SeminarioCultura de la evaluación
de los valores éticos

para la certificación profesional”

 

Se realizó el 9 de agosto, con los auspicios del Consejo Académico de Ética en Medicina (CAEEM) y la Comisión Permanente de Ética Medicina de la Academia Nacional de Medicina, en el palacete de esta última, en la Ciudad de Buenos Aires, este interesantísimo Seminario.

 

La apertura estuvo a cargo del Dr. Oscar L. Aguilar, Director Ejecutivo del Consejo de Certificación de Profesionales Médicos (CCPM), a quien sucedió en el uso de la palabra el Coordinador del Seminario, Dr. Fermín García Marcos, Secretario del CAEEM, Profesor de la Universidad del Salvador, y miembro de la Comisión Directiva del Instituto de Bioética de la Universidad del Museo Social Argentino.

 

García Marcos destacó la importancia de la consideración de las virtudes dentro del esquema de la Bioética, en la línea de Edmond Pellegrino, y su refuerzo en la formación de los médicos. Ésta impone la adquisición de hábitos, dijo, tales como la veracidad, el respeto a la dignidad, la discreción, la honestidad, el juicio crítico, la humildad, el discernimiento y el honor.

 

Tuvo lugar luego una jugosa mesa redonda, con los siguientes médicos: Luis Prudent, de la Sociedad Argentina de Pediatría, Jorge Tomás Insua (clínico generalista), Claudio Iribarren, de la Asociación Argentina de Cirugía, y Félix P. Etchegoyen, Presidente del Consejo de Certificación de Médicos Clínicos.

 

Prudent remarcó la hipocresía de muchos avales éticos, que en realidad son prestados bajo la presión de la amistad, o la mera necesidad de seguir conviviendo en un mismo ámbito de trabajo. Insúa insistió en el concepto de "profesionalismo" en reemplazo del de ética, a la hora de la evaluación. Iribarren consideró imprescindible una mayor presencia de los contenidos éticos en la formación de los cirujanos. Etchegoyen, por su parte, se lamentó de que "la cultura del positivismo" haya fulminado la evaluación de los aspectos subjetivos, dando relevancia solamente a los hechos concretos.

 

Tras un intervalo, disertó María Lilian Lukac de Stier, Doctora en Filosofía, docente de la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica Argentina y del Instituto de Bioética de esa misma casa de altos estudios. Uno de sus conceptos más interesantes de su exposición, que giró predominantemente alrededor de las virtudes en el esquema de Santo Tomás de Aquino, fue que "los apartamientos de los principios hipocráticos tratan de mostrarse también como actos de beneficencia".

 

Hubo luego un interesante debate entre los presentes. Destacó el Dr. Félix Kantarovich, renombrado trasplantólogo, autor de la Ley 21.541, quien recalcó la dificultad que se presenta a la hora de evaluar las conductas éticas. Finalmente, cerró el evento el Vicepresidente del CCPM, Académico Dr. Fortunato Benaim.