Sres. Revista Persona:

Atto. Dr. Rabinovich-Berkman


He leído con tensión y entusiasmo la editorial de la revista Nº 38, sobre la estrategia que vienen llevando adelante los centros de poder mundial para apropiarse del vital y estratégico elemento, fueron por el petróleo, ahora van por el agua.-

 

Respecto a ese tema, en nuestro país el problema se encuentra ya en un estado avanzado, lo que me promueve denunciar, lo que ya vienen denunciando muchas instituciones, ONGs, profesionales del derecho, ciudadanos, comunidades aborígenes, intendentes, y la lista sigue que por cierto es interminable, sobre lo que sucede en el sur de nuestro país en Parques Nacionales los cuales poseen un reservorio de AGUA DULCE en lagos, glaciales y nieves eternas, muchos personajes de fama mundial como Benetton, Silvester Stallone, Collin Powel, e incluso otros más cercanos a nuestro cholulísmo como la corona Holandesa, la cual cuenta entre sus miembros a una Argentina - Máxima Zorreguieta – poseen grandes extensiones de territorio, los cuales en algunos casos incluyen porciones generosas de algunos nuestros parques naciones, con riquezas no solo de agua, sino también minerales, petróleo, flora y fauna.-

 

Particularmente, y uno de los casos más emblemáticos, el Sr. Joe Lewis posee una propiedad de varios cientos de miles de hectáreas y su mensura encierra el lago Escondido el cual esta declarado Parque Nacional junto con su rivera y territorios designados a reservas aborígenes, el tema es que para acceder a observar y disfrutar de nuestro patrimonio, o los aborígenes Mapuches residentes para acceder dentro de su territorio, ¿debemos pedirle permiso, me pregunto? ¿Cuanto tiempo pasará hasta que el Sr. Joe Lewis se le ocurra cobrar peaje para transitar por su propiedad hasta acceder a la zona del Parque Nacional? Es importante recordar que ya lo hacemos con parte de nuestro patrimonio y los beneficios son recaudados (y nunca utilizados para mejorar) por empresas privadas, tal es el caso de gran parte de las rutas nacionales y algunas provinciales, las cuales se hicieron con nuestro patrimonio, y ahora pagamos para su mantenimiento a empresas privadas, quienes transitamos nuestras rutas con frecuencia comprobamos con tristeza que ello no ocurre.-

 

Pero el peligro no radica en tener que pagar, el mismo radica en: ¿Que hace el Sr. Joe Lewis dentro de su propiedad?, ¿Que control ejercemos?, ¿Que certeza tenemos que no explota para su beneficio los recursos que forman parte de nuestro patrimonio?, o peor aún ¿No los estará degradando, contaminando o sustrayendo?, las denuncias han sido innumerables y las respuestas huelgan por su ausencia.-

 

He seguido el tema con atención y algo de angustia, es quizás por ello que me lleva a reflexionar sobre si en realidad alcanza con denunciar y poner en evidencia lo trágico de esta situación, me ha invadido en ocasiones un sentimiento quijotesco semejante a una quimera, un sentimiento de impotencia frente a la degradación y desapoderamiento que estamos sufriendo como sociedad.-

 

Es mi intención conectarlos con las fuentes de esta tragedia, con gente que está peleando por lo nuestro y que además tienen plena conciencia del riesgo que estamos corriendo como país, como el Abogado Raúl Prytula, del Bolsón, 135 Km al sur de Bariloche, quien que con un grupo importante de personas y profesionales está llevando adelante una lucha sin descanso y con muy pocos recursos, no solo económicos, sino también en contra de un sistema político preventista y corrupto.-

 

El tema no se encuentra tan lejos, como en el Amazonas, ya está instalado en nuestro país, ya que nuestras reservas de AGUA DULCE son muy codiciadas, la razón es muy sencilla: no han estado expuestas a la devastadora LLUVIA ACIDA, producto del efecto invernadero que se genera con la combustión de motores de automóviles y principalmente la de procesos industriales, flagelo que los países industrializados ya están sufriendo, léase EEUU, Europa, etc....., ya no tienen vida en sus río y lagos, y que con su poderío económico y bélico han salido a buscarla en nuestras latitudes.-

 

Ocupado y atento a este proceso desde San Luis,

 

Gustavo Gialluca, DNI Nº 16.446.699, San Luis, Argentina.-

PD: Si la revista me lo permite sería de mi interés poder desarrollar en sucesivos mails este tema en conjunto con las asociaciones, profesionales y personas que luchan desde el sur de nuestro país colaborando con más información y documentación sobre el tema.-


NOTA DEL DIRECTOR: EN EFECTO, ESTAMOS DISPUESTOS A APOYAR EL RECLAMO DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS POR LA CONSERVACIÓN DE SUS RECURSOS NATURALES. LAS PÁGINAS DE PERSONA RECIBIRÁN CON LOS BRAZOS ABIERTOS ESTAS DENUNCIAS.