CARTA ABIERTA A LOS LEGISLADORES ARGENTINOS

Sres. Legisladores, ¿hasta cuándo utilizarán las misma respuestas?: endurecimiento de las penas, bajar la edad de imputabilidad en los delitos, NO HAY SOLUCIONES MÁGICAS PARA PROBLEMAS COMPLEJOS, para resolver la violencia y la inseguridad son muchos los factores que intervienen y por tanto se debe atacar por varios frentes.

Sufrimos en carne propia lo que significa la “mano dura”, responsable de la muerte de Mariano y de tantos jóvenes que han sido fusilados en la provincia de Buenos Aires, mientras jueces y fiscales NO SANCIONEN A LOS DELINCUENTES CON O SIN UNIFORME por el delito cometido, mientras se valore más los bienes materiales que la vida, mientras un ladrón de bancos sea condenado a 14 años y un ex policía que fusila a 2 jóvenes por la espalda sea absuelto por la muerte del ladrón y condenado a 8 años por la muerte del  rehén SEGUIREMOS ENTERRANDO A NUESTROS HIJOS. Los hombres deben ser condenados por la acción que produjeron, con una condena acorde al daño producido y no por su apariencia, que lleva muchas veces a que funcionarios policiales agreguen o modifiquen la prueba para justificar lo injustificable.

La mano dura sólo profundiza los índices de violencia y aumenta la muerte en las calles, porque legitima el crimen como método para combatir el delito; porque pone en riesgo la vida de los rehenes en los secuestros. Y algunos de los legisladores, que hoy están, han impulsado la “mano dura”, y aunque no lo quieran, son los responsables intelectuales de los asesinatos de cientos de jóvenes.

Hay muchas organizaciones de derechos humanos que han realizado estudios serios, con estadísticas reales y un análisis profundo de la realidad que nos toca vivir, que han dicho y demostrado hasta el cansancio que el endurecimiento de las penas no baja los índices del delito. Hay muchos familiares que salimos a luchar a pesar del dolor de haber perdido un hijo para que se produzcan cambios de fondo y no de formas. ESCÚCHENLOS.

Lo que hace falta es que las INSTITUCIONES FUNCIONEN, que los funcionarios, judiciales y policiales actúen responsablemente, respetando y haciendo respetar la ley a todos por igual, si alguien comete un delito aberrante que sea castigado con el máximo de la pena y que sea de cumplimiento efectivo, se debe respetar el espíritu con el que la ley fue creada. Empecemos por cumplir las leyes que tenemos, si bien es real que algunas modificaciones son necesarias, para poder establecer en donde fallan y que es lo que hay que corregir, es poco serio decir que algo no sirve si no fue probado en su totalidad por su deficiente aplicación. Sino seguiremos como siempre, en las cárceles estarán los perejiles y en la calle los grandes delincuentes, amigos del poder, integrantes de las mafias.

Las cárceles deben servir para privar de la libertad a los que delinquieron, pero deben ser lugares dignos, donde los presos puedan y deban trabajar, donde sean reeducados para que al cumplir la condena puedan vivir en libertad respetando la ley; darle la posibilidad al salir  de encontrar trabajo para que no vuelva a delinquir. Actualmente por el estado y el trato carcelario sólo pueden salir seres resentidos.

Pienso que todos debemos tener la oportunidad de cambiar, de ser mejor, aún el que asesinó a nuestro hijo.

Sres. Legisladores no nos mientan más, no se mientan más, no traten de vendernos espejitos de colores, háganlo por los hijos que son el bien más preciado que tenemos aquí en la tierra.

 

Raquel y Jorge Witis

fliawitis@fibertel.com.ar