PERSONA EN CUBA

por Ricardo Pelegrín Taboada, desde La Habana

 

 

Creación de la Sociedad Cubana de Derecho Procesal

 

Ocupa el centro de nuestra Isla de Cuba la provincia de Ciego de Ávila. Esta región es identidad de todos los cubanos pues se conservan en su litoral norte algunas de nuestras más bellas playas y también, casi en su punto más septentrional, en la ciudad de Morón, encontramos la estatua que la hace famosa por el Gallo que la identifica.

 

A partir de este año, esa región tendrá  un nuevo aspecto por el cual será recordada, en particular por los juristas. Esto se debe a que, junto al calor natural y la frescura del lugar, se desarrolló durante los días 2 y 3 de Marzo en este ambiente cálido y agradable, el Primer Congreso Nacional de Derecho Procesal en Cuba. Procesalistas de todas las regiones de nuestro archipiélago se reunieron durante dos jornadas de trabajo para debatir y desarrollar los problemas e inquietudes fundamentales que presenta la práctica jurídica actual y la legislación adjetiva. Con este evento la ciencia jurídica cubana creció por lo interesantes de los debates, la actualidad de los temas y, sobre todo, por la reunión de todos los juristas dedicados a esta rama al constituir la Sociedad Cubana de Derecho Procesal.

 

Los trabajos del Congreso se realizaron a través de tres comisiones: No.1. Proceso Penal; No. 2. Proceso Civil y Familiar; No. 3. Económico, Administrativo, Laboral y otros procesos.

 

Durante los dos días de trabajo se escucharon las Conferencias Magistrales:

  1. “Violaciones procesales en el juicio de los Cinco Héroes”,  del Lic. Roberto González  Shewerert;
  2. “Exigibilidad jurídica de los derechos económicos, sociales y culturales. Un estudio comparado”, del Dr. Ramón de la Cruz Ochoa;
  3. “Hacia una teoría unitaria del Derecho Procesal en Cuba”; del Dr. Juan Mendoza Díaz;
  4. Las nulidades en la práctica del proceso penal cubano”; del Ms. C. Danilo Rivero García;
  5. Las nulidades instrumentales a la luz de los criterios del Tribunal Supremo Popular”; del Dr. Leonardo Pérez Gallardo;
  6. “La formación del contencioso administrativo”, del Dr. Andry Matilla Correa;
  7. “Las etapas del proceso y los sujetos participantes”, del Dr. Jorge Bodes Torres;
  8. Excepción de arbitraje”; del Ms. C. Narciso Cobo Roura.

 

Se presentaron cinco paneles sobre los temas “Participación ciudadana en la administración de justicia”; “Constitución, principios y garantías en el Proceso Penal”; “Presencia de la víctima en el proceso”; “Jurisdicción de familia”; y “Las pruebas en el proceso civil y familiar”. En dos de estos paneles se pudieron escuchar las intervenciones especiales del Dr. Vicente Arranz Castillero: “El principio de publicidad en el proceso penal” e “Inmediación y racionalidad de las decisiones judiciales en materia probatoria”, del Ms. C. Ariel Mantecón Ramos.

 

                          Además, se escucharon 20 ponencias sobre diversos temas en las diferentes Comisiones. Los contenidos sometidos a consideración fueron:

 

1.      Las medidas cautelares sobre bienes en el proceso penal,

2.      La expropiación forzosa en la práctica judicial cubana,

3.      La acción de deslinde, amojonamiento y cerramiento,

4.      El proceso sucesorio de operaciones divisorias del caudal hereditario,

5.      Relación de causalidad entre las garantías para el cumplimiento de las obligaciones contractuales, las ejecuciones de las sentencias en la jurisdicción civil y otras instituciones procesales,

6.      Los títulos de créditos civiles que generan ejecución,

7.      La ejecución procesal como complemento del Derecho Agrario,

8.      La exigencia de responsabilidad por daños ambientales y sus problemas procesales en el ordenamiento jurídico cubano,

9.      Suspensión de pagos,

10. Las tercerías en el proceso económico,

11. El acto de diligencia previa para preparar la acción ejecutiva a partir de las experiencias de las Salas de lo Económico,    

12. El escrito de oposición al recurso de apelación penal,

13. Consideraciones teóricas y prácticas sobre el amparo en la posesión,

14. Disensiones y disquisiciones para aclarar un concepto oscuro: la legitimación,

15. La intervención del tercero en el proceso de conocimiento civil cubano,

16. El juicio ejecutivo mercantil,

17. El Proceso Ejecutivo Económico,

18. La prueba de indicios en el proceso,

19. La sentencia penal y su vinculación con el principio de correlación imputación-sentencia,

20. El control jurisdiccional en la pena privativa de libertad y su ejecución.

 

Los debates resultaron muy enriquecedores y la satisfacción general fue el espíritu de los presentes: jueces, abogados, fiscales y docentes que dentro del ejercicio de la profesión basan su práctica esencialmente en la aplicación de la legislación procesal vigente y que podrán de inmediato perfeccionar el trabajo, basado nada más y nada menos que en la administración de la justicia.

 

No obstante, desde el establecimiento de las normas en Cuba y el funcionamiento de aquellos primeros principios inquisitoriales llegados desde España, los procesalistas cubanos han trabajado, como cualquier otro profesional del Derecho, desarrollando la doctrina y la práctica. Se recogen en nuestra historia grandes juristas y dentro de ellos grandes procesalistas que fueron grandes en los estrados o que sentaron cátedras en nuestras aulas universitarias como fueran Ricardo Dolz durante la primera mitad del siglo XX y luego del triunfo revolucionario los profesores Aldo Prieto y Grillo Longoria.

 

Pero, a pesar de décadas de trabajo, no contaban los amantes de la norma adjetiva con una sociedad científica que les permitiera reunirse para debatir e investigar sus propios temas, desentendidos en la medida de lo posible de los postulados de la norma sustantiva.

 

Para el desarrollo y perfección en el estudio de otras ramas del Derecho, se han ido creando en los últimos años Sociedades Científicas dentro de la Unión Nacional de Juristas de Cuba. Aquí se agrupan los sectores de la ciencia y se organiza nacionalmente, a través de sus capítulos, el trabajo investigativo imprescindible para su evolución como ciencia en nuestro país.  De esta forma, existen actualmente dentro de la organización varias Sociedades Científicas entre las cuales se relacionan: Derecho Civil y de Familia, Derecho Mercantil, Derecho Económico y Financiero, Derecho Constitucional y Administrativo, Derecho Internacional Público, Derecho Internacional Privado, Derecho Notarial, Derecho Penal, Derecho Agrario, Derecho Laboral. El Derecho Procesal necesitaba ya su propia sociedad.

 

La constitución del nuevo espacio científico viene a satisfacer una necesidad y un anhelo de ese espacio propio para la reflexión  y el debate sobre los principios y temáticas meramente procesales, hasta hoy subordinadas en las ponencias e investigaciones a otras Sociedades.

 

Luego de  realizar la elección se determinó la directiva a nivel nacional y quedó pendiente la constitución de cada uno de los Capítulos provinciales. La Presidencia de la misma recayó sobre el Dr. Juan Mendoza Díaz, Vicepresidente de la Unión Nacional de Juristas de Cuba y Vicedecano de la Facultad de Derecho, donde es el profesor principal de la asignatura Derecho Procesal Civil. Este profesor fue el eslabón fundamental encargado de la organización del Congreso y de la constitución de la Sociedad, ha trabajado durante años no solo como abogado y juez en los Tribunales cubanos, sino que ha sido también un renovador de la enseñanza de esta materia.

 

Es válido destacar que la Sociedad incluye al Derecho Procesal Civil, al Penal y a los procesos especiales: Administrativo, Económico y Laboral, así como todos aquellos otros espacios jurisdiccionales que existen en nuestro país.

 

Es una esperanza que pronto todas las ramas del saber jurídico  en Cuba constituyan sus propias sociedades, lo cual imprimirá un impulso considerable al derecho cubano en el aspecto práctico y en el sentido técnico-doctrinal. Nuevas Sociedades se organizan bajo la misma idea y esperemos que pronto cada componente de la ciencia del derecho en Cuba pueda contar uno. De momento, felicitaciones y buenos augurios para la Sociedad Científica de Derecho Procesal.