Chávez, Fermín

 

    Alpargatas y Libros.

    Diccionario de Peronistas
    de la Cultura

 

 

 

      Bs.As., Teoría, 2003, 157 p

 

 

Desde el campo de la Historia –el autor es profesor de la disciplina y encuadrado en el revisionismo- nos llega un importante aporte para el conocimiento  de la historia cultural argentina. En realidad, este esfuerzo debe ser apreciado no sólo por el contenido de la obra, sino porque cubre un vacío sentado en la historiografía del país, más inclinada al estudio de otras épocas del pasado, que al período peronista.

La obra comentada abraza el lapso comprendido entre 1945 y los tiempos actuales. En ágiles páginas se pueden apreciar los distintos protagonistas peronistas de la cultura. Nos sorprenderemos con algunos de ellos. Así desfilan por este diccionario intelectuales como Vicente D. Sierra; Manuel Gálvez; Carlos Ibarguren; José Imbelloni; Alicia Justo –hija de Juan B. Justo y de la médica Alicia Moreau de Justo-; Diana Piazzolla –hija del célebre bandoneonista-; Rodolfo Puiggrós; Pablo Ramella; Pedro Cossio –hermano del gran jurista Carlos Cossio-; César Tiempo; Oscar Viale; etc.

Como recuerda el autor al iniciar su exposición, no se trata de un trabajo de investigación definitivo, sino que "el tema queda abierto para quienes quieran seguirlo trabajando en el futuro". La obra está dividida en tres partes. La primera, contiene el índice onomástico con 230 protagonistas. La segunda, incluye un interesante vocabulario de época con la explicación de términos como “alpargatas sí, libros no”, “perucas”, “René” –nombre con que en la jerga policial fue bautizada la picana eléctrica aplicada a los militantes peronistas y de izquierda -. La última parte enumerada está constituida por la Addenda.

Esta contribución esclarece muchos aspectos de la cultura nacional durante los gobiernos peronistas, tema visto por lo general con ciertos prejuicios, siendo su consulta provechosa y útil. Sandro Olaza Pallero

 

 

 

Jankilevich, Ángel
 

ESPERANDO A VIOLETA

Eugenesia


      

Bs.As., Hospital y Comunidad, 2003  110p

       
        El uso de las "bellas letras" para transmitir ideas filosóficas, sociales o científicas, es un muy viejo recurso. Platón desarrolló casi todo su mensaje en diálogos, que tal vez fueron originalmente representados en forma teatral. Cicerón siguió varias veces un estilo semejante (aunque ya sin pensar en la escena) para exponer su doctrina. Tomás Moro inventó la novela utópica al servicio de sus planteos, y luego la emplearon el irónico Butler, el caviloso Huxley, el ominoso Orwell y el explosivo Bradbury. La gran ruso-estadounidense Ayn Rand esculpió en tres novelas no extraordinariamente escritas, Los que vivimos, El manantial y La rebelión de Atlas, su "objetivismo", una de las líneas más genuinas e interesantes del siglo XX. Y eso por no hablar del Extranjero de Camus, o El viajero sin equipaje de Anouilh, o A puertas cerradas del gigantesco Sartre... Por eso, entre otros muchos por esos, es tan sandia una facultad de Derecho, o de Ciencias Sociales, o de Filosofía, que no cultiva en sus alumnos la afición a la literatura.
        Ángel Jankilevich, hombre dedicado a la historia médica y hospitalaria, director y fundador de la colección y la revista Hospital y Comunidad, construye una novela rara, como excusa para transmitir su cosmovisión. Él, según creo desprender de sus amenas páginas, abriga una visión notable del mundo actual. Ve a las modernas corporaciones megalíticas, asentadas en "torres de cemento, cristal y acero", y a la política de deudas internacionales "que por primera vez recaen sobre todas las futuras generaciones de los países colonizados", una nueva y terrible forma de eugenesia. "Con los bonos de la usura comprarán también sus conciencias, será el pasaporte a la raza superior". Las entronca con una cadena milenaria de explotación, de abusos, de soberbia y autoritarismo. No vacila en descender hasta el viejo Súmer en busca de semillas, pasando por Bizancio, y regresa por los pogroms zaristas y la "semana trágica" argentina. Y siempre, a lo largo de los tiempos y a lo ancho de las regiones, opone a esa fuerza despótica, que identifica con la eugenesia, el amor sencillo de hombres y mujeres simples, que fabrican vida nueva entre besos verdaderos, como "parejas de horneros" (una imagen que le encanta).
          No sé si Ángel consigue o no probar su punto. Pero no importa. Tal vez sean un poco irreales (a veces deliberadamente irreales) algunas reconstrucciones históricas. Pero no creo que eso le preocupe. Lo cierto es que este pequeño libro (muchas de las grandes obras han sido pequeñas) consigue hacer pensar al lector, lo obliga a reflexionar y a tomar partido, lo golpea y lo besa, lo hace vomitar y sonreír, fruncir el entrecejo y otear el horizonte esperanzado. Y todo ello, además, en párrafos primorosamente escritos...* R.D.R.-B. 

* Este libro se puede solicitar a: revistahyc@ciudad.com.ar (agradecemos al autor la generosa donación de ejemplares para el Proyecto Liber Liberat).