Estimados:

              El presente adjunto es el recurso de revisión y jerárquico en subsidio de la Asociación "Pro-familia", Fundación Argentina de la Mujer y Movimiento Cívico de Mujeres,  respecto de las decisiones administrativas del Sr. Canciller, Dr. Rafael Bielsa, y del Sr. Jefe de Gabinete de Ministros, Dr. Alberto Angel Fernández, interpuesto por ante ellos y por ante el Sr. Presidente, Dr. Néstor Kirchner,  respectivamente, del envío del proyecto de ley de ratificación  al Senado del Protocolo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas en inglés C.E.D.A.W., con fecha 30 de diciembre de 2004. Fue presentado en la Mesa de Entradas de la Cancillería el martes 20 de abril, a las 18 hs.

 
                Saludos cordiales, en Jesucristo,
                                                                                 Andrés González Balcarce.
 


INTERPONEN RECURSO DE NULIDAD O REVISIÓN (O DE NULIDAD Y RECONSIDERACIÓN) Y JERÁRQUICO EN SUBSIDIO.

Sr. Canciller, Dr. Rafael Bielsa;

Sr. Jefe de Gabinete de ministros, Dr. Daniel Fernández;

Sr. Presidente de la República, Dr. Néstor Kirchner,

Sus Despachos.

I.

 

                         Los  que suscriben, la Presidente del Movimiento  Cívico de Mujeres, Lic. Mónica del Río, la Presidente de la Fundación Argentina de la Mujer, Lic. Carolina Astarloa de  Cancelliere, el Presidente de la Asociación  “Pro-Familia”, Sr. Alberto Varela,  y el Dr. Andrés González Balcarce, C.P.A.C.F. Tº

52, Fº 983,  constituyendo nuevo domicilio legal en Humberto 1º 656, ciudad de Buenos Aires-Capital Federal, en los  EXPMECC Nº 20.321/2003 y EXPMRECC Nº 055.465/2004, se presentan ante el Sr. Canciller, así como ante el Sr. Jefe de Gabinete de ministros  y,  subsidiariamente, ante el Sr. Presidente de la República Argentina, Dr. Néstor Kirchner, respetuosamente, y dicen:

 

                                                     II. LOS ACTOS IMPUGNADOS.

                         

                        Que vienen a interponer recurso de nulidad o revisión (art. 22 de la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos) o nulidad o reconsideración  y recurso jerárquico en subsidio (art. 90, 2do. párr. de la referida Ley) ante el Sr, Presidente de la República, Dr. Néstor Kirchner,  contra Comunicación  de Cancillería antes del 61º y 63º Informes del Jefe de Gabinete de Ministros (EXPMRECC  Nº  021596/04),  además de la ronda de consultas con las áreas de funciones, relacionadas en diversos órganos del Estado y organizaciones, las decisiones del  Dictamen (o manifestaciones) en EXPMRECC 55465/2004, en fs. 3 a 5, de diciembre de 2004,  de la Representante Especial Para Temas de la Mujer en el Ambito Internacional, Embajadora Juliana di TULLIO (así como  y del Sr. Secretario de Relaciones Exteriores, Emb. Jorge Taina), del Canciller, Dr. Rafael. Bielsa y del  Sr. Jefe de Gabinete,  Dr. Alberto A. Fernández de enviar el proyecto de ley que solicita la ratificación del Protocolo del C.E.D.A.W, en sus siglas en inglés,  que ingresó al Senado de la Nación el 30 de diciembre de 2004 (Mensaje del P.E. nº 1917/’04-exp. Nº 852/’04), actos que se encuentran viciados de nulidad absoluta e insanable, debido a la Administración  basarse en antecedentes falsos por incompletos, por existir falta de causa  (art. 14 de la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos), con vicio en el objeto, al mediar irrazonabilidad (desproporcionalidad, absurdidad y hasta contradicción), con vicios de forma, por falta de documentación, con arbitrariedad o “vías hecho admininistrativas lesivas” de  derecho/s y garantía/s constitucionales y error, y/o por  recobrarse o descubrirse un escrito, titulado  “AMPLIAN FUNDAMENTOS EN SU DENUNCIA DE ILEGITIMIDAD CONTRA EL PROTOCOLO FACULTATIVO DE ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER (C.E.T. F. D.M., en sus siglas en inglés:C.E.D.A.W...”,  que se adjunta, cuya existencia se ignoraba al decidir, por no ser agregado al expte. Nº  20.321/2003,  en violación (arts. 9, 14, 17, 1era. parte, art. 22 de la Ley Nac. de Proced. Administrativos)   del “debido proceso...significa que: a) ningún justiciable puede ser privado de un derecho sin que se cumpla un procedimiento regular fijado por la ley; b) ese procedimiento no puede ser cualquiera, sino que tiene que ser el “debido”;....La garantía del debido proceso rige, con modalidades propias, tanto en el proceso penal  como en el no penal y aún en el procedimiento ante órganos o tribunales administrativos,...”( ver Bidart Campos, Germán J.B., TRATADO ELEMENTAL DE DERECHO CONSTITUCIONAL ARGENTINO, Editorial Ediar, T.I, 1993, págs. 668/669)  o  como, pese a ser presentado en la Subsecretaría de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, haber sido firmado por una empleada, cuya firma es individualizable o identificable en julio de 2003 (14/7/’03, aproximadamente),que lo recibió para su agregación y no se procedió a ello, conforme pudimos corroborar, al pedir fotocopiar el expediente. Enterados del envío del proyecto de ley, se  procedió el 27/1/’05 a volver presentar una copia, de la  que nos fue firmada del escrito, adjunto de aquél, pero no se efectuó  enmienda de nada, ni a determinar las responsabilidades correspondientes de la falta de agregación del referido escrito, en el que se aportan elementos objetivos a ser tenidos en cuenta   y considerados debidamente (conf. art. 22 de la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos), de modo de que no sólo  no se envie para su ratificación, esto es, que se revoquen las decisiónes administrativas del Sr. Canciller, Dr. R. Bielsa, y del Sr. Jefe de Gabinete, Dr. D. Fernández, de enviar el proyecto al Senado, si no que se proceda al retiro de la firma a nivel internacional, con las debidas notificaciones internacionales, por las razones de hecho y de derecho que se expondrán.     

                       Se reitera que subsidiariamente se efectúa  recurso jerárquico ante el Sr. Presidente de la República, Dr. Néstor Kirchner en EXPMRECC 20.321/2003 y EXPMRECC 05465/2004.

                       Se deja constancia que la Administración  recuperó nuestro escrito de “AMPIAN FUNDAMENTOS...” EL 27/1/’05 y nuestro pedido de vista verbal fue el 9/3/’05, ratificado por escrito, el 15/3/’05 y recién  respondido por la Emb. Di  TULLIO el 21 de marzo último pasado (es de aplicación el art. 22, inc. “d), 2do. párr. de la ley 19.549.

 

III

FUNDAMENTOS.

                       1).-  El 22 de mayo de 2003, luego de  pedir audiencia por  Mesa de Entradas del Ministerio  de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, ante la circunstancia de quien como legisladora del Congreso de la Nación decía de ratificar el referido Protocolo, se nos dio audiencia a la brevedad con el entonces Sr. Subsecretario de Culto, Dr. Fernando González, oportunidad en la que, luego de elaborarlo con mucho apremio de tiempo, hicimos presentación del escrito, que obra a fs. 1/3   del  EXPMRECC 20.321/’03, donde planteamos DENUNCIA DE ILEGITIMIDAD  POR EL PROTOCOLO FACULTATIVO DE LA CONVENCIÓN DE ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN  DE LA MUJER (en adelante Protocolo en sus siglas en inglés C.E..D.A.W.) como tratado internacional, firmado durante el gobierno del Dr. De la Rúa, fundados en el art. 1ero. , inciso f), ap. 1 de la ley  19549 de Procedimientos Administrativos de “exponer las razones de sus pretensiones y defensas antes de la emisión de actos que se refieren a sus derechos subjetivos o intereses legítimos”, y en el art. 17, incisos 5 y 7 de la Ley de Ministerios (modificado por ley 24.190), que se refieren como funciones del Ministerio de RR.EE. y C. a “Entender en la elaboración e interpretación de los tratados, pactos, convenios, protocolos...” y “Entender en la  protección de los ciudadanos e intereses argentinos en el exterior”, respectivamente, por los fundamentos de hecho y de derecho que allí dejamos sentado y manifestamos verbalmente en la referida Audiencia (el expediente fue caratulado en ese entonces por una agente en dicha Subsecretaría de Estado, lamentablemente, en forma  errónea, como ya hicimos mención en I).

                         2) De los 179 países que ratificaron la Convención de Eliminación de Todas las Formas de Discriminación de la Mujer al presente, solamente 71 Estados ratificaron  el Protocolo de la Convención de Eliminación  de Todas las Formas de Discrimación de la Mujer, o sea el Protocolo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas  en inglés, C.E.D.A.W. Es decir  que más de 100 Estados no  han ratificado el mencionado Protocolo.

                         Es que  el referido Protocolo es un mecanismo de probable permanente conculcación  de nuestra soberanía jurídica (art. 27 de la Constitución Nacional), en tanto que conlleva aceptar su art. 17: “No se permitirá reserva alguna al presente Protocolo”. El senador Ramón Puerta, al igual que otros senadores y el Director de Conserjería Legal de la Cancillería, Dr. Basabe,, piensan que con una “declaración interpretativa” (art. 2 inc. d) de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados)  a favor de preservar el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, se salvarán las normas constitucionales expresas, pero no tienen en cuenta que el mismo Protocolo, en sus siglas en inglés, C.E.D.A.W. no permite reserva alguna al referido Protocolo en el mencionado art. 17, ya citado. Como dice  PODESTÁ COSTA RUDA “la mayoría de la doctrina se inclina  por considerar la reserva un acto  unilateral. En esta posición están, por ejemplo, Cavaré, Fauchille, Basdevant, Accyoly, Bustamante y Guggenheim. Así, el famoso Harvard Draft dice: “...una reserva es una declaración formal por la cual un Estado al tiempo de firmar, ratificar o adherirse a un tratado, manifiesta como una Condición de su intención de llegar a ser parte del tratado ciertas salvedades   que limitarán el efecto del tratado en sus relaciones de este Estado con otro Estado o Estado, que pueden llegar a ser partes  en el tratado....Sir Gerarld Fitzmaurice, tercer relator de la C.D.I. sobre el derecho de los tratados, sin embargo, tomó una posición diferente, al definir la reserva como ”una declaración  unilateral agregada a una firma, ratificación, adhesión o aceptación por la que un Estado al hacerla se propone no estar obligado por alguna parte sustantiva  o partes substantivas del tratado , o se reserva el derecho de no cumplir con ellas, o modificar la aplicación de esta parte  o partes.”Si bien este enfoque de Sir Gerald no fue seguido por Sir Humphrey Waldock, la C.D.I.” la Convención de Viena  trae en su art. 2º, inciso d):”Se entiende por “ ‘reserva’ una declaración  unilateral, cualquiera que sea su enunciado o denominación, hecha por un  Estado al firmar, ratificar, aceptar o aprobar un tratado o adherirse a él con objeto de excluir o modificar los  efectos jurídicos de ciertas disposiciones del tratado en su aplicación a ese Estado.”...

La doctrina ha discutido  si algunas “declaraciones” o “entendimientos” pueden ser considerados  reservas. Se trata de las “declaraciones” o “entendimientos” pueden ser considerados reservas. Se trata de declaraciones  por  las que un Estado intenta dar una interpretación o entendimiento a una cláusula  de un tratado o considerar algún asunto incidental al funcionamiento del instrumento o también aquellas declaraciones que establecen...indicaciones sobre el procedimiento interno para dar cumplimiento a las obligaciones establecidas en el tratado....; todo depende del caso en particular y de la intención de las partes.

                     

                      Y como  el art. 19 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados en la Sección 2 con el Título de “Reservas” y a su vez con   el Subtítulo de “Formulación de Reservas” dice: “Un  Estado podrá formular una reserva en el momento de firmar, ratificar, aceptar o aprobar un tratado  o de adherirse al mismo, a menos:

a)    que la reserva está prohibida por el tratado;...” (ver PODESTÁ COSTA L.A.;y RUDA, JOSÉ MARÍA DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO,  Tipográfica Editora Argentina,1era. edición actualizada (6ta. edición), Tomo 2, Buenos Aires, 1985, págs.45,46, 47 a 81) De modo que no se ve el sentido de insistir con una reserva, bajo el  nombre de “declaración interpretativa”, que no por ello deja de ser una reserva.   Basta, por otra parte, que un solo Estado la cuestione para que deje de tener vigor. 

                      3) Un pensamiento de defensa del Protocolo simplista, muy  formal, sin tener  en cuenta  in re “COLALILLO”,C.S.J.N.,  y de una absoluta ingenuidad inaceptable por la experiencia de los dictámenes del Comité  hasta el presente que no “genera derechos nuevos”, como ha dicho con respeto al Sr. Canciller, Dr. Rafael Bielsa, o con respeto  a la Embajadora Juliana Di Tullio, Rptte. Especial para Temas de la Mujer en el Ambito internacional, al decir  “Cabe mencionar que la aludida Convención no contiene ninguna referencia expresa al aborto y que el Protocolo  tampoco contiene ninguna norma que directa o indirectamente. se refiera a un supuesto derecho al aborto” –refiriéndose a los excesos de poder- (carta del 21 de marzo de 2005, con membrete del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, al Dr. Andrés González Balcarce, firmante de las presentaciones anteriores y de este mismo escrito en forma infrascripta, en respuesta a escrito presentado, pidiendo vista por escrito de todas las actuaciones referidas al Protocolo, en sus siglas en inglés C.E.D.A.W.).. Pero lo anterior  no lo es todo. El Sr. Canciller hace suya la opinión de Di Tullio en dicha carta ,al haber dicho: “La opinión técnica  de esta Cancillería  es que este instrumento no genera derechos nuevos, ya que es un mecanismo de consulta cuyas disposiciones  no son vinculantes y si hubiera excesos de las mismas no tendrían validez” (ver  los diarios matutinos del jueves 17 de marzo último, como por  ejemplo “La Nación”, en su 1era. sección, pág.12) -refieriéndose a los excesos de poder-. Pero veamos: en sus artículos 12 y 14 (sección b) del Convenio se busca “asegurar, en base a la igualdad entre el hombre y la mujer,...” Nadie discute la igualdad esencial del hombre y de la mujer; es así que la Profesora de Derecho de Harvard, Mary Glendon, recordando que el pasado 18 de diciembre de 2004 se cumplía el 25 aniversario de la Convención de Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, reconocía la contribución realizada por Naciones Unidas al proclamar la dignidad e igualdad de las mujeres, comenzando con la Declaración Universal de Derechos Humanos de  1948, no obstante observaba que Eleanor Roosevelt, que presidió la comisión que redactó la declaración de 1948, luchaba por la igualdad de oportunidades para las mujeres,  “pero sostenía con igual firmeza que había ciertas áreas, ..., donde se debían tener en cuenta las diferencias entre los sexos”, asimismo que “el hogar familiar es donde “hombres y mujeres viven  como hombres y mujeres y se complementan unos a otros” (ver reciente versión  semanal inglesa de “L’Osservatore Romano, anterior al 3 de marzo, citado por Semanario “Cristo Hoy” Nº 562, del 3 al 9 de marzo de 2005, pág. 14). Estamos de acuerdo con la distinguida profesora de nacionalidad inglesa en estos dichos.  Pero según la estructuración conceptual del pensamiento radical feminista, el embarazo  representa la única gran diferencia entre el hombre y la mujer. Desde este punto de vista, el embarazo estorba  y merma la capacidad de las mujeres para competir en igualdad de condiciones con el hombre. Es así que en su revisión del año 2000, le recrimina a Bielorrusia de la existencia del “Día de la Madre” y del “Premio a la Madre”. Asimismo, el Comité del, en sus siglas en inglés ,C.E.D.A.W., urge a Armenia a “combatir” el tradicional estereotipo e intercambiar la fecha de celebración del “Día de la Madre”. Además de llamar a risa por lo  extravagante de lo anteriormente recomendado por el Comité, éste, a Kigistán le aconsejó  a legalizar el lesbianismo.

La Comisión examinadora de la Constitución de 1853, designada por la Convención del Estado de Buenos Aires e integrada por Dalmacio Vélez Sarsfield, José Mármol, Antono Cruz Obligado , Bartolomé Mitre y Domingo Faustino Sarmiento fundaron la decisión  del actual art. 33 de nuestra Constitución nacional, en los siguientes conceptos:

  “En esta sección de la Constitución están comprendidos todos aquéllos derechos, o más bien principios que, son anteriores y superiores a la Constitución misma, que la ley tiene por objeto amparar y afirmara; y que ni los hombres constituídos en sociedad pueden renunciar; ni las leyes abrogar. Los derechos de los hombres que nacen de su propia naturaleza, como los derechos de los pueblos que conservando su independencia se federan con otros, ...No obstante, ..., ellos forman el derecho natural de los individuos y las sociedades..El objeto primordial de los gobiernos es asegurar y garantir esos derechos naturales , tanto de los hombres  como de los pueblos constituídos  por la Divina Providencia.” Es decir, el art. 33 de los derechos implícitos consagra los derechos naturales y no antinaturales, como pretende el Comité del Protocolo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas en inglés:  C.E.D.A.W.

También, el Protocolo, en 1997, en la misma línea,  recomendó a Venezuela “unificar programas masivos dirigidos a toda la población, a través de los medios de comunicación y todas las vías posibles, destinados a combatir los estereotipos de los géneros” (lo cual ya sabemos que implica para algunos, la conducta genital homosexual, lesbiana, de operados y trasvestidos, contraviniendo el art. 19 de la Constitución Nacional, cuando veda, por exclusión, las “aciones privadas”,  que vayan contra “la moral pública”)y lo mismo hizo con Marruecos, Dinamarca, Eslovenia, Antigua y Barbuda, Argentina (citamos textualmente las recomendaciones que el Comité hiciera a la Argentina en ese punto: “El Comité recomendó  que se mantuvieran y reforzaran los programas destinados  a eliminar los estereotipos de las funciones sociales de la mujer y el hombre”), Bangladesh, Italia, Luxemburgo y Azerbaiyán, Bulgaria, Croacia, República Checa, República Dominicana, Indonesia, Zimbabwe, Colombia, Austria, Irak, Moldova, Rumania, Belarús, Alemania, India,Jordania, Guinea, Guyana, Países Bajos, Nicaragua, Suecia, Vietnam, Egipto, Finlandia, Jamaica, Kazajstan, Mongolia,Uzbekistán, Singapur, Uruguay, Trinidad y Tobago, Sri Lanka, Rusia , Portugal y Fiji.

                      En 2001, el Comité oxhortó a Mongolia a que “amplíe (...) sus programas de enseñanza a distancia para los jóvenes a fin de que incluyan programas relacionados con el género.”

 

                     El Protocolo amplía las atribuciones del Comité y le da competencia para recibir y considerar comunicaciones referidas a violaciones de los derechos enunciados en la Convención y para conducir investigaciones en caso de violaciones graves o sistemáticas. El Protocolo establece una amplia legitimación para elevar denuncias( “personas o grupos de personas” –art. 2). Las denuncias no podrán ser anónimas (art. 3). El Protocolo otorga amplias atribuciones al Comité  para solicitar a los Estados Partes medidas provisionales para evitar  posibles daños irreparables a la víctima o las víctimas de la supuesta violación de derechos (art. 5); para examinar comunicaciones  y hacer llegar las opiniones sobre la comunicación, conjuntamente con las recomendaciones , si las hubiere, a las partes interesadas (art. 7), para invitar a los Estados partes a presentar más información  sobre cualesquiera de las medidas adoptadas(art. 7, inc. 5).

                      El Protocolo reconoce al Comité atribuciones para conducir investigaciones en caso de violaciones graves o sistemáticas (arts. 8 y 9) y transmitir al Estado Parte las conclusiones de la investigación, junto con observaciones y recomendaciones. Los Estados deben responder por escrito sobre las medidas adoptadas

                       Hay, con claridad, medidas de COERCIÓN JURÍDICA a nuestro Estado que no se pueden ignorar, o que las va tornando obligatorias, a   través de las investigaciones  que concluyen en observaciones y recomendaciones, solicitar medidas provisionales a los Estados, hacer llegar opiniones sobre comunicaciónes, etc. Si lo anterior no es la criticada  globalización, solicitamos que se nos explique qué es.  Por ello, el art. 10, inc. 1 expresamente dispone que  “todo Estado parte podrá al momento de la firma o ratificación del presente  Protocolo  declarar que no reconoce la competencia  del Comité establecida en los artículos 8 y 9”. Varios países ya han hecho uso de esta atribución. Pero el Sr. Canciller, Dr. Rafael Bielsa no lo ha considerado, al momento de la decisión administrativa por la que se decidió el envío del proyecto de ley de ratificación,.                    

                        Sobre prostitución es llamativo y/o preocupante, porque hace cinco o seis  años se dio en la ciudad de Buenos Aires un debate que duró  un año en la Legislatura, por  su indecisión, harto cuestionada, y en el pueblo de esta Ciudad, con motivo de la sanción del nuevo Código Contravencional, el caso de China, al recomendarle a legalizar la prostitución y de Suecia en 2001, a quien el Comité exhortó a “evaluar las consecuencias de la política actual de tipificar como delito la adquisición de servicios sexuales”. Parafraseando a JOSÉ PABLO FEINMANN  en su novela El cadáver imposible, (Grupo Editorial Norma, 9/2003, págs. 13 y 19) cuando dice “fornicar (palabra fuerte, bíblica y precisa” o es dar campo de liberalización a a quienes hacen de “fugaz fornicador”. La Legislatura de la ciudad hace aproximadamente seis años parecía ignorar la violación de  la Ley Nacional  de Profilaxis Antivenérea y examen nupcial obligatorio 12. 331, que en su art. 15, establece que “Queda prohibido en toda la República el establecimiento de casas o locales donde se ejerza la prostitución...”, que está íntimamente unida, y existencialmente es un problema mayúsculo, a la trata de blancas, una forma moderna de esclavitud, vedada  en el art. 17 de  la misma ley a “Los que sostengan, administren o regenteen ostensible o encubiertamente casas de tolerancia” . Además de que una discusión sobre este tema no puede plantearse como en los ’60, sino que inicios del siglo XXI acosa el S.I.D.A., que mata. Completamente contrario a la defensa de la dignidad de la mujer y a trabajos dignos para ella, en defensa de los derechos que establece el art. 14 y 14 bis de nuestra Constitución Nacional. Como cita JOSÉ PABLO FEINMANN (en Filosofía y Nación.Estudios sobre el pensamiento argentino, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C./Seix Barral, Buenos Aires, 2004, en su Séptimo Estudio,  pág. 258) al Martín Fierro, en sentido lato o muy amplio de la cuestión, más allá de disquiciones económicas sobre la criticada teoría del valor trabajo: “El trabajar es la ley/porque es preciso alquirir;/no se espongan a sufrir una triste situación:/...”  Es necesario al Estado, a la iniciativa privada  de las PYMES y/o a la iniciativa empresaria  en general  salir de la situación actual.                                                

      Resulta inaceptable  a nuestro ordenamiento constitucional y, consecuentemente, a nuestra soberanía jurídico-política que los dictámenes, observaciones, intervenciones y recomendaciones pasaran a tener grado oficioso y cierto grado de oficialidad –aunque la Emb. Di Tullio diga, aún sin el Protocolo ratitficado, que “Desde el punto de vista estrictamente jurídico...” “...no tienen fuerza obligatoria” o “las opiniones del Comité poseen carácter meramente recomendatorio·, además del impacto  ya no político, si no de una politización exacerbada y de exagerado y marcado activismo con ingerencias o intervenciones antojadizas, caprichosas o indebidas con medidas de coerción jurídicas.. No debemos olvidar, como lo ha dicho la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por el principio de la buena fe que rige la actuación del Estado argentino en el cumplimiento de sus compromisos internacionales, aquél debe realizar los mejores esfuerzos para dar respuesta favorable a las recomendaciones la jurisprudencia de, por ejemplo, la Comisión que establece la Convencion Americana de Derechos Humanos (claro que nada que ver con el Comité del Protocolo del, en sus siglas en inglés C.E.D.A.W., ya que es un órgano americano de derechos humanos, con un desempeño serio, que  merece nuestro respeto y no cabe analogar ni lejanamente la  Comision con el Comité del Protocolo del C.E.D.A.W. ( in re “Ekmekjian c/Sofovich”(C.S.,J.N. Fallos 315.1492, “Servini de Cubría s/amparo” Fallos 315;194. considerando 15)..

             Hay determinados  momentos en los que también  las sociedades necesitan un cierto consenso principal, junto con los disensos en la democracia. La crisis actual es uno de esos momentos. Sí a la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres, mas no inspirado en el presupuesto del indiferentismo, es  decir por    el presupuesto según el cual hay muchos  y diferentes enfoques, pero no hay elementos objetivos.  Nuestra Constitución Nacional y los elementos que aportamos son elementos objetivos. Establezcamos, eventualmente, un Comité nacional, donde del conocimiento y del amor a nuestros compatriotas surjan medidas si para el Gobierno en su Mensaje Nº 1917/’04, exp. Nº 852/’04 del P.E., firmado por el Sr, Jefe de Gabinete y el Sr. Canciller  la Convención está actualmente “limitada por inadecuados o insuficientes recursos...para  su implementación”, en orden a “un cumplimiento más efectivo de sus disposiciones a través de su interpretación y de su aplicación práctica” (ver Mensaje ya citado “ut supra”). Y no del egoísmo de un grupúsculo de radicalizadas feministas del Comité del Protocolo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas en inglés, C.E.D.A.W., por el que el Gobierno argentino espere, “servilmente, que el Comité  le diga cómo debe interpretar y aplicar el texto de la Convención, ...” (de “Notivida”, boletín periódico digital argentino, Nro. 273,  4 de febrero de 2005).

                           Venimos aportando elementos objetivos desde el escrito de “Amplían Fundamentos...” y no podemos dejar que nuestro escrito no haya sido  agregado al expediente, cuando el Sr. Canciller, Dr. Rafael Bielsa, ha dicho  públicamente que él es partidario de que los asuntos se resuelvan en expedientes, pero que no ha sido llevado regularme en este caso y se ha resuelto sin haberlo tenido en cuenta. Debe dársenos o creemos que se nos debe dar razón. 

 

                            2).- Con más tiempo, nos preocupamos y ocupamos más  sobre datos  y elementos objetivos, elaborar, luego de efectuar relevamientos en organismos internacionales, vía internet  y de otros  modos y alguna consulta a  especialista, de presentar   un escrito, que titulamos:“AMPLÍAN FUNDAMENTOS EN SU DENUNCIA DE ILEGITIMIDAD CONTRA EL PROTOCOLO FACULTATIVO DE ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMACIÓN DE LA MUJER (C.E.T.F.D.M. , o en siglas en inglés: C.E.D.A.W.) NULIDAD ABSOLUTA  POR EL “IUS COGENS”. PETICIONAN DESPACHO DEL PODER EJECUTIVO DE RETIRO DEL PROTOCOLO DE LA CÁMARA DE SENADORES Y DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS PARA SU RATIFICACIÓN Y EL RETIRO DE LA FIRMA EN EL PLANO INTERNACIONAL POR SER NULO DE NULIDAD ABSOLUTA POR LA REFERIDA CAUSAL.” Lo  presentamos con fecha 14 de julio de 2003  ( o días en  más o en menos) en la misma Subsecretaría de Culto, en donde habíamos sido recibidos en audiencia, y  recibido con sello del “MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES, COMERCIO INTERNACIONAL Y CULTO...”  y con firma de una empleada, que escribió “O.P.S. OBICI”, tal como se ve en copia que se acompaña; y luego de constatar que, llamativamente, no fue incorporado, no se realizó sumario administrativo para determinar responsabilidad y que se han venido efectuando dictámentes o manifestaciones por escrito en ese expediente de Direcciones de la Cancillería, órganos, Comisión o Consejo  del Estado y organizaciones no gubernamentales, así como la realización de un Seminario el 17 de septiembre de 2004, donde no sólo no se nos invitó ni se efectuó comunicación telefónica del mismo, en cuanto menos en una absoluta falta de cortesía, a estas organizaciones no gubernamentales que representamos  y en otros expedientes íntimamente relacionados, decidiéndose el 30 de diciembre de 2004 el envío de un proyecto de ley de ratificación del Protocolo, en sus siglas en inglés C.E.D.A.W.,  sin tener  en cuenta y de modo incongruente o contradictorio este documento de principal relevancia, con elementos objetivos,  o cuya existencia se ignoraba  o mediando una irregularidad importante o grave ante la relevancia de un Protocolo que constituye un tratado internacional, con consecuencias para nuestro Estado. Acompañamos copia del  referido escrito e interponemos este recurso de revisión (Cf. Marienhoff, TRATADO DE DERECHO ADMINISTRATIVO...) y nulidad absoluta, Dr. Rafael Bielsa , ante el Sr. Jefe de Gabinete, Dr. D. Fernández. Y,  en atención nuestra convicción, recurso jerárquico en subsidio ante el Sr. Presidente de la República, Dr. Néstor Kirchner.

                

 

3)               a)A más de recordar que este Tratado internacional es facultativo, pues se denomina “Facultativo”, en razón de ser de ese carácter porque los Estados no tienen la obligación de firmarlo ni mucho menos  ratificarlo, aunque ya lo hubieran hecho de la Conveción de  Eliminación de Todas las Formas  de Discriminación de la Mujer y son apenas 71 países que firmaron y  ratificaron el Protocolo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas en inglés, C.E.D.A.W, de los 179 que ratificaron la Convención de Eliminación de Todas las Formas de Discriminación de la Mujer, es decir, más de 100 Estados no han ratificado el Protocolo. Por favor, tengamos sensatez, y como dice de JOSÉ PABLO FEINMANN, “Cuando el terror se desata, los que callan son tan culpables como los que matan”, además del sentido literal el amplio de los dictámenes de este Protocolo del C.E.DA.W., en sus siglas en inglés o de simil (en “El cadáver imposible, Grupo Editorial Norma, Bs- As., septiembre de 2003, pág. 116), es que interponemos respecto del Protocolo del C.E.D.A.W. este recurso de revision  y nulidad o reconsideración y nulidad, así como jerárquico en subsidio.                                                                        

b)                       Sabemos  por personas que tuvieron contacto con el Dr. Rodríguez Giavarini que éste, comprometido con la causa de la vida, – aunque no se pueda esgrimir la propia torpeza a nivel internacional, pero para el conocimiento del Sr. Presidente de la República- que la firma del referido Protocolo habría constituido un yerro en el momento de su celebración..

c)                         El Comité del C.E.D.A W dictaminó a Burundi legalizar el aborto, dictaminó a principios del corriente 2005 a favor del aborto en Paraguay, con el rechazo del país hermano, dictaminó criticando a Italia porque su legislación permite a los médicos ante la demanda de realizar abortos la objeción de conciencia por motivos religiosos, efectuó dictamen a Libia para permitir el aborto, en el 2000  le  tocó  el turno a Burkina Faso, país al que que el Comité “recomienda que revise su legislación en relación con el aborto...”En el año 2001 el Comité se expidió a favor del aborto sobre Guinea, Nicaragua, Vietman, Burundi, Egipto, Jamaica, Kazajstán, Mongolia, Uzbekistán y Andorra. En 2002, fueron objeto de “recomendaciones“  en el mismo sentido a Uruguay, Trinidad y Tobago, Sri Lanka, Rusia y Portugal . Por más que usted, Sr. Canciller ha dicho que estos  excesos de poder no tendrían validez y que no figura el aborto en el Protocolo del C.E.D.A.W., Ud.  no puede negar no sólo el impacto político , las medidas o recursos con los que cuenta el Comité para ejercer  coerción, los grupos de aliadas feministas radicalizadas, que harían presión sobre el Congreso de la Nación para que se hagan oficiales, por el carácter oficioso que le estamos dando a un Comité de “prima facie” delincuentes, que se escudan en un organismo de poder para cometer “delitos contra la humanidad”,     como el reiterado muchas veces genocidio del aborto, en presunta autoría intelectual, y que “pueden considerarse delitos  convencionalente uniformes”  y por los que “Podrá  hablarse de un derecho penal uniforme o común a todas las naciones. Son delitos contra el derecho de gentes, según el artículo 1(ex 102) 118  de la Constitución Nacional. La norma penal substancial o material uniforme puede aplicarse por un tribunal  supranacional o por un tribunal nacional y cualquier jurisdicción puede condenar el delito”. Estas normas son objeto de la Convención sobre prevención y sanción del delito de genocidio. Percibimos prístinamentee , que no puede ser que esperemos casi sesenta  años, como en el genocidio u Holocausto, conmermorado recientemente cuando ya nada se puede  hacer,lamentablemente, más que tomar conciencia y condenarlo,  cuando contemporánemante a los hechos, prejuicios  ilegítimos  reliigiosos o raciales no dieron importancia que se estaban matando 6.000.000 de judíos, y la Argentina fue reservorio de criminales nazis, cuando haora mueren más de 50 millones de abortos fetales por año, a los que deben contarse los abortos embrionales que, largamente, superan a los fetales. Más de 100 millones de vidas inocentes sacrificadas anualmente! ...(vid. ¿A QUÉ INOCENTE ES LÍCITO MATAR?, publicación de Nueva Cristiandad, Cerrito 1970, 5to. piso, Of. 94, 1010 Capital Federal-Buenos Aires, Argentina, tele-fax 4812-3265 y 4811-9138)

                                  “En la causa Priebke, Erich s/solicitud de extradición (Fallos 318-2148) la Corte Suprema el 2 de noviembre de 1995 juzgó  que configura, prima facie el delito de genocidio, el hecho de haber dado muerte a 75 judíos, no prisioneros de guerra, ni absueltos, condenados o a disposión de un tribunal militar o de la jefatura de policía, como represalia por la muerte de militares durante la guerra. La ´calificación de los delitos contra la humanidad depende de... “ius cogens” ( ver Boggiano, Antonio, DERECHO PENAL INTERNACIONAL EN EL DERECHO DE LAS RELACIONES ENTRE LOS ORDENAMIENTOS JURÍDICOS Y EN LA JURISPRUDENCIA DE LA CORTE  SUPREMA DE JUSTICIA, Ed. “La Ley”, enero  de 2003, pág. 49)

                                  Ha dicho Julián Marias lo sieguiente en relación al genocidio que algunos se empeñan emocional o falazmente en restarle su justa y objetiva importancia, luego de referirse a la “época de Hitler, que inició una era de gran violencia y cuya presión radicalizó enormente”, como esteComité del Protocolo del C.E.D.A.W , decimos nosotros: No se mide el inmenso poder destructor de la mentira, sobre la que nada se puede edificar, mientras que la verdad es coherente, consistente, la tierra firme sobre la que se puede caminar , por dura y lamentable que sea”, para más adelante  concluir:”Los que han vivido desde hace ya muchos decenios no se dan cuenta por lo geneal ... que el mundo actual está compuesto de personasa las que hay que hay que transmitir ese conocimiento para hacerles adquirir una experiencia histórica preciosa , que supla la vivida que no han alcanzado. No se puede dar por supuesto que lo que uno sabe muy bien –incluyendo el Holocausto o genocidio nazi- lo saben los demás;...; hay que facilitarles un suplemento de ésta que se remonte por lo menos unos cuantos decenios atrá. Sólo así podrán vivir instalados realmente y con claridad en este tiempo que es propiamente el suyo” (los resaltados en negrita son nuestros) (ver L a Nación Revista  del Domingo29/6/03, nota Lo que va de ayer a hoy, pág. 30)

                         José Pablo Feinman dice “Cuando  el terror se desata, los que callan son tan culpable como los que matan” (en EL Cadáver imposible, Grupo Editorial Norma, septiembre de 2003, pág. 116 y, por ello, es que efectuamos estas  presentaciones, para que los representantes de nuestro Estado no permitan que esta situación siga en el mundo en violación del derecho internacional pñublico convencional más elemental, pues el genocidio en la propia Convención , sea cometido en tiempo de paz o de guerra , es un “delito de D.I.” que las partes se obligan a prevenir y sancionar(art. I) en el doble plano legislativo  (art. V) y jurisdiccional (art. VI). Por  genocidio se entiende, conforme el art. I “(...)cualquiera de los actos mencionados a continuacion, cometidos con el propósito de destruir total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, tals como ...a) Matanza de miembros del grupo....d) Imposición de medidas encaminadas a evitar los nacimientos dentro del grupo.”, en este caso, grupos nacionles en los que está en cuestión lo abortos..

                          El sostener que no se enuentra el aborto  o el homiciidio pre-natal, que es lo mismo, mencionado expresamente en el Protocolo sería admitir un formalismo  manifiesto, en los términos de “in re” Colalillo de nuestra Corte Suprema de Justicia  de la Nación o que se busquen resquicios de presunta mala  fe de cualquier manera para permitir dictámenes con posible coerción, cuando el Protocolo del C.E.D.A.W no admite reservas internacionales, aunque se pretenda  como “declaración interpretativa”, que el art. 19, apartado a) de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados no permite y que cualquier Estado parte que cuestione la hace “caer”..

                          Como dice Ernesto de la Guardia en Derecho de los Tratados internacionales (Editorial Abaco de Rodolfo Depalma, Avellaneda, Pcia. de  Buenos Aires; República Argentina, junio de 1997, pág. 289) vemos que entre los ejemplos que de “ius cogens” se habían dado en la Comisión de Derecho Internacional figuraron “a) un tratado relativo a un caso de uso ilegítimo de la fuerza con violación de los principios de la carta; b)  un tratado  relativo a la ejecución de cualquier otro acto delictivo en derecho internacional; un tratado destinado a realizar o tolerar actos tales como la trata de esclavos, la piratería o el genocidio, en cuya represión todo Estado  está obligado a cooperar. Pero la Comisión no quiso insertar ejemplos, por la dificultad de estableeer un numeración de normas de este tipo, que podría conducir a la regla de interpretación expresio unius exclusio alterius”(el subrayado es nuestro).

                      El “iud cogens” es “ius”: regla o norma, referido al Derecho   Internacional Público; y “cogens” (participio presente  del verb latino “cogere”): obligante o que obliga; es decir, norma del derecho internacional público que obliga o norma del derecho internacional público obligatoria. Está contemplado para el caso en el art. 53 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. Esta norma comprende el caso de la firma del Protocolo durante el Gobierno del Dr. De la Rúa, como viciada de nulidad absoluta como tratado internacional, al estar en cuestión el genocidio del aborto como contrario a normas imperativas u obligatorias  de derecho internacional.Además  de la notable cantidad de un centenar de países que no lo ratificaron, afectar nuestra soberanía jurídica (art. 27 de la Constitución Nacional y el art. 118 que alude al derecho de gentes) . Consideramos que el tratado del Protocolo del C.E.D.A.W. reune estos requisitos con los arts. 1, 4, 5,  inciso 1 e inciso 2, art. 65, 7, inciso 1 que se refiere a “personas o grupos de personas”, abriendo el campo a delitos o arbitraridades genocidas con fines interesados, 8, 9, 14, etc.

                         Como dice Manuel Diez de Velazco Vallejo en INSTITUCIONES DE DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO,  13era. edición, Editorial Tecnos ; Madrid, 2002, pág. 171 en el título NULIDAD Y SUSPENSIÓN DE LA APLICACIÓN Y TERMINACIÓN DE LOS TRATADOS: ...2º Que la terminación, denuncia, retirada o suspensión de un tratado sólo pueda hacerse en aplicación de las normas del propio  tratado o de la Convención de Viena  sobre el Derecho de los Tratados. 3º Que la nulidad, terminación, retirada o suspensión no menoscaben  el deber del Estado de cumplir las obligaciones a que esté sometido por normas del D.I. distintas a las del Tratado en cuestión. 4º El Derecho a denunciar, retirarse o suspender un Tratado no podrá ejercerse sobre obligaciones parciales, sino sobre la totalidad del Tratado, salvo que el mismo disponga otra cosa  o las Partes así lo convinieren. Con ello se intenta evitar que los Estados se desliguen de las cláusulas onerosas y se beneficien de las que les sean  favorables. Por otro lado, se pone en evidencia que los Tratados forman un conjunto.5º Las causas de la nulidad no podrán alegarse más que sobre el Tratado concreto en su conjunto y no sobre determinadas  cláusulas,...”Estos requisitos consideramos que se dan en su conjunto y concretamente haciendo surgir del mismo Protocolo (arts. 1, 4, 5, inciso 1 e inciso 2, art. 6, , 7, inciso 1, que se refiere a “personas o grupos de personas”, abriendo el campo a violaciones al derecho internacional publico y a la comisión de delitos por parte del Comité de la C.E.T.F.D.M, en sus siglas en inglés: CEDAW.

                         Asimismo, por todos los dictámenes que surgen sobre la base del mismo Protocolo, absolutamente no imprescindible, y sobre el  que propusimos eventualmente una Comisión a nivel nacional, siguiendo la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados y/o la práctica internacional, proponemos proceder en los términos del art. 65 de aquélla “notificar” a los demás Estados firmantes y ratificantes trasnmitir, a través de la Secretaría General de las Naciones Unidas o por el mecanismo correspondiente , conveniente y oportuno, el acto de retirar la firma del Protocolo Facultativo, en razón del mismo y del Comité que de él surge y sus dictámenes afectar normas  imperativas  de derecho  internacional o “ius cogens”, como es la que sanciona el genocidio que tiene lugar mediante  la práctica del aborto u homicidio prenatal y los daños a los grupos nacionales, y encontrarse dentro del encuadre  previsto en el art. 56 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.

                       Volvemos a recordar que recientemente E.E.U.U. retiró la firma del Protocolo de Kyoto y de la Convención del Tratado de la Corte de Derecho Penal Internacional y no dejamos de ser otro Estado el Estado argentino para resolver sobre nuestros destinos.

                       Finalmente, luego de revocar las decisiones  de envío del Proyecto de ratificación del Protocolo de la C.E.T.F.DM., en sus en inglés; C.E.D.A.W., por parte del Sr. Canciller, Dr. Rafael Bielsa y del Sr. Jefe de Gabinete de Ministros, Dr. Daniel Fernández, por estar viciadas de nulidad/es aboluta/s, tal como se fundó “ut supra” o subsidiariamente por decision  del recurso jerárquico del Sr. Presidente de la República, Dr. Néstor Kirchner,, resumido en  el presente escrito. Con todo respeto, solicitamos despacho de retiro al Senado de la Nación, Comisión de Relaciones Internacionales., a cargo del Dr. Ramón PUERTA, par a el posterior retiro  de la firma, vía Secretaría  General de Naciones Unidas o por el mecanismo considerado correspondiente conveniente y oportuno .

                          Como fórmula común en  estos escritos, hacemos reserva del caso federal.

                        Por lo expuesto, solicitamos:

I)                 Se revoquen las decisiones administrativas del Sr. Canciller,Dr. Rafael Bielsa, y del Sr. Jefe Gabinete de Ministros  de envío del proyecto de ley de ratificacion del Protocolo de la C.E.T.F.D.M-, en sus siglas en inglés:C.E.D.A.W, en los EXPEMRECC  Nº 20.321/´03 y EXPMRECC Nª 55.465/04.

II)              Se libre un despacho de retiro del Senado de la Nación del proyecto de ley de ratificacion, consecuentemente, por los fundamentos expuestos y del Protocolo Facultativo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas en inglés C.E.D.A.W.

III)          Se libre otro despacho de no tratamiento en la Cámara de Diputados de la Nación, al efecto del retiro del Protocolo de la C.E.T.F.D.M., en sus siglas en inglés;C.E.D.A.W., por los fundamentos del presente.

IV)           En fin, se haga lugar a la DENUNCIA DE ILEGITIMIDAD DEL PROTOCOLO DE LA C.E.T.F.D.M. , en sus siglas en inglés:C.E.D.A.W., firmado durante la Presidencia del Dr. De la Rúa y se proceda a “notificar” a los demás Estados firmantes y los  ratificantes el acto de retiro del Estado argentino de reitirar la firm del Protocolo FACULTATIVO de la C.E.T.F.D.M. o  C.E.D. A.W. en sus siglas inglesas, a través de la Secretaría General de Naciones Unidas, conf. art. 65 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados o en la forma correspondiente, conveniente y oportuna, por ser nula de nulidad absoluta la firma del Protocolo por el “ius cogens”, tal como fundamentamos más arriba.

Proveer de conformidad,

                                                                                         ES  JUSTO.

 

Mónica M. de del Río,       Ma. Carolina Astarloa de Cancelliere

Presidente del Movimiento      Presidente de la FUNDACIÓN

Cívico de Mujeres.                    ARGENTINA DE LA MUJER.

D.N.I. 6.435.479                           D.N.Ii.14.429.597                                                    

                                                                                                                                     

 

                     Alberto Varela;presidente de Asociac. “Pro Familia”

    

   Andés González Balcarce,

C.P.A.C.F. Tº 52, Fº 983,

Docente regular de Teoría

del Estado de la Facultad

de Derecho  de la U.B.A..