ACERCA DE LAS CÉLULAS

STEM O TRONCALES

(a partir de la exposición
de la Dra. Margarita Bosch
en el IBB-UMSA)

 

 

 

                                                         Liliana Carmen Villafáfila*

 

 

                        El día miércoles 14 de junio de 2006 tuve la enorme satisfacción de participar en la Reunión de Trabajo Abierta organizada por el Instituto del Bioética y  Bioderecho de la UMSA en donde la Dra. Margarita Bosch -Licenciada en Ciencias Biológicas, Doctora en Química, Magíster en Bioética, Profesora de la Maestría en Aspectos Bioéticos y Jurídicos de la Salud (UMSA), Profesora de la UCA- trató el tema: “Células stem o troncales: Posibilidades terapéuticas y dilemas éticos” frente a un grupo de profesionales médicos, biólogos y abogados y también, estudiantes universitarios.

                        La reunión se desarrolló en un franco clima de intercambio de ideas, partiendo de las claras explicaciones dadas por la Dra. Bosch  acerca de qué son y cómo se comportan las células stem, troncales, indiferenciadas o “madres”, para poder arribar luego, al planteo de la cuestión esencial desde el punto de vista de la ética y el bioderecho: ¿cuál es el conflicto social o dilema ético vinculado con la utilización terapeútica de las células indiferenciadas? ¿Cuál sería la mejor regulación normativa, entendiendo como mejor a lo socialmente conveniente, justo y bueno?

 

QUE SON LAS CELULAS STEM: La Dra. Bosch nos ilustró maravillosamente acerca de que estas células se llaman stem, ya que han tomado este nombre de la botánica, y también son llamadas “indiferenciadas” o madres por ser éstas las que se encuentran en la primera etapa de gestación del feto, en estado embrionario o blastocito (células stem embriónicas) y a partir de allí, estas células primordiales son capaces de desarrollarse en una variedad de tipos de células siendo dirigidas a la formación de los diferentes tejidos, órganos etc. del feto. Es por ello, que su correcta designación es de “indiferenciadas” ya que no tienen algún tipo de diferenciación (no adoptan todavía alguna forma determinada) como células epiteliales, miocardiocitos, sanguíneas etc.

                        También -aunque no es tan precisa esta denominación-, son llamadas células “madre” porque éstas pueden ser dirigidas y utilizadas para la formación de cualquier otro tipo de célula diferenciada, localizadas en órganos y tejidos y adoptando las formas y funciones del ámbito adonde se encuentren.- Siendo así, se advierte a priori la función reconstructiva, reparativa del organismo que puede aportar la utilización terapéutica de  células stem.-

                         Es evidente a mi entender, la maravillosa potencialidad de la investigación relacionada con estas células. De ser necesario reparar algo dañado de un organismo, tomaríamos en teoría (y luego veremos también en la práctica) células indiferenciadas y las inyectaríamos o implantaríamos en donde fuera necesario.- Al decir de la Dra. Bosch: “los investigadores de la eterna juventud” están muy entusiasmados…

                         Adónde encontramos células indiferenciadas?

1)     Como quedó dicho, en embriones muy tempranos (blastocitos)

2)     También se encuentran células indiferenciadas en la última parte de la médula del cuerpo del adulto.-

3)     Se descubren células stem en menor cantidad pero suficiente, en el cordón umbilical.-

Esta tercera posibilidad, genera la novedosa práctica del congelamiento del cordón umbilical del recién nacido. Por decisión de la progenitora o progenitores, actualmente se puede recurrir a un Banco de congelamiento de cordones umbilicales. En nuestro país Argentina, existe un Banco de congelamiento público y dos Bancos a nivel  privado. Según explicara la Dra. Bosch, esta práctica sería muy útil para el caso de tratamiento de enfermedades en la misma familia del recién nacido, por ejemplo para el tratamiento en la cura de la leucemia de un hermano. También se procede a dicho congelamiento sin ninguna finalidad terapéutica actual, como seguro de existencia de células stem dentro de esa familia. En los Bancos privados el costo de congelamiento inicial asciende a U$S 850.- y un canon anual es de U$S 100.- por mantenimiento.-

                         Naturalmente las células stem existentes en el cordón llevan en sí la carga genética correspondiente a la familia siendo por lo tanto ideales para el tratamiento de enfermedades de aquellos que se correspondan con la misma.-

 

EXPERIENCIAS: Es dable observar que se utiliza satisfactoriamente el trasplante de médula en caso de pacientes con diagnóstico de leucemia. También se han utilizado células stem extraídas de la médula de pacientes que sufrieron infartos de miocardio, siendo luego inyectadas en su corazón comprobándose que las células adoptaron las formas y funciones de los miocardiocitos, con resultados satisfactorios hasta el momento.-

                          Así también, estas células stem pueden ser cultivadas en platos y usadas potencialmente para generar "tejidos terapéuticos" u "órganos de repuesto" es decir, las células indiferenciadas se cosechan, se reproducen como tales y luego partiendo de ellas, se generan tejidos óseos, tejidos musculares, tejidos nerviosos…

 

CUESTIÓN ÉTICA Y CONFLICTO SOCIAL: Acerca de la cuestión ética, siendo que las células stem pueden ser localizadas en otras fuentes distintas del embrión humano, hemos avanzado positivamente en solucionar una cuestión ética para nosotros de mucha gravedad cual sería la destrucción o manipulación de embriones humanos, a lo que nos oponemos rotundamente. Dicha cuestión ética trasciende al campo jurídico, siendo que el embrión humano en nuestro derecho, es PERSONA y como tal, goza de derechos personalísimos inherentes a su propia naturaleza a partir de la concepción. Por lo tanto, toda tentativa de manipulación de embriones o su destrucción es avasallar los derechos más esenciales de la persona humana y lo que es aún peor, de una persona humana que se encuentra en un estado de total indefensión.-

                           Por lo tanto, sí podemos aceptar la utilización de células stem adultas y de cordón umbilical con fines terapéuticos.-

                          Circunscripta la cuestión entonces a la utilización de estas células procedentes de adultos o de cordones umbilicales, se nos plantean los siguientes interrogantes:

1) Debería existir alguna finalidad específica en su utilización?

2) Se deben utilizar las células obtenidas de estas fuentes exclusivamente en la persona adulta de la cual provienen, exclusivamente en la familia del bebé recién nacido o, podrían ser utilizadas en otras personas, por diferentes motivos, inclusive por razones terapéuticas o con una finalidad humanitaria?

3) Si de hecho se congelan cordones umbilicales en forma preventiva, manteniendo en ellos células stem, únicamente podrían ser utilizados por la familia de la cual provienen?

4) Comprobada la potencialidad reconstructiva de estas células, podríamos congelar los cordones provenientes de algunos, pocos, muchos o todos los recién nacidos? Cuál sería el criterio para proceder a su congelamiento? Sólo se congelarían aquellos que pagan forma privada o sería conveniente, justo y bueno que se mantengan congelados otros cordones en forma preventiva para fines terapéuticos o humanitarios? .-

                            Es evidente que nos encontramos frente a una cuestión de implicancias éticas y sociales.- En la actualidad, sólo acceden al congelamiento los que pueden solventar el gasto que ello implica o por razones terapéuticas en el tratamiento de graves enfermedades. Pero el devenir en la evolución en la investigación científica –y que no es ciencia ficción- indica que las células stem tienen aplicaciones terapéuticas de tipo reconstructivo en etapa experimental y se están obteniendo resultados positivos por lo tanto, a la brevedad el requerimiento de este tipo de prácticas será cada vez mayor… y quienes serán los que podrán acceder a ellas?

 

                          En este sentido, fue muy interesante la disertación que se produjo en el transcurso de la Reunión acerca de la finalidad de la Medicina que de ser originalmente terapéutica, reparadora, para el tratamiento de enfermedades, se va transformando en Medicina del Deseo, tomando como ejemplo lo que acontece con la especialidad de la Cirugía Plástica, que comenzó siendo reparadora en casos terapéuticos y es en la actualidad, plástica, utilizada sin fines terapéuticos, no existiendo limitación alguna, por puro gusto o placer, y planteando una cuestión de diferenciación social en virtud de que el acceso a la misma está dado en función de determinada situación económica, lo que hace a la existencia del marketing, modelos y mercado, con los correspondientes costos y ganancias…Nos encontramos entonces frente a un nuevo factor de exclusión social, dado por la Medicina del Deseo que no reconoce límites…y que desde el punto de vista psicológico, atiende al deseo que es el deseo del otro.-

 

                            Así vemos los modelos arquetípicos que trascienden precisamente por el marketing y las economías de mercado, figuras de cuerpos humanos desfigurados, prácticas atentatorias de la propia integridad física, que parten de la propia Medicina sin límites ni principios… Podría sostenerse que dichas prácticas se encuentran enmarcadas en el espectro de la libertad individual y por supuesto, la economía particular de cada persona. Aferrándonos a la idea de libertad y economía de mercado nuestra cuestión principal podría derivar en lo siguiente: siendo que los países del llamado primer mundo tienen una tasa de natalidad en muchos casos negativa, los países del tercer mundo que tienen una alta tasa de natalidad, serían los llamados a ser proveedores de cordones umbilicales.-

                           Como ejemplo de la trascendencia de este tema a nivel internacional, a continuación se transcribe en su idioma original un artículo publicado en la web por la Revista NewScientist.Com, con fecha 2 de julio de 2006:

EXPERT GUIDE

Instant Expert: Stem Cells

 

Fast-forward to the end of the 21st Century: surgeons can create new organs to order, regrow crippled spines and hearts and reverse the damage of Parkinson's disease or diabetes with ease. Immune rejection and waiting lists for replacement organs are consigned to history. Stem cells may have the potential to fulfil this promise and much more, but there are still many technical, ethical and political obstacles to overcome before real therapies are possible.

Despite their medical promise, stem cells have been dogged by political and ethical controversy because some are derived from discarded human embryos, and because of fears and confusion about links with human reproductive cloning. The future of stem cell therapies was thrown deeper into doubt in late 2005, when a leader of the field - Woo Suk Hwang, South Korea's stem cell king" - was found to have forged key discoveries and flouted ethical protocols. So has the stem cell miracle been postponed?

 

                             Frente a esta situación, es necesario adoptar casi instantáneamente una posición relativa a la disponibilidad de cordones de recién nacidos. Luego del parto, ¿qué se hace con el cordón umbilical? ¿Pueden disponer las instituciones (hospitales, sanatorios, clínicas) de aquellos cordones que no sean requeridos por la familia del recién nacido? ¿Deben dichas instituciones conservarlos, en razón del valiosísimo caudal de células stem que poseen? ¿Será necesaria una autorización para poder disponer de estos cordones? ¿Podrían ser tratados como cosas, que están en el comercio y por ende, ser vendidos por un precio? ¿Son material humano y deben servir para cumplir fines terapéuticos o humanitarios? En el caso de ser conservados, ¿cuáles se conservarían, cuál sería el criterio de selección? ¿Sería necesario conservar pocos, muchos, todos? ¿Adónde y cómo se conservarían y quién solventaría los gastos que esta crio implicaría? ¿Podrían pertenecer a toda humanidad como un patrimonio común?

 

Estas y otras muchas preguntas –como por ejemplo las cuestiones derivadas relativas a la clonación (de órganos con fines terapéuticos supuestamente) que alegremente se anunció hace unas semanas desde los voceros de la Universidad de Harvard, EEUU- surgieron a partir de la disertación de la Dra. Bosch, quien no sólo nos deslumbró con sus conocimientos y simpatía sino que además nos hizo comprender que hay una profunda necesidad de dar respuestas como sociedad, a estas nuevas prácticas que desde la ciencia y la medicina se vienen realizando, en etapa experimental pero con efectividad dependiendo de nosotros, interesados en estos temas, proponer soluciones que sean éticamente aptas, dar respuestas que sean satisfactorias, justas y buenas para la humanidad, entendiendo como tal, a toda la raza humana, los descendientes de nuestros descendientes, aportando principios rectores en la hora de la toma de decisiones en las cuales deberán prevalecer la justicia, el amor y la paz

* Jurista. Docente de Principios Generales del Derecho Latinoamericano, en la Universidad de Buenos Aires (Ciclo Básico Común)