INSERCIÓN

DEL DERECHO

SOBRE LA PROPIA IMAGEN

EN EL SISTEMA JURÍDICO ARGENTINO

 

 

por Alejandro G. Gorosito Pérez

 

  

                                                 AGRADECIMIENTOS

 

            Comenzamos con los agradecimientos no por una cuestión de simple cortesía o compromisos, sino porque hubiera sido imposible realizar este trabajo sin la ayuda de numerosas personas. A algunas de ellas tengo la suerte de tratarlas a diario, pero otras eran prácticamente desconocidas para mi, y sin embargo, han tenido la delicadeza de prestarme su tiempo y ayuda para poder realizar este trabajo. A ellas mi agradecimiento.

           

Primeramente, quiero agradecer al Dr. Alberto David Leiva, investigador de carrera del CONICET, profesor de Historia del Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), de la Universidad Católica Argentina (UCA) y de Historia Constitucional de la Universidad Nacional del Sur (UNS).   Sin su estímulo, ayuda y enseñanzas este trabajo jamás hubiera salido a la luz. Su intervención nos ha permitido el acceso a la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sin duda la biblioteca jurídica más completa de Argentina y una de las más prestigiosas de toda Sudamérica, y a la biblioteca central del edificio Santa María de los Buenos Aires de la Universidad Católica Argentina.

           

Seguidamente quisiera agradecer al Dr. Claudio Kiper, Juez de la Cámara Nacional de Apelaciones en el Fuero Civil y profesor de numerosas casas de estudio, quien nos permitió el acceso a la biblioteca de la Cámara y a los protocolos originales de las sentencias de las antiguas Cámaras Civil Primera y Segunda de la Capital Federal.

           

Al Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho por su constante ayuda.  El Instituto constituye un verdadero centro de apoyo y estímulo a numerosos investigadores.  Su invalorable labor es digna de destacar, en un país donde se prioriza cualquier cosa menos la investigación académica.       

 

A la doctora Elda E. Ventura jueza a cargo del juzgado Civil y Comercial Nro. 3 de Bahía Blanca, quien me facilitó el acceso a la biblioteca judicial departamental y constantemente me alentó a concluir este trabajo.

           

El Dr. Ricardo Rabinovich-Berkman tuvo la gentileza de corregir este trabajo en la cuidad de Rosario dentro del marco de las XVIII Jornadas de Historia del Derecho Argentino. Sus sugerencias han sido muy útiles para mi exposición.

           

Por último quiero agradecerle a nuestro lector. Sin él nuestra tarea no tendría ningún sentido.    

 

 

                                 ACLARACIÓN

 

El presente no es un trabajo de dogmática civil sino una investigación histórico-jurídica.   Es decir, no haremos un  estudio de interpretación del texto legal, ni abordaremos su naturaleza jurídica, ni las diferentes corrientes doctrinarias, ni tampoco transcribiremos sentencias judiciales. Ya existen varios estudios de ese tipo sobre derecho a la imagen, por lo que no tiene sentido copiarlos de nuevo.

 

En cambio hemos intentado abordar un tema innovador nunca antes estudiado por la doctrina nacional. Así, realizando el presente estudio histórico-jurídico nos remontaremos setenta años atrás para intentar dilucidar las causas por las que el legislador de la ley 11.723 dijo lo que dijo. ¿Por qué razón le dio jerarquía legal a un derecho que en esa época prácticamente no se conocía?

 

Confesamos que casi nos empantanamos en el intento.  Pero después de mucho andar esperamos que el lector nos diga que hemos llegado a buen puerto.

 

 

  

INTRODUCCIÓN:

 

Hoy es absolutamente normal leer libros o artículos jurídicos sobre los derechos personalísimos, los derechos existenciales, el derecho a la intimidad, a la dignidad, a la información, los derechos ambientales, etc.   Precisamente, el derecho a la propia imagen forma parte de esta nueva era de derechos subjetivos que el hombre moderno reclama para sí.

 

            Sin embargo, hace setenta o cien años este fenómeno no era tan normal.   Basta dar una leída a los diarios y publicaciones jurídicas de la época para corroborar ese hecho.   Por citar un ejemplo, el concepto “derecho a la intimidad” figura como voz de búsqueda propia en la revista jurídica La Ley recién en el año 1974; antes era necesario buscarlo por la voz “derechos individuales” o, más secamente, como “daños y perjuicios”.  La propia “libertad de expresión” comienza a figurar como voz de búsqueda propia en La Ley recién en el año 1956.   Por supuesto que existían trabajos doctrinarios sobre estos temas pero el simple hecho de que ni siquiera tenían una voz de búsqueda propia nos da una idea de la menor cantidad de estudios que había sobre la materia.

 

            Entonces lo que nos llama poderosamente la atención es por qué causa este nuevo derecho subjetivo como es el derecho a la propia imagen fue expresamente regulado en una ley hace más de setenta años.  El hecho es realmente curioso. Argentina fue uno de los primeros países –si no el primero- de habla española que legisló sobre este tema.  A tal punto, que es posible leer autores españoles de la década del `60  o `70 que hablan con admiración de la República Argentina por tener expresamente legislado este derecho.   Recordemos que en España el derecho a la imagen fue expresamente legislado recién en el año 1982, en la “Ley Orgánica de Protección Civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”; habiendo alcanzado jerarquía constitucional a través del art. 18.1 de la Constitución de 1978.

           

            Por consiguiente nuestro trabajo se centrará en tres cuestiones:

           

            . ¿Qué es el derecho a la propia imagen?

            . ¿Cuáles son sus orígenes?

. ¿Cómo fue insertado en el sistema jurídico argentino?

            . ¿Porqué causa fue incluido expresamente en la ley 11.723?

 

 

 

 ¿Qué es el derecho a la propia imagen?

 

La imagen es la figura, la fisonomía que la persona tiene, como individuo único e irrepetible.

           

Así, el derecho a la propia imagen posee un doble aspecto. Por un lado, positivo: el derecho que cada persona tiene de captar, reproducir y publicar su propia imagen cómo, dónde y cuándo desee.   Como dice Xavier O` Callaghan, este derecho en su faz positiva lo ejerce la persona que posa para un pintor o un  fotógrafo, lo ejercen los actores, las modelos profesionales, las personas públicas o cualquier persona en general (O Callaghan, Xavier La libertad de expresión, sus límites: honor, intimidad, propia imagen. Madrid, Revista de Derecho Privado, 1991, pp 115-117)

            

En su aspecto negativo el  derecho subjetivo a la propia imagen es el que la persona tiene de impedir la obtención, adaptación, reproducción y publicación de su propia figura por terceros, sin su consentimiento. En este sentido, el Tribunal Supremo Español ha dicho: es “la facultad exclusiva del interesado de difundir y publicar su propia imagen y por ende, el derecho a evitar su reproducción.”; “es un  derecho que cada individuo tiene a que los demás no reproduzcan los caracteres esenciales de su figura sin consentimiento del sujeto” (Sentencias del Tribunal Supremo Español del 9 de febrero de 1989, 11 de abril de 1987, 29 de mayo de 1988, y 13 de noviembre de 1989)

 

 

 

ORÍGENES DE LA TUTELA JURÍDICA A LA IMAGEN

 

Las obras artísticas que pretendan reproducir el retrato humano mediante alguno de los procesos descubiertos por el ingenio como la pintura, fotografía, prensa, publicidad, cinematografía y televisión dan ocasión a diversas y relevantes cuestiones que afectan a los derechos que puedan corresponder al retratado.

 

El problema de si los derechos de autor deben prevalecer o ceder ante el derecho que el individuo tiene sobre su imagen no era desconocido, por completo, en los siglos pasados.   Sin embargo, nadie se ocupaba de él porque era preciso para reproducir los rasgos de la persona que la misma se prestara naturalmente posando para ser retratada.   Pero con la aparición de la fotografía y de la cinematografía, el asunto ha adquirido extraordinaria importancia, aumentada todavía con el descubrimiento de la instantánea. De lo expuesto, se infiere que no cabe hablar del derecho a la propia imagen, tutelado  jurídicamente, hasta la segunda mitad del siglo XIX, época en que empezaron a tener entidad los procedimientos de difusión empleados para reproducir la imagen humana.

 

Se puede decir que el primer fallo que abordó este problema fue del Reichsgericht del 29 de noviembre de 1898, en el cual se fotografió el cuerpo de una joven señora en traje de baño en el mar, para reproducirla en medallones, estampas, cigarreras y objetos tales.   El tribunal vio en el hecho una abusiva captación de la imagen agravada no sólo por la divulgación, mas también por la manera comercial de ella. Después de los años 50, la jurisprudencia alemana en forma más clara ha sostenido que la mera fijación de la imagen es considerada violatoria del derecho, con lo que se asienta la protección, en la forma más amplia y con claros objetivos de mayor resguardo de la persona.

 

La concepción doctrinaria más antigua y radical consideró que la imagen es una manifestación del cuerpo; luego, del mismo modo que el individuo tiene derecho a su propio cuerpo, debe tenerlo a la propia imagen, la cual es su fiel reproducción, algo así como la sombra.   Enrolado en esta teoría, Keyssner sostuvo la ilicitud de la simple apropiación y, por supuesto, también la de la publicidad.   El fotografiado, en defensa de su cuerpo, puede arrebatar la máquina del fotógrafo y estrellarla para evitar la impresión de la placa, como un modo de ejercer la legítima defensa.   En esa línea doctrinal se incluyen: Campogrande, Romanelli, Gareis, Luigi Ferrara y el propio Carnelutti. (Castán Tobeñas, Los derechos de la personalidad, en Revista General de Legislación y Jurisprudencia, segunda época Tomo 24. Gitrama González, Imagen, en Nueva Enciclopedia Jurídica, Vol. XI, p 301)   

           

Si bien hoy en día se han abandonado posturas tan radicales como la de Keyssner, se puede decir que  la casi totalidad de la doctrina sostiene la tutela del derecho a la propia imagen, y las consecuentes reparaciones de daños y perjuicios en caso de que dichos derechos sean violados.

 

 

 

¿Cómo se insertó el derecho a la propia imagen en el ordenamiento argentino?

 

            La tutela jurídica del derecho a la propia imagen comenzó en nuestro país desde la sanción de la ley de propiedad intelectual.   Específicamente el art. 31 de la Ley 11.723 establece:  “El retrato fotográfico de una persona no puede ser puesto en el comercio sin el consentimiento expreso de la persona misma, y muerta ésta, de su cónyuge e hijos o descendientes directos de éstos, o en su defecto del padre o de la madre. Faltando el cónyuge, los hijos, el padre o la madre, o los descendientes directos de los hijos, la publicación es libre.  La persona que haya dado su consentimiento puede revocarlo resarciendo daños y perjuicios.   Es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y en general culturales, o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieran desarrollado en público.”

 

 

Pero, ¿Cómo fue el proceso de sanción de la Ley de Propiedad Intelectual? Sabemos que nuestro Congreso Nacional ha tenido procesos de todos los colores.  Hubo leyes que han sido muy debatidas y estudiadas, otras en cambio han sido aprobadas a libro cerrado sin ningún tipo de estudio legislativo.   El caso de la Ley de Propiedad Intelectual fue, gracias a Dios, del primer tipo. El 1° de agosto de 1933 el senador Matías Sánchez Sorondo presentó ante su Cámara su proyecto de Ley sobre Propiedad Intelectual y Literaria.  En esa misma sesión se resolvió crear una comisión especial parlamentaria de carácter bicameral para estudiar específicamente ese proyecto. (Ver Diario de Sesiones de ambas cámaras en Bibliografía)

 

            El trabajo de la Comisión no fue una improvisación ni una obra parcial o tendenciosa, sino un estudio sereno y meditado.   Así, fueron consultados por la Comisión el Dr. Gustavo Martínez Zubiría; el director de la Biblioteca Nacional; Atilio Chiapori, director  del Museo Nacional de Bellas Artes; el Sr. Ezequiel Martínez Estrada, presidente de la Sociedad Argentina de Escritores; el Sr. Antonio Versutti, presidente del Círculo Argentino de Autores Teatrales; el Sr. Francisco Canaro, presidente de Sociedad de Autores Musicales.  Y por fin los representantes de los editores nacionales y extranjeros.

 

            Asimismo, también fueron oídas voces del exterior. Los Sres. Valerio De Sanctis y Alfredo Colombo, altas especialidades reconocidas, enviaron desde Italia algunas observaciones al proyecto.  El proyecto de Sánchez Sorondo fue enviado por avión a Italia, y allí estudiado para ser devuelto por zeppelín a la Argentina. Un interesante estudio sobre el proyecto fue publicado en la revista Il diritto di  autore por Marcel Henriot.

 

            Los debates de la ley pegaron fuerte en todos los diarios de Argentina. La Prensa publica en su tapa, con títulos destacados “El Senado aprobó en general y particular el proyecto de Ley de propiedad literaria”. Similares títulos fueron reproducidos en distintos diarios del interior del país.

 

            A decir verdad, esta Ley fue muy debatida, dedicándosele grandes espacios en los medios de prensa de nuestro país. Por ejemplo, algunos días antes de su tratamiento en el senado, exactamente el jueves 14 de septiembre, el diario La Prensa publicó el texto completo del proyecto, algo muy inusual, sobre todo teniendo en cuenta la extensión.

 

          En el ambiente literario el proyecto también fue muy discutido, suscitándose un interesantísimo debate entre Arturo Capdevilla y Ezequiel Martínez Estrada, el que culminó con la renuncia de Capdevilla a la presidencia de la Sociedad Argentina de Escritores.

 

            Una semana después de producida la media sanción del proyecto en la Cámara de Senadores, el mismo es tratado por la Cámara baja. La sesión de Diputados se realizó el lunes 25 de septiembre a las 15,40 hs, presidida por el Dr. Cafferatta. El primero en hacer uso de la palabra fue el diputado Roberto Noble, como miembro informante de la comisión especial parlamentaria.   Luego de los discursos (varios de los cuales constituyen muy buenas piezas oratorias, dignas de ser vertidas, pero que por razones de brevedad y porque excedería el marco de éste trabajo, no lo haremos) el proyecto fue aprobado en general por unanimidad, modificándose solo tres palabras del artículo 83 (literalmente fueron tres palabras, ya que donde decía “los infractores”, se cambió por “los que infrinjan”).

 

            Al día siguiente, el 26 de septiembre, el Senado aprobó dicha modificación, surgiendo así la Ley 11.723.

 

 

 

 ¿Porqué fue incluido el derecho a la Propia Imagen dentro de la Ley 11.723?

            

            Lo primero que debemos aclarar es que si bien la Ley de Propiedad Intelectual fue muy estudiada y debatida antes de ser sancionada, nada se discutió ni se escribió sobre el art. 31 y su derecho personalísimo o existencial a la propia imagen.   Nada aparece ni en los debates parlamentarios, ni periodísticos de esos días. Es más, estamos en condiciones de afirmar que el término “derecho a la propia imagen” en esa época ni siquiera había sido acuñado en la jurisprudencia de la lengua española.  Sin embargo, el art. 31 fue sancionado y promulgado igual.   De ahí cabe hacernos una pregunta:

 

La inclusión del derecho a la propia imagen en la Ley 11.723: ¿tuvo origen doctrinario? Muchas veces sucede que un determinado tema es primero estudiado por la doctrina, luego propuesto en numerosos proyectos, para finalmente alcanzar jerarquía legal. Tal ha sido por ejemplo, el camino de la Teoría del Abuso del Derecho. Sin embargo, ése no ha sido el caso del derecho a la imagen.

  

Hasta ahora no hemos encontrado ningún autor argentino que haya escrito alguna obra, o al menos algún artículo jurídico sobre éste tema, antes del año 1933. Ni siquiera en la doctrina española, salvo algunas traducciones del francés o alemán. Sí existen algunos artículos sobre el tema en las doctrinas alemana, italiana y francesa.

 

            Comenzamos la búsqueda en la colección Jurisprudencia Argentina (JA), que comienza en 1918. Hasta 1933 (fecha de la sanción de la Ley 11.723) no hay ningún artículo sobre el tema. En los números revisados de la Gaceta del Foro (GF), aproximadamente desde 1916 hasta 1920, tampoco hemos encontrado ningún artículo doctrinario sobre ésta temática. Asimismo, ninguno de los autores que en la actualidad tratan el derecho a la propia imagen, citan alguna obra doctrinaria del tema, que se haya publicado en Argentina  antes de la sanción de la Ley. El Dr. Santos Cifuentes, es quizás el autor argentino que desde el punto de vista dogmático más ha estudiado éste derecho. Y el jurista español Vicente Herce de la Prada lo es quizá en España, y no citan ninguna obra argentina anterior a 1933.

 

            Con estos datos estamos en condiciones de afirmar como hipótesis que la inclusión  del derecho a la imagen en la Ley de Propiedad Intelectual no tiene origen en la doctrina de la época.

           

            La pregunta es, entonces ¿Tuvo origen jurisprudencial?. Es decir, el derecho a la imagen ¿fue primero aplicado por los jueces, y luego ésas soluciones fueron plasmados en el artículo 31 de la Ley 11.723?

Pero la respuesta parece negativa. No he encontrado  sentencias anteriores a 1933 que diriman un conflicto de ésta temática. En JA, desde 1918 hasta 1933, no fue publicada ninguna. Tampoco en el compendio Segundo Diccionario de Jurisprudencia, publicado por GF (este diccionario de jurisprudencia de cuatro tomos clasifica alrededor de 600 artículos doctrinarios y 25.000 sentencias suscitadas entre 1924 y 1931).

 

            He podido acceder a los libros de actas originales de las sentencias de la Cámara Civil Primera y Segunda de la Capital Federal, que se encuentran en un depósito de la Cámara Nacional de Apelaciones, en un horroroso sótano de la calle Talcahuano. He podido revisar aquellos que se encontraban en buen estado, sin hallar tampoco alguna sentencia que dirima un conflicto referente a éste derecho.

 

            Con los datos expuestos, podríamos afirmar que la inclusión del derecho a la propia imagen en la Ley de Propiedad Intelectual no tiene origen jurisprudencial.

 

            Entonces, debemos preguntarnos: Si la inclusión del derecho a la imagen en la Ley 11.723 no tuvo origen doctrinario ni jurisprudencial, es decir, si éste derecho no formaba parte de la literatura jurídica de la época, ni tampoco existió un caso resonante, un “leading case” que haya puesto el tema en el centro de la escena, entonces ¿de donde vendría la mención del derecho a la propia imagen en la Ley de Propiedad Intelectual?

 

            La respuesta podría hallarse en el diario de Sesiones.

 

            Recordemos que la Ley de Propiedad Intelectual fue muy debatida y discutida antes de ser sancionada, en el ámbito jurídico e incluso en la opinión pública. Los diarios de la época (La Prensa, La Nación, La Nueva Provincia, etc.) le dedicaron un amplio espacio al asunto. Sin embargo, el artículo que regula el derecho a la propia imagen, el 31, no fue debatido. En la sesión del Senado del 18 de septiembre de 1933, se lo aprobó sin debatir, y lo mismo ocurrió en la Cámara de Diputados. En las notas publicadas en los medios de prensa, por ejemplo la presentación de la Sociedad Argentina de Escritores, tampoco se critica ni se sugiere nada sobre él, ni sobre el derecho a la propia imagen. En los extensos discursos dados en el Congreso, ni siquiera se menciona el tema.

 

            Entonces ¿cómo es que este derecho es incluido expresamente en la Ley?.

 

            La respuesta tal vez la de el padre de ésta Ley, el senador Matías Sánchez Sorondo. En la sesión del 1° de agosto de 1933, presenta en la Cámara alta su proyecto de ley, pero incluyendo sus “NOTAS”, donde son asentadas las fuentes que utilizó en cada artículo y en algunos casos una pequeña explicación. La nota del artículo 31 indica como fuente directa al artículo 11 de la ley italiana de derecho de autor del año 1925. Dice textualmente: “El derecho sobre el propio retrato no pertenece en rigor a esta legislación, pero tratándose de una publicación, se ha creído oportuno incluirla siguiendo la teoría de la ley italiana”.

 

            Cuando todavía no estaba vigente la Ley Italiana de Derecho de Autor, el entonces diputado Sánchez Sorondo, había presentado un proyecto de Ley de Propiedad Intelectual que no incluía el derecho del retratado. Ocho años mas tarde, ya vigente la ley italiana, el ahora senador, en su nuevo proyecto, sí incluye esta prerrogativa. Ello corrobora la fuente directa del artículo.

 

            Asimismo, si bien los proyectos legales de Eleodoro Lobos de 1897, de Leopoldo Bard de 1923 y de Domingo Rodríguez Pinto de 1932 constituyen  antecedentes claros de la ley 11.723, el tipo de redacción utilizada en ellos nos permite inferir que la fuente directa usada por Sánchez Sorondo en el art. 31 fue la citada ley italiana.

 

 

 

Conclusión.

 

            El origen de la inserción del derecho a la propia imagen en el artículo 31 de la Ley 11.723 no se encuentra ni en la doctrina ni en la jurisprudencia argentina de la época, ya que el tema ni siquiera era mencionado en la literatura jurídica anterior al año 1933. Su inclusión se habría debido a que el senador Sánchez Sorondo decidió transcribir casi literalmente el artículo referente al derecho del retratado, de la Ley Italiana de 1925. Posteriormente la cuestión no fue discutida, ni siquiera tenida en cuenta en los debates parlamentarios y públicos que tuvieron lugar en el momento de la sanción de la Ley. De modo que fue sancionada y promulgada sin modificaciones.

 

De los datos disponibles podemos inferir que Sánchez Sorondo, al incluir el Artículo 31, no quiso legislar el derecho a la propia imagen específicamente, vocablo que ni siquiera era usado en la época. Para entender cuál fue la intención del legislador, es necesario tener presente el contexto de la ley de la que forma parte.  El Artículo 31 tiene un sentido limitativo. La regla general de la Ley de Propiedad Intelectual es que el autor puede difundir o reproducir su obra como le plazca. Sin embargo, esta regla tiene una excepción para el autor de una fotografía con la imagen de otro, ya que no puede ponerla en el comercio sin la autorización expresa del retratado.

 

Así llegamos a la conclusión que la intención del legislador no fue regular el derecho existencial a la propia imagen, sino solo poner un límite a las facultades de los autores de las obras fotográficas.      

 

 

 

                            BIBLIOGRAFÍA

 

Uno de los principales problemas con que nos hemos encontrado, en el presente trabajo, fue la gran dispersión de fuentes de la materia. Por un lado existe una ausencia de textos. No hay ningún libro que exclusivamente trate el derecho a la propia imagen en la doctrina argentina. Sí lo hemos encontrado en la doctrina española, donde el Dr. Vicente Herce de la Prada ha realizado un muy buen trabajo.  Es posible consultarlo en la biblioteca de la UCA.

           

Por otro lado, existe una inmensa cantidad de trabajos monográficos y artículos doctrinarios publicados en diferentes revistas jurídicas. Asimismo, encontramos numerosos libros dedicados al estudio de los derechos existenciales en general, o al derecho a la intimidad o a la libertad de prensa en especial, que dedican capítulos enteros al estudio del derecho a la imagen.   Entre todos ellos, debemos destacar al Dr. Santos Cifuentes y a su ya célebre obra Derechos Personalísimos, el mejor estudio que hasta ahora existe en la doctrina argentina sobre el tema.

           

De este modo, nos pareció imprescindible incluir una bibliografía completa, lo más detallada posible, para facilitar el acceso a nuevas investigaciones. Sinceramente, el principal problema que tuvimos fue el acceso a una bibliografía tan dispersa y vasta, ubicada en algunos casos en lugares de acceso restringido. (Increíblemente, nos ha sido más sencillo el acceso a bibliotecas privadas que a algunas estatales, pese a que estas últimas son pagadas con los impuestos de todos nosotros). Por eso, esperamos que este listado sea una pequeña brújula para quien desee leer más sobre este tema.

           

Por último, queremos comentar que como fuente directa del presente trabajo hemos podido consultar a la familia Sánchez Sorondo. El Dr. Marcelo Sánchez Sorondo, descendiente directo del padre de la Ley de Propiedad Intelectual, nos explicó que lamentablemente no se han guardado en su familia las anotaciones personales o borradores del proyecto. Sin embargo, estamos muy contentos de haber podido consultar tal fuente directa, porque “…saber que no hay nada ya es algo cuando se está realizando una investigación.”   

           

 

  

Archivos y bibliotecas consultadas:

 

Biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad  de Buenos Aires.(UBA)

Biblioteca Central ¨San Benito Abad¨ de la Universidad Católica Argentina.(UCA)

Biblioteca de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.(CSJN)

Biblioteca de la Cámara Nacional de Apelaciones Civil. (CamNCiv)

Archivo de la Cámara Nacional de Apelaciones Civil.

Archivo de la biblioteca del Congreso de la Nación.

Biblioteca Central de la Universidad Nacional del Sur (UNS)

Biblioteca del Departamento Judicial de Bahía Blanca.

Biblioteca del Colegio de Abogados de Bahía Blanca.(CABB)

Biblioteca del Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho.(IIHD)

 

 

          Fuentes en general.

 

Colección La Ley (desde su aparición año 1936 hasta la fecha).

Colección Jurisprudencia Argentina (desde su parición año 1918 hasta 1950)

Colección El Derecho (sección doctrina)

Colección Gaceta del Foro (año 1916 a 1931)

Colección de Fallos de la Cámara Nacional de Apelaciones Civil (1925 a 1934)

Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados de la Nación.

Diario de Sesiones de la Cámara de Senadores de la Nación.

Proyectos legislativos de Propiedad Intelectual (1874 hasta 1933)

Legislación y doctrina comparada

Prensa escrita: diarios “La Prensa”, “La Nación”, y “La Nueva Provincia” (año 1933)

 

 

 

REVISTA JURÍDICA “LA LEY”

  

Año 1938-1939:

 

            “Privacy y fotografías”.    Tomo 14    Sección rev. de rev.  p 15.

            “Comentario a fallo de CSJN caso de diplomático”   Tomo 14  pág 677.

 

Año 1940-1941:

 

            “Prensa y censura”.    Juan José Romero.    p1941.

  

Año 1942:

 

            “Periodismo y leyes de imprenta”.    Vaca del  Pozo.  Tomo 25 p 1020.

            “Amparo de la producción fotográfica”.    Mendilaharzu, Eduardo.   Tomo 26 p 780.

            “Injurias en el juicio civil”.     Schroeder.    Tomo 25  p1017.

 

Año 1944:

 

            “Prensa y Delito”.   López Rey.    Tomo 9  p115.

            “El derecho público de prensa”.   Mayer Jorge.  Edición de facultad de derecho y ciencias sociales.

            “Protección al nombre y retrato”.   Wasserman, Martín.   Tomo 36     p982.

  

Año 1945:

 

            “La obra fotográfica”.     Tonelli Juan.     Tomo 38, p1208.

 

Año 1947:

 

            “Nuevos remedios contra errores de prensa”.  Chafee Zechariah.     Tomo 48  p1256.

            “Modificación a la ley 11.723”.      Del Río.     Tomo 47   p 1178.

            “Ejecución de obra musical no autorizada”.    Menica Carlos.     Tomo 48  p1245.

  

Año 1948:

 

            “Derecho de prensa”.   Ballester, Eliel.     Tomo 51  p1244.

            “Libertad de prensa”.     Ballester, Eliel.      Tomo 52 p1121.

            “Libertad de prensa”.      Medrano Ossio, José.     Tomo 49 p1066.

  

Año 1949:

 

            “Rectificación de noticias falsas”.     Ballester, Eliel.     Tomo 56 p1072.

            “Delito de opinión”.    Sampaio.    Tomo 54   p 1048.

 

Año 1950:

 

            “Tutela de la fotografía”.      Peretti-Griva, Domenico.    Tomo 60 p 1055.

 

Año 1951:

 

            “Daño Moral por difamación no seguido de querella”.     Licata, Francesco  Tomo 61 p920.

 

Año 1952:

 

            “Protección de reproducción fotográfica”.     Nota de Redacción.   Tomo 67 p648.

            “Derecho de propiedad intelectual en relación al interés público”.   Forna José. Tomo 68  p965.

 

Año 1953:

 

            “Si al adquirente de un cuadro tiene derecho a exhibirlo públicamente”.  Fioreta Piero.   Tomo 70   p 959. 

            “Derecho conexos al derecho de autor”.    Saporta-.  Tomo 69  p 840.

 

Año 1954:

 

            “La imagen y el derecho de privacidad”.     Mendilaharzu, Eduardo.   Tomo 76  p 794.

            “La tutela del retrato”.    Giannini, Amadeo.    Tomo 76  p1014.

            “El derecho a la propia imagen”.      Peretti-Griva, Domenico.   Tomo 76  p982.

 

Año 1955:

 

            “Censura de Literatura Obscena”.   Wilkinson, Donald.   Tomo 79 p 936

            “Tutela de la imagen en el derecho comparado”.     Ligi Franco.   Tomo 77 p957.

 

Año 1956-1957:

 

            “Límites a la fotografía publicitaria”.    Fioreta Piero.    Tomo 86  p 1041.

            “La protección de la imagen del actor cinematográfico”.    Sgroi, Vittorio.  Tomo 86  p1043.

            “Derecho a la imagen y notoriedad del retratado”.    Sordelli, Luiggi.  Tomo 86  p1057.

            “En materia de derecho a la imagen”.    Vercellone, Paolo.    Tomo 84, p 1007.

            “Cuestiones de derecho a la imagen y cine”.     Vercellone, Paolo.   Tomo 86 p1031.

            “Sonorización de un film sin consentimiento”.    Vercellone, Paolo.    Tomo 86, p 1071.

            “La tutela de la imagen en el derecho comparado”.      Ligi, Franco.   Tomo 82   p1046.  

 

Año 1958:

 

            “Televisión, radio y libertad de expresión”.    Ernesto Bonicatto.   Tomo 91  p 992.

           

Año 1959:

 

            “Acerca de las limitaciones legales al derecho a la imagen”.    De Cupis Adriano.  Tomo 95  p 941.

  

Año 1960:

 

            “Fotografía y derecho de autor”.   Desvíos, Henry.  Tomo 99 pág, 1057.

            “Teoría de la libertad de información”   Ballester Eliel.   Tomo 98, p 901

 

Año 1961:

 

            “Derecho de exposición y reproducción”.    Raffaello Levi. Tomo 101 p 1146.

            “Estatuto jurídico de la prensa, radio, Televisión en Francia”.    Levigne, Pierre.  Tomo 101  p 1149.

            “EL juzgamiento de la prensa corresponde a las provincias”.   Nerva.   Tomo 103  p 333.

 

 

Año 1962:

 

            “Libertad de imprenta y estado de sitio”.   Nerva    Tomo 105   p 497

            “Libertad de prensa e intervención del órgano periodístico”.  Proculo.   Tomo 105  p 567.

            “Libertades fundamentales de un pueblo libre”.   Konvitz, Milton   Tomo 108 p1315.

  

Año 1964:

 

            “Delito de prensa.   Responsabilidad de directores”.   Nerva.    Tomo 115, p 349

 

Año 1965:

 

            “Responsabilidad del director por escritos de terceros”.   Ballester, Eliel.  Tomo 118, p 1227

 

Año 1966:

 

            “El derecho de privacy en el Common Law”.   Iván Días Molina.   Tomo 124 pág,1494 y Tomo 114   p 1157.

 

Años 1967-1968:

 

            “Doctrina de la CSJN en su nueva composición”.   Carlos Valiente Noailles.   Tomo 131, p 1404;  Tomo 125 p 975,  Tomo 132, p 1400, Tomo 128, p 1275.

 

Año 1969:

 

            “Legislación y jurisdicción federal”.  Germán Bidart Campos.  Tomo 133, pág 1149

            “Legislación y jurisdicción de prensa”.  Genócrates,  Tomo 133, p 322

            “Apuntes jurisprudenciales en materia de disposición de prensa”.  Pier Mario Bellone.  

            “Libertad de prensa y opinión de la corte constitucional italiana”.  Gino, Favino Tomo 135, p 1715.

            “La clausura de diarios”  José Korzeniak,   Tomo 136, p 1628. 

 

Año 1970:

 

            “Libertad de opinión y honor”.    Aponte Pares, Faustino.   Tomo 139, p 1299

            “Medidas restrictivas de la libertad de prensa por estado de sitio”.  Carlos Valiente Noailles.   Tomo 138, pág 465.

 

 Año 1971:

 

            “Respeto a la vida privada y responsabilidad del periodista indiscreto”  Cabannes.   Tomo 141, p 1092.

 

Año 1973:

 

            “Periodismo y secreto profesional”  Blasi, Vince.   Tomo 150, p 1228

 

Año 1975:

 

            “La reforma del estatuto de trabajo periodístico”.   Domínguez, Nelson.  Tomo 1975-B p 1409

            “Derechos personalísimos”.   Santos, Cifuente.      Comentario de su libro.   Tomo 1975- A p 1333.

“EL derecho a la intimidad en la Argentina”.         María Leonfanti.    Tomo 1975-B  p 1319.

            “Irregular tramitación de la ley de la intimidad”.      Elias Guastavino.    Tomo 1975- A p 1270.

 

Año 1976:

 

            “Tutela jurídica de la vida privada”.       Isidoro, Goldemberg.    Tomo 1976-A p 576.

 

Año 1977:

 

            “Alcance del artículo 1071bis.”.      Marco Aurelio, Risolía.     Tomo 1977-B p279.

 

Año 1980:

 

            “Protección de la propia imagen”.      Carlos Villalba y Delia Lipszyc.   Tomo 1980-C p 815.

 

Año 1981:

 

            “Individuo y autoridad”  Carlos Da Cunha.   Tomo 143 p 820.

            “El amparo exitoso de la revista “Así”   German Bidart Campos.  Tomo 141, pág 277.

            “El art. 32 de la constitución nacional”  Fiorini, Bartolomé.   Tomo 141, p 221.

 

Año1982:

 

            “De la libertad de expresión al derecho a la información”.   Madueño, Raúl.   Tomo 151, p 883

            “La prensa libre y la censura”.  Germán Bidart Campos.   Tomo 154 p11

            “Un fallo ponderoso” Genócrates.   Tomo 147, p 176

 

Año 1984:

 

            “El director de diario y los delitos de prensa”.    Jorge Leonardo Frank.  Tomo 1984-B p1004.

            “Confidencialidad de fuentes informativas”.   Emilio Cárdenas.   Tomo 1984-B, p 998.

            “Reflexiones del 1071bis.”.    Hernán Racciatti.    Tomo 1984-C p1010.

 

Año 1985:

 

            “Derecho a la información”   Miguel Angel Ekmekdjian.  Tomo 1985-E, p 699

            “Libertad de prensa y derecho a la intimidad”.   Julio Cesar Rivera.     Tomo 1985-B p114.

            “Alberdi y la libertad”   Hector Manchini.    Tomo 1985-B p 957.        

 

Año 1986:

 

“Los límites de la intimidad en dos fallos de la CSJN”.     Miguel Ángel Ekmekdjian.   Tomo 1986-D    p 547

 “El pacto de San José de Costa Rica y la Libertad de Expresión”.    Colautti, Carlos

Tomo 1986-B, p911

            “Responsabilidad civil por noticias inexactas”.   Atilio A. Alterini y Anibal Filippini.   Tomo 1986-C p 406

            “Reflexiones sobre libertad de prensa”.  Emilio Cárdenas    Tomo 1986-C, 984.

            “El derecho a la dignidad y libertad de prensa”.    Miguel A Ekmekdjian  Tomo 1986-C, pág 981.

            “Acerca de Campillay”  Barrancos y Vedia.  Tomo 1986-D, pág 978

 

 Año 1987:

 

            “Medios de comunicación masiva y responsabilidad”.    Hugo Acciarri.   Tomo 1987-D  p 1020.

           

Año 1988:

 

            “Publicación de fotografías que originan alteración de responsabilidad”.  Jorge Mosset Iturraspe.     Tomo 1988-B p372.  

 

Año 1989:

 

            “Efectos civiles de informaciones inexactas”.   Jorge Bustamante Alsina.   Tomo 1989-D  p885.

            “Violación del derecho de la intimidad y su reparación”.    Jorge Bustamante Alsina.  Tomo 1989-E   p 40.

 

Año 1990:

 

            “El derecho personalísimo sobre la propia voz”.    Luis Leiva Fernandez.    Tomo 1990-A p 845.

            “Tutela integral de los derechos personalísimos”.    Santos Cifuente.   Tomo 1990-B p948.

      

 Año 1992:

 

            “Sentencia de corte suprema y daño a la intimidad”.    Jorge Mosset Iturraspe.   Tomo 1992-D p 1023.

            “Responsabilidad civil de los medios de comunicación”.    Carlos Hernandez y Ariel Ariza.   Tomo 1992-E p1203.

            “Las dimensiones de la libertad de prensa”.    Gregorio Badeni.    Tomo 1992-A p 246.

            “Libertad de expresión, derecho al honor, y proceso democrático”.   Maria Angélica Gelli.  Tomo 1992-C p 1068.

            “Otra ves se enfrentan el derecho al honor y la libertad de prensa”.   Miguel Angel Ekmekdjian.   Tomo 1992-D p 174.

            “Supremacía constitucional y libertad de prensa y censura judicial”.   Gregorio Badeni.   Tomo 1992-E pág 769.

            “Libertad de expresión”.    Alberto Spota.   Tomo 1992-B p 1015.

 

Año 1993:

           

“El honor y la libertad de expresión”.    Santos Cifuente.    Tomo 1993-D p 1161.

            “Derecho constitucional a la privacidad”.    Alejandro Carrio.   Tomo 1993-C p752.

            “Un presupuesto de la responsabilidad del comitente”.    Aida Kemelmajer de Carlucci.   Tomo 1993-D  p64.

 

Año 1994:

           

“Libertad de observar”.    Marcelo Salerno.   Tomo 1994-C p314.

            “La libertad de prensa en la resiente jurisprudencia de la CSJN”.   Rodolfo Barra.   Tomo 1994-D  p 1139.

 

Año 1995:

 

            “Orígenes históricos de la libertad de expresión”.     Alberto Bianchi.   Tomo 1995-C p901.

 

Año 1996:

           

“Violación del derecho a la propia imagen y su reparación”.     Eduardo, Gregorini Clusellas.  Tomo 1996-D  p 136.

            “Daño moral por lesiones al honor”.   Bustamante Alsina.    Tomo 1996-C  p 522.

 

Año 1997:

 

            “El derecho a la intimidad de los personajes públicos”.    Xanthos.   Tomo 1997-F p69.

            “Facultad de los jueces de prohibir la difusión de obras cinematográficas”.   Julio Cesar Rivera.   Tomo 1997-B  p 544.

            “Es prescindible la doctrina de la real malicia?”  Augusto Morelo.   Tomo 1997-E  p 1188.

 

Año 1998:

 

            “Fuentes constitucionales del derecho a la intimidad”.        Miguel Ängel Padilla.  Tomo 1998-F  p911.

            “Libertad de imprenta y derecho a la intimidad”.      Ricardo Palermo y Leticia Insúa Alves de Oliveira.   Tomo 1998-C p132.

            “Dignidad, intimidad e imagen. Cuestiones constitucionales.”   Carlos Salvadores de Arzuaga  Tomo 1998-D p39.

 

Año 1999:

 

            “Ilegítima utilización de la imagen”.     Silvia, Tanzi.   Tomo 1999-A  p98.

            “Constitución periodismo y libertad de prensa”.   Adolfo Vazquez.   Tomo 1999-D p933.

            “Libertad de prensa”.   Gerardo Ancarola.    Tomo 1999-B p 103 y Tomo 1999-B p173.

 

Año 2000:

 

            “Libertad de prensa”.    Ancarola Gerardo.  Tomo 2000-B p 558.

            “El cuarto poder”.  Sandler Hector.   Tomo 2000-B  p1359.

            “Derecho al honor y a la propia imagen”.   María Eugenia Slaibe.  Tomo 2000-B p 1374.

            “La doctrina Campillay y la real malicia”.   Gregorio Badeni.    Tomo 2000-D p 1328.

            “Cámaras ocultas y grabaciones subrepticias”.   Eduardo Bertoni.   Tomo 2000-D p259.

            “Enfoque constitucional a programas de televisión en vivo”.  Germán Bidart Campos.   Tomo 2000-F p758.

            “La transmisión por televisión de la selección nacional de fútbol”.   Germán Bidart Campos.    Tomo 2000-D pág 1033.

            “Periodismo en vivo y responsabilidad de los medios”.      María Angélica Gelli.  Tomo 2000-B   p 1286.

            “La lesión a la intimidad a través de dos enfoques”.       Goldemberg Isidoro.   Tomo 2000-B  p409.

            “Derecho a la intimidad filmación y tráfico de estupefacientes”.   Lino Enrique, Palacio. Tomo 2000-A p 239.

            “La protección de la imagen de los dependientes”.    Nota de redacción.   Tomo 2000-F pág 113.

           

           

 

REVISTA JURÍDICA “GACETA DEL FORO” (G.F.)

 

            Julio/Agosto año 1916. N°119 a N°163, inclusive.

            Septiembre/ Octubre año 1916. N°168 a N°215.

            Noviembre/ Diciembre año 1916 N° 220 a N°264.

            Enero/ Febrero año 1917 N°269 a N°310.

            Marzo/ Abril año 1917 N°315 a N°357.

            Mayo/ Junio año 1917 N°361 a N°406 inclusive.

            Julio/ Agosto año 1917 N°411 a N°457.

            Septiembre/ Octubre año 1917 N°461 a N°509.

 

Índices generales año: 1916/1919.    Voces: “delito de imprenta”, “propiedad literaria”, “daños y perjuicios”. Jurisprudencia revisada y clasificada:

Cámara Civil Primera

Cámara Civil Segunda

Cámara Comercial

Cámara criminal y Correccional

Cámara Federal

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Cámaras y cortes provinciales.

 

Año 1924/1931: “Segundo Diccionario de Jurisprudencia” de Ricardo Victorica.         Tomo I, II, III y IV. Imprenta Rondinone, Buenos Aires, 1931.

 

 

 

“REVISTA DE RESPONSABILIDAD CIVIL Y SEGUROS”,  Director Atilio Aníbal Alterini.

 

Año III, N° 2, p 133.

Año II, N° 1, p 181.

 

 

 

“REVISTA DE DERECHO”         

 

Universidad Católica del Norte (Chile). Escuela de derecho.   Año V, 1998, p71. “Criterios jurisdiccionales para la resolución de conflictos entre la libertad de expresión y de información y el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen”. Carrasco Durán.

 

 

 

REVISTA “JURISPREUDENCIA ARGENTINA”(J.A.)

 

Repertorio de jurisprudencia Tomo I a IV, año 1918 a 1931. Voces: Libertad de prensa, Calumnias e injurias.

 

Repertorio de doctrina Tomo XV año 1925 p 69. (Sección doctrina). Voz libertad de prensa.

 

“López de Gómora c/ López” Cámara Civil Primera de la Capital Federal. Año 1939, Tomo 66 p 559 (También en La Ley Tomo 16 p 531).

“El derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen”  Roberto Vazquez Ferreira.   J.A. 1989-III-815.

 

 

REVISTA “ASOCIACIÓN DE MAGISTRADOS Y FUNCIONARIOS DE LA JUSTICIA NACIONAL”.

 

“Hacia una protección absoluta de la imagen personal”  Julio Cesar Rivera,  Año I,  N°1, p 33.

 

 

 

REVISTA JURÍDICA: “EL DERECHO”. (E.D.)

 

“El derecho a la imagen”. Santos Cifuente. Tomo 40    p669.

 

 

 

“REVISTA GENERAL DE LEGISLACIÓN Y JURISPRUDENCIA.”

 

“El derecho a la propia imagen”.  Erbert Keyssner.  Año 1952, segunda época Tomo XXIV, (o 192, según tipo de búsqueda).

 

 

 

REVISTA JURÍDICA “LA LEY BS. AS”.

 

“El juicio oral penal y los medios masivos de comunicación”, José Luis Ares, año 2000 sección doctrina  p. 525.

 

 

CONGRESO DE LA NACIÓN: LIBRO DE SESIONES

 

Cámara de senadores. Sesión ordinaria N°28, 18 de sep. de 1933. p 200.

 

Cámara de senadores. Sesión ordinaria N°30,  26 de sep. de 1933  p 468.

 

Cámara de senadores. Sesión ordinaria N°18, 1 de agosto de 1933, p 621.

 

Cámara de diputados. Reunión N°57, 25 de sep. de 1933, p 354.

 

Cámara de diputados. Reunión N°37, 11 de sep. de 1925, p 367.

 

 

   LIBROS ESPECIFICOS

 

Cifuentes, Santos, Derechos personalísimos, Bs.As., Astrea, 1995

 

Emery, Miguel Ángel, Propiedad intelectualBs. As., Astrea

 

García, Luis M., Juicio Oral y medios de prensa. Buenos Aires, AD-HOC, 1995

 

Herce de la Prada, Vicente, El derecho a la propia imagen y su incidencia en los medios de difusión. Barcelona, Bosch, 1994.

 

Pizarro, Daniel, Responsabilidad civil de los medios masivos de comunicación. Desalma, 1999

 

Rabinovich-Berkman, Ricardo D., Derecho civil, parte general. Bs.As., Astrea, 2000

 

Rabbi-Baldi Cabanillas, Renato (coord.), Derecho al honor y a la propia imagen y el deber de informar de modo veraz, en Los derechos individuales ante el interés general. Bs.As., Ábaco, 1998

 

Rivaderieyra Sánchez, Juan, Diccionario de Telecomunicaciones, Perú, Rivaderieyra Sánchez, 1999.

 

Sandler, Héctor (coord.), El cuarto poder. Bs.As., Ediar, 1999

           

Satanowsky, Isidro, La obra cinematográfica frente al derecho, Bs.As., Ediar,1948, Tomo I

 

 

FALLOS JURISPRUDENCIALES:

 

“López de Gómara c/ López” Cámara Civil Primera de la Capital Federal. Año 1939, Tomo 66 p 559 (También en La Ley Tomo 16 p 531).

 

“Iribarren c/ Sáenz Briones, SRL” Cámara Civil Primera. J. A. 1943-II, 309.

 

“Maruja Sánchez de Segura” C. Civ. 1era. LL 26-780.

 

“Abrecht de Vidal Quadras Sofía, c/ Ivonne S.A.” (Caso: Tilda Thamar). El derecho, 26-785 (Fallo 13.603). Cámara Nac. Civ, Sala A, año 1966.

 

“Pol, Miguel c/ Greco hermanos S.A.”. CN Civ. Sala D 24 de nov. De 1975. E.D. 67- 276.

 

“Grondona Carlos c/ Radio Victoria SA” E.D. 99-714.

 

“Groba Néstor c/ Editorial Perfil SA” E.D. 81-459.

 

“Anzoátegui Ignacio c/ Editorial Perfil SA” J.A. ejemplar del 13 de agosto de 1988 p23.

 

“Medina de Bruschi c/ Editorial Inédita SA y otros” LL 19-488 (nota de jorge Mosset Iturraspe).

 

“Tycki Marta c/ Clarín Arte gráfica SA” J.A. 1988- II- 43.

 

“Carrozoza, Eduardo c/ Meyers Gustavo.” CSJN, LL 14-677.

 

“Weil, Andres c/ Sevel Argentina”. C Nac. Civ. Sala B 30-6-86.     J. A. 1987-II- 426.

 

“González Pucci de Kunin c/ Editorial sudamericana” CN Civ, Sala A, 24-04-85.

 

“López Villarino, José c/ Editorial inédita SA” CN Civ. Sala A 18-12-86.

 

 

LIBRO DE SENTENCIAS ORIGINALES CÁMARA NACIONAL CIVIL DE APELACIONES

 

Tomo 145, julio-agosto, año 1931. (De 12 sentencias, 3 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 146, septiembre-diciembre, año 1931. (De 32 sentencias, 4 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 148, mayo-julio, año 1932. (De 36 sentencias,  4 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 147, feb.-abril, año 1932. (De 42 sentencias, 11 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 149, julio-octubre, año 1932. (De 58 sentencias, 9 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 150, octubre-dic. , año 1932. (De 78 sentencias, 12 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 151, feb.-abril, año 1933. (De 67 sentencias, 11 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 152, mayo-junio-julio, año 1933. (De 58 sentencias, 15 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 153, agosto-sep.-oct. , año 1933. (De 59 sentencias, 13 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

Tomo 154, nov.-dic. , año 1933. (De 41 sentencias, 12 sobre daños y perjuicios. Ninguna específica sobre derecho a la imagen).

 

 

DIARIO “LA PRENSA”

 

Jueves 14 de sep. de 1933, p 10.

Lunes 18 de sep. de 1933.

Martes 19 de sep. de 1933 p 1 y 11.

Miércoles 20 de sep. de 1933 p 9.

Martes 26 de sep. de 1933.

 

 

DIARIO “LA NUEVA PROVINCIA”

 

Martes 19 de sep. de 1933.

 

 

 

PROYECTOS DE LEY

 

Amancio Alcorta, 1874

Eleodoro Lobos, 1897

Carlos Baires, 1897

Juan Serú, 1901

Carlos y Manuel Carles, 1910

Benjamin Bonifacio, 1918

José Maria Zalazar, 1918

Leopoldo Bard, 1923

Sánchez Sorondo, 1925

Roberto Noble, 1932

Poder Ejecutivo Nacional, 1932

Domingo Rodriguez Pinto, 1932

Sánchez Sorondo, 1933

Comisión Parlamentaria, 1933