteca de um jurista. R.D.R.-B.

 

 

Javier Indalecio Barraza

ECOS DE TU MIRADA CAUDALOSA

Buenos Aires, Nuevos Tiempos, 2002

64 p

  

 

    "Cuando uno ama a una mujer / de las miles y millones / que existen en el mundo, / esa única mujer / es el sitio de la paz, / el lugar de la ternura", canta Javier, este fecundo poeta salteño, que ha adoptado a (o ha sido atrapado por) Buenos Aires, la ciudad donde, lejos de sus hermosos valles natales, además de hacer poesías nobles, dulces y profundas, escribe excelentes obras jurídicas, y enseña Derecho Administrativo y Derecho Constitucional en varias Facultades, con el permanente beneplácito de sus estudiantes.

Asesor que ha sido y es de altas oficinas públicas y de convenciones constituyentes, incansable estudioso e investigador, Barraza lanza ahora su tercer libro de poemas, dedicado a una Fabiana etérea que insiste en guardar en hermético misterio. Y entreteje sus estrofas y sus versos con tanta maestría como sus páginas académicas, y las dota de esa misma sustancia sencilla, austera y amistosa que caracteriza a su trato personal.

"No me dejes de hablar con voz callada / ni me expliques lo que siento al mirarte, / sólo pienso en tu voz y tu mirada", exclama Javier Indalecio, el bardo jurista que la Linda le prestó al insaciable Puerto. Piezas de remanso sus poemas, en medio de tanto tráfago sin norte... R.D.R.-B.