EL SEMINARIO “LA CULTURA DE LA VIDA”
ORGANIZADO POR LA CASA SOCIAL SAN JOSÉ OBRERO 
DE LA REPÚBLICA ARGENTINA
(Presidente: Prof. Guillermo García Caliendo)
 
	El día miércoles 19 de Mayo del corriente se realizo en la FUSA, órgano educativo de la Federación
 de Viajantes de la Argentina, el SEMINARIO sobre “LA CULTURA DE LA VIDA”. La metodología empleada 
para hacer al seminario mas dinámico y a su vez facilitar la comprensión y el abordaje de los diversos 
y complejos temas tratados fue la de paneles de trabajo. En este sentido hubo un panel de apertura del evento 
a cargo del Prof. Guillermo García Caliendo (Presidente de la Casa Social San José Obrero) 
y el Dr. Julio Bárbaro (Interventor del ComFeR). Luego de realizada la presentación se dio inicio 
al primer panel de expositores que abordaría los “aspectos filosóficos, médicos y jurídicos sobre la cultura 
de la vida”, integraban el mismo, prestigiosos académicos, ellos son: la Prof. Carmen Vigo (Filosofa – 
Univ. Católica de Santa Fé), el Dr. Benjamín Surace (Medico - Representante de las Obras Sociales 
ante la Mesa del Dialogo) y el Dr. Ricardo Rabinovich–Berkman, Director de esta revista.
	Acto seguido, se abrió el segundo panel, que abordó el compromiso de la comunidad bajo el titulo 
“la cultura de la vida desde la fe. El mismo estuvo a cargo del Padre Alfredo Saenz (Doctor en Teología – 
Pontificia Universidad de San Anselmo, Roma con especialidad en Sagrada Liturgia – Profesor de patrística 
en la Facultad de Teología de la Universidad de San Miguel - USAL). Se dio lectura luego, al mensaje 
de los Obispos resultante de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina y se debatió 
acerca del contenido del mismo. 
	Concluido esto, se dio inicio al tercer panel, donde los distintos actores sociales debatieron 
“el rol de los legisladores y pensadores en la defensa de la cultura de la vida” brindaron sus testimonios 
la Dra. Silvia Martínez (Diputada Nacional, presidente de la comisión de mujer, familia y niñez), el Lic. Carlos 
Caramello (Director del INCaP – Ministerio del Interior), el Prof. Alejandro Pandra (Escritor) y el Sr. Leonardo 
Fabre (Secretario General de APOPS).
               Por ultimo y a modo de cierre brindo su testimonio el Sr. Luis Cejas (Secretario General de FUVA). 
 
               A modo de conclusiones, la mayoría coincidió en el nivel de carencia de valores, la ausencia de 
modelos y arquetipos, de testimonios interesantes para la juventud, combinado con la expansión constante 
de las drogas y sus efectos nocivos, tanto presentes como futuros, la pobre experiencia que da la falta de 
compromiso, el doble discurso en todo lo que sea legal y moral, ya sea en cuanto a penalizar 
a los mas jóvenes, como en contra del aborto, como también en la falta de oportunidades a miles de pobres 
y la falta de apoyo a la mujer en esa etapa. Se hizo hincapié en que no solo se debe velar física y jurídicamente 
por la vida concebida en el seno materno, también se debe brindar apoyo a la madre y su hijo 
después del nacimiento, no nos podemos desentender como sociedad de ello.
               Se hizo un análisis del papel de la Iglesia en esta etapa y en el pasado, no solo puntualmente 
por el tema de los derechos humanos, sino también por la falta de denuncias de hechos corruptos, 
desde la dirigencia hasta las instituciones. En una sincera y profunda autocrítica, podríamos decir 
que también fallamos los católicos en estas etapas, por la falta de compromiso y coherencia, 
no solo la jerarquía de la Iglesia: los laicos comprometidos también tenemos un rol, también somos la iglesia.
               Se analizaron los comentarios que el Sr. Presidente vertiera, a modo de confrontar 
con los Obispos y se concluyó mayoritariamente que en este momento es cuando seria mas útil 
acercar posiciones acerca de los puntos críticos que vive el país y la sociedad toda.         
               Seguir confrontando es una tarea que no ayuda a la reconciliación indispensable 
para sentar las bases de un certero crecimiento económico y una verdadera madurez 
de nuestra sociedad como tal. 
 
              Asistieron al evento especialistas médicos y profesionales de la Mesa del Dialogo Argentino 
(C.E.A.), docentes especializados de la Universidad Católica Argentina, de la Universidad Católica 
de Santa Fe, de la Universidad de San Miguel, de la Universidad del Salvador y de la Universidad 
de Buenos Aires. También  autoridades de organizaciones Católicas, tales como dirigentes de la JOC
(Juventud Obrera Cristiana) y del Obispado Castrense. Sindicatos como APOPS (previsión social - 
ANSESS), SADoP (Docentes Privados), CONTEDUC (Trabajadores de la Educación), UATRE 
(Trabajadores Rurales), SUTERH (Trabajadores de Edificios), FUVA (Viajantes Vendedores) 
y SPT (Peones de Taxis), Legisladores Nacionales y Niñez, funcionarios del Gobierno Nacional.
               Enviaron su adhesión prelados como el Cardenal Raúl Francisco Primatesta 
y Mons. Artemio Staffolani, Obispo de Río Cuarto, y organismos especializados como el Instituto 
de Bioética de la Facultad de Postgrado en Ciencias de la Salud de la Pontificia Universidad 
Católica Argentina.
               No asistió el Sr. Secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, quien estuvo invitado 
a realizar el cierre del encuentro.
 
¿Qué pensamos quienes organizamos este evento?
 
               Desde un principio, todos quienes conformamos la Casa Social San José Obrero, 
coincidimos en no quedarnos parados como meros espectadores frente a una realidad que es avasalladora 
de la dignidad humana en muchos aspectos. Desde luego, cuando uno comienza a analizar 
todas las problemáticas que hoy nos aquejan, se llega inexorablemente a un mismo punto: 
LA FALTA DE VALORES, éticos, morales, sociales, culturales, políticos, la perdida de la solidaridad, 
la apatía, y así podría continuar interminablemente. 
	¿Cuántos políticos Cristianos hay, y en qué medida han cambiado la realidad concreta 
de nuestra sociedad?
	¿Cuántos de quienes delinquen han tomado la Comunión? Y, ¿tenemos nosotros responsabilidad 
en estas acciones, sea por acción u omisión?
	¿Cuántos jueces Cristianos hay y cuán justas son sus decisiones?
               Frente a esto nos pareció un buen primer paso, organizar un seminario sobre la cultura de la vida, 
no acotado solamente al problema del aborto sino a todos los problemas que lo rodean, 
y que son generadores de más problemas. Nuestro objetivo era discutir seriamente todas las causas 
que llevan a una persona a tomar tamaña determinación, pero no podemos abarcar livianamente 
tan complejo tema. Entonces nos pareció coherente ser más abarcadores aun, tratar esta problemática 
en forma integral, y abordarla desde distintos puntos del saber. No se si fue el mejor iniciador de una serie 
de ambiciosos encuentros que planificamos y esperamos poder realizar, lo que si sé fehacientemente 
es que la única manera de transformar la realidad, por más dura que ésta sea, es haciendo algo: 
no puedo quedarme en mi casa esperando que los demás cambien la realidad. Debo, 
y tengo el DEBER, como un verdadero CRISTIANO que soy, de ser participe de ese cambio. 
	Me pueden criticar acerca de los caminos o las decisiones que pueda tomar, pero nadie 
me puede recriminar el haberme quedado cruzado de brazos, viendo como MIS hermanos 
pierden un hijo en sus brazos por no tener un peso para tomar un colectivo que los lleve al hospital, 
por mirar de costado frente a quien ha perdido desde los bienes materiales que poseía 
hasta la esperanza, y así sucesivamente. 
	Puedo caer en el facilismo de criticar a la dirigencia de NUESTRA Santa Iglesia Católica, 
o puedo tomar las enseñanzas de Jesús y hacer lo que este a mi alcance para cambiar algo. 
No puedo fijarme en un mal elemento de la Iglesia, por que si pensase que la Iglesia toda es así, 
estaría insultando la memoria de la Madre Teresa, de San Francisco de Asís...
Y podría incansablemente continuar citando cientos de ejemplos como éstos.

 

            Creo, en fin, desde mi humilde punto de vista, que en el Cristianismo
y en la Doctrina Social de la Iglesia descansa la verdadera esperanza de nuestro País, como también creo que est
á en cada uno de nosotros tomar esas enseñanzas y ponerlas en práctica.

            Los saludo atentamente en Cristo.
 

Gonzalo Fossa
(Secretario
 de la Casa Social San José Obrero de la República Argentina)