EL RÉQUIEM ALEMÁN
DE JOHANNES BRAHMS
EN EL BARRIO DE SAN TELMO
 
 
    Con la calidez, las ganas  y la maestría que caracterizan a los dos conjuntos, el Coro de Martinez y la orquesta de cámara Música Concertante de Buenos Aires, ambos bajo la avezada dirección de la señora Inke Frosch, brindaron en concierto abierto y gratuito el impresionante Réquiem Alemán (Ein deutsches Requiem) Opus 45, según palabras de las Santas Escrituras, para solistas, coro y orquesta, del eminente compositor germano Johannes Brahms (1833-1897).
 
       Como es sabido, el famosísimo Réquiem de Brahms, estrenado en 1868, contenía un ingrediente del nacionalismo romántico alemán que lo dotó de gran originalidad: en vez de emplearse el texto latino tradicional, se usaba la traducción de la Biblia hecha por Martín Lutero. Obra de una profundidad difícil de superar, su sentido funerario se hace carne desde las primeras notas, pasando por momentos de sublime dulzura, y cúspides de sonoridad gloriosa, que evocan la imponencia de la buena muerte que llega, tarde o temprano, pero como culminación de una existencia loable.
 
        La riqueza de esta excelsa composición fue transmitida sin mengua por los referidos intérpretes, acompañados lucidamente por la soprano Mónica Capra y el barítono Leonardo Estévez, el sábado 15 de noviembre, en la hermosa iglesia de San Juan Bautista, sita en el barrio porteño de San Telmo, que se hallaba merecidamente atiborrada de público. Sin dudas ayuda a imprimir esa huella profunda que se percibió en el concierto, el sentido religioso que los hombres y mujeres del Coro, que pertenece a la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, vierten en la ejecución de estas piezas. RDR-B