NOVENTA
AÑOS
DEL
GENOCIDIO ARMENIO


 
por Reina Libertad Sarkissian 

 

Otro 24 de Abril y ya pasaron 90 años….


Los 24 de Abril los armenios recordamos el horror. Tantas historias contadas, explicadas y transmitidas  para resguardar  la identidad cultural del pueblo y resguardar la memoria…
cumplir con nuestros antepasados.


El genocidio que nos hiri
ó para siempre, fue cometido contra el pueblo  armenio por el Estado turco entre 1915 y 1923. Fue el primer genocidio del siglo XX. Fueron masacrados 1.500.000 armenios, hombres, mujeres, niños, con el único objetivo de terminar con la etnia.


En la historia de los Derechos Humanos, las violaciones y crímenes ejercidos desde el aparato estatal y ejerciendo la violencia institucional,
son las que  llevan más tiempo para reparar. Esto, siempre y cuando  los  estados  reconozcan  su proceder. En el caso del genocidio contra los armenios, aun hoy Turquía niega los hechos. Muchos 24 de Abril, las personas nos preguntan por qué algo que sucedió ya hace 90 años sigue siendo un tema de conmemoración. Y la realidad es que le damos  importancia porque es algo que no ha terminado, es un tema que corroe nuestra memoria, un punto oscuro aún sangrante, nuestras historias de vida aún abiertas… aún esperan respuesta, porque el que no fue víctima directa fue testigo. Por eso transmito  a mi hija los relatos, como una vez en casa lo hicieron conmigo. Para no olvidar. Para que no se repita en ningún lugar… nunca más.


Básicamente, el problema radica en que el paso del tiempo no ha curado la generación de víctimas, no terminó con los masacrados en las deportaciones ni con la generación de los perpetradores. Como descendientes aún hoy nos sentimos afectados por aquella violencia, vivimos el exilio forzado de los que pudieron huir. La muerte, por el sólo hecho de pertenecer “a otros”, la muerte por no aceptar la diversidad.  Un martirio que comenzó incluso antes de 1915
: entre 1894 y 1896 la represión del Imperio Otomano se cobró 300.000 vidas en procedimientos “de rutina”. El golpe final fue asestado bajo el gobierno de los Jóvenes Turcos, cuando se oficializa la orden de eliminar a toda la minoría armenia.

Así,  en la noche del 24 al 25 de Abril de 1915, de un golpe fueron asesinados más de 800 intelectuales, líderes de la comunidad armenia de Estambul
. Los armenios que estaban bajo servicio, siguieron en la lista. Luego se llevaron a las adolescentes para venderlas en los minaretos, y así  fueron documentadas 1.500.000 víctimas.  

Le debemos al Dr.  Rafael Lemkin, un abogado lingüista, judío polaco
,  que en 1941,  para describir las muertes sistematizadas de armenios, crease la palabra Genocidio (“genos”, del griego “etnia” o “tribu”, y del derivativo latino “cidium”, "matar"). La Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1948, aprobó la Convención para la Prevención y Castigo del Crimen de Genocidio y en su art. 2ª establece: 

“En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial, o religioso tales como:

- matanza de miembros del grupo

- lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo

- sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear    

   su destrucción física, total o parcial

- medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo

- traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo”


En el caso del pueblo armenio, las características descriptas por el artículo se cumplieron  punto por punto.


La Convención que describe el delito de genocidio  de lesa humanidad entró en vigor en 1951, nuestro país la ratificó en 1956. Lamentablemente la comunidad internacional  fracasó en evitar que el crimen volviera a suceder. Así,  años después Hitler, utilizando el mismo plan  sistematizado de exterminio decide aplicarlo a los judíos proclamando: ¿"quién recuerda hoy la matanza de  armenios"…? La Turquía de hoy sigue negando los hechos, desea mostrarse  democrática, occidental, y amplia pues quiere ser admitida en la Unión Europea, pero simultáneamente censura su propia historia, a diferencia de Alemania, que reconoció su accionar en  la “Shoah” durante la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, pocos niegan el crimen de genocidio contra los armenios. La abrumadora documentación escrita y fotográfica hiere profundamente.  El Parlamento Europeo,  Uruguay,  Francia,  Bélgica,  Rusia,  Italia, Suecia, Grecia,  Líbano, Suiza, Bulgaria,  Holanda,  y Canadá así como también más de 30 estados norteamericanos, y en Argentina ambas Cámaras del Congreso desde 1983, han reconocido el crimen de genocidio contra el pueblo armenio.

La demanda de justicia no  será interrumpida por el mero transcurso de los años. La reparación  es necesaria para proceder al perdón
. Los derechos del pueblo son inalienables e imprescriptibles, la verdad histórica  es inocultable, y la justicia llegará. Los armenios del mundo exigen memoria, reparación y restitución territorial
.