RESPONSABILIDAD CIVIL. MALA PRAXIS MEDICA. HISTORIA CLÍNICA. "TACHADURAS". INFLUENCIA EN LA EVOLUCIÓN DEL PACIENTE.

                 AFIRMA LA ACTORA QUE EL JUEZ DEBIO HABERSE REFERIDO A LAS "TACHADURAS" QUE PRESENTA LA HISTORIA CLÍNICA LEVANTADA EN EL SANATORIO, MAS PRESCINDE DE SEÑALAR CONCRETAMENTE CUALES HABRIAN SIDO LAS INSCRIPCIONES ASI SUPRIMIDAS QUE DENOMINA "INCRIMINANTES" Y TAMBIEN LA INFLUENCIA DE ELLAS EN LA SUERTE DEL LITIGIO, DESCUIDO QUE DESCALIFICA SU QUEJA. Y ES QUE, COMO EXPRESA EL PERITO TRAUMATOLOGO DESIGNADO DE OFICIO EN AUTOS, "LO QUE RESULTA SIGNIFICATIVO NO ES EL CUMPLIMIENTO O NO DE DETERMINADAS REGLAS DEL ARTE MÉDICO (EN EL CASO OMISIONES O DESPROLIJIDADES EN LA HISTORIA CLÍNICA) SINO SI ELLO PUDO O NO TENER GRAVITACIÓN EN EL DESENLACE DE SU EVOLUCION" (CONF. ESTA SALA, CAUSA 25.340/95 DEL 6.11.96).

MARIANI DE VIDAL - VOCOS CONESA

LUPO, TERESA ENEIDA C/ INSTITUTO DE SERVICIOS SOCIALES PARA JUBILADOS Y PENSIONADOS S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA N° 7487/92.

10/08/99 .-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 7521

 

 

                 DILIGENCIAS PRELIMINARES. ALEGACIÓN DE MALA PRAXIS. PRUEBA. HISTORIA CLÍNICA. SECUESTRO. PROCEDENCIA. VERDAD JURIDICA OBJETIVA. PRIMACIA.

                 PARA DAR ADECUADA SOLUCIÓN A LA CUESTIÓN PLANTEADA NO ES MENESTER DILUCIDAR LO ATINENTE A LA PROPIEDAD DE LA DOCUMENTACIÓN CUYO SECUESTRO SE PIDE. EN FUNCIÓN DE LOS HECHOS EXPUESTOS Y LOS FUNDAMENTOS VERTIDOS EN EL ESCRITO INICIAL, CORRESPONDE ACCEDER A LO SOLICITADO PUES, EN AQUELLOS CASOS EN QUE SE ALEGA UNA MALA PRAXIS MEDICA, EL SECUESTRO DE LAS HISTORIAS CLÍNICAS, DOCUMENTACIÓN COMPLEMENTARIA Y EVENTUALES ANEXOS, CONSTITUYE UNA MEDIDA PRELIMINAR DE DECISIVA IMPORTANCIA PARA AFIRMAR LA NECESARIA PRIMACIA DE LA VERDAD JURIDICA OBJETIVA, QUE ES EL NORTE DE TODO PROCESO (ESTA SALA, CAUSA 2393/97, DEL 11.11.97). NO ES POSIBLE OBVIAR, EN ESTE SENTIDO, QUE POR MEDIO DE LA DILIGENCIA REQUERIDA SE ASEGURA UN ELEMENTO PROBATORIO DE PRIMER ORDEN, PERMITIENDO QUE EL ACTOR ENDERECE SU PRETENSIÓN CONTRA QUIENES ESTIME RESPONSABLES, AL TIEMPO QUE SE ENERVA TODA POSIBILIDAD DE MODIFICACIÓN O MUTILACIÓN DE TALES DOCUMENTOS (CONF. ESTA SALA, PRECEDENTE CITADO).

MARIANI DE VIDAL - VOCOS CONESA

GAUNA JULIO CESAR Y OTROS C/SANATORIO SAN JOSE Y OTRO S/MEDIDAS PRELIMINARES Y DE PRUEBA ANTICIPADA. CAUSA N° 4084/99.

9/09/99 - CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 7747

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. MALA PRAXIS MEDICA. OPERACIÓN DE GRAVE DISCOPATIA LUMBAR. INFECCIÓN HOSPITALARIA SOBRE LA HERIDA QUIRÚRGICA. FALTA DE LA DEBIDA DILIGENCIA. PRUEBA.

                 ESTA FUERA DE TODA DUDA QUE EL CONTACTO DE LA MATERIA FECAL CON LA HERIDA QUIRÚRGICA ES IDONEO PARA PRODUCIR UNA INFECCIÓN (VER PERICIA MEDICA). DEL ANÁLISIS DE LA PRUEBA (DECLARACIONES TESTIMONIALES DE LOS MÉDICOS, HISTORIA CLÍNICA RESERVADA) SURGE CLARAMENTE UNA RESPUESTA NEGATIVA RELATIVAMENTE A SI SE HABÍAN ADOPTADO TODAS LAS DILIGENCIAS NECESARIAS PARA EVITAR LA INFECCIÓN. ADEMAS, EN LA HISTORIA CLÍNICA FIGURA EL INFORME DE LA SECCIÓN MICROBIOLOGÍA DEL HOSPITAL FERNÁNDEZ SOBRE EL RESULTADO DEL CULTIVO EFECTUADO PARA ENCONTRAR EL ORIGEN DE LA INFECCIÓN Y ESTE INFORME ES TERMINANTE, PUES LOS GÉRMENES ENCONTRADOS SON TÍPICOS DEL INTESTINO GRUESO QUE SUELEN CAUSAR INFECCIONES HOSPITALARIAS. CABE CONCLUIR QUE LA INFECCIÓN FUE PRODUCIDA POR CONTAMINACIÓN DE LA MATERIA FECAL QUE ENTRO EN CONTACTO CON LA HERIDA.

BULYGIN - AMADEO

PEREZ ETCHEGOYEN JUAN PABLO C/ OSECAC Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS. CAUSA N° 54.680/95.

14/10/99 .- CÁMARA CIVCOMFED: Sala 3 - Ficha Nro.: 7827

 

 

                 SEGUROS. DE VIDA COLECTIVO. INCAPACIDAD TOTAL Y PERMANENTE. 70% DE LA T.O. SEGÚN EL PERITO MÉDICO DE OFICIO. 42% SEGÚN EL CMF. ANÁLISIS. JUBILACIÓN POR INVALIDEZ. INFORMES DE LOS FACULTATIVOS.

                 EL PERITO MÉDICO DE OFICIO, TUVO A LA VISTA LA HISTORIA CLÍNICA Y CONTÓ CON EL AUXILIO DE LAS DOCE PLACAS RADIOGRÁFICAS ACOMPAÑADAS, ARRIBANDO A LA CONCLUSIÓN DE QUE LA ACTORA PADECÍA UNA INCAPACIDAD PERMANENTE DEL 70% T.O. COMO RESULTADO DE UN EXAMEN CLÍNICO, SEMIOLÓGICO, RADIOGRÁFICO Y FUNCIONAL DE LA AFECTADA, CON SEMEJANTES DOLENCIAS LA CAPACIDAD RESIDUAL DEL 30% EN UNA MUJER DE MAS DE 50 AÑOS DE EDAD Y DEDICADA A TAREAS FÍSICAS Y NO INTELECTUALES -QUE NO LE PERMITIRÍA SUPERAR EN MODO ALGUNO UN EXAMEN PREOCUPACIONAL- NO ES ÓBICE PARA QUE SU SITUACIÓN SEA ENCUADRADA EN LOS TÉRMINOS DEL ART. 15 DEL CONTRATO DE SEGURO. EMPERO, ANTE LAS IMPUGNACIONES QUE AL DICTAMEN DEL TRAUMATÓLOGO EFECTUÓ LA DEMANDADA EL A QUO JUZGO PRUDENTE ACCEDER A LA PETICIÓN DE QUE SE REQUIRIESE DICTAMEN DEL CUERPO MÉDICO FORENSE, AUNQUE EL INFORME PROVENGA DEL CMF, REFLEJA TAN SOLO LA OPINIÓN DE UN FACULTATIVO EN LOS ASPECTOS QUE VERDADERAMENTE INTERESAN: LA DEL DOCTOR BURGO. Y AUN CUANDO SU DICTAMEN COINCIDE EN GRAN MEDIDA CON EL DEL PERITO DE OFICIO (V.GR.: MINORACIÓN FÍSICA POR LA EXTIRPACIÓN TOTAL DEL BAZO; PIERNA DERECHA EN VARO, CON EDEMA Y CALLO EXUBERANTE; DOLOR Y MARCHA CLAUDICANTE -"MARCHA DE PATO"- COMO CONSECUENCIA DE LA FRACTURA - LUXACIÓN DE LA SÍNFISIS PUBIANA; MINUSVALÍA COMPUTABLE POR LA FRACTURA DE SIETE COSTILLAS), SE DA UNA NOTABLE DISPARIDAD EN LA ESTIMACIÓN PORCENTUAL DE LA INCAPACIDAD QUE AQUEJA A LA ACTORA: PARA EL DOCTOR BOLLA ALCANZA AL 70%; PARA EL DOCTOR BURGO, 42%. LO EXPUESTO PLANTEA UNA SITUACIÓN DE DUDA. SIN EMBARGO, OTRAS CONSTANCIAS PERMITEN PREFERIR LAS CONCLUSIONES DEL EXPERTO DOCTOR BOLLA, CUYA PERITACIÓN -MALGRADO LAS CRITICAS DE LA DEMANDADA, QUIEN NO HIZO USO DE LA FACULTAD DE DESIGNAR UN CONSULTOR TÉCNICO NI RECURRIÓ AL PEDIDO DE EXPLICACIONES QUE PREVÉ EL ART. 473, CÓDIGO PROCESAL- NO SE HALLA DESPROVISTA DE FUNDAMENTACIÓN BASTANTE (ART. 477, CÓDIGO CITADO). EL MENCIONADO PERITO VALORO QUE LA ACCIONANTE PADECÍA CEFALEAS -DOLENCIA QUE FUE OMITIDA POR EL C.M.F.- Y ESE RECONOCIMIENTO ENCUENTRA RESPALDO EN LAS DECLARACIONES TESTIMONIALES. ADEMÁS EL DOCTOR BURGO ASIGNO UNA INCAPACIDAD DEL 10% AL PROBLEMA DE LA PIERNA IZQUIERDA DE LA ACTORA AMERITANDO SU EJE EN VARO, EDEMA Y CALLO EXUBERANTE. MAS EL DOCTOR BOLLA COMPUTO, ASIMISMO, EL ACORTAMIENTO DE 2 CMS. DEL MIEMBRO INFERIOR COMO TAMBIÉN LA ACENTUACIÓN DE LA PUBALGIA AL CAMINAR; EXTREMOS AMBOS QUE INCIDEN EN LA DISCAPACIDAD. DESDE OTRO ANGULO, LA DEMANDANTE FUE APARTADA DE SU TRABAJO POR SU INCAPACIDAD FÍSICA PARA QUE PUDIERA ACOGERSE A LOS BENEFICIOS DE LA JUBILACIÓN (RESOLUCIÓN DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE ESCUELAS) Y EL INSTITUTO DE PREVISIÓN SOCIAL LE CONCEDIÓ LA JUBILACIÓN POR INVALIDEZ. NATURALMENTE, MAYOR FUERZA SUASORIA TIENE -TODAVÍA- EL DICTAMEN DE LA JUNTA MEDICA DE LA D.G.E., QUE SE PRONUNCIO PUNTUALIZANDO QUE LA AFECTADA -EN EL ORDEN CLÍNICO Y ORTOPÉDICO- PRESENTABA UNA INCAPACIDAD PERMANENTE DEL 70%; DICTAMEN ESE QUE, SUSCRIPTO POR TRES MÉDICOS, FUE APROBADO POR LA DIRECCIÓN DE RECONOCIMIENTOS MÉDICOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, CONCLUSIÓN COINCIDENTE CON LA DEL INFORMANTE DEL SINIESTRO, PARA QUIEN LA ACTORA NO PODÍA DESEMPEÑAR SU OCUPACIÓN HABITUAL NI OTRA SUSTITUTIVA, SIENDO SU MINORACIÓN FÍSICA ESTIMADA EN UN 70%. DE LA PRECEDENTE RESEÑA NOTASE QUE EN TANTO EL DOCTOR BURGO, A CUYA OPINIÓN SE ATUVO EL A QUO, "TASO" LA INCAPACIDAD DE LA ACTORA EN UN 42%, EL DOCTOR BOLLA -PERITO DE OFICIO-, LOS INTEGRANTES DE LA JUNTA MEDICA PROVINCIAL, -DOCTORES R., W. Y E.- Y EL FACULTATIVO INFORMANTE DE LA CAJA DOCTOR G. -EXPIDIÉNDOSE EN TRES OPORTUNIDADES DISTINTAS- CONCORDARON EN ATRIBUIR A LAS AFECCIONES UNA PROYECCIÓN INCAPACITANTE DEL ORDEN DEL 70%. EN TALES CIRCUNSTANCIAS, SE IMPONE CONCLUIR -CUANDO MENOS- QUE LA OPINIÓN DE CINCO GALENOS AUTORIZA RAZONABLEMENTE A PONER EN DUDA EL ACIERTO DEL FACULTATIVO DEL C.M.F. Y JUSTIFICA, POR APLICACIÓN DE LA JURISPRUDENCIA APUNTADA EN EL CONSIDERANDO III, ACORDAR A LA ACTORA EL BENEFICIO QUE SOLICITA EN EL SUB EXAMEN.

VOCOS CONESA - MARIANI DE VIDAL -

GROSSO, BEATRIZ ADELMA C/ CAJA NACIONAL DE AHORRO Y SEGURO (CNAS) S/COBRO DE SEGURO. CAUSA N° 3477/94.

28/02/00 - CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 8590

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. DEL ESTABLECIMIENTO HOSPITALARIO. MALA PRAXIS. HISTORIA CLÍNICA. OMISIONES EN SU CONFECCIÓN. PRESUNCIÓN. SEPSIS. BACTERIAS INTRAHOSPITALARIAS. CULPA. IMPUTABILIDAD.

                 LA CLÍNICA LOS CEDROS NO OBSERVO EN LA ESPECIE UNA CONDUCTA ADECUADA A LA CIRCUNSTANCIAS (ARG. ARTS. 512 Y 902, CÓDIGO CIVIL), CONCLUSIÓN AVALADA POR DIVERSOS ELEMENTOS DE LA CAUSA: A) EL HECHO DE QUE NO CONSTA EN LA HISTORIA CLÍNICA EL TRATAMIENTO REALIZADO A LA RODILLA IZQUIERDA. LA OMISIÓN DE DATOS EN LA HISTORIA CLÍNICA NO PUEDE REDUNDAR EN DETRIMENTO DEL PACIENTE DEBIDO A LA SITUACIÓN DE INFERIORIDAD EN QUE SE ENCUENTRA Y, POR EL CONTRARIO, CONSTITUYE UNA PRESUNCIÓN EN CONTRA DEL RESPONSABLE (CONF. CS.; FALLOS 320:2715; SALA III, CAUSA 5329/91 DEL 30.6.98; BARRAZA J., "HISTORIA CLÍNICA", LL 14.3.2000); B) LA IMPOSIBILIDAD DE PODER REALIZAR, A CAUSA DEL YESO COLOCADO, LAS CURACIONES NECESARIAS EN LA HERIDA DE LA RODILLA, LO QUE DESEMBOCO EN UN PROCESO INFECCIOSO DEL QUE DA CUENTA LA HISTORIA CLÍNICA LABRADA EN EL HOSPITAL ITALIANO. A LOS FINES DE EVALUAR LA FALTA DE CONDICIONES DE HIGIENE DE LA ZONA, ADQUIERE PARTICULAR IMPORTANCIA EL HECHO DE QUE EN LOS DÍAS SIGUIENTES AL QUE LE COLOCARAN EL YESO -SIN QUE LA HERIDA DE LA RODILLA HAYA RECIBIDO TRATAMIENTO ALGUNO- EL ACTOR SUFRIÓ UN CUADRO DIARREICO DE CONSIDERACIÓN, QUE HIZO QUE SE EVALUARA LA NECESIDAD DE CAMBIÁRSELO, LO QUE NO SE LLEVO A CABO SINO HASTA LA FECHA DE SU RETIRO DEFINITIVO; C) NO CONSTA EL TRATAMIENTO REALIZADO CON MOTIVO DE LA CANALIZACIÓN DEL BRAZO IZQUIERDO, EN EL CUAL SE DETECTO TAMBIÉN UN PROCESO INFECCIOSO; D) EL PERITO MÉDICO NO SE PRONUNCIO RESPECTO DE LA INFECCIÓN DE LA RODILLA, POR LO QUE ADQUIERE PARTICULAR RELIEVE LO DICTAMINADO POR EL CMF, CABIENDO ADVERTIR QUE NO CONSTAN LOS RESULTADOS OBTENIDOS EN LOS ESTUDIOS DE HEMOCULTIVOS REALIZADOS EN LA CLÍNICA, LOS QUE PUDIERON SER APORTADOS POR ESTA QUE, EMPERO, NO LOS ARRIMO A LA CAUSA; Y E) LA PRESENCIA DE LOS GÉRMENES ESTAFILOCOCOS AUREUS Y ACINEBACTER, QUE SON GÉRMENES INTRAHOSPITALARIOS, CALIDAD QUE NO FUE NEGADA POR NINGUNA DE LAS PARTES. ESTOS GÉRMENES SE ADQUIEREN EN EL ÁMBITO HOSPITALARIO (CONF. WYNGAARDEN-LLOYD H. SMITH, "TRATADO DE MEDICINA INTERNA", VOLUMEN 2, PAG. 1770 Y SIGS., 18A. EDICIÓN), DE MODO QUE, A FIN DE EVITAR SU CONTAGIO, SE IMPONE PROCEDER CON SINGULAR CUIDADO EN EL TRATAMIENTO DE LAS POSIBLES BOCAS DE ENTRADA DE LA INFECCIÓN, LO QUE TORNA APLICABLE LO SOSTENIDO POR NUESTRO ESTIMADO EX-COLEGA DR. QUINTANA TERÁN, AL VOTAR EN PRIMER TERMINO EN LA CAUSA 4565 DEL 10.10.86, EN EL SENTIDO DE QUE LA FALTA DE ASEPSIA PRODUCTORA DE UNA INFECCIÓN ES FACTOR DETERMINANTE DE IMPUTABILIDAD, POR LO TANTO, GENERADORA DE RESPONSABILIDAD A CARGO DEL ESTABLECIMIENTO ASISTENCIAL RESPECTIVO (EN IGUAL ORIENTACIÓN, SALA I, CAUSA 855/95 DEL 28.12.95).

MEZQUIRIZ RODOLFO RUBÉN C/ HOSPITAL ITALIANO DE BUENOS AIRES Y OTROS S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA 4140/91.

23/05/00 - CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 9065

 

 

                 PRESCRIPCIÓN. CURSO. SUSPENSIÓN. INCAPAZ SIN REPRESENTACIÓN LEGAL.            IMPEDIMENTO TEMPORAL DE EJERCITAR LA ACCIÓN. CÓDIGO CIVIL, ART. 3966 Y 3980.

                 NINGUNA DUDA CABE DE QUE LA ACTORA ESTUVO INTERNADA EN MUY GRAVE ESTADO DESDE EL ACCIDENTE HASTA EL 9.8.82, EN QUE FUE DADA DE ALTA, PORQUE SU MAL ERA CRÓNICO E INCURABLE. ESTA ULTIMA CIRCUNSTANCIA, AFIRMADA EN LA PIEZA DE INICIO, NINGUNO DE LOS CODEMANDADOS LA CONTROVIRTIÓ, DE MODO QUE CABE TENERLA POR EXACTA Y ES LO CIERTO QUE HASTA ESE MOMENTO AQUELLA NO ESTUVO EN CONDICIONES DE PROMOVER ACCIÓN ALGUNA -COMO SURGE DE LA SIMPLE LECTURA DE LA CORRESPONDIENTE HISTORIA CLÍNICA-, Y ES POR ESO QUE EL CODEMANDADO PROPONE QUE EL INICIO DEL COMPUTO DE LA PRESCRIPCIÓN SE SITÚE EN LA FECHA DE ALTA REFERIDA (16.8.82), CON LO QUE EL PLAZO BIANUAL CONTEMPLADO POR EL ART. 4037, CÓDIGO CIVIL, HABRÍA VENCIDO EL 18.6.84. MAS PARA ESA FECHA -EN LA QUE APARECERÍA CONSUMADA LA PRESCRIPCIÓN- YA R.C. PRESENTABA SÍNTOMAS DECLARADOS DE DEMENCIA, COMO SURGE DE SUS PROLONGADAS INTERNACIONES EN EL HOSPITAL REGIONAL CÓRDOBA (CONF. CONSTANCIAS DEL EXPEDIENTE SOBRE INSANIA), ESTADO DEL QUE NO SE RECUPERO, SUMIÉNDOLA EN UNA VERDADERA IMPOSIBILIDAD DE HECHO PARA DEMANDAR, SIN QUE AL MOMENTO DE CUMPLIRSE LA PRESCRIPCIÓN SE LE HUBIERA DESIGNADO REPRESENTANTE, CUYO NOMBRAMIENTO ELLA NO ESTABA EN CONDICIONES DE PETICIONAR POR SI MISMA, Y SIN QUE SE LE PUEDA ACHACAR A LA INSANA -A FAVOR DE LA CUAL SE HALLA ESTABLECIDA LA NORMA DEL ART. 3966, SEGUNDA PARTE, CÓDIGO CIVIL-, LA NEGLIGENCIA QUE SE ENDILGA A UNA PERSONA DISTINTA (SU MADRE) EN ORDEN A LA REALIZACIÓN DE LOS TRAMITES ENDEREZADOS A ESE EFECTO. POR CONSIGUIENTE, RESULTA APLICABLE LA DISPENSA QUE -EN FAVOR DE LOS INCAPACES- AUTORIZAN LOS ARTS. 3980 Y 3966, CÓDIGO CIVIL, SIENDO QUE ESTE JUICIO FUE INICIADO ANTES DE QUE EXPIRARAN LOS TRES MESES DE CESADO EL IMPEDIMENTO (O SEA CONTADOS A PARTIR DE LA DESIGNACIÓN DE CURADOR DEFINITIVO).

MARIANI DE VIDAL - VOCOS CONESA

CALDERON ESTIGARRIBIA, ROSARIO C/ ESTADO NACIONAL MINISTERIO DEBIENESTAR SOCIAL LOTERIA NACIONAL Y OTROS S/ ACCIDENTE DE TRABAJO ART.1113 C.C.. CAUSA N° 21.357/95.

29/05/00 - CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 9068

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. CIRUJANO. MALA PRAXIS. ACTO OPERATORIO. OMISIÓN DE SUMINISTRAR ANTIBIOTICOTERAPIA. FALTA DE PRUEBA. HISTORIA CLÍNICA. DICTAMEN DEL CMF.

                 EL ESPECIALISTA EN INFECCIONES -JEFE DE LA UNIDAD DE TERAPIA INTENSIVA DEL SANATORIO SAN LUCAS- DECLARO QUE LAS OPERACIONES DE INTESTINO GRUESO PRESENTAN UN RIESGO DE INFECCIÓN DEL ORDEN DEL 40% AUN CON ANTIBIÓTICOS Y ENEMAS Y QUE ERA DESACONSEJABLE SUMINISTRAR AL PACIENTE ANTIBIÓTICOS (SALVO QUE YA EXISTIERA INFECCIÓN) MAS ALLÁ DE LA ANESTESIA, PORQUE ELLO FAVORECÍA LA APARICIÓN DE CUADROS SÉPTICOS. MAS, EXAMINANDO LA HISTORIA CLÍNICA, CONSTA EN LA HOJA DE MEDICAMENTOS DEL DIA 21.3.90 LA ANOTACIÓN "GENTAMINA", QUE ES LA MARCA COMERCIAL DEL ANTIBIÓTICO DE AMPLIO ESPECTRO DENOMINADO GENTAMICINA, DE MANERA QUE NO HABRÍA INCURRIDO EL CIRUJANO EN LA OMISIÓN DE ESTA MEDIDA PREVENTIVA. AL MARGEN DE ELLO, NO PARECE DESATINADA LA OPINIÓN DEL CUERPO MÉDICO FORENSE ACERCA DE QUE, COMO EN LA PRIMERA CIRUGÍA NO FUE ABIERTO EL INTESTINO (PORQUE NO SE ENCONTRÓ EL PÓLIPO Y SOLO SE REPARO LA PARED ABDOMINAL), PARA ESTOS SUPUESTOS NO EXISTE INDICACIÓN FORMAL DE REALIZAR ANTIBIOTICOTERAPIA PROFILÁCTICA AB INITIO. NO IGNORO, CIERTAMENTE, QUE LA "GENTAMINA" SE PRESENTA TAMBIÉN COMO UN ANTIINFECCIOSO DE APLICACIÓN LOCAL -AUNQUE NORMALMENTE SE UTILIZA EN LAS HERIDAS LA "RIFOCINA"-, PERO LA ANOTACIÓN ALUDIDA CREA CUANDO MENOS LA DUDA SOBRE SI SE DIO LA DOSIS DE ANTIBIÓTICO CONSIDERADA CONVENIENTE POR EL INFECTOLOGO; DUDA QUE NO HA SIDO DESPEJADA POR LAS ACTORAS Y CUYA EXISTENCIA SE VUELVE CONTRA ELLAS (ART. 377, CÓDIGO DE RITO). Y SI A ESTE EXTREMO SE LE ADUNA LO DICHO POR EL CUERPO DE PERITOS, LLEGASE A LA CONCLUSIÓN DE QUE LA MALA PRAXIS VINCULADA CON EL ACTO OPERATORIO DEL 21.3.90 NO ESTA PROBADA. EL C.M.F. DICTAMINO, BASADO EN EL EXAMEN DE LA HISTORIA CLÍNICA, LO SIGUIENTE: "TODOS LOS GESTOS TÁCTICOS Y TÉCNICOS ALLÍ DESCRIPTOS SON LOS UNIVERSALMENTE RECONOCIDOS PARA ESTE TIPO DE CIRUGÍAS. TODA CIRUGÍA TIENE IMPLÍCITO UN RIESGO DE COMPLICACIONES POSTERIORES, DENTRO DE LAS QUE SE MENCIONAN LAS INFECCIONES. ES DECIR, ESTAS SON PREVISIBLES Y NO PREVENIBLES MAS ALLÁ DE LAS MEDIDAS Y CUIDADOS POST-OPERATORIOS REGLADOS, QUE SURGE DE LA H.C. AQUÍ SE HAN TOMADO" Y TAMBIÉN, AL RESPONDER A UNA PREGUNTA FORMULADA POR O.S.P.I.M., QUE "LA TÉCNICA UTILIZADA PUEDE SER CALIFICADA COMO CORRECTA Y APROPIADA".

VOCOS CONESA - MARIANI DE VIDAL

PEPE DE LATORRE, MARIA Y OTROS C/ OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE DIRECCIÓN DE LA INDUSTRIA METALÚRGICA (OSIM) Y OTROS S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA N° 902/93.

30/05/00.-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 9086

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. CIRUJANO. MALA PRAXIS. PRUEBA DE PERITOS. DICTAMEN DEL CMF. MEDIDAS DIAGNOSTICAS Y TERAPÉUTICAS ADOPTADAS. ADECUACIÓN Y OPORTUNIDAD.

                 EN DEFINITIVA, DESDE QUE CABE SUPONER QUE EL ORGANISMO DE LA JUSTICIA NACIONAL TUVO EN CUENTA TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS QUE FIGURAN EN LA HISTORIA CLÍNICA, Y ENTRE ELLAS LA REFERENTE A LO OCURRIDO EL DIA MARTES 27.3.90, NO HALLO RAZÓN BASTANTE PARA PRESCINDIR DE LAS CONCLUSIONES DE SU DICTAMEN ORIGINARIO Y DE SUS COMPLEMENTARIOS, QUE HAN PROPORCIONADO EXPLICACIONES TÉCNICAS QUE LAS REGLAS DE LA SANA CRITICA NO AUTORIZAN A DESCARTAR (ARTS. 386 Y 477, CÓDIGO PROCESAL). ESAS CONCLUSIONES PUEDEN SER SINTETIZADAS DEL SIGUIENTE MODO: 1°) NADA HAY REPROCHABLE EN LA ATENCIÓN DISPENSADA AL SEÑOR LATORRE ANTES DE LA PRIMERA CIRUGÍA (NI ERROR DE DIAGNOSTICO NI DEMORA INJUSTIFICADA); 2°) EN EL ACTO QUIRÚRGICO DEL 21.3.90, "TODOS LOS GESTOS TÁCTICOS Y TÉCNICOS ALLI DESCRIPTOS (EN H.C.) SON LOS UNIVERSALMENTE RECONOCIDOS PARA ESTE TIPO DE CIRUGÍAS", HABIÉNDOSE TOMADO LAS MEDIDAS Y CUIDADOS POST-OPERATORIOS REGLADOS QUE, EN EL ESTADO ACTUAL DE LA CIENCIA MEDICA, NO BASTAN PARA EVITAR LA POSTERIOR APARICIÓN DE COMPLICACIONES, COMO LAS INFECCIONES Y LA FISTULIZACIÓN INTESTINAL; 3°) QUE LAS COMPLICACIONES CONCRETAS QUE SE DIERON, EN EL CASO "ESTÁN PERFECTAMENTE RECONOCIDAS Y DESCRIPTAS EN TODA LA LITERATURA CLÍNICO-QUIRURGICA. SU PREVENCIÓN NO PASA MAS ALLÁ DE LAS MEDIDAS QUE SURGE EN ESTE CASO SE HAN TOMADO" Y, POR TANTO, SEGÚN EL CMF., "SU FRACASO NO PUEDE SER ATRIBUIDO, SEGÚN LO ACREDITADO, A RESPONSABILIDAD DE LOS DEMANDADOS", O TAMBIÉN "EN H.C. NO SURGEN CONSIGNADOS ELEMENTOS QUE AUTORICEN A CONSIDERAR DESTINADAS O FUERA DE LAS REGLAS DE LA CIENCIA MEDICA A LAS MEDIDAS ADOPTADAS", 4°) LOS TRATAMIENTOS CONSIGNADOS EN LA HISTORIA CLÍNICA COMO BRINDADOS EN LA UNIDAD DE TERAPIA INTENSIVA SURGEN COMO CORRECTOS Y ADECUADOS AL CUADRO QUE PRESENTABA EL PACIENTE, COMO TAMBIÉN QUE "EL SEGUIMIENTO POST OPERATORIO HA SIDO CORRECTO"; Y 5°) EN DEFINITIVA, PREGUNTADO POR O.S.P.I.M. SI SE LE PUEDE IMPUTAR ERROR O NEGLIGENCIA AL DOCTOR S., EL C.M.F. CONTESTO: "NO SURGE DE AUTOS NINGÚN ELEMENTO QUE PERMITA AVALAR TAL PRESUPUESTO", FINALIZANDO EL DICTAMEN CON EL TEXTO QUE TRANSCRIBO A CONTINUACIÓN: "DE LO CONSIGNADO EN LA HISTORIA CLÍNICA, SURGE QUE TODAS LAS MEDIDAS DIAGNOSTICAS Y TERAPÉUTICAS ADOPTADAS RESPECTO DEL SR. LATORRE HAN SIDO ADECUADAS Y OPORTUNAS RESPECTO DE LAS COMPLICACIONES QUE IBAN SURGIENDO EN SU EVOLUCIÓN". DICE EL CMF; "LA FÍSTULA NO FUE ESPONTÁNEA SINO POST-OPERATORIA", EXISTIENDO RELACIÓN DE CAUSA A EFECTO ENTRE ELLA Y EL DESENLACE FINAL; PERO BIEN ENTENDIDO QUE LA FÍSTULA ES UNA COMPLICACIÓN PREVISIBLE "ATRIBUIBLE AL "MÉTODO" Y NO NECESARIAMENTE A QUIEN LO EJECUTA. NO SURGE QUE SEA IMPUTABLE AL DEMANDADO".

VOCOS CONESA - MARIANI DE VIDAL

PEPE DE LATORRE, MARIA Y OTROS C/ OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE DIRECCIÓN DE LA INDUSTRIA METALURGICA (OSIM) Y OTROS S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA N° 902/93.

30/05/00.-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 9088

 

 

                 PLAZOS. PROCESALES. SUSPENSIÓN DEL TERMINO PARA CONTESTAR LA DEMANDA. CONSULTA DE HISTORIA CLÍNICA OBRANTE EN INCIDENTE DE DILIGENCIAS PRELIMINARES. DENEGACIÓN. JUECES. DECLARACIÓN. CÓDIGO PROCESAL, ART. 157. ULTIMO PÁRRAFO. DEFENSA EN JUICIO. .

                 EN EL CASO, LA OBRA SOCIAL DEL PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN SE VIO EFECTIVAMENTE PRIVADA DE LA POSIBILIDAD DE CUMPLIMENTAR, DE UNA MANERA PLENA, EL DEBER IMPUESTO POR EL ART. 356, CÓDIGO PROCESAL, PUES, ANTE LA NEGATIVA DEL TITULAR DEL JUZGADO DONDE TRAMITO -CIRCUNSTANCIA QUE, POR CIERTO, NO FUE PUESTA EN TELA DE JUICIO-, NO TUVO ACCESO A LA CAUSA EN LA CUAL OBRARÍA LA HISTORIA CLÍNICA DEL ACTOR CONFECCIONADA POR PROESA SA, QUE FUERA EXPRESAMENTE INVOCADA EN EL ESCRITO DE DEMANDA PARA SUSTENTAR LAS AFIRMACIONES ALLÍ VOLCADAS. EN TALES CONDICIONES, Y PONDERANDO QUE SE DEBE PROCEDER CON AMPLITUD DE CRITERIO EN MATERIA DE PROTECCIÓN DEL DERECHO DE DEFENSA EN JUICIO, QUE TIENE RAIGAMBRE CONSTITUCIONAL, Y LO DISPUESTO POR EL ART. 157, ULTIMO PÁRRAFO, CÓDIGO PROCESAL, CORRESPONDE HACER LUGAR AL RECURSO DE APELACIÓN DEDUCIDO. NO ENERVA LO EXPUESTO LA CIRCUNSTANCIA DE QUE LA OBRA SOCIAL HAYA CONTESTADO DEMANDA, PUES NO EXISTE OBSTÁCULO PARA QUE, UNA VEZ CONSULTADA LA DOCUMENTACIÓN EXISTENTE EN LAS "MEDIDAS PRELIMINARES", AMPLÍE, EN SU CASO, LOS TÉRMINOS DE SU RESPONDE Y EJERCITE, DE ESTE MODO, SU DERECHO DE DEFENSA EN JUICIO EN FORMA ADECUADA, COMO LO DEJO PLANTEADO.

VOCOS CONESA - MARIANI DE VIDAL

BERTOIA JUAN ANTONIO C/ OBRA SOCIAL DEL PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN S/ DAÑOS Y PERJUICIOS. CAUSA N° 7315/99.

15/08/00 -.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 9510

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL: MALA PRAXIS MEDICA. PRUEBA DECISIVA: LA DE PERITOS. CULPA MEDICA. DEFICIENCIAS ÉTICAS. CLÍNICA, OBRA SOCIAL Y ASEGURADORAS RESPONSABLES.

                 LAS PERICIAS MEDICAS CONSTITUYEN LA PRUEBA DECISIVA EN CASOS COMO EL DE AUTOS, Y LAS TRES PERICIAS ACOMPAÑADAS REVELAN DEFICIENCIAS EN LA PRACTICA MEDICA PRESTADA A LA ACTORA. LA PRACTICADA POR EL EXPERTO ES CIERTAMENTE ESCUETA, Y PODRÍA HABER SIDO MEJOR REDACTADA, PERO REVELA VARIOS ASPECTOS DE LOS SUCESOS DE AUTOS. DICE QUE LA HISTORIA CLÍNICA ES INSUFICIENTE, Y ESTA CIRCUNSTANCIA DEBE CONTAR EN CONTRA DE LA INSTITUCIÓN MEDICA, (CFR. CAUSA 1844 DEL 25.8.92, 2361 DEL 6.8.93). TAMBIÉN SEÑALA QUE EL TRATAMIENTO QUIRÚRGICO ADECUADO CONSISTÍA EN EXTIRPAR LA TROMPA AFECTADA, PERO CON CONSERVACIÓN DEL OVARIO DEL MISMO LADO. ASIMISMO REVELA SERIAS DEFICIENCIAS ÉTICAS EN LO RELATIVO A REQUERIR EL CONSENTIMIENTO DE LA PACIENTE PARA ESTE TIPO DE OPERACIÓN. LO QUE SE NECESITABA, DICE EL PERITO, ERA UNA OPERACIÓN DE TIPO CONSERVADOR. LA PERICIA PRACTICADA EN LA CAUSA PENAL, AGREGADA COMO PRUEBA (A LA QUE SE ASIGNA SOLO CARÁCTER CORROBORANTE, TENIENDO EN CUENTA QUE NO FUE CONTROLADA POR LOS DEMANDADOS) INDICA QUE NO HAY RAZÓN ALGUNA QUE FUNDAMENTE LA EXTRACCIÓN DE LAS DOS TROMPAS, ASÍ COMO NO EXISTEN TAMPOCO RAZONES OBJETIVAS Y FUNDADAS PARA REALIZAR LA HISTERECTOMÍA. LA PERITO ES CATEGÓRICA: SE ACTUÓ AQUÍ SIN PERICIA MEDICA, SIN OBSERVARSE LAS NORMAS DEL ARTE DE CURAR. POR SU PARTE LOS FORENSES SEÑALAN QUE SOLO ESTABA ACONSEJADA LA ANEXECTOMIA PARCIAL, LO CUAL NO ES LO QUE RESULTA DE LA DESCRIPCIÓN DE LA PROPIA CLÍNICA. LA ANEXECTOMIA BILATERAL SE JUSTIFICA SOLO ANTE DETERMINADAS PATOLOGÍAS, TALES COMO LAS ONCOLÓGICAS. TAMBIÉN DETALLAN LAS DEFICIENCIAS ÉTICAS ANTE LA AUSENCIA DE REQUERIR EL CONSENTIMIENTO DE LA AQUÍ ACTORA, AUN CONTANDO CON TIEMPO SUFICIENTE COMO PARA EXPLICARLE SUS POSIBILIDADES. Y COINCIDEN EN QUE SE DEBE SER CONSERVADOR EN ESTE TIPO DE CASOS RESPECTO DE LA REGIÓN NO COMPROMETIDA, CON FINALIDADES DE FERTILIDAD FUTURA. SE INFIERE, DE TODO ELLO, QUE NO EXISTIÓ BUENA PRAXIS MEDICA, POR LO CUAL LAS DEMANDADAS DEBEN RESPONDER, ASÍ COMO DEBE HACERLO LA CITADA HASTA EL LIMITE DEL SEGURO. LA CLÍNICA RESPONDE PUESTO QUE NO NEGÓ QUE SU PERSONAL PRACTICARA LAS INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS DE AUTOS Y LA OBRA SOCIAL RESPONDE PUESTO QUE NO NEGÓ SU VINCULACIÓN CON LA CLÍNICA NI QUE ELLA FIGURARA EN SU CARTILLA DE OFERTAS. LA PATAGONIA CIA. ARGENTINA DE SEGUROS SA RESPONDE, A SU VEZ, HASTA EL LIMITE DEL SEGURO, PUESTO QUE LA MALA PRAXIS AQUÍ DETECTADA ABARCA TAMBIÉN LA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA PRACTICADA DURANTE LA VIGENCIA DEL SEGURO, Y LA AUSTRAL, A SU VEZ, TAMBIÉN RESPONDE HASTA EL LIMITE DEL SEGURO, PUESTO QUE -DE ACUERDO A LA PERICIA CONTABLE- ASEGURABA A LA DEMANDADA A LA FECHA DE LA SEGUNDA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA, TAMBIÉN AFECTADA DE MALA PRAXIS.

FARRELL - DE LAS CARRERAS

MALDONADO DE CORIA BLANCA NIEVES C/ CLÍNICA MODELO LOS CEDROS Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS. CAUSA N° 5643/92.

 8/08/00.-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 1 - Ficha Nro.: 9641

 

 

                 PRUEBA. DOCUMENTAL. HISTORIA CLÍNICA. CORRECCIÓN. DICTAMEN CMF. FIRMA DE CONFORMIDAD DEL CONSULTOR TÉCNICO. FALTA DE IMPUGNACIÓN OPORTUNA.

                 LEÍDA LA H.C. NO SE ADVIERTE QUE POSEA IRREGULARIDAD ALGUNA EN CUANTO A SU FORMA O CONTENIDO, PUESTO QUE IMPRESIONA QUE TANTO LA PRIMERA PARTE COMO LA SEGUNDA POSEEN CARACTERÍSTICAS SIMILARES, Y QUE FUE EFECTUADA POR LA MISMA PERSONA, CON LA MISMA LETRA Y TINTA Y EN UN ÚNICO MOMENTO. TANTO EL CMF, COMO EL CONSULTOR TÉCNICO DE LOS ACTORES, SE PRONUNCIARON EN FAVOR DE LA CORRECCIÓN DE LA HISTORIA CLÍNICA Y DICHA CONCLUSIÓN NO FUE IMPUGNADA EN SU MOMENTO POR LOS RECURRENTES.

AMADEO - BULYGIN

SIRACUSA ERNESTO ROSARIO Y OTROS C/ CENTRO MÉDICO EL TALAR Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS. CAUSA N° 3088/93.

31/10/00 CÁMARA CIVCOMFED: Sala 3 - Ficha Nro.: 10005

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. MALA PRAXIS MEDICA. TRATAMIENTO DE POLI QUIMIOTERAPIA. SOBREDOSIS DE CISPLATINO. CONSECUENCIAS. HIPOACUSIA BILATERAL E INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA TERMINAL. CARGA DE LA PRUEBA. OMISIÓN DE ESTUDIOS PREVIOS Y COMPLEMENTARIOS.

                 A LOS ACCIONADOS LES INCUMBÍA DEJAR EN CLARO QUE PRESTARON UNA ADECUADA ATENCIÓN MEDICA, DEBIENDO DEMOSTRAR QUE, EN EL CASO CONCRETO, LAS LESIONES PADECIDAS POR LA ACTORA (HIPOACUSIA BILATERAL PROFUNDA E INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA TERMINAL) HABRÍAN SUCEDIDO DE CUALQUIER MODO, ESTO ES, POR LA TOXICIDAD PROPIA Y EL EFECTO ACUMULATIVO DE LOS MEDICAMENTOS (EXTREMO ESTE QUE NO SURGE DEL INFORME DEL HOSPITAL) Y AUNQUE SE HUBIESEN ADOPTADO LAS PREVISIONES PROPIAS DEL PROTOCOLO DEL TRATAMIENTO UTILIZADO Y REALIZADO LOS CONTROLES DESTINADOS A VERIFICAR EN CONCRETO LA TOXICIDAD. TODO ELLO CON INDEPENDENCIA DE LO OCURRIDO EN EL CASO EN CUANTO A LA PRESCRIPCIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE LA DROGA EN CUESTIÓN EN CANTIDAD MUY SUPERIOR A LA ACONSEJADA (CONF. HISTORIA CLÍNICA, INFORME DEL HOSPITAL Y PERICIAL MEDICA) Y DE LA OMISIÓN DE LOS ESTUDIOS PAUTADOS PARA SU ADMINISTRACIÓN (CONF. PERICIAL MEDICA, DECLARACIONES DEL DR. A. DEL SUMARIO ADMINISTRATIVO Y DICTAMEN DEL CUERPO MÉDICO FORENSE OBRANTE EN LA CAUSA PENAL; VER TAMBIÉN, DECLARACIONES DEL DR. E. SCHVARTZMAN.). LOS EXÁMENES COMPLEMENTARIOS SOBRE LAS DROGAS ADMINISTRADAS, QUE ACONSEJABA EL BUEN ARTE MÉDICO ATENDIENDO A LA SINTOMATOLOGÍA DE LA PACIENTE, PODÍAN ORIENTAR ACERCA DE LA PRESENCIA DE EFECTOS TÓXICOS DE AQUELLAS. POR CONSIGUIENTE, APARTE DEL DEBIDO CONTRALOR EN LA ADMINISTRACIÓN DEL MEDICAMENTO, DE HABER SIDO REALIZADOS ESOS ESTUDIOS PODRÍAN HABERSE TOMADO MEDIDAS ADECUADAS PARA NEUTRALIZAR LAS CONSECUENCIAS ADVERSAS DEL EXCESO DEL CISPLATINO SUMINISTRADO Y AMINORAR, CONSECUENTEMENTE, LOS EFECTOS NOCIVOS DE LA DOSIS RECIBIDA (CONF. PERICIAL MEDICA, INFORME DEL INSTITUTO ANGEL H. ROFFO; DECLARACIONES DE E.SCHVARTZMAN).

AMADEO - BULYGIN

M. E. L. C/ HOSPITAL PEDIATRÍA SAMIC PROF. DR. GARRAHAM Y OTRO S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA N° 3777/93.

28/11/00.-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 3 - Ficha Nro.: 10149

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. MALA PRAXIS MEDICA. PARTO CON FÓRCEPS. LATEROCIDENCIA DE CORDÓN UMBILICAL. DICTAMEN CMF. HISTORIA CLÍNICA. ANOTACIONES OMITIDAS. PRUEBA DE PRESUNCIONES. CARGA PROBATORIA DINÁMICA.

                 EL CUERPO MÉDICO FORENSE ILUSTRA ACERCA DE LAS URGENTES MEDIDAS QUE DEBEN SER OBSERVADAS EN CASO DE PRESENTARSE UNA LATEROCIDENCIA DE CORDÓN, LAS QUE SE IGNORA SI FUERON ADOPTADAS EN LA ESPECIE, ATENTO LA FALTA DE CONSTANCIAS AL RESPECTO EN LA HISTORIA CLÍNICA Y PONDERANDO EL HECHO DE QUE EL OBSTETRA SE HIZO PRESENTE A LAS 6HS., DECIDIENDO Y APLICANDO -ATENTO LA SITUACIÓN- FÓRCEPS PARA EXTRAER AL FETO Y ESTO ES LO QUE SE ASIENTA EN LA HISTORIA CLÍNICA. ES POR ELLO, Y ANTE LA FALTA DE TODA PRUEBA TRAÍDA POR LAS DEMANDADAS, QUE LA OMISIÓN DE ANOTACIONES EN LA HISTORIA CLÍNICA -ANOTACIONES QUE BIEN PUDIERON ASENTARSE INMEDIATAMENTE DE PRODUCIDO EL NACIMIENTO Y SUPERADA LA EMERGENCIA (CONF. DICTAMEN DE LOS MÉDICOS FORENSES)- DEBE VOLVERSE EN CONTRA DE LOS DEMANDADOS, AUTORIZANDO A EXTRAER PRESUNCIONES QUE NO LOS FAVORECEN (ARG. ART. 388, CÓDIGO PROCESAL; CONF. ESTA SALA CAUSA 8073 DEL 30.8.91 Y SUS CITAS, ENTRE MUCHAS OTRAS), PORQUE AUN CUANDO, COMO PRINCIPIO, INCUMBA AL RECLAMANTE ACREDITAR LA NEGLIGENCIA IMPUTADA A LOS PROFESIONALES Y AL ESTABLECIMIENTO ASISTENCIAL, PESA TAMBIÉN SOBRE ESTOS EL DEBER JURÍDICO Y MORAL DE COLABORAR EN EL ESCLARECIMIENTO DE LA VERDAD, PONDERANDO QUE MUCHAS VECES SON ELLOS QUIENES ESTÁN EN MEJORES CONDICIONES DE APORTAR LOS ELEMENTOS ENDEREZADOS A LA CONSECUCIÓN DE ESE FIN (CONF. ESTA SALA CAUSAS: 5131 DEL 2.2.88; 7933 DEL 2.7.91; 7994 DEL 22.5.91; 61 DEL 1°.12.92; 7474/92 DEL 9.11.94; 6602/94 DEL 10.12.94, ETC.; MORELLO, A., "HACIA UNA VISIÓN SOLIDARISTA DE LA CARGA DE LA PRUEBA", ED-132-953; PEYRANO, J., "DOCTRINA DE LAS CARGAS PROBATORIAS DINÁMICAS", LL-1991-B-1034; Y "FUERZA EXPANSIVA DE LA DOCTRINA DE LAS CARGAS PROBATORIAS DINÁMICAS", LL SUPL. DIARIO DEL 22.4.96).

MARIANI DE VIDAL - VOCOS CONESA

BAIRRO ERMINIO Y OTROS C/ OBRA SOCIAL DE MECÁNICOS DEL TRANSPORTE AUTOMOTOR Y OTROS S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA N° 8986/92.

28/12/00.-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 2 - Ficha Nro.: 10517

 

 

                 DILIGENCIAS PRELIMINARES. PRUEBA ANTICIPADA. SECUESTRO DE HISTORIA CLÍNICA. ULTERIOR PROCESO. RESPONSABILIDAD. MALA PRAXIS MEDICA. PROCEDENCIA.

                 ANALIZADOS LOS ARGUMENTOS EXPUESTOS POR LOS RECURRENTES, EL TRIBUNAL CONSIDERA  QUE SE DAN LOS REQUISITOS PARA HACER LUGAR A LA MEDIDA ANTICIPADA TENIENDO EN CUENTA, LA NATURALEZA DE LA ACCIÓN A ENTABLAR, QUE SE BASA EN EL FALLECIMIENTO DE UNA PERSONA COMO CONSECUENCIA DE UNA SUPUESTA MALA ATENCIÓN MEDICA Y, LA IMPOSIBILIDAD O DIFICULTAD DE ACREDITACIÓN POR OTROS MEDIOS PROBATORIOS DE LOS HECHOS CONTENIDOS EN LA HISTORIA CLÍNICA PARA EL CASO DE EVENTUAL DESTRUCCIÓN O ADULTERACIÓN DE ESTA (CONF. SALA II, DEL 11.11.97, IN RE "S. DE C., M.A. C/ OBRA SOCIAL DEL PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN Y OTROS", LL 1998-B, 106). POR TODO ELLO RESULTA RAZONABLE LA PETICIÓN DE AUTOS. POR LO DEMÁS, LA PONDERACIÓN DE LA IMPOSIBILIDAD O DIFICULTAD DE HACERLO DURANTE EL PERIODO PROCESAL CORRESPONDIENTE QUE EXIGE EL ART. 326, CÓDIGO PROCESAL, NO DEBE DESVINCULARSE DE LAS CIRCUNSTANCIAS EN QUE HABRÁ DE DESARROLLARSE UN ULTERIOR PROCESO, DE MANERA QUE LA AMPLITUD DE CRITERIO QUE ACONSEJA EL CASO, PERMITE COMPRENDER SUPUESTOS EN LOS QUE SE INTENTE EVITAR QUE A TRAVÉS DE MANIOBRAS DE DISTINTO TIPO, SE OCULTE, MODIFIQUE, DESTRUYA O CAMBIE EL OBJETO PROBATORIO A ADQUIRIR (CONF. ESTA SALA, CAUSA 10.207/94 DEL 24.8.94; FALCÓN, "CÓDIGO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN, ANOTADO, CONCORDADO Y COMENTADO", T. II, P. 597 Y JURISPRUDENCIA CITADA).

AMADEO - BULYGIN

GARCIA PATRICIA VALERIA VANESA Y OTROS C/ ESTADO NACIONAL ESTADO MAYOR DEL EJERCITO Y OTROS S/ MEDIDAS PRELIMINARES Y DE PRUEBA ANTICIPADA. - CAUSA N° 2327/2001.

26/04/01.-.CÁMARA CIVCOMFED: Sala 3 - Ficha Nro.: 10947

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. MALA PRAXIS MEDICA. CULPA NO PROBADA. PATOLOGÍA CONGÉNITA. NECESIDAD DE TRATAMIENTO EN DOS ETAPAS QUIRÚRGICAS. REGLAS DEL ARTE DE CURAR. CUMPLIMIENTO.

                 LA ACTORA DEBIÓ PROBAR LA IRRESPONSABILIDAD Y NEGLIGENCIA QUE IMPUTA, PARA LO CUAL NO BASTA INDICAR QUE EL OBJETIVO RECIÉN SE LOGRO CON LA SEGUNDA OPERACIÓN SIN QUE ELLO SE DESPRENDA DE LAS CONSTANCIAS Y ELEMENTOS DE LA CAUSA. DE ESTAS SURGE PRECISAMENTE LO CONTRARIO, PUESTO QUE LA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA RESULTO CONVENIENTE, Y SU LIMITACIÓN PRUDENTEMENTE DECIDIDA, Y POR ENDE LOS MÉDICOS ACTUARON CONFORME A LAS REGLAS DEL ARTE DE CURAR, Y A LA PATOLOGÍA DE LA PACIENTE. EN EL INFORME DE LA SOCIEDAD ARGENTINA DE CARDIOLOGÍA SE EVIDENCIA QUE LA ENFERMA PRESENTABA UN "RETORNO VENOSO ANÓMALO A LA VENA CAVA INFERIOR", LA CUAL ES UNA "... PATOLOGÍA CONGÉNITA, EXTREMADAMENTE RARA, DE DIAGNOSTICO OPERATORIO MUY DIFÍCIL E INFRECUENTE, Y DE RESOLUCIÓN QUIRÚRGICA EXTREMADAMENTE DIFICULTOSA ...". DE LA HISTORIA CLÍNICA SE DESPRENDE QUE EL DIAGNOSTICO PREOPERATORIO INCLUÍA UN DRENAJE VENOSO EN LA AURÍCULA DERECHA Y COMUNICACIÓN INTERAURICULAR (CIA), INDICÁNDOSE QUE "... NINGÚN MÉTODO DIAGNOSTICO ES TOTALMENTE CERTERO, MAS EN CASOS QUE NO SE PRESTAN FÁCILMENTE A SU IDENTIFICACIÓN Y NINGÚN PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO PUEDE GARANTIZAR SU CURACIÓN ...", EN LA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA CUESTIONADA NO SE HALLO VISIBLE EL RETORNO VENOSO ANÓMALO DE LA AURÍCULA DERECHA A FIN DE REPARARLO (CFR. HISTORIA CLÍNICA). SUS SÍNTOMAS "... SON CONFUSOS...", POR LO CUAL ES DIFICULTOSO DETERMINAR EXACTAMENTE SU UBICACIÓN PARA SU RESOLUCIÓN QUIRÚRGICA. ASIMISMO, SIENDO LA PATOLOGÍA "... TÉCNICAMENTE DIFÍCIL DE RESOLVER...", SI LA VENA ANÓMALA NO SE ENCUENTRA "... SE DEBE CONCLUIR UN PROCEDIMIENTO CUANDO SE CONSIDERA AGOTADA LA BÚSQUEDA Y MAS AUN EN CIRUGÍA DEL CORAZÓN ABIERTO CON CIRCULACIÓN EXTRACORPÓREA ...", PUESTO QUE "... LA HIPOTERMIA PROFUNDA CON PARO CIRCULATORIO PUEDE ASOCIARSE A SERIAS COMPLICACIONES NEUROLÓGICAS, SI SE PROCEDE INTEMPESTIVAMENTE ...", POR LO CUAL SE RECOMIENDA "... TRATAR ESTA PATOLOGÍA EN DOS ETAPAS QUIRÚRGICAS ..." TAL COMO SUCEDIÓ. POR TODO ELLO DEBE RELEVARSE EL DIAGNOSTICO EXACTO DE UNA PATOLOGÍA ATÍPICA E INFRECUENTE, Y LA INTERRUPCIÓN DE LA CIRUGÍA SIN HABER CURADO LA ANOMALÍA FUE LA DECISIÓN CORRECTA SI SE ENCONTRABA EN RIESGO LA VIDA DE LA PACIENTE, O SE PODRÍAN PRODUCIR LESIONES IRREVERSIBLES; CUANDO, ADEMÁS, COADYUVO A QUE SE PUDIERA DETECTAR LA UBICACIÓN DEL RETORNO ANÓMALO MEDIANTE NUEVOS ESTUDIOS.

DE LAS CARRERAS - FARRELL

CASTELLO CLAUDIA ALEJANDRA C/ OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE EMPLEADOS TELEFÓNICOS Y OTROS S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. CAUSA N° 2238/1997.

17/04/01.-. CÁMARA CIVCOMFED: Sala 1 - Ficha Nro.: 11077

 

 

                 COSTAS. ACCIÓN DE AMPARO. OBRAS SOCIALES. MEDICAMENTO PARA EL TRATAMIENTO DEL HIV. FALTA DE ENTREGA. ACTOR FORZADO A LITIGAR PARA OBTENER SU PROVISIÓN. IMPOSICIÓN A LA ACCIONADA.

                 DE LA CARTA DOCUMENTO AGREGADA, CUYO CONTENIDO NO FUE DESCONOCIDO POR LA RECURRENTE, SURGE QUE EL MEDICAMENTO RECLAMADO POR EL ACCIONANTE PARA SU TRATAMIENTO DE HIV/SIDA, SE ENCONTRABA APROBADO POR EL EXPEDIENTE N°... DEL 21.12.98, PESE A LO CUAL NO LE HABÍA SIDO AUN ENTREGADO, CIRCUNSTANCIA TAMBIÉN ACREDITADA CON LAS CONSTANCIAS DEL RESUMEN DE LA HISTORIA CLÍNICA DEL ACTOR, EFECTUADO EL 25.10.99 POR LA DIVISIÓN INFECTOLOGIA, DEL DPTO. DE MEDICINA, DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS, ACOMPAÑADO -QUE TAMPOCO FUE CUESTIONADO POR LA ACCIONADA-, EN DONDE SE DA CUENTA DE QUE SI BIEN SE SOLICITO AL PAMI LA PROVISIÓN DE CIDOFOVIR, AUN NO SE CONTABA CON EL. ASIMISMO, DE LAS CONSTANCIAS AGREGADAS POR LA ACCIONADA, CORRESPONDIENTES AL 19.11.99, RESULTA LA DEMORA EN LA ENTREGA DEL MEDICAMENTO RECLAMADO. LA ACCIONADA RECIÉN CUMPLIÓ CON LA PROVISIÓN DEL MEDICAMENTO EL 29.11.99, LUEGO DE QUE SE DICTARA LA RESOLUCIÓN DEL 25.11.99 QUE HIZO LUGAR A LA MEDIDA CAUTELAR SOLICITADA Y ORDENO A LA ACCIONADA PONER A DISPOSICIÓN DEL ACTOR, EN EL TERMINO DE 48HS, LOS MEDICAMENTOS RECLAMADOS. LA PROPIA RECURRENTE MANIFESTÓ HABER CUMPLIDO CON LA ENTREGA DE LOS MEDICAMENTOS RECLAMADOS, SOLICITANDO QUE SE TUVIERA POR CUMPLIDA LA MEDIDA CAUTELAR ORDENADA. EN ESAS CONDICIONES, NO SE ENTIENDE COMO LA ACCIONADA PUEDE SOSTENER QUE LA PROMOCIÓN DE ESTA ACCIÓN FUE INNECESARIA, CUANDO ELLA MISMA ADMITIÓ CON SU PRESENTACIÓN HABER ENTREGADO EL MEDICAMENTO EN CUESTIÓN CON MOTIVO DE LA MEDIDA CAUTELAR DECRETADA EN EL MARCO DEL PROCESO PROMOVIDO.

FARRELL - DE LAS CARRERAS

O. G. L. G. C/ INSTITUTO NACIONAL DE SERVICIOS SOCIALES PARA JUBILADOS Y

PENSIONADOS S/ AMPARO. CAUSA N° 7982/99.

19/04/01 CÁMARA CIVCOMFED: Sala 1 - Ficha Nro.: 11095

 

 

                 MEDIDAS CAUTELARES. OBRAS SOCIALES. AFILIADO ADHERENTE. MANTENIMIENTO O RESTITUCIÓN DE ESA CALIDAD. PRESTACIÓN DE SERVICIOS ASISTENCIALES. CONTROLES PERIÓDICOS. LINFOMA HODGKIN REMITIDO. PELIGRO EN LA DEMORA.

                 ES CIERTO QUE EN LA HISTORIA CLÍNICA CORRESPONDIENTE AL SANATORIO QUILMES -QUE INVOCA LA RECURRENTE EN APOYO DE SU POSTURA- SE ASENTÓ, CON FECHA 10.6.99, QUE LA PACIENTE SE ENCONTRABA LIBRE DE ENFERMEDAD, MAS TAMBIÉN SE ADVIERTE QUE, A PARTIR DE SEPTIEMBRE DE ESE AÑO, SE VIENEN REALIZANDO A LA ACCIONANTE CONTROLES PERIÓDICOS, EN TANTO QUE EL 24.5.2001 SE INDICARON CONTROLES CADA 3 MESES POR DOS AÑOS, CADA 6 MESES DEL TERCER AL QUINTO AÑO Y CADA 12 MESES A PARTIR DEL QUINTO AÑO. LAS CONSTANCIAS DE LA HISTORIA CLÍNICA NO SOLO NO FUERON EXPRESAMENTE CUESTIONADAS POR LA ACCIONADA, SINO QUE HAN SIDO, EN PARTE, INVOCADAS PARA FUNDAR SUS AGRAVIOS, POR LO QUE CONSTITUYEN UN ELEMENTO PROBATORIO SUFICIENTE, EN ESTE ESTADO LIMINAR, DEL PELIGRO EN LA DEMORA INVOCADO. POR LO DEMÁS, TAL CIRCUNSTANCIA FUE ESPECIALMENTE INDICADA POR LA ACCIONANTE EN LA PRESENTACIÓN DEL 4.4.2001, EN LA QUE SE SEÑALO LA NECESIDAD DE REALIZAR ESTUDIOS DE EVALUACIÓN Y CONTENIDO DE LA ENFERMEDAD, PESE A LO CUAL LA OBRA SOCIAL REITERO LA DENEGATORIA DE LA SOLICITUD PARA QUE INGRESARA COMO ADHERENTE. DE ESE MODO, LA REFERIDA DENEGATORIA, CUYA LEGITIMIDAD HA SIDO CUESTIONADA POR LA ACCIONANTE, LLEVARÍA A LA INTERRUPCIÓN DEL TRATAMIENTO QUE VIENE REALIZANDO DESDE HACE AÑOS -DIRIGIDO AHORA A CONTROLAR LA ENFERMEDAD QUE LA AFECTO-, LO CUAL ES SUFICIENTE PARA TENER POR ACREDITADO EL PELIGRO EN LA DEMORA, HABIDA CUENTA DE LAS CONSECUENCIAS QUE SE PUDIERAN DERIVAR PARA SU SALUD.

DE LAS CARRERAS - FARRELL

C. C. F. C/ OBRA SOCIAL DE LA UNIÓN DEL PERSONAL CIVIL DE LA NACIÓN S/ INCIDENTE DE APELACIÓN MEDIDA CAUTELAR. CAUSA N° 5023/01.

21/06/01 - CÁMARA CIVCOMFED: Sala 1 - Ficha Nro.: 11642

 

 

                 MEDIDAS CAUTELARES. Obras  Sociales.  Pacientes  derivados  del  interior  del  país. Cobertura  de  prestaciones  médico-asistenciales,  alojamiento y alimentación.

                 La   recurrente  nada  ha  expresado  con  relación  a  la  carta documento  que  le  habría enviado el esposo de la accionante, en la  que  se  hace  referencia  a  la  autorización y cobertura de gastos  vinculados  a  una  intervención quirúrgica que se habría realizado  el  26  de  junio  pasado,  y  a  la suspensión de las prestaciones  sociales  durante  el  mes  de mayo de este año, lo cual,  en este estado del expediente, impone adoptar una decisión de  carácter  precautorio que permita a la accionante gozar de la asistencia  que  su  enfermedad  requiere, que habría recibido el reconocimiento  del  Instituto  accionado  desde  que  emitió  la mencionada  Disposición  n° 1267 y, con anterioridad, a través de la  que  se  registró  con  el  n°  0484,  aunque referida a otra institución.  Ello  no  implicará  que  el  requerimiento  de tal asistencia    quede   exento   de   cumplimentar   los   trámites concernientes  a  él,  acompañando  la  historia  clínica  de  la paciente  y  su  debida  identificación  cuando  se  trate  de la solicitud  de  medicamentos.  A fin de no exceder los límites que el  sistema  previsto  en  las  Resoluciones  029/85 y 621/95 del INSSJP  contempla  para  los casos de pacientes derivados, con el riesgo  de desnaturalizarlo, la actora deberá acompañar -en forma mensual-  un certificado médico expedido por el Hospital Italiano en  el  que se informe si se encuentra en condiciones de regresar a  su  provincia  de  origen  a fin de continuar su tratamiento o control   posterior.   La  omisión  en  satisfacer  este  recaudo implicará la caducidad de la medida que se ha dispuesto.

Dr. Francisco de las Carreras - Dr. Martin D. Farrell.

5.946/2001.  Roldan  Francisca  Isabel  y otro c/ Instituto Nac. de Serv. Soc. para Jubilados y Pensionados s/ medidas cautelares.

27/09/01 CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL. Sala 1.

 

 

                 PROHIBICIÓN DE INNOVAR. Medicina  prepaga.  Pretensión  de  convertir  en domiciliaria la internación de afiliada con sustento en criterio médico.

                 En  la  resolución  apelada,  sobre  la  base  del  resumen de la historia  clínica, se hizo especial mérito del estado de salud de la  actora,  internada  en  el  Centro Médico de Rehabilitación y Recuperación.  Frente  a  esas circunstancias, la recurrente sólo realiza  afirmaciones  apoyándose  en la transcripción parcial de un  informe  médico, que se encontraría en la historia clínica de la  paciente  -que no acompaña ni ofrece como prueba-, en el que, según  dice, se indica que "la paciente podría ser pasible de una internación  domiciliaria".  En esas condiciones, la demandada no ha  suministrado  a  este  Tribunal  elementos  que corroboren la conveniencia  de modificar el tratamiento que viene recibiendo la actora  en  la  institución  que  la atiende, por una internación domiciliaria.

Dr. Franciso de las Carreras - Dr. Martín D. Farrell.

8.545/01.  Repetto  Silvia  Elena  c/  Provincia  Servicios de Salud S.A. s/ cumplimiento de contrato.

6/11/01 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 1.

 

 

                 DAÑO MORAL. Estudiante  universitaria.  Expulsión. Una materia pendiente para graduarse.  Juicio  incoado  para  obtener el levantamiento de la sanción. Resarcimiento. Historia clínica -

                 La  Resolución  de  la  Universidad  que expulsó a la actora y le vedó  -por  un  lapso  considerable-  la posibilidad de rendir la última  materia  de su carrera y obtener el título terciario, así como  también la circunstancia de haberse tenido que someter a un largo  proceso  judicial -de resultado incierto- a fin de obtener el  levantamiento  de  la  sanción,  que  a  la postre se declaró arbitrariamente   impuesta,  sin  dejar  de  valorar  también  la denuncia  penal  formulada  por  la Universidad y las actuaciones judiciales   que   le   siguieron,  parece  indudable  que  tales circunstancias  -independientemente  de  sus problemas de pareja, que  se  extendieron  durante  el  año  1982,  según  la historia clínica,  le  habrán producido a la actora zozobras e inquietudes lesivas  de  su  tranquilidad  espiritual  (y  esto aún cuando se prescindiera  del  dictamen  pericial),  porque  lesiones  de esa naturaleza  derivan  de  la  propia  conducta  antijurídica de la demandada.  Y tales molestias le deben ser resarcidas a título de daño moral.

Dra. Marina Mariani de Vidal - Dr. Martín D. Farrell.

349/99.  Kovacks  Margarita  Cristina  c/  Universidad  de Buenos Aires s/ cobro de pesos.

18/09/01 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala   Praxis.   Operación   de  hernia  de  disco:  relación  de causalidad  respecto  de  la  ceguera  de un ojo. Dictamen Cuerpo Médico Forense.

                 El   C.M.F. entendió  que  mediaba  relación  causal  entre  la intervención  quirúrgica  que  por  padecer  una  hernia de disco lumbar  le  fuera  practicada  a  la  actora en el Instituto y la ceguera  total  e  irreversible  del  ojo  izquierdo  que  hoy la afecta.  En  el  dictamen,  el  C.M.F.  pone de manifiesto que es "altamente  probable  que  durante  el  acto  operatorio  el  ojo izquierdo   haya   sufrido   inadvertidamente   algún   tipo   de compresión"  y que "de las constancias médicas de autos surge que la  posición  en la que se encontraba la paciente durante el acto quirúrgico   es  la  causa  más  probable  de  la  lesión  ocular irreversible   sufrida   por   la   actora.   Dicha   posición  y fundamentalmente   la   cabeza   es  de  resorte  y  cuidado  del anestesiólogo".  En  otros  términos,  que  nada  se asentó en la historia  clínica  y  parte  anestésico  porque el anestesista no habría  advertido  la  posición  inadecuada  de  la  cabeza de la paciente;   esta   inadvertencia,   desde   luego,  no  exime  de responsabilidad a la demandada, sino al contrario.

Dra. Marina Mariani de Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa.

7.202/93.  Flores,  Rebeca  c/  Instituto de Servicios Sociales Bancarios s/ responsabilidad Médica.

27/11/01 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala   praxis   médica.  Obras  Sociales.  Obligación  tácita  de seguridad.

                 La  obligación  de  prestar asistencia médica lleva implícita una obligación  tácita  de seguridad de carácter general y accesorios en  ciertos  contratos  que  requieren  la  preservación  de  las personas   de  los  contratantes  contra  los  daños  que  pueden originar  en  la  ejecución  del  contrato (Bustamante Alsina, J. "Responsabilidad  civil  de  los  médicos  en  el ejercicio de su profesión",  LL.,  1976-C-63),  (cfr.  Sala  I,  causa  1178  del19.2.91;  Sala III, causas 7609 del 30.8.91). En consecuencia, no basta  que el ente asistencial aproxime al paciente profesionales habilitados  para  el  ejercicio  de  la  medicina, sino que debe asegurarle  una  prestación médica diligente e idónea, de acuerdo a  las  circunstancias particulares, lo menos reprochable posible (cfr.  esta Sala, in re: "Valentino Héctor c/ Gob. Nacional", del 4.9.91).  Por  ello,  no  siempre es necesario acreditar la culpa del  profesional  actuante  para  que  nazca  la  responsabilidad sanatorial  de  responder  por  los  daños al paciente, pues, los mismos  pueden  provenir  no  de  la  conducta del galeno sino de deficiencias    administrativas    o    de    organización    del establecimiento   asistencial  (cfr.  Sala  II,  causa  5080  del 12.6.87)  e incluso, de la omisión de llevar en regla la historia clínica  o  el parte anestésico. Las falencias en la organización del   servicio  médico  vulneran  el  deber  de  asegurar  a  los pacientes  un  correcto,  adecuado y eficaz tratamiento (cfr. Ley 17.132  y  decreto regl. 6216/67) lo  que compromete -en el caso- la  responsabilidad  del  Instituto de Servicios Sociales para el Personal  Ferroviario, en los términos de los artículos 512, 626, 630, 902 y 1113, y conc., Código Civil.

Dr. Martín D. Farrell - Dr. Francisco de las Carreras.

1.121/93.  Díaz  Juan  Enrique  y  otros  c/ Hospital Ferroviario y otros s/ responsabilidad médica.

20/12/01 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 3.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala  praxis  médica.  Parto.  Distocia  de  hombros.  Obstetra. Exención.   Historia   clínica.  Omisiones  que  no  responden  a ocultamiento.

                 Cabe mencionar  diversos antecedentes jurisprudenciales en casos similares  -distocia  de  hombros,  con  parálisis braxial- (cfr. esta  Sala,  causa  n°  13.021/94  del  20.7.01; Sala I, causa n° 21.481/95  del  31.8.95)  en  los  que  se resolvió que no existe responsabilidad  del  profesional que asiste el parto, puesto que las  maniobras  de  tracción efectuadas para extraer al feto eran necesarias  para  salvar  su  vida. En el caso, si bien es cierto que    tales    maniobras    pudieron   provocar   las   secuelas incapacitantes  de la niña, no se observa negligencia o impericia de  parte  de la obstetra que haga configurar un supuesto de mala praxis.  Es  decir, si bien en la historia clínica se han omitido precisar  cuáles  fueron las maniobras realizadas por el obstetra en  el acto del parto, disiento con lo señalado por el juez a quo en  cuanto  a que tales omisiones indicarían -presuntivamente- la existencia   de   mala   praxis,  pues  -hipotéticamente-  aunque figuraran  tales maniobras, tampoco se habría evitado el daño que sufrió   la  niña.  En  consecuencia,  no  impresiona  que  tales omisiones  en la historia clínica respondieran a una intención de ocultamiento.

Dr. Martín D. Farrell - Dr. Francisco de las Carreras.

1.121/93. Díaz  Juan  Enrique  y  otros  c/ Hospital Ferroviario y otros s/ responsabilidad médica.

20/12/01 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 3.

 

 

                 DAÑO MORAL. Inclusión  del  psicológico en su proyección espiritual. Práctica de  anexohisterectomía  no  autorizada.  Paciente  de  38 años de edad.  Adelantamiento  del  climaterio.  Efectos.  Deserción  del recurso.

                 "Las  circunstancias  en  que  acontecieron los hechos materia del litigio"  son  que  la  actora,  que  entendió  someterse  a  una histerectomía, se encontró con que le   habían   sido innecesariamente  extirpados  sus  ovarios y que había entrado en la  menopausia  a  los  38  años de edad como consecuencia de esa innecesaria  intervención,  respecto  de  la  cual  no había sido informada  y  para  la  que no se le había requerido autorización (según  conclusión  del a quo que no se cuestiona); es de suponer la  mortificación espiritual que de ello se le habrá derivado; b) que  con  motivo  de  esa operación también debió ser sometida la actora  al  tratamiento  sobre el que ilustra la historia clínica glosada  a  la  causa:  "afrontado"  por  la víctima quiere decir justamente   eso   (no  que  debió  sufragar  su  costo),  siendo presumible  que  ello le habrá generado inmerecidos padecimientos espirituales;  y c) que las cualidades personales mentadas por el Juez  son  las  que él especialmente contempló en el Considerando 7°  de  su  sentencia.  En  las  condiciones apuntadas, las -aquí también  dogmáticas-  afirmaciones  que  intenta  la  quejosa  no pueden ser atendidas.

Dra. Marina Mariani de Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa.

4.510/97.  Rhode  Adelia  c/ Obra Social del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (OSMATA) s/ Daños y Perjuicios.

26/12/01- Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala  praxis  médica.  Onus  probandi.  Intervención  quirúrgica. Esplenectomía.  Principios y técnicas adecuadas. Peritaje médico. Dictamen del Cuerpo Médico Forense. Rechazo de la demanda.

                 En  los  casos  de responsabilidad médica resultan aplicables los principios  comunes de la culpa subjetiva (art. 902 y 512, Código Civil),  por  ende,  resulta evidente que la actividad probatoria recae  sobre  aquél  que  alegue  haber padecido el perjuicio. El actor  damnificado  no ha aportado elemento probatorio alguno que haga  tan  siquiera presumir la existencia de culpa o negligencia por  parte  de los profesionales  médicos  que  lo  intervinieron quirúrgicamente.  Sólo  realiza vanos y extemporáneos intentos de paliar  ante la Alzada un pronunciamiento adverso, señalando -una vez  más-  como  se  debería  haber  actuado, y diagnosticado, en forma  totalmente  teórica  y  carente de sustento científico. Su planteo   consiste   en  reiterar  la  circunstancia  de  que  la extirpación   de   órganos  esenciales  podría  haberse  evitado, haciendo  caso omiso a los resultados de las pericias practicadas en  autos,  y  a  las  constancias  de la historia clínica de las cuales  se puede concluir en que la operación que se practicó así como   también  los  cuidados  pre  y  post  operatorios,  fueron realizados  conforme  los principios y técnicas adecuadas. En tal sentido,  la  pericia  del  Cuerpo  Médico  Forense  refiere que: "...todas  las  medidas diagnósticas y terapéuticas adoptadas por los dependientes de la accionada, fueron correctas y adecuadas al caso.  Puntualmente,  en  las condiciones en que se encontraba el actor  y  dados  sus  antecedentes  previos,  estaba  formalmente indicado  realizarle  una gastrectomía total". En el Punto V), c) "no  surge  acreditado en autos que la esplenectomía realizada al actor  haya  sido  producto  de  una  inadecuada  práctica médico quirúrgica".

Dr. Francisco de las Carreras - Dr. Eduardo Vocos Conesa.

6.753/94. Lopez  Jorge Raúl c/ Instituto de Servicios Sociales Bancarios s/ responsabilidad médica.

13/11/01 -Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 3.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. De  la  Obra  Social y de la clínica. Paciente de obstetricia con problemas  oculares.  Ausencia  de  interconsulta  oftalmológica. Informe  del  Cuerpo  Médico  Forense.  Celulitis  orbitaria  que desencadena  la pérdida de visión en un ojo. Pérdida de la chance de obtener un diagnóstico precoz.

                 Frente a las contundentes conclusiones, del informe del Cuerpo Médico Forense,   de  las  que   fuera  corrido  el  pertinente traslado,  la  Obra  Social  guardó  silencio.  De  tal  modo, la crítica  que se vierte en el memorial sólo configura un expresión axiomática  y  voluntarista  de  la  apelante, que se sustenta en meras  conjeturas  que  no  se  apoyan -ni se intenta hacerlo- en concretas  constancias  de  la  causa.  Es  más,  en  la historia clínica  de  la Clínica Santa Agueda se consigna, los días 7 y 8. 7.87,  que  la  actora  se  encontraba  en  condiciones  de "alta obstétrica",    pero   se   le   indica   control   oftalmológico ambulatorio;  y  en  la absolución de posiciones de Clínica Santa Agueda  se admite también que la afección ocular fue detectada el 7.7.87,  permaneciendo  la  paciente  siete  horas  en la clínica hasta  que  se  produjo  el  alta.  Frente  a  estos  hechos cabe preguntarse  por qué no se realizó un control especializado antes de  la  externación  de  la paciente, dado que ya se había tomado nota  de  los  inconvenientes que padecía en su ojo y se le había suministrado  crema  y  gotas oftalmológicas. A partir del 5.7.87 la  actora  exteriorizó  problemas  en  su ojo derecho (acerca de ello  no  media  queja alguna), los que perduraban al ser dada de alta  en  la  Clínica Santa Agueda el 8.7.87 y cuando concurrió a la  Clínica  San  Jorge,  el  9.7.87.  Y  al  no  recurrirse a la consulta  con  un  médico  especializado  (oftalmólogo)  en  esos nosocomios  (la  señora  M.  sólo  fue  derivada  a  un instituto especializado  -el  Lagleyze-  luego  que consultó un oftalmólogo particular  el  10.7.87,ante  la  persistencia  y gravedad de los síntomas),  se  privó  a  la  actora  de  la chance de obtener un diagnóstico  precoz  de  la enfermedad y, consecuentemente, de la posibilidad de recibir un adecuado tratamiento para conjurarla.

Dra. Marina Mariani de Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa.

10.697/2000.  Sotomayor  de  Martínez  Nelci Catalina c/ Obra Social de Smata y otros s/ daños y perjuicios.

26/02/02 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala   praxis.   Culpa   del  médico  obstetra.  Parto.  Atención deficiente.   Sufrimiento   fetal   intenso   y   prolongado  por aspiración   de   líquido   amniótico  meconial.  Hipoxia  fetal. Dictamen  del  Cuerpo  Médico  Forense.  Peritajes de los médicos neonatólogo y neurólogo. Constancias de la Historia clínica.

                 Como  lo  dictaminara  el  CMF.  -en  lo que son coincidentes los peritos   neonatólogo  y  neurólogo-,  las  pérdidas  de  líquido amniótico  meconial  durante  varias horas (14), debieron alertar al  médico  obstetra  acerca de la presencia de sufrimiento fetal agudo  prolongado,  por falta de oxigenación del feto debido a la aspiración  de  meconio. Y tales circunstancias debieron llevarlo a   interrumpir   el   proceso,  cualesquiera  fueran  las  horas transcurridas  desde  el  comienzo  del trabajo de parto, pues en este  caso  el  sufrimiento  fetal  desde  el  inicio  no admitía dilaciones  -así  lo  demostraron  las  condiciones  de  la  bebé asentadas  en  la historia clínica-. Esperar hasta que se produjo el  parto  natural  configuró  una conducta del galeno pasible de ser  encuadrada  en  el  art. 512, Código Civil, en función de lo dispuesto  en  su art. 902, porque como se expresa en el dictamen del  CMF.  -que anota que "durante el trabajo de parto se observa que  las  contracciones  uterinas   son  irregulares, así como la frecuencia  cardíaca fetal"-, a las 5.30 hs., "con una dilatación del   cuello  uterino  estacionario,  aumento  de  tono  uterino, latidos  fetales  126 por minuto y líquido amniótico meconial, la decisión  de  terminar el parto mediante operación cesárea era la indicada desde el punto de vista obstétrico.

Dra.  Marina  Mariani  de  Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa - Dr. Ricardo Gustavo Recondo.

7.819/91.  PAIVA  ABALO  DE ROTUNNO, MARIA DEL CARMEN  Y OTRO C/ OBRA SOCIAL DEL   PERSONAL   DE   LA   ACTIVIDAD   GASTRONÓMICA  Y  OTROS  S/ RESPONSABILIDAD MÉDICA.

 8/08/02 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 MEDIDAS CAUTELARES. Obras   Sociales.   Juicio  Sumarísimo.  Tercera  recaída  de  la enfermedad.    Única    posibilidad   de   prolongar   la   vida: movilización,  criopreservación  y  trasplante  antólogo  de STEM CELL   periféricas.   Derecho   a  la  vida  y  a  la  integridad psico-física.

                 Las  circunstancias  excepcionales  que  especifican  la presente causa    exigen    una    solución    particular,   que   asegure fundamentalmente  la  valiosidad del resultado de la intervención judicial  priorizando  -por  sobre intereses de orden patrimonial colectivos-  derechos  de  mayor  rango, como son el derecho a la vida  y  a  la  preservación  de  la  integridad psíquico-física, protegidos  por  los  artículos  42,  Constitución Nacional y 12, Pacto   Internacional   de   Derechos   Económicos,   Sociales  y Culturales,  ONU  (ley  23313; art. 75, inc. 22, Carta Magna). De la  historia  clínica resulta, de modo indudable el peligro real, actual  y  concreto  en  que  se  halla  la  vida  del actor como consecuencia  de la enfermedad que lo ataca y la necesidad de que se  le  proporcione, sin dilaciones, el tratamiento indicado como el   único   medio   terapéutico  existente  para  "prolongar  la sobrevida".  Toda  vez que el vasto conjunto normativo que regula los  deberes  de  los  entes  sociales  -de diferente naturaleza- respecto  de  la  tutela  del derecho a la vida y a la asistencia médica  comporta  un  complejo   problema  jurídico  que  no cabe dilucidar   en   el   estrecho  marco  del  proceso  cautelar,  y considerando  que  no es dable descartar ab initio la posibilidad de  la  Mutual de obtener el reintegro de lo que desembolsare por causa   de  esta  cautelar,  el  Tribunal  estima  razonable  dar prevalencia  al derecho alegado por el demandante, confirmando la cautelar  decretada  por  el  a quo. Esta solución pondera, entre otros  extremos,  que  de  asistir  razón  jurídica  al actor una decisión    actualmente   contraria   podría  tornar  estéril  el presente  proceso  dejando  sin protección alguna los derechos de mayor rango normativo.

Dra.  Marina  Mariani  de  Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa - Dr. Ricardo Gustavo Recondo.

3.912/02.  CHAMORRO,  CARLOS C/ SOCIEDAD ARGENTINA DE AUTORES Y COMPOSITORES DE MÚSICA S/ INCIDENTE ART. 250 CPCC.

20/08/02 - Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala   Praxis   médica.  Endometritis  puerperal  que  motivó  la histerectomía.   Relación   de   causalidad.   Historia  clínica. Irregularidades.

                 La   imputación   objetiva  -previa  a  la  consideración  de  la subjetiva  (Orgaz, A., El Daño Resarcible, Marcos Lerner, Editora Córdoba,  1992,  pág.32)-  fue  objeto  de  estudio por parte del perito.  En  efecto, el experto expresó que antes de la operación cesárea   la   actora  presentaba  dos  factores  de  riesgo:  a) antecedentes  previos  de  una  colpitis  difusa  de  la  que  se desconoce  el  germen causal y b) la ruptura de membranas; además expuso  que  la ruptura de membranas ovulares permitió el ascenso de  gérmenes al útero y que "Las infecciones que pueden complicar  el  puerperio  son  habitualmente  nosocomiales.  Aún  cuando los agentes  causantes  son  en  su  mayoría  componentes de la misma flora  de  la paciente, las razones que generaron la complicación infecciosa  están  en  relación  a  la  misma internación y a las intrumentaciones  que se hayan practicado. A menos que el líquido amniótico  al  ingreso de la "paciente en trabajo de parto"... la EP  (endometritis puerperal) debe ser consideraba una infección nosocomial".  Es  decir  que,  conforme  con  el "curso natural y ordinario  de  las cosas" (art. 901, Código Civil) era previsible que  una  persona  en  las condiciones de la demandante padeciera una  infección  como la que motivó la extracción quirúrgica de su útero;  en  consecuencia cabe tener por acreditado el nexo causal entre  el  comportamiento  negligente  de  la accionada y el daño sufrido  (arts.  901,  1068,  1074 y 1109, Código Civil). El modo irregular  en  el  que  se  llevó  a  cabo  la  historia  clínica constituye  un  indicio  corroborante de esta conclusión; ello es así  debido  a  que  en  dicho  documento se debe asentar toda la información  clínica  y  personal  relativa  al  paciente para el adecuado   diagnóstico  y  tratamiento  de  éste;  es  razonable, entonces,  que cualquier irregularidad relevante sea interpretada  en   principio-  en  contra  de  la  pretensión  eximitoria  del profesional,  máxime  cuando  el  paciente no tiene participación activa  ni  control  alguno  sobre  la  confección  de  su propio historial médico.

Dr.  Martín D. FARRELL- Dr. Guillermo Alberto ANTELO -Dr. Eduardo VOCOS CONESA.

4.765/97.  RAYNOLDI  ROXANA  MAGDALENA  c/  CLÍNICA  19 de  ENERO Y OTROS s/ responsabilidad médica.

20/08/02 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala III.

 

 

                 PRUEBA. Replanteo  en  la  Alzada.  Dictamen  del  Cuerpo Médico Forense. Falta de gravamen.

                 Puesto  que  esta  instancia  no  constituye una repetición de la etapa   probatoria  de  la  instancia  anterior,  sino  sólo  una revisión  limitada,  el  replanteo de prueba con fundamento en la negativa  por  parte del juez, debe necesariamente ser acompañado por  una  crítica  razonada  de la resolución desestimatoria, que señale  el  error  de  apreciación en el que hubiere incurrido el sentenciante  (esta  Sala,  causas  5161 del 6/4/95 y 5348/00 del 27/6/2002;  Sala  3, causa 13.992/94 del 11/7/2000, entre otras). No  puede soslayarse que el Cuerpo Médico Forense es un organismo auxiliar   de   la   justicia   nacional,   cuya  intervención  a requerimiento  de  jueces  sin competencia criminal está prevista de  modo  excepcional  y  en  tanto  medien  razones particulares -urgencia,  pobreza,  interés  público-,  cuya  apreciación queda librada  al  prudente juicio del magistrado (art. 63, decreto-ley 1285/58  con  sus  modificaciones;  doctrina de Fallos 308: 2636, entre  otros).  Ninguna  fundamentación  intentó  el  actor  para privar  de  razonabilidad a la decisión del juez -que contaba con dos  dictámenes médicos, uno recogido al tiempo de los hechos, en la  historia  clínica   conservada  en  el  Hospital  Aeronáutico Central,  y  el otro elaborado por la experta designada de oficio en  este  litigio-,  y  este  defecto  determina  el  rechazo del replanteo  de esta prueba, cuya utilidad no resulta evidente para el esclarecimiento de la causa.

Dr.  Martín  D.  Farrell  -  Dra.  María  Susana  Najurieta - Dr. Francisco de las Carreras.

2.878/97.  AGUIAR  NICOLAS  VENTURA C/FUERZA AEREA ARGENTINA S/ ACCIDENTE DE TRABAJO ART. 1113 C.C.

20/08/02  Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 1.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala  Praxis  médica.  No  configuración.  Operación de catarata. Pérdida de la visión. Historia Clínica. Naturaleza.

                 En  la  historia clínica, en el folio de atención en consultorio, aparece  la  anotación:  "Se  le  explica  al  paciente el estado actual  de sus ojos y posibilidades de operarse. Si se opera y la córnea   se   descompone   puede   necesitar   un  injerto.  Alta posibilidad  de  descompensación  corneal  por  distrofia  en ojo izquierdo.  Su  recuperación  visual  también  depende del estado funcional  de  la mácula. Test de Lotar dudoso. Quiere operarse". Al  día siguiente  de  la operación, el paciente presentaba edema corneal.  En  la historia clínica aparece la anotación: "Se niega a  la  aplicación  de  corticoide subconjutival en ojo izquierdo. Explico  la importancia; comprende, pero no quiere". El 11.7.1994 se  anota  que el Dr. Aguilar vuelve a explicar la importancia de inyectar  subconjuntival  de  corticoide.  "Se  niega". El médico indica  que  en  el  próximo  control debe venir con un familiar. Pero  el  14.7.1994 concurrió a control solo. La historia clínica registrada  en un establecimiento asistencial público -sobre todo cuando  no  ha  sido  criticada  por vicios formales, reticencia, tachaduras,    blancos   u   omisiones-,   constituye   un   acto administrativo  unilateral  con  presunción  de veracidad y fecha cierta, que se  considera  con razonabilidad científica hasta que no  se prueba lo contrario (conf. Ghersi C., "Responsabilidad por prestación  médico asistencial", ed. Hammurabi, 2da. edición pág. 55/60).  Es  cierto  que  el  paciente  en  situación de consulta quirúrgica  es la parte naturalmente débil de la relación, por la angustia  que  provoca  la  enfermedad y por la lógica ignorancia científica  en la materia. Pero esta desigualdad no es suficiente para  fundar  la  responsabilidad del profesional médico. Ninguna constancia    de  este  expediente  permite  poner  en  duda  las registraciones  del  facultativo  relativas  a la información del paciente  respecto  del  álea  de  la  intervención  quirúrgica a realizar  y  respecto  de  las  consecuencias  de  la  negativa a recibir   un   tratamiento   inyectable   más   eficaz.  En  esas condiciones,  no hubo vicio en la voluntad del paciente y nada se ha  demostrado  que  pueda  justificar un reproche en la conducta del  médico. La lamentable pérdida de la visión del ojo izquierdo del  actor  -ni el proceso muy similar naturalmente sufrido en el ojo  derecho-  puede  generar  una  obligación de resarcimiento a cargo  del  médico  demandado  ni del establecimiento asistencial codemandado,  contra  el  cual  sólo  se  dirigió  una pretensión derivada  de  la  supuesta responsabilidad del médico dependiente del hospital.

Dra.  María  Susana  Najurieta  -  Dr. Martín Diego Farrell - Dr. Francisco de las Carreras.

3.815/99.   GAYOSO  PAVON  JOSE FELICIANO C/ AGUILAR ADRIAN MARCELO Y OTRO S/ RESPONSABILIDAD MEDICA.

19/12/02.-.Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 1.

 

 

                 DAÑOS Y PERJUICIOS. Gastos  médicos  y  de  farmacia.  Dolencias  graves  y  secuelas permanentes. Resarcimiento. Monto. Elevación.

                 Relativamente   a   los   "gastos  médicos  y  de  farmacia",  el resarcimiento  concedido  fue escaso. Para así concluir mérito la gravedad  de  las  dolencias  padecidas (conf. Historia clínica), que,   las  también  muy graves secuelas permanentes que porta el actor  desde hace más de diez años y lo dictaminado por la perito médica   y explicaciones, así como el precio siempre creciente de los  medicamentos  y  la  circunstancia  de  que  la atención  en establecimientos  hospitalarios  no  resulta  totalmente gratuita -hechos  cuyo conocimiento se halla al alcance de cualquiera-. Es por  tales  razones  que  propiciaré  elevar la indemnización por este capítulo a la suma de $ 30.000.

Dra.  Marina  Mariani  de  Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa - Dr. Ricardo Gustavo Recondo.

8.872/99.  VILLARROEL  RAÚL  ALBERTO  C/  ESTADO  NACIONAL.  MINISTERIO  DEL INTERIOR. GENDARMERÍA NACIONAL S/ DAÑOS Y PERJUICIOS.

 1/04/03.-.Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 OBRAS SOCIALES. Cobertura  médico-asistencial.  Afiliado.  Baja errónea. Atención en  el  Hospital  Italiano.  Gravedad  de  la  dolencia. Falta de cuestionamiento.  Principio de solidaridad. Derecho a la vida y a la salud.

                 Según  el informe  que  el Hospital Italiano emitiera, si bien él "no  poseía  un  contrato  de cobertura médico asistencial con la Obra  Social  del  Personal  de la Sanidad, independientemente se brindaban  prestaciones  médico-asistenciales a los beneficiarios que   expresamente   autorizaba   dicha  entidad  en  virtud   de presupuestos  previos  imputados  a  la  cuenta corriente abierta oportunamente  para  tal  efecto  y que posteriormente la entidad abonaba".  En  la  hipótesis  no medió un presupuesto previo a la atención  del  Sr.  R.  que  fuera aprobado por la demandada. Sin embargo,  la  Obra  Social  nunca cuestiono la grave dolencia que motivo  el  ingreso  del actor en aquel nosocomio (conf., además, la  historia clínica arrimada por el Hospital Italiano y peritaje médico),  ni  que  la  atención en él prestada no se compadeciera con  ésta;  tampoco  alegó  que  el costo que insumiera resultara superior  al  que  hubiera devengado una equivalente en alguno de los  centros  propios  o contratados por ella, ni las razones por las  cuales  no  hubiera aprobado la internación y el presupuesto del  Hospital Italiano en este caso concreto, como lo ha hecho en otras   oportunidades  según  indica  la  existencia de la cuenta corriente   aludida  en  el  informe.  Es  por  tales razones que -respetando  el  principio  de solidaridad sobre el que reposa el sistema  de las  obras sociales- el tema no puede ser decidido en la  especie linealmente a través de la regla que enarbola la Obra Social,  regla que, si bien adecuada como principio, no puede ser llevada  en  su aplicación -cuando las circunstancias específicas de  la  causa  así  lo  aconsejen- a extremos tales que impliquen sustraer   de   la   cobertura,   sin  otros  motivos  concretos, prestaciones  en  las que están imbricadas materias tan delicadas como  el  derecho  a la vida y a la salud, que ostentan jerarquía constitucional  (arts.  33 y 41, Carta Magna y normas pertinentes de  los tratados que ella incorpora y a los que dota de prelación frente  a  las  leyes:  Declaración  Americana  de los Derechos y Deberes  del  hombre  -Capítulo  I,  arts.  I  y XI-; Declaración Universal  de  Derechos  Humanos -arts. 3, 22 y 25-; Pacto de San José  de  Costa  Rica  -arts.  4  y  5-;  Pacto  Internacional de Derechos Civiles y Políticos -arts. 6 y 12-).

Dra.  Marina  Mariani  de  Vidal - Dr. Eduardo Vocos Conesa - Dr. Ricardo Gustavo Recondo.

152/2000.   RUIZ  JULIO  ALBERTO C/ OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE LA SANIDAD S/AMPARO.

25/03/03  -.Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 2.

 

 

                 COSTAS. Medida   cautelar  contra  el INSSJP. Entrega de la medicación en la  misma  fecha  que  se  inició  el  amparo.  Cuestión devenida abstracta. Imposición por su orden.

                 No  se  puede  concluir en que la accionante obtuvo la medicación reclamada   al  INSSJP a través de la medida cautelar, pues nunca se  llegó  a  librar el oficio notificando la orden judicial y no hay   constancia   en  el expediente de que se hubiera comunicado la  cautela  dispuesta  por otro medio. Los únicos elementos para resolver  respecto  de las costas del juicio -en virtud de que la accionante  no  insistió  en  el  requerimiento  de  la  historia clínica  que, según su pedido en la audiencia, era necesaria para dilucidar  la  cuestión  planteada- son las constancias agregadas con  el  escrito  de inicio, las que no resultan suficientes para imponer  las  costas  a  la  accionada. Por lo tanto, teniendo en cuenta   que   el  INSSJP  entregó  la  medicación  reclamada  el 5.10.2001  según  manifestara  la accionante, como así también la orfandad  probatoria  que  exhibe la causa, no se puede tener por acreditada  una interrupción del suministro -aspecto sobre el que la  accionante  no  brinda  mayores  precisiones en su escrito de inicio  y fue negado por la accionada en su responde con remisión a  un  informe  del Centro Coordinador del Instituto que funciona en  el Hospital de Clínicas- que denote una conducta arbitraria o ilegal   manifiesta,   ni   una  reticencia  en  cumplir  con  la prestación   reclamada   como   para   apartarse   del  principio establecido  en el art. 14, ley 16.986. La acción fue deducida el 5.10.01   y   el   9.10.01  se  decretó  la  medida  cautelar   y requiriéndose  el  informe  del  art. 8, ley 16.986, en tanto que habiéndose  entregado la medicación el mismo día en que se inició el  amparo,  tal   circunstancia  no se denunció en el expediente sino  hasta  el   18.10.01.  Y  no  encontrándose acreditados los extremos  que  en  casos  análogos  justificaron la imposición de costas  al  INSSJP  aun  cuando  la  cuestión  litigiosa  devenía abstracta  en  virtud  del   cumplimiento  de  la  pretensión, se distribuyen las costas de primera instancia por su orden.

Dr.  Martín  D.  Farrell  -  Dr.  Guillermo  Alberto Antelo - Dr. Eduardo Vocos Conesa.

8.705/01. AHUMADA MARIA TERESA C/ PAMI S/ AMPARO.

10/04/03 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 3.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Veredas.  Pozo  cavado por SEGBA. sin vallado o protección. Caída de  persona  no  vidente.  Testigo  único.  Valor  de sus dichos. Pruebas  corroborantes  Carga  probatoria dinámica no verificada por la culpable.

                 La  existencia  del  pozo  no puede ser puesta en tela de juicio, porque  de  allí  fue sacada la actora -con fractura de tobillo y de  tibia  y  peroné  del  miembro inferior izquierdo-, según los testigos  A.A.  Reyes,  N.N.  Lesta  y R.A. Siri (si bien los dos últimos  lo  saben por dichos de terceros), lo que es coincidente con  las  historias  clínicas del Hospital Alvarez y del Hospital Durand,  adonde  la  actora  fue  llevada  -con  un  pie  que "le bailaba"-  por  la  señora  Reyes.  En  nuestro sistema procesal,  carece  de  vigencia  la  regla  "testis  unus,  testis  nullus", dependiendo   la   fuerza   suasoria  del  testigo  único  de  la sinceridad  con  que se muestren sus dichos y su concordancia con otras  probanzas  de  la  causa.  Y, desde ese punto de vista, no hallo  motivo  alguno  para  dudar  de  lo afirmado por la señora Reyes,  que  se  domiciliaba  también  en la calle Pujol  N° 1031, aunque  en el segundo piso; máxime que las aseveraciones sobre la  conducta  posterior  asumida  -acompañamiento de la víctima a los Hospitales   Durand   y   Alvarez-  aparece  confirmado  por  las historias   clínicas   de   éstos  (sobre  la  validez  y  fuerza convictiva  del  testigo  único:  conf.  causas:  8787 y 8700 del 6-6-80;  12  del  22-12-80; 16 del 10-7-81; 665 del 25-9-81; 2168 del  23-8-82;  1446  del  21-9-  82;  4515  del  22-8-86,  etc.). Adviértase,  que  la  testigo  Reyes  declaró que el accidente se produjo  un domingo, a las 11.00 y que la historia clínica del H. Durand  acusa que la señora Contreras ingresó al establecimiento, con  las  fracturas  del  caso,  el domingo 1°-9-91, a las 12.00. Frente  a  tales coincidencias, y al hecho cierto de que SEGBA no aportó  dato  alguno  tendiente a probar que en agosto de 1991 no realizó  trabajos  de  zanjeo o excavaciones en la calle Pujol al 1100,  extremo  que  bien  estaba  a su alcance demostrar con sus libros   de   órdenes,   esa  falta  de  colaboración  probatoria justifica  reforzar la convicción que emana de las otras pruebas, cuyo  valor  persuasivo  se  impone  al menos en los términos del art. 163, inc. 5°, párrafo segundo, del Código Procesal.

Dr.  Eduardo Vocos Conesa - Dr. Martín D. Farrell - Dr. Guillermo Alberto Antelo.

5.477/98 .  CONTRERAS  RAMONA  ERNESTINA NICOLASA C/ SEGBA S/ RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL DEL ESTADO.

22/04/03 Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. - Sala 3.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala  praxis  médica.  Menor  de 5 años de edad. Fractura femoral desplazada.  Terapia  más conveniente. Dictamen del Cuerpo médico Forense.

                 La   decisión   de  operar  o  enyesar  a  una  paciente  en  las condiciones  en  que  se  presentaba  la  menor,  es  materia  de discusión   científica   o  de opinión, donde tanto uno como otro tratamiento  se  encuentran comprendidos dentro del "standard" de cuidado   de   este   tipo  de  lesiones,  puesto  que  en  ambos "...existen  beneficios  y  riesgos  de  complicaciones...".  Los autores   clásicos   señalan   que   "...no   existe  tratamiento sistemático  para  las  fracturas  femorales  desplazadas  en los niños...".  Sin  embargo,  según el dictamen, tanto los autores como  Blount  o Salvat observan cierta inclinación al tratamiento no  quirúrgico  del  siguiente  modo: a) "...en la mayoría de los casos  se  obtendrán  excelentes  resultados  con tracción o bien reducción  manual  e  inmovilización  con  yeso..."; y b) "...las fracturas  de  la  diáfisis femoral en los niños se consolidan en general,  en  forma  fácil  y  satisfactoria,  está indicado casi siempre  el tratamiento conservador (es decir no operatorio)...". Se  agrega: 1) la conveniencia derivada de la edad de la paciente (menor  de  5 años), por el estímulo que desencadena una fractura en  un niño que se traduce en una aceleración del crecimiento; 2) que   el  tratamiento  quirúrgico  crea riesgos innecesarios como los  resultantes  de  la  anestesia  o  la  infección del foco de fractura  que  se  duplicaron  por  las  dos  intervenciones:  la "osteosíntesis"  y  luego,  en  1998,  para el retiro de la placa metálica   (historia   clínica  del  htal.  Elizalde);  y  3)  el resultado  funcional  por  lo  menos  será  igual  o  superior al quirúrgico,  y  informa también el C.M.F. que los desplazamientos observados  en  el  hueso  de  la  niña  eran  compatibles con la "...decisión  no  operatoria  que se había implementado..." en el Hospital  Garrahan, puesto que "...son susceptibles de corregirse por   los  mecanismos  de  remodelación  a expensas del potencial evolutivo  del  crecimiento -y las fuerzas de remodelación-, esto es  lo que la práctica asistencial demuestra a diario y además lo que  se  acepta  en  el  tratamiento  de  las  fracturas  de  losniños...".

Dr.  Francisco  de  las  Carreras - Dra. María Susana Najurieta - Dr. Martín D. Farrell.

1992/99.   MOREL  Daiana  Ayelen  c/  Hospital de Pediatria S.A.M.I.C. Prof.Dr. Juan Garrahan s/ daños y perjuicios. -  8/05/03

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. - Sala 1.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala   praxis  médica.  Prueba.  Historia  clínica.  Peritaciones médicas.  Apreciación.   Dictamen   del  Cuerpo  Médico  Forense: relevancia. Presunciones serias, precisas y concordantes.

                 Una  prueba  fundamental  en  los  casos  de  mala  praxis, es la constancia  documental  que  emana de la historia clínica, que la convierte  en  un instrumento de decisiva relevancia pues permite observar  la  evolución  médica del paciente, calificar los actos médicos   realizados   conforme  a  estándares,  y  coopera  para establecer  la  relación  de  causalidad  entre  el  hecho  de la persona  o  de la cosa y del daño (CS., Fallos 324:2689, dictamen del  Procurador  Fiscal,  al  que  hizo  remisión  el  Tribunal). Además,  en  litigios  de  esta  índole, el juicio del magistrado está  informado  por  las  peritaciones médicas (art. 457, Código Procesal;  esta  Sala,  causas   5643/92 del 8.8.00 y 3631/93 del 30.4.02),  la cual debe ser apreciada según las reglas de la sana crítica,  a  la  luz de su concordancia con las demás pruebas que acrediten  los  hechos  y atendiendo a los principios científicos en  los que se funda (esta Sala, causa 2633/96 del 10.9.96). Esta prueba adquiere un valor relevante en términos generales -pero no absolutos-  cuando ella ha sido confiada, como ocurre en el caso, al  Cuerpo  Médico  Forense (conf. CS., Fallos 299:265; esta Sala causa  N°  1992/99 del 8.5.03, voto del Dr. de las Carreras; Sala 2,  causa  8015  del  31.3.92  y  sus  citas,  entre  otras).  No obstante,  según  fueren las circunstancias, no deben descartarse los  elementos  indiciarios serios, precisos y concordantes (art. 163,  inciso  5°,  Código Procesal), que lleven al ánimo del juez la  convicción  de la existencia del hecho o circunstancia que se pretende demostrar.

Dra.  María  Susana  Najurieta  -  Dr.  Martín  D.  Farrell - Dr. Francisco de las Carreras.

17.750/96.   BLASCO  SILVIA  DEL VALLE Y OTROS C/ DIRECCIÓN DE BIENESTAR DE LA ARMADA Y OTRO S/ RESPONSABILIDAD MEDICA.  3/07/03

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. - Sala 1.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. Mala  praxis  médica.  Hospital Naval. Punciones lumbares en niño de  pocos  de  días de nacido. Consecuencias. Hematoma extradural medular.   Bloqueo   del   líquido  céfalo-raquídeo.  Paraplejía. Historia  clínica  incompleta.  Peritajes  médico  y  del  Cuerpo Médico Forense. Prueba de presunciones.

 

                 En  la  historia  clínica  del recién nacido no se registró ni la justificación  médica  de  las  punciones lumbares -procedimiento sencillo  pero  que debe ser efectuado con especial pericia en un recién  nacido-,  ni  las  circunstancias concretas en las que se produjo  la anomalía del 22.4.85 -que produjo hematoma extradural medular-,  ni  tampoco  aparece  registrada esta consecuencia con posterioridad,  a  efectos  del  conocimiento  de los médicos que debían   continuar   el  tratamiento.  A  ello  debe  sumarse  la inexplicable  lentitud  -del  22.4.85  al  21.5.85-  en  tomar la decisión  de derivar el niño a un Servicio de Neurología infantil a  fin de que recibiera la atención especializada en neurología o neurocirugía infantil,   que  el  Hospital  Naval  no  estaba  en condiciones  de proporcionarle. El perito designado de oficio, es categórico  en  cuanto  a que se realizó una "punción lumbar alta -por  encima  de  la  vértebra  lumbar  2-" y que ello provocó el hematoma  que  derivó  en  el  bloqueo  circulatorio  del líquido céfalo-raquídeo,  y  las  consecuencias  posteriores.  El CMF. ha sido  más  cauto  en  afirmar  que  no  sabe  fehacientemente qué sucedió en  esa  tercera  punción  lumbar.  Esta imposibilidad de reconstruir  exactamente  el episodio se debe fundamentalmente al carácter  incompleto  de  la  historia  clínica,  a  la  falta de registro  de consecuencias médicas relevantes y a la ligereza con que  el  nosocomio  reaccionó  ante  el  agravamiento  del estado general  del  menor  a  partir  de  la  punción del 22.4.85. Este conjunto  de  circunstancias,  constituyen  presunciones serias y concordantes  en  contra  de  la  pretensión del demandado de ser eximido  de  su  responsabilidad  médica,  todo  lo  cual lleva a confirmar lo decidido al respecto por el señor juez a-quo.

Dra.  María  Susana  Najurieta  -  Dr.  Martín  D.  Farrell - Dr. Francisco de las Carreras.

17.750/96. - BLASCO  SILVIA  DEL VALLE Y OTROS C/ DIRECCIÓN DE BIENESTAR DE LA ARMADA Y OTRO S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. - 3/07/03

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. - Sala 1.

 

 

                 RESPONSABILIDAD CIVIL. De  los  médicos y de los nosocomios. Mala praxis. Omisión de las diligencias exigidas por la naturaleza de la obligación.

                 En  orden  a  la  responsabilidad  médica,  la  culpa  carece  de autonomía  y  la  responsabilidad profesional y de los nosocomios se  halla  sometida  a  los  principios  generales  en materia de responsabilidad,  con  algunas  particularidades  en  cuanto a la configuración  de  la  falta médica, siendo la culpa el factor de imputabilidad  necesario  para  que  la  responsabilidad  exista, entendida  como  la  omisión  de  las diligencias exigidas por la naturaleza  de  la  obligación,  conforme a las circunstancias de las  personas,  del  tiempo  y  del lugar, en los términos de los artículos  512 y 902 del Código Civil (conf. Trigo Represas Félix Alberto,  "Responsabilidad  civil  de  médicos y establecimientos asistenciales",  comentario al fallo de la Cám.Nac.Civil, Sala E, 25/11/1980  en  La  Ley  1981-D-p.140  y  nota  al  fallo  de  la Cam.Nac.Civil,   Sala   D,  del  16/2/84,  publicado  en  La  Ley 1984-C-586;  esta  Cámara,  Sala  1, causa 855/95 del 28/12/1995, voto  del  Dr.  Francisco de las Carreras; Sala 2, causa 7933 del 2/7/1992,  voto del Dr. Quintana Terán, entre otros). En tanto la culpa  exista y medie suficiente nexo causal entre esa conducta y el  daño  producido,  habrá responsabilidad del deudor, recayendo en  principio  la  prueba  de  tales  presupuestos  en  el  actor damnificado  (conf.  causa  855/95 ya citada, de esta Sala, y sus citas;  Garay  Oscar  Ernesto,  "La  responsabilidad civil de los médicos",  en  la  obra colectiva "Responsabilidad profesional de los   médicos.  Ética,  Bioética  y  Jurídica:  civil  y  penal", Coordinador  Oscar  Ernesto  Garay,  ed. La Ley, 2003, pág. 742). Puesto  que  se trata de meros hechos, todas las pruebas resultan admisibles,  si  bien  la  constancia  documental que emana de la historia  clínica,  convierte  a  este  instrumento en una prueba relevante  (doctrina  de  la  Corte Suprema de Justicia en Fallos 324:  2689,  dictamen del Procurador Fiscal, al que hizo remisión el Alto Tribunal).

Dra.  María  Susana  Najurieta  -  Dr. Martín Diego Farrell - Dr. Francisco de las Carreras.

22.655/96.    POLANCO  DE  ANDRADA  ESTELA MARIA Y OTRO C/ BARTHOU PABLO Y OTRO S/ RESPONSABILIDAD MEDICA. 13/04/04

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal. Sala 1.