Estimado Ricardo:

He leído su comentario sobre "La Pasión" en su revista y quisiera hacerle,
con todo respeto, algunos comentarios:

- no creo que haya que atarse estrictamente a los Evangelios para describir la Pasión.
Sabemos que esos libros en general son escuetos. Si nos quedamos solamente con ellos
estaríamos en una posición protestante (respetable por cierto) pero no Católica.
Sabemos que "lo católico" se compone de tres fuentes: las Escrituras, la Tradición
y el legado de los Santos Padres. Si nos atuviéramos solamente a ver que dicen los Evangelios
estaríamos por ejemplo invalidando una práctica piadosa de siglos como el Via Crucis.

- es obvio y Gibson lo dijo expresamente que la película está inspirada además en dos personas
que tuvieron "visiones sobre la Pasión". De una de ellas, Catalina de Emerich (próxima a ser beatificada
por el Papa) he leído su libro. Ahí uno entiende de donde salen muchas de las imágenes de la película,
por ejemplo la flagelación de todo el cuerpo o la especial conducta que tiene la esposa de Pilatos.

- no me parece que haya que escandalizarse por la crueldad que allí aparece.
Entiendo que cada persona tiene una sensibilidad distinta de la de  otros pero hay cuestiones
que me llevan a pensar que no hay que darle tanta importancia:
* se sabe que históricamente la crucifixión fue una de las crueldades más grandes
que pudo inventar el ser humano
* tomando estrictamente las escrituras, podemos tomar textos del profeta Isaías
en donde varios siglos antes dice que Jesús estaba en tal estado que parecía un gusano,
que no parecía un ser humano. Evidentemente Gibson logró interpretar esto.

- Coincido en que más allá de lo físico, lo peor para Jesús fue lo moral.

- lo que usted menciona sobre el castigo apenas salen de Getsemaní, está también descrito
en el libro de Emmerich. Si bien no tenemos obligación en creer lo que ella dice,
no es un dato menor que sea beatificada.

- usted dice en algún momento que la flagelación era terrible y cruel pero nada que ver con el filme.
Yo me preguntaría, ¿y por qué no?. Sabemos que cuando la violencia se desata no tiene límites.
Prendamos la TV y ya lo vemos

- evidentemente en el film de Gibson todo parece exagerado. Es que me parece que es así
porque precisamente fue exagerado el regalo que Jesús nos quiso hacer.
Todo regalo siempre es exagerado y mucho más éste.

Espero que no tome a mal mis comentarios y le mando un saludo

Dr. Alejandro Piscitelli