CIBERNAZISMO.COM

La supervivencia del terror

 

por Maximilano Postay, Martín Mantelli y Lila Rosemblit

 

"Si yo supiese algo que me fuese útil

y que fuese perjudicial a mi familia,

lo expulsaría de mi espíritu.

Si yo supiese algo útil para mi familia

y que no lo fuese para mi patria,

intentaría olvidarlo.

Si yo supiese algo útil para mi patria

y que fuese perjudicial para Europa,

o bien que fuese útil para Europa

y perjudicial para el género humano,

lo consideraría como un crimen,

porque soy necesariamente hombre

mientras que no soy francés más que por casualidad"

                                                  MONTESQUIEU

 

 

INTRODUCCIÓN

 Año 1945, olor a pólvora en la ropa y el eco del estruendo de unas bombas sacudiendo aún la inocente geografía europea.

 Sin dudas el más atroz de los eventos bélicos del siglo XX, y por qué no de la historia toda, había concluido.

 Alemania se mostraba como el gran perdedor de la contienda. El suicidio de líderes indiscutidos dentro del partido Nacional Socialista; como Goebbels, éste junto a su esposa y seis hijos, o el propio Hitler y el posterior juicio de Nüremberg a los jerarcas nazis culpables, entre otras aberraciones, del tristemente célebre holocausto, parecieron haber sepultado para siempre el racismo inescrupuloso que profesaban los “despiadados colegas de la superioridad genética”.

 Pero fue muy ingenuo aquel que pensó, entre optimismo y verdadera convicción, que el advenimiento sería radical y definitivo.

 El odio, al igual que su enemigo íntimo el amor, es extremadamente difícil de olvidar; y por el contrario, se agiganta con el rencor de la derrota, ansiando la revancha magna del que ríe último para reír mejor.

 El hombre en su condición de “ser racional” peca de contradictorio al cometer los actos más irracionales que se registren en el hábitat del mundo vivo. A nadie se le ocurriría que tres perros doberman increpen a un cocker por tener las orejas caídas y ser un poco más pequeños que ellos; y mucho menos a un león matando indiscriminadamente al grueso de una comunidad vecina ante la excusa de sentirse invadido o presionado por los intereses de sus victimas. Y hablamos de perros y perros y leones con leones porque es  necesario recordar, que tanto arios, como gitanos, judíos, musulmanes, latinos, negros o esquimales; por sólo citar algunas de las tantas etnias que emergen de nuestro globo dándole al mismo una enérgica pluralidad cultural digna de reconocimiento y admiración; pertenecen, o mejor dicho, pertenecemos a una misma especie.

 Millones de cadáveres poblando la escena de cientos de campos de concentración y el relato crudo y angustiante de aquellos que sobrevivieron a la masacre no fueron suficientes para aprender la lección. Los totalitarios son intransigentes, necios, cobardes en su afán de no reconocer los errores cometidos. Convencidos de la bondad de sus ideales buscaron sobrevivir a tanto rechazo social, a tanto repudio conjunto.

 Gracias a Dios, en la actualidad para la mayoría de nosotros ser nazi es una ofensa, una mala palabra, un verdadero insulto para los que defendemos los derechos humanos y al hombre en su carácter conciliador, sociable y tolerante. Porque tal cual lo dijo Rabindranath Tagore: “Los hombre son crueles, el hombre no”. Su naturaleza individual es positiva y altruista, y por qué no entonces promulgar ese origen por multiplicación. Por qué caer en los excesos y en el oportunismo del mal uso de la fuerza. El bien es gratificante, solo hay que practicarlo para ver que también así puede experimentarse lo que es sentirse poderoso... cumbre divina, ancestral, supra-ideológica. A ese ideal debemos aferrarnos, aunque suene utópico, romántico, quimérico… “La lucha por la justicia y los valores nobles vale la pena hasta cuando se pierde”... y cuánta razón tenia Galeano, reconocido poeta uruguayo, al pronunciar estas palabras.

 Si salían en televisión o por radio la gente manifestaba de inmediato la sensación nauseabunda que le provocaba solo su mención mediática, carente de ese calificativo de desprecio que por definición deberían llevar consigo estos personajes. Publicitar sus ideas en los diarios era un juego demasiado arriesgado para llevarlo adelante, más teniendo en cuenta que es muy difícil ver en el fascismo actitudes valientes o cuasi-heroicas. Sin dudas los medios de comunicación masivos eran un mal negocio para ellos, por lo cual, ante la hostilidad evidente y manifiesta de la opinión publica, debieron conformarse con el reparto de panfletos, volantes y la promulgación de sus ideas y argumentos valiéndose solo del boca a boca y sus limitaciones obvias.

 Pero no todo es clandestinidad dentro del “movimiento nazi de posguerra”, y para profundizar este aspecto no debemos alejarnos demasiado en la historia, sino remitirnos a unos cuantos meses atrás. En el año 2002 algunas elecciones presidenciales europeas lanzaron señales preocupantes: En Francia, el Frente Nacional encabezado por Le Pen (líder indiscutido del partido del cual es fundador y presidente desde los 28 años) acaudaló un más que peligroso 17% de los votos; relegando al tercer lugar al Partido Socialista de Jospin (histórico participante del duelo definitorio), metiéndose de esta forma en la tal anhelada segunda vuelta o ballotage. Esta más que considerable elección fue algo así como la frutilla del postre para el candidato ultraderechista. Evolución paulatina y paciente, el cuarto intento marcó el salto necesario para por primera vez verse inmerso en el “mano a mano” decisivo por la primera posición dentro del gobierno galo. En 1984, 11% de los votos; en 1988, 14%; en 1995, 15%. El avance lento pero certero queda claramente reflejado en los números.

 “La patria no es una casa de putas para varios millones de inmigrantes” solía responder Le Pen cuando sus allegados le preguntaban acerca de las posibles políticas migratorias a seguir. La frase habla por si sola. La intolerancia fluye de cada palabra… torrente fratricida de fundamentalismo y rencor.

 Doctrinariamente, y hablando en un sentido estricto, el Frente Nacional no es un partido que comparta ciento por ciento la ideología nacional socialista, pero desde su óptica el nazismo se ve con cierta contemplación. A pesar de que uno de los vicepresidentes del frente, Samuel Marechal, sea de origen judío, resulta claro el influjo de la cruz esvástica en las disposiciones que suelen tomar los líderes de la ultraderecha francesa.

 Gracias a Dios el sueño presidencial de Le Pen no llegó a concretarse; el pueblo francés en una actitud realmente conmovedora le puso freno al avance de sus “tropas”.  82,05% de la población apoyó a Chirac, demostrando la casi nula adhesión de los independientes a las ideologías extremas.

 Un caso aun más preocupante es el austriaco. La tierra de donde era oriundo Hitler, parece no cesar en la gestación de líderes intolerantes. Haider, un político joven y de aspecto inexpugnable, cuenta en la actualidad con una adhesión promedio entre los jóvenes de 19 a 29 años, que oscila entre el 35 y el 40%. Para él, los campos de concentración eran simples “lugares de castigo” y las SS, “una parte del ejercito alemán que debiera ser reconocida”.

 Que Dios ampare al futuro de esa nación; que la juventud no se deje destruir por el tumor del odio. Si ven que el cielo llora una “Pequeña serenata nocturna”, son las lágrimas de Wolfang Amadeus Mozart, regando los Alpes de Salzburgo; desembocando sobre el llanto de otro emblema, Johann Strauss, directo a aquel “Danubio azul” que supo inspirarlo cuando la realidad era otra.

 La reconciliación del nazismo con los medios masivos de comunicación se dio a mediados de la década del 90´ con la explosión de Internet; red global informática que, plena de virtudes y de avances tecnológicos, supo tener en la impunidad de algunos sectores con tendencia al racismo y discriminación, para exponer sus posiciones y postulados, su “talón de Aquiles”.

 Pero esta relación de fuegos encontrados no se limita al continente europeo, sino que se ha expandido por el resto del universo. En América Latina, por ejemplo, en 1995 existía solo un sitio nazi en Internet; hoy en los albores del siglo XXI hay más de dos mil desde México a Argentina, creciendo a pasos agigantados y con toda la furia.

 “Ni siquiera Hitler soñó con una audiencia potencial tan grande, de millones y millones de personas”, afirma Wider (representante argentino del centro Wisenthal; entidad encargada de encontrar a los viejos jerarcas nazis que aun se encuentran en el anonimato, y que ahora que por cuestiones cronológicas estos hombres se van muriendo de a uno, se halla ante una nueva preocupación: el neonazismo y su cada vez mayor grado de desarrollo). Por otra parte completa diciendo que en estos últimos 3 o 4 años hay una clara tendencia a establecer una “red neonazi” en el cono sur, que abarcaría entre otros países a Uruguay, Chile, Brasil y Argentina.

 Específicamente en nuestro país estos grupos suelen vincularse con el Nacionalismo Católico y con redes árabes fervientes y fanáticas de Mahoma; relación que cumple ya casi medio siglo: recordemos el vinculo existente entre Tacuara (grupo nacionalista, antecedente inmediato de los seudo peronistas Montoneros) con Hussein Triki en la década del 50´.

 En 1998 supo realizarse un congreso neonazi en un colegio argentino, y en el año 2000 un congreso mundial nazi en Chile. En Uruguay los nazis acostumbran congregarse mes a mes para buscar medios eficientes para la acumulación de adeptos y en Brasil el “Hei Hitler!” suele escucharse junto con el párrafo de algún fragmento de “Mi Lucha” (libro de culto escrito por el Führer) en algún galpón clandestino, principalmente en las ciudades más pobladas como es el caso de San Pablo o Río de Janeiro.

 Algunos sitios neonazis fomentan directamente el odio racial y el desprecio a lo distinto; otros, quizás los más peligrosos, niegan la historia tratando de convencer al internauta de la necesidad de las disposiciones tomadas por el régimen nazi en el pasado y de las terribles consecuencias que hubiera causado el judaísmo para la humanidad de no haberse llevado adelante estas “medidas preventivas”, que por otra parte, afirman, no fueron tan violentas como los historiadores y cineastas se empeñan en describir.

 A lo largo del informe trataremos de ser lo mas objetivos posible, aunque anticipamos que la neutralidad absoluta será inabordable. Buscaremos meternos en el corazón y en la cabeza del nazi modelo, conocer sus creencias, sus motivaciones, sus argumentos. Sabiendo claramente, por otra parte, que será difícil discutir con ellos, coincidiendo con Wider cuando dice que “no se puede debatir con ninguno de estos sujetos, es historia versus propaganda”, pero de todas maneras no ahorraremos esfuerzos a la hora de poner la verdad ante todo, refutando cada uno de los argumentos con los que se nutre este movimiento. Trabajo jurídico y moral que excede cualquier índice de compromiso.

 Que el fin de la segunda guerra mundial, trajo consigo el replanteo del viejo modelo jurídico surgido con la Revolución Francesa, con los primeros exegetas, y desarrollados años después hasta alcanzar su apogeo con los postulados kelsenianos y el pragmatismo de William James en EEUU, no resulta para nosotros ninguna novedad. Algunos de los conceptos puestos en crisis a partir del juicio de Nüremberg fueron el tema de la obediencia de vida como causal de justificación, la exigencia de responsabilidad subjetiva en materia penal, y demás derivados del positivismo ideológico que desarrollaremos más extensamente a lo largo del trabajo.

  ¿Cuál es el límite entre derecho y moral? ¿Cuándo se produce la contradicción entre lo legítimo y lo legal? La libertad de culto ¿puede avalar al nazismo en su afán discriminatorio? ¿Puede la libertad, al momento de la divulgación de ideas, ir por encima de derechos existenciales?

 Los interrogantes van y vienen en busca de respuestas, pretender llegar a ellas no es nuestro objetivo excluyente. Tampoco arribar a conjeturas irrefutables. Simplemente nuestro propósito consiste en alertar a la sociedad, invocando su atención, manifestando el peligro agazapado de la miseria y su influjo permanente; conscientes de que el nazismo debe ser un concepto radicalmente desterrado. Un mal recuerdo… un gran aprendizaje.

 Abordaremos el tema desde todos los puntos posibles; para no dejar situación alguna librada al azar, o al menos eso intentaremos. Haremos referencia a antecedentes jurisprudenciales relacionados con la violación de derechos existenciales en Internet, y el racismo y la discriminación en general. Tendremos en cuenta legislaciones nacionales e internacionales, doctrinas jurídicas y obras de investigación que excedan el ámbito del derecho; profundizando cuestiones sociológicas, para entender la repercusión social del nazismo histórico y compararlas con la de las nuevas corrientes; psicológicas, para como ya anticipamos párrafos atrás, tratar de explorar en profundidad la conducta de estos “fanáticos” y los daños mentales que más de una vez ocasionan en sus victimas; políticas, para introducirnos en la crisis de representación como medio ideal para el crecimiento de los extremismos; históricas, para conocer la Alemania de esos tiempos, la aparición de Internet y el punto en que este medio de comunicación se topa con la propaganda nazi; y hasta filosóficas, mencionando las corrientes de pensamiento que inspiraron sustancialmente la ideología del Führer, desde el misticismo hasta el superhombre nietzscheano. Sin descuidar por esto, datos de otras áreas que puedan servir como aportes incuestionablemente valederos como es el caso de la antropología, el arte y la religión.

 No olvidamos sin embargo que el eje de nuestro proyecto debe apuntar esencialmente al espectro jurídico, y allí se centrará nuestro análisis más acabado. Pero este goza de una plenitud asombrosa, sobretodo desde que los jueces adoptaron mayoritariamente el uso del Método Ecléctico para arribar a un veredicto; por esto, bien vale la pena la multicomposición del enfoque. “El juez debe echar mano de todo lo que esta a su alcance para justificar su decisión” suelen decir los defensores de esta escuela…

 Que navegar en Internet no resulte un naufragio necrológico…

              Que la tolerancia no se ahogue antes de llegar a tierra firme…

 

 

I. LA CONSTELACIÓN DE INTERNET

 

a) El mundo da a luz a Internet: El nacimiento de un medio sin límites.

 

Para entender el surgimiento del fenómeno Internet, urge recordar los tensos días vividos durante la década del 60. El panorama internacional era un cóctel verdaderamente explosivo: Estados Unidos y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) estaban enfrentados disputando una carrera armamentista que los llevó a contar con poderosas y numerosas armas de destrucción masiva. En este contexto de tensión y de miedo, aunque resulte difícil de creer, surge la primera idea de lo que hoy es la red cibernética. Los militares norteamericanos sintieron la necesidad de crear una red informática capaz de mantener en contacto los centros militares. Quién imaginaría por entonces el terrible alcance del fenómeno.

Los primeros pasos estuvieron dados por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (DARPA) del Departamento de Defensa de Estados Unidos. A finales de los años 50. DARPA emprendió diversas y arriesgadas iniciativas, algunas de las cuales cambiaron la historia de la tecnología y fueron el preludio de la era de información a gran escala. Una de esas estrategias desarrollando una idea concebida por Paul Baran, fue diseñar un sistema de comunicaciones que pudiera proteger mejor a los importantes datos militares, e incluso que fuera invulnerable al ataque nuclear. Como solución entró en consideración solamente el proceso de datos en forma electrónica. Los mismos datos se deberían deponer en diferentes ordenadores alejados unos de otros. Todos los ordenadores entrelazados deberían poder enviarse, en un lapso corto de tiempo.

Cada ordenador debería poder comunicarse de varias maneras con cada uno de los otros . De tal manera, la red funcionaría a pesar de que un ordenador individual o cierta línea fueran destruidos por un ataque del enemigo.

El sistema hizo a la red independiente de los mandos de control, de  tal modo que las unidades del mensaje encontraran sus propias rutas a lo largo de ella, reuniéndose en un significado coherente en cualquiera de sus puntos.

Al tiempo que el hombre daba sus primeros pasos por la luna, los primeros cuatro  centros de cómputos (el primero ubicado en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), el segundo en la Universidad de California en Santa Bárbara, el tercero en el Centro de Investigaciones de Stanford y el cuarto en la Universidad de Nevada) ya estaban conectados a la primera red llamada ARPANET por su poderoso patrocinador. Se abrió a los centros de investigación que colaboraban con el Departamento de Defensa estadounidense, pero los  científicos comenzaron a utilizarla para toda clase de propósitos comunicativos. En un momento se hizo difícil separar la investigación de orientación militar  de la científica y las charlas personales. Así pues, se concedió el acceso a la red a los científicos de todas las disciplinas y en 1983 hubo una división entre ARPANET, dedicada  a propósitos científicos, y MILNET, directamente orientada a las aplicaciones militares. La National Science Foundation participó en la década de 1980 en la creación de otra red científica, CSNET y, en colaboración con IBM, en la de otra más para estudiosos no científicos, BITNET. No obstante, todas las redes utilizaban ARPANET como sistema de comunicación. La red de redes que formaron durante los años ochenta se llamó ARPA-INTERNET, luego INTERNET, respaldada aún por el Departamento de Defensa y manejado por la National Science Foundation. El sistema de unión o entrelace por medio de la cual las redes pequeñas se convirtieron en una red total, recibió la designación apropiada backbone (espina dorsal).

El número de ordenadores entrelazados subió. Se trataba de tipos muy diversos de ordenadores con sistemas operativos no compatibles y con diferentes accesos a la red. El obstáculo fue superado con la creación de UNIX, un sistema operativo que permitía el acceso de un ordenador a otro. El sistema fue inventado en 1969 pero sólo se extendió su uso a partir de 1983 , cuando los investigadores de Berkeley adaptaron a UNIX el protocolo TCP/IP. Después de esto, las transmisiones de datos fueron mandadas de forma uniforme y con un esquema estandarizado.

En Europa se hacían al mismo tiempo progresos similares. En el viejo continente sin embargo se buscó el camino de las normas ISO. Los europeos no querían saber nada del modelo TCP/IP que no estaba nominado como norma ISO.

De todas formas, el avance triunfante del protocolo TCP/IP no podía ser parado en adelante. Bajo la presión del éxito en los Estados Unidos finalmente surgió en Europa una red de datos con la capacidad de ser compatibles con múltiples protocolos, entre ellos el TCP/IP. A esta red se le designó el nombre de EuropaNet. Diferentes redes nacionales, por ejemplo la Red de Investigación Alemana (DFN) fueron asociadas a ella.

Lo que entendemos hoy en día como "Internet", no es una red homogénea, sino una red de muchas redes pequeñas, limitadas territorialmente o de redes limitadamente organizadas. Todas esas redes están unidas a los backbones y de tal manera a toda la red. También los proveedores de Internet comerciales están coligados a las respectivas redes, y los usuarios que tienen su conexión a Internet en forma de una conexión a tales proveedores, pueden usar con ayuda de estos puertos la red en su totalidad.

 

 

B) NAVEGANDO POR NUEVAS AGUAS:

“Innovaciones en el campo informático”

 

El CERN (Centro Europeo de Investigación de Partículas) crea las páginas web, con el objetivo de comunicarse con otros científicos europeos. En 1993 un estudiante norteamericano escribió el código del primer explorador web, el Mosaic que se distribuía en forma gratuita por la red, y permitía tener acceso a gráficos y documentos de texto dentro de Internet. Esto supuso una auténtica revolución, y a partir de ese momento, Internet no ha parado de crecer. En el año 1996 existían cerca de 90.000 sitios web. Hoy la cifra se quintuplica.

Hasta hace poco, la comunicación entre ordenadores estaba limitada a los sistemas sólo texto, y a pantallas muy poco atractivas. Los ordenadores enviaban y recibían cadenas de texto y, como mucho, podían adornar a las letras y los números resultantes con algún que otro color de fondo. La WWW (World wide web) es capaz de transmitir no sólo la información, sino también un entorno gráfico asequible a cualquier usuario, que facilita la consulta de los datos ofrecidos. La WWW no es en realidad una red, sino un conjunto de programas y convenciones que facilitan el tránsito por las redes que funcionan como Internet. 

    La gran ventaja que presenta la WWW son los hiperenlaces gracias a los cuales la navegación y la búsqueda de información se convierte en un juego de niños. Cuando se visualiza un documento WWW, el texto que aparece en la pantalla contiene palabras en otro color y para resaltar las palabras clave. Estas palabras están asociadas a otro documento de la red a través de un URL (Uniform Resource Locator). Este URL es el nombre único e irrepetible de ese documento, y está formado por el nombre del servidor en que se encuentra, el directorio en el servidor y el nombre del documento en sí, es la ruta a una página determinada dentro de Internet.

 Por otra parte, para mantener el orden en la red, es necesario que cada ordenador esté correctamente identificado. Los nombres que recibe cada equipo dependen de un organismo llamado IANA (Internet Assigned Numbers Authority). Se denomina así porque los nombres son en realidad conjuntos de cuatro cifras. Un nombre así no resulta demasiado descriptivo para los usuarios, y por esta razón existen también nombres más comprensibles que utilizan combinaciones de letras. Estas palabras separadas por puntos corresponden a dominios, es decir, zonas físicas de la red. En general, cada país tiene un dominio principal definido (el de Argentina es "ar"), pero además hay varios dominios principales ya definidos para Internet (.org - organizaciones y asociaciones; .net - recursos de red; .gov - gobiernos; .com - empresas comerciales, etc.).

Aunque erróneamente se usen como sinónimos, Internet no es lo mismo que Web (World Wide Web) y, como ya hemos señalado, la Red no tuvo un origen comercial, sino que fue un proyecto de seguridad nacional ideado por el ejército norteamericano e impulsado por profesores y estudiantes, que la convirtieron en un suceso mundial.

Hay dos propiedades de las páginas Web que la hacen únicas: que son interactivas y que pueden usar objetos multimedia. El término multimedia se utiliza para describir archivos de texto, sonido, animación y video que se combinan para presentar la información, por ejemplo, en una enciclopedia interactiva o juego.

Viajar por Internet es una tarea fácil gracias a los “buscadores”. A través de ellos es posible recuperar información de cualquier país del mundo. Basta con conocer la dirección donde se encuentran, para poder acceder a ella. No siempre es fácil encontrar la información deseada ya que, dentro de Internet, los recursos y datos están dispersos por todo el mundo sin orden alguno. Localizar un tema concreto resulta muy difícil debido a que en la gran telaraña mundial (World Wide Web) existen millones de páginas y cualquier búsqueda que se realice, sin el criterio adecuado, proporcionará un resultado muy distinto del esperado. Por ello, los servidores son las páginas más visitadas de la Red ya que constituyen el punto de partida para obtener cualquier información que se encuentre en Internet sobre un tema concreto. Por este motivo existe una lucha sin cuartel entre los desarrolladores por ofrecer el buscador o motor de búsqueda más completo, rápido y exacto de la Red. Los buscadores, en definitiva, son grandes bases de datos con un lenguaje de consulta potente que permite buscar palabras claves y frases en todas las páginas Web que tienen registradas. Este tipo de búsqueda es muy útil cuando tratamos de realizar una búsqueda específica. Cuanto más precisa sea la clave de búsqueda proporcionada, más fácil será encontrar el documento deseado. Para hallar la información, el motor de búsqueda seleccionará todos los documentos que contengan en el título o en el texto las palabras introducidas, aunque a veces podemos llevarnos sorpresas debido a la elección de palabras claves de ciertas páginas.

Actualmente es casi imposible calcular los sitios web que existen y los servidores a los que tenemos acceso. Internet se ha desarrollado en estos últimos años mucho, y en parte es debido a los fines comerciales de las empresas. Internet ya no es la red de investigación ni militar para lo que fue creada, ahora Internet es, ante todo, un negocio, y eso ha sido lo que ha empujado su desarrollo.

 

 

c) La red, propiedad de todos:

“Alcances de la revolución cibernética”

 

La explosión del fenómeno Internet tal como lo conocemos fue impulsada por varios fenómenos internos y externos: el desarrollo de un estándar para el email, en 1972, con la adopción de convenciones de gran popularidad, como la incorporación de la "@" en las direcciones; la consolidación del término "Internet", hacia finales de los años 80, para describir al conglomerado de redes que se estaba construyendo sobre los cimientos de la desaparecida ARPANET; la creación de Mosaic, el primer navegador con interfaz gráfica, en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, a comienzos de los años 90, le puso color y facilidad de uso a una Red que hasta ese momento había permanecido limitada al ámbito profesional y académico; la caída de la URSS y el Pacto de Varsovia, que dejaba a Estados Unidos sin su clásico enemigo, liberando definitivamente a Internet del gusto bélico que le dio origen; la toma de conciencia por parte de las empresas de que la Web podía llegar a ser un gran negocio.

Para darse una idea de cómo Internet se incorpora a la sociedad se debe recordar que la radio demoró 28 años en llegar a 40 millones de personas y la televisión solo tardo 10 años en llegar a la misma cantidad de gente, hoy dichos medios tiene una llegada masiva. Internet apenas tardo 3 años en llegar al mismo número de personas y se discute el hecho de que pronto sería un elemento de comunicación más en la vida cotidiana.

En la década de los noventa, el mundo empresarial se dio cuenta del extraordinario potencial de Internet, cuando la NSF decidió privatizar algunas de las principales operaciones de la red a los consorcios habituales de las grandes compañías. La comercialización de Internet aumentó a ritmo acelerado. No obstante, la capacidad de la red es tal que la mayoría de los procesos de comunicación eran, y siguen siendo, en buena parte espontáneos, desorganizados y diversificados en sus fines y afiliación. De hecho, los intereses comerciales y gubernamentales coinciden en favorecer la expansión de su uso: cuanto mayor sea la diversidad de mensajes y participantes, mayor será la masa crítica de la red, y más elevado el valor.

La coexistencia de varios intereses y culturas tomó la forma de de WWW, una red flexible de redes dentro de Internet, donde las instituciones, las empresas, las asociaciones, los individuos crean sus propios “lugares” y, en virtud de ellos, cualquiera con acceso puede producir su “página particular”, compuesta por una mezcla variable de texto i imágenes.

En el último cuarto del siglo XX, el proceso de formación y difusión de Internet y las redes afines determinó para siempre la estructura del nuevo medio, en la arquitectura de red, en la cultura de los que la utilizan y en los modelos reales de comunicación.  La estructura de la red está tecnológicamente abierta, permitiendo el amplio acceso público y limitando severamente las restricciones gubernamentales o comerciales a ese acceso, aunque la desigualdad social se manifestará de forma poderosa en el dominio electrónico. Esta apertura es consecuencia, por un lado, del diseño original, concebido en parte por las razones estratégicas militares ya mencionadas y, en parte, porque los científicos que gestionaban los programas de investigación militar quisieron establecer ese nuevo sistema tanto  para mostrar su hazaña tecnológica cuanto una empresa utópica. Por otro lado, la apertura del sistema también fue el resultado del proceso constante de innovación y libre acceso propugnado por los primeros “piratas informáticos” –contracultura informática irregular y extendida, asociada con las réplicas de los movimientos de la década de 1960en su versión más libertaria/utópica, paralela a los esfuerzos del Pentágono y la gran ciencia-.

 

 

d) Beneficios de la sociedad interactiva:

Abriendo caminos desde el teclado”.

 

Es importante tener en cuenta que la comunicación a través del ordenador es demasiado reciente y la nueva cultura se encuentra, aún, tomando forma. De todos modos, resulta interesante investigar al respecto.

En primer lugar, la comunicación a través del ordenador no es un medio general de comunicación actualmente. Aunque su uso se expande a tasas extraordinarias, excluirá durante largo tiempo  a la mayoría de la humanidad durante un tiempo, a diferencia de la televisión y otros medios de comunicación de masas. Por un tiempo, seguirá siendo el dominio de un segmento culto de la población de los países más avanzados, contado en decenas de millones, pero sólo una elite a escala global. Es evidente que en el futuro cercano se extenderá su uso, sobre todo por la vía del sistema educativo.

Por otra parte, dentro de los segmentos de usuarios habituales de comunicación a través del ordenador, parece que el medio favorece la comunicación desinhibida y estimula la participación de las mujeres y grupos oprimidos de la sociedad y se expresen con mayor franqueza a través de la protección del medio electrónico.

Se dice, por otro lado, que los usos de esta clase de comunicación ya alcanzan todo el ámbito de la actividad social y sus más diversos temas. Una zona de utilización creciente, es por ejemplo, la política. El correo electrónico se está empleando para la difusión masiva  de determinada propaganda política con posibilidad de interacción. Los grupos fundamentalistas cristianos, la milicia en los Estados Unidos y los zapatistas en México son pioneros en esta tecnología política.

Más allá de los usos instrumentales de la comunicación  a través del ordenador, se ha detectado el fenómeno de la formación de comunidades virtuales. Se podría decir que estas redes son efímeras en lo que respecta a los participantes.

La gente moldea la tecnología para acoplarla a sus propias necesidades. El modo de comunicación electrónica de muchos con muchos que representa la comunicación a través del ordenador se ha utilizado de maneras diferentes y con fines distintos, tantos como la gama de variación social y contextual que existe entre sus usuarios. Lo que es común es que no sustituye a los otros medios de comunicación, ni crea nuevas redes: refuerza los modelos sociales ya existentes.  

Nos referiremos entonces a los beneficios que proporciona Internet. A modo general, constituye una fuente de recursos de información y conocimientos compartidos a escala mundial. Es también la vía de comunicación que permite establecer la cooperación y colaboración entre gran número de comunidades y grupos de interés por temas específicos, distribuidos por todo el planeta. Gracias a ésta, es posible encontrar toda clase de software para una gran variedad de computadoras y sistemas operativos, pueden consultarse los catálogos de las bibliotecas más importantes del mundo, acceder a bases de datos con los temas más diversos y transferir copias de los documentos encontrados, es posible visualizar y copiar archivos de imágenes con fotografías de todo tipo o reproducciones de cuadros, pueden hacerse cosas como conversar a tiempo real dos personas, separadas por miles de kilómetros de distancia, pueden comunicarse a escribiendo en la computadora.

Esta gran Red permite compartir información y tiene varias peculiaridades: es barata, pública, fácil de usar, está de moda y da de comer a mucha gente.

La idea de una red informática es tan antigua como la computación misma. Básicamente, una red es un conjunto de dos o más equipos conectados entre sí. Esto permite que las personas se puedan comunicar para compartir determinados recursos como puede ser una impresora, archivos y hasta bases de datos. Conectadas entre sí, las computadoras aumentan su eficiencia y productividad.

 Por la Red Internet circulan constantemente cantidades increíbles de información. Por este motivo se le llama también La Autopista de la Información. Hay más de 200 millones de "Inter nautas", es decir, de personas que "navegan" por Internet en todo el Mundo.

Una de las ventajas de Internet es que posibilita la conexión con todo tipo de ordenadores, desde los personales, hasta los más grandes que ocupan habitaciones enteras. Incluso podemos ver conectados a la Red cámaras de vídeo, robots, etc.

Son muchas las ventajas que Internet nos ofrece, podríamos llenar páginas enteras de bondades, pero trataremos de citar las principales. Acceso Global: ingreso a la red a través de una llamada telefónica o una línea alquilada directa a Internet y acceso a la información sin un costo de comunicación extra para la información, esté donde esté ésta, que puede ser localmente o en otro país.Acercamiento con los clientes: mediante Internet y el correo electrónico, se tiene llegada a personas e información dentro y fuera de las empresas que para realizarlo por medio de otras tecnologías en algunos casos se tornaría imposible. Relaciones mediante hiperlinks: Con el solo click de un botón se pasa de un servidor de información a otro en forma transparente y gráfica. Bajo Costo. Compatibilidades tecnológicas. Para acceder a esta Red de alcance mundial basta con poseer una computadora de escritorio y contratar algún tipo de conexión a un proveedor local. El modo más utilizado para conectarse es el teléfono, pero también existen otras vías como el cablemódem, las líneas de suscripción digital (xDSL, en inglés) y hasta conexiones inalámbricas.

 

 

e) El concepto de Internet en el siglo XXI.

 

El concepto "Internet" hace referencia a una gran red mundial de computadoras conectadas mediante diferentes tipos de enlaces (satelitales, por radio o, incluso, submarinos).

Hace 30 años, cuando las computadoras tenían el tamaño de un refrigerador, la idea de una gran red de equipos interconectados a nivel mundial era digna de una novela de ciencia-ficción. El final de la historia es conocido: el tiempo pasó, las computadoras se achicaron hasta el punto de caber en la palma de la mano y, al igual que lo sucedido con muchos de los inventos de Verne, la gran red también se transformó en realidad y se conoce como Internet.

Algunos definen Internet como "La Red de Redes", y otros como "Las Autopistas de la Información". Efectivamente, Internet es una Red de Redes porque está hecha a base de unir muchas redes locales de computadoras (o sea de unos pocos ordenadores en un mismo edificio o empresa). Prácticamente todos los países del mundo tienen acceso a Internet. En algunos, como los del Tercer Mundo, sólo acceden personas de altos recursos y en otros países más desarrollados, no es difícil conectarse.

El la Argentina hay casi un millón de hogares con computadora. Y hay dos millones y medio de PC en el país, o una cada catorce personas. Las cifras son quizás frías, pero sirven para vislumbrar la manera en que la informática esta cambiando nuestro país y a sus habitantes. Hace 10 o 15 años cualquiera se podría haber considerado un iluminado por poseer una PC XT o una Commodore 128. Hoy, cuando los avisos de empresas .com acaparan afiches callejeros y tandas publicitarias, en las grandes ciudades no tener dirección de correo electrónico comienza a ser una rareza. De las 12 horas y media promedio que se pasan en línea los mas de 980 mil ínternautas locales cada semana, la parte del león se la llevan los jóvenes: el 40% de los navegantes tiene entre 10 y 24 años. De hecho, el 15% de todos los jóvenes argentinos de entre 20 y 24 años navega en Internet. La presencia en el ciberespacio baja a medida que aumenta la edad, solo el 11% de los que están entre 25 y 34 años y el 9% de los argentinos que tiene entre 35 y 44 años están en la red. Entre los mayores de 45 años, apenas el 3% navega por la Web. Los datos de todas las encuestadoras coinciden al hacer el retrato genérico del navegante vernáculo: tiene 29 años, es hombre (mas del 65% de los navegantes) y curso estudios universitarios. Los chicos no sostienen la navegación, no tienen paciencia, hacen zapping entre los sitio; son muy curiosos. Entre los más grandes hay dos sectores: los verdaderos cibernautas, que están desde que esto empezó, y los que se tuvieron que subir por motivos profesionales, y encontraron una herramienta profesional y rompieron la barrera del miedo a la tecnología, pero no son navegantes genuinos. Otro dato para completar la imagen, es la ubicación del navegante: la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores concentran el 72% de las conexiones, seguida por Córdoba (8%), Rosario (7%), Mendoza (6%), Mar del Plata (4%), y Tucumán (3%).

 Consideramos que Internet se encuentra aún en desarrollo, y aunque este nuevo fenómeno tal vez siga alimentando el empobrecimiento de las relaciones humanas, también puede llegar a ser positivo. La ciencia requiere de la transmisión de los conocimientos, pues de otro modo se extinguiría, pero no como eje esencial de esta retroalimentación sino como un elemento más a tener en cuenta. Otro punto que la destaca es su potencialidad difusora de realidades ajenas a las voces de otro medios de comunicación, caros y menos accesibles, aunque todavía (y por poco tiempo), mayormente masificados.

No debemos tampoco, dormirnos en los laureles de nuestro avance tecnológico, sino que debemos aprovecharlo pero siguiéndolo muy de cerca, puesto que, al ser un fenómeno nuevo, con reglas nuevas, y con ámbitos de aplicación nuevos, todavía está sumergido en un caos. Habrá de estipularse un cierto equilibrio en medio de la anarquía, a veces reinante.

Hecha esta reseña damos paso al otro gran protagonista del conflicto: el movimiento nazi, y el uso que el mismo hace de estos avances anteriormente detallados.

 

 

II. PROCESO HISTÓRICO DEL NAZISMO.

    Origen, evolución y consecuencias del cáncer del siglo

 

A)  INTRODUCCIÓN: 

 

 A continuación llevaremos a cabo una breve reseña de la historia contemporánea alemana.  Decidimos arbitrariamente comenzar por la Primera Guerra Mundial para demostrar cómo el hombre es el único animal que comete dos veces el mismo error. Continuaremos con la República de Weimar y el descalabro ideológico que presidió la escena política alemana por esos años. El temor al Comunismo y la extrema derecha antisemita convivían en un parlamento plagado de matices antagónicos. Es aquí donde se comienza a gestar el eje de nuestro análisis, temible ideología que con argumentos místicos e irracionales, escribió sin dudas la página más oscura de la historia universal. El nazismo de Hitler y sus secuaces combina perfectamente el fundamentalismo extremo, con la visión pragmática de los políticos hábiles a la hora de cazar votos.

 No pretendemos abrumar al lector con demasiados elementos históricos (ya que este es básicamente un trabajo jurídico) que puedan llegar a resultar densos e inapropiados para la labor que nos convoca, pero creemos indispensable, aunque sea, entregar un humilde boceto del “génesis” de un período de odio y terror.

 Pasaremos revista, posteriormente, a las disposiciones más crueles tomadas por el Führer y los suyos, hablando sin reparos de los campos de concentración, los ghettos, las peculiaridades del régimen y hasta mencionando algunas curiosidades que pueden llegar a darle al trabajo un toque de color que haga más entretenido el entretejido histórico.

 Por otra parte llegaremos al ocaso de la hegemonía nazi a partir de la derrota sufrida en la segunda guerra mundial, finalizada a mediados de la década del cuarenta. A su vez engalanaremos nuestras páginas con el juicio de Nüremberg y el trágico final de estos seres cuyo nombre tendría que ser borrado para siempre del horizonte magno del ideal vital al que debemos aferrarnos.

 

 

B)  LA PRIMERA GUERRA:

La ambición territorial y la ceguera del poder

 

El temor por la llegada de la primera guerra mundial estremecía al continente europeo ya desde el año 1870, cuando Otto von  Bismarck (célebre militar alemán) derrotó a Francia en la guerra Franco-prusiana, apoderándose de los territorios de Alsacia y Lorena, dando inicio de esta manera a lo que se conoce como el gran imperio alemán o segundo Reich.

 En el año 1890 Guillermo II al consagrarse como rey prusiano decide abandonar la actitud pasiva de sus predecesores y empezar a influir en forma activa en las decisiones políticas y económicas del “Segundo Reich”. Esto no le calló nada bien al “acorazado” Bismarck, por entonces canciller, decisión que lo motiva dar un paso al costado.

 Sin el prestigioso estadista en el poder, Guillermo II pudo llevar adelante su idealista pero factible proyecto directivo. Valiéndose de su influencia parlamentaria, logró que el Reichstag aprobara un notable aumento del potencial bélico germano. Sin dudas, su idea era expandir la hegemonía alemana, y no precisamente por medios pacíficos.

 Otro dato si se quiere anecdótico, aunque no por esto menos contundente, son las declaraciones mediáticas del Kaiser en el año 1908;  en las mismas el verborrágico Guillermo despreciaba a Inglaterra y amenazaba a Japón, Rusia y Estados Unidos afirmando la superioridad indiscutible del imperio que él lideraba sobre las endebles armas de sus potenciales enemigos.

 La cuestión territorial desvelaba a los líderes europeos. Alemanes y franceses luchaban palmo a palmo por Alsacia y Lorena, mientras en los Balcanes Rusia y el Imperio Austro-Húngaro, medían fuerzas para asegurarse territorios como el de Serbia o el de Bosnia Herzegovina. A su vez Polonia veía como en su geografía Rusia y Prusia se enemistaban por su conducción.

 El 28 de Junio del año 1914, fue asesinado el archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austríaco, en Sarajevo por un miembro del partido secreto servio “Unión o Muerte”.

 Las aguas comenzaron a dividirse y ahora sí de manera irreconciliable. Alemania se solidarizó de inmediato con los austro-húngaros y los servios contaron con el apoyo de los rusos. La primera guerra era un hecho, no había lugar para dar marcha atrás.

 Ríos de sangre tiñeron de rojo la fecunda atmósfera del viejo continente, Alemania y Austria-Hungría (las potencias centrales), con el apoyo de Turquía y Bulgaria, por un lado; y Servia, Bélgica, Francia, Rusia e Inglaterra (los aliados), con la adhesión posterior de Italia, Rumania, Portugal y Grecia,  por  el otro. El siglo XX arrancaba de la peor manera.

 Luego de más de cuatro años de lucha los generales Hindenburg y Ludendorff pidieron el armisticio. El poder aliado, principalmente por la llegada de los americanos movidos por el fuerte sentimiento pro-bélico de su población y de su presidente Wilson, basándose en los ataques de barcos de guerra alemanes a su marina comercial; alcanzó la victoria.

En Noviembre abdicaron los emperadores Guillermo II de Alemania y Carlos II de Austria. Períodos de crisis intensas se avecinaban para las potencias vencidas.

 

 

C)  LA REPUBLICA DE WEIMAR:

Cuando las ideologías extremas empiezan a jugar un papel protagónico.

 

 En el año 1919 se funda la Republica de Weimar, teniendo como sistema gubernamental el semi-presidencialismo ponderado entre otros por Max Weber (sociólogo alemán), al darle de esta manera mayor protagonismo al parlamento, órgano que hasta ese momento solo se limitaba a confirmar las órdenes del monarca o las resoluciones tomadas  por el canciller o el rey.

 Las primeras elecciones marcaron una clara tendencia del pueblo alemán a inclinarse hacia ideologías moderadas (el partido social demócrata, o el zentrum, por solo citar un par de ejemplos).

En Agosto de ese mismo año, el Tratado de Versalles marca un quiebre en el modo de pensar de la ciudadanía alemana, la cual veía como las potencias extranjeras humillaban a su nación, responsabilizándola en forma exclusiva del acontecimiento bélico recientemente concluido y sometiéndola a un régimen altamente perjudicial, que incluía entre otras “hostilidades”el cobro de gravámenes económicos, la reducción del número de soldados miembros del ejército y de su arsenal y la quita de los territorios de Alsacia y Lorena.

  Alemania acostumbrada a la trascendencia se veía pisoteada, humillada, violada en su carácter de nación líder. La republica de Weimar comenzó a perder adeptos, pues la gente, empezó a verla como una consecuencia más del Tratado de Versalles.

  En 1920 los partidos extremos de la izquierda y la derecha triplicaron sus votos. En ese mismo año el intento de golpe de estado de Kapp (militar del sector monárquico que también cuestionaba a la república), a pesar de fracasar, merma la fortaleza de la institución de Weimar.

  Tres años después la situación era realmente caótica. Belgas y franceses invaden la región industrial alemana con el objetivo de “revisar” y confirmar algunos de los preceptos estipulados en el Tratado de Versalles.  Como consecuencia de esto Alemania debe acceder al pago definitivo de los impuestos acordados; decisión vista por el común de los alemanes como “el último paso de la traición”.

  En Noviembre de 1923 se produce otro intento de golpe de estado en Munich llevado a cabo por una figura que lentamente se iba haciendo poderosa, Adolfo Hitler. El intento, aunque también fallido, continuó debilitando a la Republica.

  Por estos años y con un fuerte estallido inflacionario como marco, asume a la conducción de la Republica de Weimar  Ebert. A pesar de los avatares que lo rodean, una digna conducción descomprime la situación circundante. Pero el período de bonanza duró poco. Ebert muere en el año 1925 asumiendo en su lugar von Hindenburg, líder que odiaba a los partidos políticos, fiel a su nostálgico pasado monárquico.

  En 1930 el parlamento ante la crisis mundial del 29, no se pone de acuerdo para nombrar un canciller. Tomándose del artículo 48 de la Constitución de Weimar, el mismo von Hindenburg como presidente los va designando de a uno.  Pasan por el cargo Muller, Brunig, Schleicher y von Papen.

  La convocatoria a elecciones de ese año muestra claramente la niebla en el horizonte. El pensamiento de la sociedad alemana se veía hipnotizado por los nazis y los comunistas; entre ambos superan el 50% de los votos.

  En el año 1933 von Hindenburg nombra a Hitler como canciller creyendo ingenuamente que lo podría dominar. Von Papen, su antecesor, negocia con el jerarca nazi la instauración de un régimen de corte bismarckiano; volviendo de esta manera al gobierno de los terratenientes y aristócratas (junkers), prevaleciente a fines del siglo XIX.  Para contar con el apoyo de Hitler, von Papen legaliza las SS y SA (milicias paramilitares incondicionales al líder nacional socialista).

  En Febrero de 1933 la cruz esvástica comienza a tejer las redes de lo que sería el despotismo en su forma más perfecta. Misteriosamente se incendia el parlamento, responsabilizando a los comunistas del atentado.  En marzo, Hitler obtiene poderes especiales de la propia institución dañada.

  En julio, la intolerancia ya era un hecho. El gobierno saca un decreto ley prohibiendo los partidos políticos, proclamando un Estado donde solo se concebía la ideología nacionalsocialista. Poco tiempo después, en el mes inicial del año 34 se anula el parlamento. En julio, von Hindenburg fallece.  No había límites para el nazismo. Hitler anula la presidencia y gobierna con poderes especiales como canciller. Lo triste es que llega a esta condición con lo que se podría llegar a denominar una “revolución legal”.  Mediante un plebiscito la gente le entrega su apoyo incondicional. 70% de los alemanes claman por el  Führer. Como cuando pidieron por la libertad de Barrabás, condenando a Cristo a la crucifixión, la mayoría se había equivocado.

  "Heil Hitler!", gritaban victoriosos. Una luz de esperanza se había abierto en el camino para el vapuleado pueblo alemán. Así lo afirma Platina Wohler de Gainza en su autobiografía “…era ya en marzo de 1934 y Hitler estaba en el poder. Mi hermano y yo y virtualmente toda la juventud, estábamos entusiasmados con el nacionalsocialismo que pretendía suplantar a los socialistas, que nosotros no diferenciábamos del comunismo, y con esa idea esperábamos que Hindenburg, el gran vencedor de la batalla de Tannenberg en la primera guerra mundial, junto con Hitler iban a enseñar al mundo y a nosotros los alemanes, que no éramos de naturaleza guerrera, sino un pueblo despertándose y muy especialmente la juventud, hacia un honesto y alto sentido de patriotismo, cargado de la vieja cultura nacional. Entre las cosas que esperábamos por buenas, contaba el proyecto de suprimir los antagonismos entre los pobladores del viejo reino, en que estuvo dividida la Alemania histórica…”

La cita textual vale para tener una noción acabada de lo que significaba el nuevo régimen para la gran mayoría del pueblo germano. A pesar de que Platina tuvo que exiliarse tiempo después por no ser ciento por ciento aria, el ejemplo vale para poner en tela de juicio la responsabilidad del mismo pueblo alemán. ¿El apoyo de los alemanes era realmente ingenuo y esperanzado? ¿Eran concientes de lo que vendría? ¿Fueron como lo afirman algunos historiadores, los mejores alumnos del fanatismo nazi? La culpabilidad o inocencia de la sociedad alemana será otro tema que discutiremos con mayor profundidad a medida que el trabajo avance. Por ahora nos remitiremos a continuar con el panorama histórico.

He aquí un dibujo de la época, que muestra a Hitler asumiendo al poder:

 

 

 

 D) 1933-1945 APOGEO Y DECLIVE DE LA CRUZ ESVÁSTICA

 

1. LA SEGUNDA GUERRA EN POCAS LÍNEAS:

La expansión territorial de Hitler alerta a las potencias europeas.

En 1933, ya en el poder, Hitler retira a Alemania de la Sociedad de las Naciones, anticipando con esta medida que su interés dista de pretender una grata convivencia con los países vecinos.

En 1938, fuerzas alemanas entran en Austria (país históricamente amigo), declarando el Anschluss (unión de Austria y Alemania); por otra parte, ocupan los Sudetes, territorios checoslovacos donde la población alemana era mayoritaria.

 Europa toma estos avances con una extraña pasividad. Hitler actúa a su antojo: lejos de preocuparse por la repercusión de sus actos en los oídos extranjeros, disfruta de cada maniobra.  Con la ayuda de Polonia y Hungría invade Checoslovaquia. Sus ideas imperiales empiezan a concretarse.

  Un año después Alemania y Rusia firman el pacto de no agresión, sus representantes Ribbentrop y Molotov prometen paz recíproca. En mayo, Mussolini, líder fascista italiano y el Fuhrer suscriben el Pacto de Acero, jurándose lealtad incondicional.

  El 1 de Septiembre Hitler invade Polonia, confiando que los soviéticos no se entrometan. Dos días después, Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania. La segunda guerra mundial había comenzado.

  El avance germano es incontrolable: las tropas nacionalsocialistas, altamente preparadas, son demasiado para cualquier ejército que se les ponga en frente. Holanda, Bélgica, Luxemburgo y finalmente Francia van cayendo una tras otra sin la menor resistencia, cual fichas de dominó.

  En el país galo solo el sur pudo resistir.  El mariscal Petain establece allí el gobierno autoritario  de Vichy.  En el exilio un héroe se agazapa desde Inglaterra. Charles de Gaulle organiza el movimiento Francia Libre, al mismo tiempo que otro líder, Winston Churchill llega al primer puesto del parlamento británico prometiendo: “Sangre, sudor y lágrimas”.

  En 1941 Alemania declara la guerra a la Unión Soviética. Como Napoleón, Hitler comienza a ser derrotado en territorio ruso.  Otra vez la furia estrepitosa del “Señor Invierno” cala hondo en los huesos de una tropa rendida ante su furia.  Primer paso de la decadencia, von Paulus al frente del VI ejército alemán es derrotado y capturado en Stallingrado. En otro sector von Manstein corre la misma suerte.

  Japón, aliado de Alemania comete un gran error. Sorpresivamente bombardea Pearl Harbour (base naval estadounidense).  Estados Unidos reacciona de inmediato tomando participación activa en la contienda bélica.  Yamamoto, en una frase que sintetiza lo que ocurriría de ahí en más, sostiene: “Hemos despertado a un gigante dormido”.

  Con Estados Unidos en acción la guerra cambia por completo, Alemania, debilitada, comienza a rendirse frente al avance de la coalición que conformaban el “país del norte”, la Unión Soviética e Inglaterra, entre otras naciones.

  El 6 de junio de 1944, el día “D”, se produce el desembarco a Normandía. Se liberan París y Roma y se conquistan Grecia, Hungría y Checoslovaquia.  Las ciudades alemanas son bombardeadas.  Berlín cae el 2 de Mayo de 1945.  La Alemania nazi es solo un mal recuerdo.

  Japón es el último en rendirse. Las bombas atómicas de Nagasaki e Hiroshima apresuran el final de su resistencia. Fiel reflejo de que en las guerras no hay buenos ni malos; Estados Unidos, rey de la tecnología y los avances, pierde los estribos, desbocándose ante los arcaicos métodos de la Ley del Talión.

 La posición argentina, a título anecdótico, fue neutral hasta último momento. Recién en 1945 y con la contienda casi definida, decidió declararle la guerra a Alemania. Félix Luna trata de explicar las razones de la abstención en su libro “el 45”, afirmando que esta se debió excluyentemente a cuatro motivos esenciales: en primer lugar hace referencia a la numerosa cantidad de inmigrantes italianos y españoles (aliados a Alemania en la guerra) que llegaron a la Argentina por esos años, argumento que resulta insostenible si se piensa que la mayoría de los mismos arribaron al país huyendo de los totalitarismos vigentes en sus estados natales. En segundo lugar, el prestigioso historiador (autor de “Soy Roca”) menciona la tradición germánica del ejército argentino y en especial la de los líderes de la mayor fuerza política del momento: El grupo de oficiales unidos (GOU) integrado entre otros por Farrell y el mismísimo Juan Domingo Perón. En tercer término destaca la enemistad histórica de la sociedad argentina con los ingleses, acrecentada holgadamente luego del famoso pacto Roca-Runciman y demás hostilidades británicas para con nuestra economía. Finalmente, en lo que resulta, quizás, el fundamento más convincente, menciona la penumbra en que aún se hallaba el elemento más cuestionable de la política nazi: el exterminio masivo de personas no arias, especialmente  de origen judío.

 

 

2. EL HOLOCAUSTO:

Cuando el horror excede los campos de batalla.

 

 Los nazis no solo buscaron la expansión territorial por ambiciones arbitrarias. Convencidos de la superioridad de su raza buscaron llevar la cultura alemana al grueso del continente, ejerciendo en forma paralela un terrible proceso de “purificación”. 

  No admitían lo distinto, las minorías no tenían lugar en su proyecto de nación, centenares de sitios clandestinos albergaban a familias enteras no arias.

  Creer que sólo victimizaron a los judíos es entrar en un razonamiento reduccionista.  Es cierto que los hebreos fueron sin duda el pueblo mas reprimido, pero también, hubo musulmanes, negros y gitanos.

  Cuanto dolor, cuanto sufrimiento, cuanta inescrupulosa intolerancia cruenta.

  No importaba si eras mujer, niño o anciano, ser parte de los panes de jabón era el destino no elegido de estas personas.

  Pero las persecuciones no solo eran étnico-religiosas, también eran blancos de la barbarie nazi, homosexuales, socialdemócratas, comunistas y hasta intelectuales ajenos a su “filosofía”.  Ni siquiera con los discapacitados (físicos o mentales) se tuvo cierto grado de piedad, al contrario, se los tildaba de “monstruos deformes, gérmenes de la naturaleza”.

  Holocausto viene del griego, y significa “sacrificio por fuego”, hoy es sinónimo de muerte, represión, genocidio, persecución y dolor.

  En 1939 inclusive antes de iniciada la segunda guerra, los alemanes empezaron a construir los primero campos de concentración.  Allí los prisioneros realizaban trabajos forzados concientes de que tarde o temprano llegaría su hora.

  Por otra parte existían los ghettos, nombre puesto en honor al barrio judío de Venecia establecido en 1516 que recibían los campos de detención temporaria, donde los judíos eran aislados, sometidos al hambre y a la miseria, y en los cuales se los privaba del uso de los servicios públicos.  Se llegaron a crear más de 400 ghettos, trampolines perfectos directo a los campos de concentración.

  Como dijimos anteriormente, las mujeres no se libraron de este mal. Cada campo de concentración tenía un área específica para el sexo femenino.  Ravensbrück, el campo más grande para mujeres se destacaba sobre el resto “albergando” a más de 100.000 mujeres.

  Entre las hostilidades sufridas por el mal llamado “sexo débil”, se vislumbran experimentos sobre esterilización, casos de acoso sexual y violación y abortos forzados.

  En Auschwitz dos mujeres se vistieron de heroínas, cansadas del oprobio circundante. En una actitud valiente y sin precedentes, proporcionaron pólvora a un grupo de prisioneros del campo de concentración para que estos inicien la resistencia. Aunque nunca se logró la libertad anhelada, en Octubre de 1944 provocaron la muerte de soldados de las milicias paramilitares (SS-SA), volando a su vez una  cámara de gas.

  A su vez se calcula que desde 1939 a 1945 más de un millón de niños fueron asesinados, muchas veces por ser improductivos fueron los primeros en ser víctimas del fusil nazi. Se los usaba para experimentos, sobre todo en el caso de mellizos, por su peculiar condición genética; se los sometía a trabajos indignos que muchas veces por obvias debilidades no podían  realizar, por lo que recibían castigos brutales y tortuosos, como por ejemplo el pasaje directo a una cámara de gas.

 Lo primero que se hacia con los “prisioneros” era quitarles el nombre, para poner en su lugar un código numérico. Esto sin lugar a dudas refleja la importancia de este atributo en la autoconstrucción de las personas en los otros. Su facultad de ser y su voluntad de sentir y pensar en forma libre sentenciaban a los “desgraciados” a morir en vida. La privación del nombre, marca un daño irreparable para más de un derecho existencial. Se violan en forma conjunta el derecho a una identidad, a la autonomía que esta representa y sobretodo a la concepción del hombre como fin en si mismo, vapuleando a las teorías que sostienen que la vida humana no es cuantificable (Kant, entre otros).

 Otro de los sucesos espantosos que se produjo por esos años, principalmente a fines de la década del 30’ fue el exterminio masivo de personas con enfermedades mentales visibles. Intentando darle a este proceso un “fin caritativo y benevolente” se justificaba la tarea afirmando que “ciertas vidas no vale la pena vivirlas”. Se los mataba de hambre lentamente, hasta que por cuestiones utilitarias se empezaron a usar inyecciones letales. A los familiares se les enviaba una carta de defunción apócrifa, con falacias tales, como el propio causal del fenecimiento.

 Del 20 de agosto de 1944 al 13 de septiembre de ese mismo año las tropas estadounidenses, vistas por muchos prisioneros como la última salvación posible, bombardearon el tristemente célebre Campo de Concentración Auschwitz-Monowitz.  A pesar de que aún había sangre por derramarse, el principio del fin del calvario era un hecho

 

 

3. INFLUENCIA FILOSÓFICA:

¿Misticismo, convicción o propaganda?

 

Muchas son las conclusiones que se pueden sacar acerca de este tema, tal como el título lo indica, cientos de historiadores han debatido acerca del verdadero origen ideológico del nazismo.

 Las opiniones son dispares, yendo desde la exaltación de Hitler como “El elegido”, último profeta de la historia universal; hasta las teorías pragmáticas que hablan de un Führer oportunista que ni siquiera hallaba en el odio a los judíos una verdadera convicción; ya que alemanes memoriosos recuerdan a Hitler como un adolescente que incluso supo tener amigos y hasta una amante hebrea.

 Una página de Internet con contenidos nazis (Libreopinion.com) habla a las claras de la importancia del mito para el núcleo mismo de la idiosincrasia nacionalsocialista; ésta, sin descaro, afirma que el por entonces futuro canciller alemán, el 11 de noviembre de 1918, después de haber perdido la vista durante un bombardeo inglés con gas mostaza, fue participe de un milagro esa misma noche. En su habitación del hospital de Pasewalk, en Pomerania, oyó voces que le ordenaron insistentemente salvar Alemania, recuperando después de escucharlas misteriosamente la vista.

 “Los mitos suelen servir a los pueblos con mentalidad simple para tener un principio de comprensión de los grandes y verdaderos misterios que mostraba la vida (…) Ya los mismos griegos advirtieron sobre los peligros que podrían sobrevenir en razón del mal uso de los mitos”. La cita corresponde al libro “La heroica de Mencia y otras fatigas” de Hugo Bosch; autor que  desarrolla el tema del misticismo buscando de esta manera desnudar el costado negativo de la irracionalidad extrema que sin dudas alcanza su apogeo con el surgimiento del nazismo y sus posturas descabelladas.

 Una obra muy tenida en cuenta a la hora de justificar el ensañamiento contra los judíos es “Los protocolos de los sabios de Sión”. Este libro, quizás el texto antijudío más popular de la historia, desarrolla en sus páginas un conjunto de supuestas sesiones de representantes judíos, donde se planteaban los pasos futuros para la conquista del mundo. Creados con la intención inicial de destronar a sectores liberales del gobierno zarista de Nicolás II, “Los protocolos…” sirvieron de chivo expiatorio para desviar la atención popular desde los problemas que padecía la estructura autocrática rusa hacia la persecución de la raza hebraica; recordemos que las acciones judeófobas más violentas antes del “holocausto nazi” fueron desarrolladas en la Rusia zarista entre fines del siglo pasado y la etapa pre-revolución bolchevique.

 También suele asociarse al nazismo con el pensamiento nietzscheano, sobretodo con los conceptos de “superhombre” y “voluntad de poder”. Postulados sin duda mal interpretados por el pensamiento reduccionista del entorno hitleriano. Nietzsche no hablaba de la superioridad de una raza con respecto a otra, sino de la exaltación del hombre en su carácter terreno; despreciando la religión y a sus “dioses muertos” a los que caracterizaba como un instrumento para débiles; exaltando, de esta manera, virtudes como la valentía o el heroísmo; repudiando a su vez rasgos “cobardes” como la sumisión y la humildad; con respecto a este ultimo atributo el filólogo alemán es contundente: “El gusano pisado se retuerce, esa es su sabiduría. Haciendo esto disminuye la probabilidad de ser pisado, eso es la humildad”.

 Tampoco es razonable pensar que el pensamiento nietzscheano pudiera conducir a los alemanes al exterminio masivo de judíos. Nietzsche en “El ocaso de los ídolos” manifiesta su repudio a las actitudes humanas que se basan en la eliminación de lo “molesto” para facilitar el proseguir del tiempo: “Nosotros no admiramos a los dentistas que sacan las muelas para que no duelan”.

 Sin lugar a dudas los planteos más serios son los que hacen alusión a la llegada de Hitler al poder diciendo justamente lo que los alemanes querían oír. Como ya lo hemos dicho, el pueblo germano se hallaba vapuleado y humillado por el resto de las potencias europeas luego de las disposiciones tomadas en el Tratado de Versalles. Hitler, con gran visión y destreza, supo captar “el mensaje” y con la ayuda de Goebbels (su ministro de propaganda) llevó adelante una campaña política “a la caza” de adeptos digna de reconocimiento.

Véanse aquí algunos carteles propagandísticos de la época:

Para darle mayor sustento científico a las teorías que confirman la irracionalidad del pensamiento nazi nos gustaría traer una cita textual del célebre antropólogo Raymond Firth: “se tiene la seguridad de que los pueblos de Europa, que pretenden ser arios por su tipo físico, usan el término en sentido muy distinto del científico; tal unidad debe considerarse más como una aspiración que como una afirmación de un hecho".

 Lo dicho nos enfrenta con un cuarto problema: el de la existencia de las razas humanas puras. Aún en el caso de que se pueda examinar una comunidad de individuos cuyos antepasados, de generación en generación, hayan contraído matrimonio entre sí, se comprueban importantes diferencias entre sus integrantes. Desde el punto de vista racial, cabe suponer que todas las poblaciones modernas están muy mezcladas. El testimonio de series y series de esqueletos demuestra, sin lugar a dudas, que no se trata de una peculiaridad de las comunidades modernas, sino que la situación es, aproximadamente, la misma de hace dos mil años y también, probablemente, de seis mil años atrás. No tenemos pruebas fehacientes de que alguna población antigua estuviera notablemente menos mezclada que las existentes en la actualidad. Por lo tanto, resulta muy poco provechoso embarcarse en exposiciones referentes a la mezcla de ciertos troncos étnicos hipotéticamente puros; sea como fuere, no hay evidencia directa de la existencia de grupos raciales “puros”. Toda pretensión de pureza de linaje por parte de cualquiera de los actuales grupos europeos es, por ende, ridícula.                                   

 

    

4. LA DESAPARICIÓN DE LOS JERARCAS:

“…y uno a uno fueron cayendo.”

 

Hermann Goering:

 General y hombre político alemán, nacido en Rosehnheim en 1893. En 1933, ya con Hitler en el poder, pone las bases para la constitución de la GESTAPO (policía secreta). En 1939, alcanzando su mayor trascendencia y prestigio, Hitler lo nombra públicamente su mano derecha y su sucesor.  Lleno de vanidad y delirio, poco después de llegar al poder, Goering se hizo preparar un árbol genealógico donde su familia se mostraba como descendientes directos de Federico el Grande, Carlomagno y Santa Isabel de  Turingia.

 En el juicio de Nüremberg viendo como los generales alemanes se echaban la culpa unos a otros haciendo recaer la culpa en Adolfo Hitler como dador de las ordenes, Goering se levantó ante el tribunal violentamente y exclamó: “Cómo me hubiese gustado que los generales y oficiales aquí presentes limitaran su defensa a tres palabras: "chúpame el culo”. Fue uno de los pocos en defender con vehemencia al Führer. En ningún momento se mostró arrepentido por los crímenes cometidos. Una vez condenado, los carceleros lo despojaron de todas sus insignias, lo vistieron con unas ropas viejas y le dieron de comer en un tarro sin cubiertos. Goering no se quebró nunca. Murió convencido de sus ideales ingiriendo veneno para evitar la horca.

 

Joseph Goebbels:

 En 1929, este hábil orador es nombrado jefe del sector de propaganda del partido. Demagogo y verborrágico, supo llevar la figura del Führer a niveles inconmensurables. Algunos historiadores, comentan incluso, que los fanáticos nacionalsocialistas pagaban para oírle hablar.

“El Führer llega del cielo”, solía afirmar al promover la aviación del ejército alemán. Dueño de un coeficiente intelectual igual o superior al de Hitler, a pesar del aspecto poco armónico de su cuerpo, supo conquistar con su palabra el corazón de las mujeres más hermosas de la Alemania nazi.

 En 1945, ante la inminente derrota de su partido, decide quitarse la vida envenenado a su vez a su mujer y a sus seis hijos, muestra irrefutable del fanatismo de estos sujetos.

 

Martin Bormann:

 También conocido como el nazi de las siete vidas, inicia su carrera política en 1927, cuando se inscribe en el Partido Nacionalsocialista. En abril de 1943, llega a secretario particular del mismo Adolfo Hitler.

 Para muchos uno de los personajes más siniestros de la época, Bormann vivió a partir de 1945 una vida signada por el misterio. Nunca más se supo de su paradero, más allá de que la fiscalía general del tribunal de Frankfurt, en 1973 publicó una declaración de defunción con relación a su persona que se remontaba al 2 de Mayo de 1945, su muerte no fue algo que haya podido confirmarse.

         

Heinrich Himmler:

 Nacido en 1900 en Munich, este político alemán se afilia en 1925 al Partido Nacionalsocialista, haciendo notar pronto su capacidad organizativa. En 1929 Hitler lo designa jefe de las SS (el nuevo cuerpo de policía del partido); ascendiendo vertiginosamente hasta colocarse al frente de la temible Gestapo en 1934. Entre sus actividades más “célebres” se encontraban las visitas periódicas a los campos de concentración, allí personalmente ajustaba los últimos detalles de la llamada solución final.

 El 23 de Mayo de 1945, dos días después de ser capturado por los ingleses cerca de Bremen, se suicida en Luneburg envenenándose con una cápsula de cianuro que ocultaba en el hueco de una muela, antes de ser juzgado.

 

Adolfo Hitler:

 En la mañana del 30 abril de 1945, cuando los rusos ya estaban a metros del bunker en la cancillería, Hitler llamó desesperado a Bormann, su ayudante personal. Previendo la derrota, le dijo que su esposa y él se suicidarían aquella tarde y  le ordenó la ingrata tarea de rematarlos en caso de que aún estuvieran con vida. Pidió expresamente que los cuerpos fueran quemados para evitar que su cadáver fuera sometido al escarnio público como había sido el caso de su colega Benito Mussolini unos días antes (recordemos que el líder italiano fue colgado en una plaza pública, a la vista de la población italiana, exultante por la culminación de la pesadilla fascista). Poco después del mediodía, Hitler y Eva Braun se suicidaron con una cápsula de cianuro. Al parecer el Fuhrer tuvo el tiempo suficiente para pegarse un tiro en la sien con su Walther de 7.65 milímetros. Luego su ayudante llevó los cuerpos hasta el jardín de la cancillería, los roció con gasolina y les prendió fuego.

  No fueron pocos, sin embargo, quienes manejaron la hipótesis de una supuesta fuga de Hitler hacia Sudamérica y, entre ellos, estaba la autorizada voz de Stalin. El dictador soviético murió convencido de que Hitler se había escapado hacia el sur del globo, de la misma forma en que lo habían hecho muchos otros jerarcas nazis. El cadáver que encontraron los rusos al llegar a la cancillería y que en muchos libros aparece como el cadáver de Hitler, sería en realidad el cuerpo de un doble que distaba mucho de parecerse al jerarca. Lo más curioso es que su cara era fácilmente reconocible.

Stalin alimentó con el correr de los años sus serias dudas acerca de la muerte de Hitler, y murió convencido de la fuga de su colega alemán. Lo que no tuvieron en cuenta ni Stalin ni los partidarios de una supuesta fuga, era la mentalidad de un fanático de esta índole. Era tal el grado de identificación que Hitler tenía con su patria que difícilmente hubiese podido sobrevivir a la catástrofe de su “amada” Alemania. Ver como se derrumbaba el imperio que había soñado por años, sin dudas fue demasiado para la resistencia del líder. A esto hay que sumarle su pésimo estado de salud y su fragilidad manifiesta.  Por otra parte, su cuerpo nunca fue encontrado y es lógico que así haya sido, de acuerdo a sus disposiciones finales. Un cuerpo completamente calcinado se transforma en cenizas y  los alemanes para cremar cadáveres demostraron ser “especialistas consumados”. Millares de cuerpos de gitanos y judíos navegando por los cielos en estado “cuasi gaseoso” confirman lo antedicho

De todas maneras, está claro que si Hitler hubiese querido escapar lo hubiese podido hacer sin mayores dificultades. Cientos de oficiales y jerarcas alemanes lograron huir a distintos puntos del planeta, incluso después de la rendición (sin ir más lejos, el caso de Eric Priebke en Bariloche fue el comentario de la opinión pública local hace no muchos años).

 El suicidio y luego la incineración de su cadáver alimentarían el mito de su condición extraterrena. El hombre que creyó toda su vida haber servido los designios de la Divina Providencia, desapareció de la tierra bajo el mismo aura de misterio que envuelve la muerte de Jesucristo. La proverbial genialidad propagandística de Goebbels se manifestaba por última vez. Un nuevo argumento para los fanáticos nazis de posguerra que aún en la actualidad no dudan en colocar la epopeya de su líder a la par de las actitudes valientes de personajes que han marcado épocas, cada uno en su tiempo y en su actividad, como Sócrates, Galileo o el  ya mencionado Jesús… Irreverencias mediocres e irrespetuosas.

 

 

5. MISCELÁNEA DEL NAZISMO:                                                        

 “La mediocracia del odio”.

 

a) Volkswagen: El transporte del pueblo nazi

 En 1933, Ferdinand Porsche se reunió con Adolfo Hitler para discutir su proyecto acerca del Volkswagen, (palabra que  en alemán quiere decir literalmente “el auto del pueblo”). El führer pretendía un vehículo que fuese capaz de transportar a 5 personas (2 adultos y 3 niños) a 100 km/h y que costara solamente 1000 Marcos. Esto sin lugar a dudas marca la tendencia nazi a la manifestación de su ideología hasta en los sectores más insólitos e impensados. Práctica frecuente en la mayoría de los regimenes totalitarios.

 Con inescrupuloso fanatismo, buscan evitar que el pueblo ejerza su autonomía hasta en las decisiones supuestamente más intrascendentes, haciendo de una mera ideología política una forma de vida cotidiana y abarcadora. En un primer momento Porsche llamó a este diseño Tipo 60, siendo éste rápidamente cambiado por el V1; al mismo tiempo Hitler sugirió una versión convertible que fue denominada V2, para cubrir la demanda de la población de menos de 30 años.

Ambos prototipos estuvieron en marcha en 1935. Tiempo más tarde y con algunos retoques surge el VW3.  Todos estos prototipos tenían piso metálico, y el sistema de suspensión diseñado por Porsche. La potencia que entregaba el motor era de 22.5 caballos de fuerza. Después de recopilar todos los datos de los testeos y controles que se realizaron sobre los prototipos VW3 , se desarrolló una nueva versión, el VW30, para muchos el último eslabón de una cadena emparentada con los excesos. Durante el régimen de Hitler fueron los propios miembros de las SS los encargados de controlar los nuevos modelos para verificar, con rigurosidad, que los desperfectos fueran solucionados en breve. Tener a la población media feliz con la inminente novedad, sin ningún lugar a dudas desvelaba al Führer, pues de estas pequeñas cosas dependía el mantenimiento de la adhesión popular.

       

b) Jesse Owens: El "negro" que humilló a Hitler en su tierra.

 En 1936 se realizó en Alemania, más precisamente en la ciudad de Berlín, una nueva edición de los juegos olímpicos.

  Al igual que ocurrió en Argentina 40 años después con el mundial de fútbol, un evento deportivo se erigió en una oportunidad excelente para demostrar las bondades de un régimen, que de bueno tenía poco.

  Miles de atletas arios se prepararon intensamente durante meses para demostrarle al mundo que la superioridad de la cual se jactaban no era un mero capricho insustentable desde la experiencia, sino por el contrario una realidad irrefutable.

  Hubo un atleta dispuesto a echar por la borda tales afirmaciones. El color de su piel lo hizo objeto de serias hostilidades y ofensas, y su estadía en Alemania no fue de las más gratas.

 Jesse Owens  llegó a Berlín dispuesto a arrasar, no solo con todas las medallas posibles, sino también, con la creencia alemana de imbatibilidad. Allí, en un estadio olímpico engalanado con millares de cruces esvásticas, brazos en alto y soldados caminando “a paso de ganso”, el atleta norteamericano doblegó a la raza aria y humilló a su canciller, Adolfo Hitler, con cuatro medallas de oro.

 Primero ganó los 100 metros en 10,3 segundos, el 3 de agosto. Al día siguiente, en una memorable prueba de salto en largo, Owens le iba ganando al alemán Lutz Long, que sólo había logrado 7.73 metros. Long saludó a Hitler con el brazo en alto, cuando consiguió 7,87 metros, igualando el primer salto de Owens. Con el segundo mejor salto, Long parecía tener la medalla de oro en el bolsillo. Pero en el último intento, Jesse saltó 7,94, venció a Long y provocó que Hitler se retirara apresuradamente del estadio para no tener que entregar la medalla de oro a un atleta de color, huyendo desconcertado y por la puerta de atrás.

 Al día siguiente, Owens venció en 200 metros, con 20,7 segundos y más tarde, completó su epopeya con la cuarta medalla de oro, al batir el récord del mundo en el relevo 4 x 100 metros. Más de un alemán volvió a su casa dudando de su superioridad. El deporte hacia justicia luchando por la igualdad desde los campos de atletismo.

 

c) El arte: un recurso más para retener adeptos.

  El arte nacionalsocialista buscaba superar las diferencias de clase social y aglutinar la nación en una comunidad de ciudadanos que participasen de los mismos ideales; ricos y pobres empapados de una misma corriente. Bajo el régimen de Hitler, las artes visuales reflejaron un conjunto de tópicos que se repetirían a lo largo de todo aquel período: El Movimento Juvenil, las grandes concentraciones de masas, la glorificación del cuerpo sano,  el culto a la muerte heroica, las vistosas ceremonias públicas, los desfiles multitudinarios, las nuevas fábricas y viviendas, las autopistas, los edificios públicos, los retratos de Hitler y del partido, los temas antisemitas... búsqueda inefable de exaltar las virtudes del sistema, valiéndose de recursos tan indignos como la propia adopción de las operas de Wagner como oficiales dentro del nacionalsocialismo, o la promulgación de eventos culturales buscando la cosmovisión del nazismo como una idiosincrasia total

  La escultura materializó la obsesión nacionalsocialista por la raza y la etno-biología.  Su fundamento básico se inspiró en los modelos de la antigüedad, de la belleza del cuerpo humano idealizado, al estilo de los antiguos atenienses. El desnudo masculino representaba el ideal de la raza aria: camaradería, disciplina y obediencia. Valores mal interpretados por soldados y burócratas, condenados a vivir para siempre con sus manos impregnadas de sangre por el solo hecho de cumplir una orden.

 

 

III. NAZIS EN LA RED

El fruto de un romance siniestro.

 

A) INTRODUCCIÓN:

 

 Internet presenta como rasgos característicos no sólo su capacidad para brindar información instantánea y elementos cómodos y rápidos para la realización de investigaciones y trabajos, sino también el hábito de albergar cosas extrañas y socialmente clandestinas, algunas veces graciosas y otras veces altamente ofensivas.  Más de una vez hemos elogiado sus bondades. Los buscadores son aliados inseparables cuando ir a las bibliotecas resulta un trabajo ingrato sobretodo  para los adeptos a la holgazanería.

 Sería necio y retrógrado negar los avances que Internet puso al alcance de nuestras manos. No obstante ello, ocultar el lado oscuro de la red sería  faltar a la verdad. El ser humano es real, sus actitudes también. Tanto el bien como el mal conviven en la razón del hombre. “Hecha la ley, hecha la trampa” suelen decir nuestros abuelos… con sabiduría ancestral confirman que la beatitud perfecta no es patrimonio de los seres terrenos.

 Frecuente es encontrar páginas web que lejos de contribuir con el fin original de los ideólogos de la red solo atentan contra la intimidad, el honor y la dignidad de las personas.

 Lo que nos convoca son los sitios neonazis y su tendencia al fomento del odio racial, pero éste no es el único mal reinante... 

 A continuación sobrarán los análisis y los tecnicismos. Escenas brutales y designios hirientes. Fatalidad manifiesta. Inescrupulosa condición de intolerantes.

 Millares de fanáticos nazis conviven en la red, en las propias narices del siglo XXI. Nadie está exento de alguna vez toparse con ellos. Impunemente transitan por el mundo cibernético riéndose de nosotros, vapuleando al diferente y erigiendo la cruz esvástica sobre la faz sepulcral de un universo plagado de perversión y patologías incurables.

 En este fragmento del trabajo decidimos mostrar sin rodeo alguno como el neonazismo se expresa en Internet. Alertamos a las personas con alto grado de sensibilidad por las terribles imágenes y sentencias que mostraremos de ahora en adelante.

 

 

B) PÁGINAS WEB INTERNACIONALES:

“Europa, testigo de la resurrección”.

 

 De vez en cuando suelen verse grupos de jóvenes violentos, con indumentaria característica, botas altas de cuero, pantalón negro, pelo rapado y lenguaje despectivo hacia las minorías, hacia las madres solteras y extranjeros en general. Aunque estos grupos son los más escandalosos y a veces hacen desmanes en sus reuniones, no son los más peligrosos: son rudos y provocan rechazo en mucha gente que no aborrece sus ideas, pero a la que inquietan sus maneras violentas. Las que si son peligrosas son las personas que votan por los partidos ultraderechistas (el Frente Nacional de Le Pen nos sirve de ejemplo) y que cuentan con un buen número de escaños -que se va aproximando a la cuarta parte- en los Parlamentos de Europa.  Con disfraz de seres pensantes e intelectuales van calando en la sociedad con su ideología.

Alemania, Dinamarca, Austria y España entre otros son los países más afectados por la resurrección de esta ideología.  En el país que vio nacer al nacionalsocialismo, aun sobreviven cuatro partidos políticos que mas o menos mantienen su ideología, entre los que se destaca el Deutch Reich Partei.

Allí se cuadruplicó recientemente el número de sitios de Internet con contenido neonazi y de extrema derecha. Según dijeron fuentes del gobierno regional del Baden-Wuerttemberg en Sttutgart, en el 2000 los sitios neonazis eran 250, pero al año siguiente el número había crecido a 1.000.

 En España el caso de Euskalherria Nacionalsocialista es paradigmático. Navegando por Internet nos encontramos con su sitio de divulgación. Allí encontramos banderas, fotos, canciones, poemas y aberrantes manifestaciones de descarada intolerancia. Seguidamente haremos referencia a las secuencias más impactantes de la página:

 

 

"El abismo que separa al ario del negro es mayor que el que separa al negro del mono".

Adolfo Hitler.

 

“El grado de perfección genética que la raza blanca ha alcanzado a lo largo de miles de años no debe ser arruinado al mezclarse con otras razas como negroides, que nunca alcanzaron la evolución del hombre ario y que han sufrido mutaciones negativas, es decir, una involución. La mezcla de razas es antinatural, pues se obliga a la naturaleza a intentar conciliar dos almas y dos psiques completamente distintas. Es un crimen biológico y se engendran seres bastardos y decadentes que sufrirán una lucha interna entre ambas naturalezas durante toda la vida. ¡Endogamia!”

 

“La cuestión de nuestra bandera, es decir, lo relacionado con su aspecto, nos preocupó por entonces muy intensamente. De todos lados recibíamos sugestiones bien intencionadas, pero carentes de valor práctico. Por mi parte me pronuncié  a favor de la conservación  de los antiguos colores (los de la bandera imperial), no solo porque como a soldado son ellos para mí lo más sagrado de la vida, sino también por su efecto estético, ya que mejor que cualquier otra combinación armonizan con mi propio modo de sentir. Yo mismo, después de innumerables ensayos logré precisar una forma definitiva: sobre un fondo rojo, un disco blanco y en el centro de éste, la cruz gamada en negro. Igualmente, después de largas experiencias, pude encontrar la forma y el tamaño de la svástica. Y así quedó. Como nacionalsocialistas vemos en nuestra bandera nuestro programa. En el ROJO, la idea social del movimiento; en el BLANCO, la idea nacionalista y en la SVÁSTICA la misión de luchar por la victoria del hombre ario y, al mismo tiempo, por el triunfo de la idea del trabajo productivo, idea que es y será siempre antisemita” palabra de Hitler.

 

 Por su parte, la Resistencia Aria de Galicia apela a las caricaturas y dibujos para desprestigiar a los negros o exaltar el resurgir del neonazismo o a fotografías ingenuas para mostrar el costado paternal y protector de Adolfo Hitler:

 

A su vez exhibe carteles contra la inmigración y a favor del nacionalismo extremo, en este punto la coincidencia entre todas las facciones de la ultraderecha es total:

 

 Desprestigiar a los negros es su hábito más frecuente, más aún  si se trata de personas que han luchado históricamente por los derechos humanos y la igualdad; es por esto que los neonazis gallegos le dedican páginas enteras a las injurias contra Martin Luther King.

 Tampoco se salvan los homosexuales, los comunistas, y ni el propio presidente de la Nación José María Aznar queda exento de las ofensas.

 Como ya lo hemos dicho, lo más peligroso es cuando estos grupos no sólo manifiestan su repudio a las ideologías no coincidentes con las suyas, sino directamente se empeñan en negar, sin fundamentos sólidos, la realidad y el pasado de la doctrina nacionalsocialista.  El Holocausto para ellos es un mito agigantado por la propaganda de sus retractores; viniendo de alguien que cuenta los años a partir del nacimiento de Hitler, es comprensible.

  A continuación transcribiremos textualmente “Los seis milagros del holocuento”, relato irónico que busca quitarle relevancia a los delitos cometidos por Hitler y compañía durante el ejercicio del tercer Reich, negando su verosimilitud.

 

HECHO 1: EL MILAGRO DEL DIARIO DE ANA FRANK 

SANTA ANA ES LA CHICA QUE ESCRIBIO UN DIARIO EN 1940 ACERCA DE SUS EXPERIENCIAS SOBRE EL HOLOCUENTO QUE HA SIDO UN BEST-SELLER POR TODO EL MUNDO. DE ACUERDO CON EL DEPARTAMENTO FEDERAL DE INVESTIGACION CRIMINAL ALEMAN (BKA), FRAGMENTOS DE SU DIARIO FUERON ESCRITOS CON UN BOLIGRAFO. PERO LOS BOLIGRAFOS NO SE USARON HASTA 1951, MUCHOS AÑOS DESPUES DE QUE EL DIARIO DE ANA FRANK HUBIERA SIDO ESCRITO.


            HECHO 2: EL MILAGRO DE LOS 23 MILLONES DE JUDIOS

MARTIN GILBERT ES UNO DE LOS MAS RESPETADOS SUMOS SACERDOTES DE LA RELIGION DEL HOLOCUENTO. EN SU CATECISMO, SAN GILBERT DICE QUE: "EN LA PRIMAVERA Y VERANO DE 1942... CIENTOS DE MILES DE JUDIOS FUERON GASEADOS TODOS LOS DIAS."...SI 200,000 JUDIOS FUERON VERDADERAMENTE GASEADOS DIARIAMENTE POR LOS NAZIS DURANTE LAS 17 SEMANAS QUE VAN DE LA PRIMAVERA AL VERANO, RESULTARIAN SER 23,800,000 LOS JUDIOS ASESINADOS SOLAMENTE EN ESOS 4 MESES! TIENE QUE SER UN MILAGRO PUESTO QUE NUNCA HA HABIDO 23 MILLONES DE JUDIOS EN EL MUNDO ENTERO


HECHO 3: EL MILAGRO DE LAS CAMARAS DE GAS!
ESTE ES UNO DE LOS MAS PODEROSOS Y SAGRADOS DE TODOS LOS MILAGROS DEL HOLOCUENTO. DE ACUERDO CON CIENTIFICOS E INGENIEROS QUE HAN INSPECCIONADO LAS "CAMARAS DE GAS" MOSTRADAS EN AUSCHWITZ, POLONIA... FUE IMPOSIBLE QUE CUALQUIERA DE ESTAS HUBIERA SIDO UTILIZADA COMO CAMARA DE GAS DEBIDO A SU FALTA TOTAL DE PUERTAS DEBIDAMENTE SELLADAS, VENTILADORES O RESPIRADEROS. LOS JUDIOS DEBEN HABER SIDO GASEADOS POR "MAGIA".


HECHO 4: EL MILAGRO DE LAS CHIMENEAS DE LOS CREMATORIOS QUE ARROJABAN HUMO:

EN MUCHAS PELICULAS, ASI COMO EN TESTIMONIOS DE "SUPERVIVIENTES" DEL HOLOCUENTO, GIGANTESCAS CHIMENEAS DE LOS CREMATORIOS ARROJABAN INMENSAS, OMINOSAS NUBES DE ESPESO HUMO NEGRO CUANDO LOS JUDIOS ERAN QUEMADOS EN LOS HORNOS NAZIS. LA PELICULA LLAMADA "EL MURO" DESCRIBE ESTE MILAGRO CON GRAN PIEDAD... SIN EMBARGO DE ACUERDO A LA PATENTE DE CONSTRUCCION DEL CREMATORIO DE AUSCHWITZ,(4) ... LOS CREMATORIOS NO PRODUCIAN NINGUNA CLASE DE HUMO O LLAMAS. ES TECNICAMENTE IMPOSIBLE PARA LOS CREMATORIOS HACERLO ASI PORQUE ESTO ES EXACTAMENTE PARA LO QUE LA TECNOLOGIA DE LA CREMACION FUE INVENTADA... SUPRIMIR LAS EMISIONES... ASI LOS HUMEANTES CREMATORIOS DE AUSCHWITZ ERAN MILAGROSOS!... ADORA LA HOLY HOAX (SAGRADA MENTIRA)


HECHO 5: EL MILAGRO DE LOS POZOS ARDIENTES
12,000 JUDIOS POR DIA FUERON INCINERADOS EN AUSCHWITZ-BIRKENAU CADA DIA EN LA PRIMAVERA Y VERANO DE 1944 DURANTE EL HOLOCUENTO. MILES FUERON INCINERADOS AL AIRE LIBRE, EN POZOS... OTROS MILES FUERON INCINERADOS EN "LOS HORNOS" DURANTE LA PRIMAVERA Y VERANO DE 1944. SIN EMBARGO DURANTE EL MISMO PERIODO DE TIEMPO LOS ALIADOS TOMARON FOTOGRAFIAS DE RECONOCIMIENTO AEREO DEL CAMPO DE TRABAJO DE AUSCHWITZ-BIRKENAU, QUE NO MOSTRARON LA MAS PEQUEÑA TRAZA DE HUMO O CUERPOS INCINERADOS EN POZOS


HECHO 6: AQUELLOS QUIENES MILAGROSAMENTE HAN SOBREVIVIDO EN MILES DE PERIODICOS, LIBROS Y PELICULAS, DECENAS DE MILES DE JUDIOS HAN CONTADO HISTORIAS ACERCA DE COMO (POR UN MILAGRO) SOBREVIVIERON A LOS CAMPOS DE EXTERMINIO NAZIS. HAY CIUDADES ENTERAS LLENAS DE MILES DE TALES "SUPERVIVIENTES DE MILAGRO" : SKOKIE, ILLINOIS... BROOKLYN, NUEVA YORK... LOS ANGELES, CALIFORNIA. TODO EL MUNDO DESDE ELIE WIESEL A KITTY HART A LOS PADRES DE OF ABRAHAM FOXMAN, DIRECTOR NATIONAL DE LA A.D.L. MILAGROSAMENTE HAN SOBREVIVIDO. TIPICAS HISTORIAS DE LOS PERIODICOS SON TITULADAS "RELATO DEL MILAGRO DE UNA FAMILIA" QUE MUESTRA UN ADORNO DE UNOS JUDIOS OCULTANDOSE EN UN HORNO

 

 Otra cosa impactante que hemos encontrado en la red son los canales de chat y teleconferencia dedicados al insulto descomedido y brutal hacia las supuestas “razas inferiores”.

 Mensajes como este suelen aparecer asiduamente y sin ningún tipo de restricción:

Asunto: putos negros, moros y judios de mierda
Enviado por ViTiN NS.....88 el día 11 Enero, 19103 a las 16:45:42:

En respuesta a: españa cristiana a la mierda los negros......... enviado por k-69 y el nazi.segovi con cojones. el día 25 Agosto, 19102 a las 13:39:22:

ESPAÑOLES, SOLO DECIROS QUE HAY QUE ACABAR CON ESA PUTA PLAGA DE SUDACAS, NEGRATAS Y MOROS ASQUEROSOS QUE ESTAN INVADIENDO NUESTRO PAIS, HAY QUE ACABAR CON ELLOS SEA COMO SEA, PERO QUE DESAPAREZCAN, SON MEJORES HASTA LAS RATAS, ENCIMA SE QUEJAN LOS HIJOS DE PUTA, Y NI TRABAJAN NI OSTIAS Y LES VES CON UNOS COCHAZOS UNOS MOVILES DE LA OSTIA, A TU PUTO PAIS A TRAFICAR O VAGEAR CABRON, ESO ES LO QUE HACE QUE ESPAÑA NO SEA LO QUE ERA, OJALA ESTUVIERA FRANCO, IBAIS A SABER LO QUE ERA BUENO PUTOS CABRONES..

UN SALUDO A TODOS ESOS FACHAS, ULTRAS...

VIVA ESPAÑA!!!

 

HAGA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR CON LA LECTURA DE ESTE TRABAJO