Doctor Rabinovich-Berkman:
 
         Recién termino de leer el editorial del reciente Nro. 25 de la Revista Persona.   

         No puedo hacer otra cosa que felicitarte,
por difundir una verdad que debería ser repetida a gritos por el mundo y que,
incomprensiblemente, parece a nadie importarle.  
Coincido totalmente en que el 2003 es un año que sienta un precedente
muy peligroso en relaciones internacionales. 

         José Saramago, en su "Ensayo de la ceguera",
nos habla de la responsabilidad que tienen las personas que sí pueden ver
de indicarles el camino a aquellos que son no videntes.   
En este sentido, quiero agradecerte por "hacernos ver", a través de tus escritos,
la realidad de éste mundo que nos toca vivir,
desde una perspectiva académica muy sólida y, a la vez, muy humana.  

         Atentamente
         Alejandro Gorosito (Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires)