Estimado Ricardo,
 
Te intercalo algunos comentarios entre lineas:

 
            Buenos Aires, 30 de diciembre de 2006

 

Carta Abierta a Quienes Pudiere Interesar

 

            Pocos días atrás me he enterado, por los diarios, que se ha llegado a un acuerdo en el juicio “RABINOVICH, Ricardo David s/ medidas precautorias”, entre la señora Defensora de Menores, Dra. Silvia Dascal, y los centros de criopreservación de embriones y ovocitos pronucleados de Buenos Aires, y que el mismo ha sido homologado por el Magistrado que interviene, Dr. Miguel Güiraldes. Esta noticia ha sido celebrada en los medios masivos como un final feliz para la acción que, en procura de la protección de esos seres humanos congelados, promoví en aquel lejano 1993.

 

No lo considero un final feliz y si una manera de ponerle un corte a algo que se inicio hace ya tiempo y que no se vislumbraba una salida por la manera y las distintas formas de pensar.

Ambas partes, creo, actuando de buena fe pero pensando en forma diferente.

No comparto  lo de  " esos seres humanos congelados". Suena feo e impresiona.  Si uno aclarase que ese POTENCIAL ser humano que es el embrion ,es un estadio del desarrollo que permite ser criopresevado sin que se afecte su vitalidad ,seria otra cosa y menos tendenciosa.

 

            Me apresuro a reconocer que me siento restringido en mis comentarios a este desenlace, porque al haber pedido licencia en mi matrícula profesional, dado que había dejado de ejercer la Abogacía, el Tribunal entendió (a mi criterio correctamente) que ya no podía desempeñarme en tal función (lo que fue interpretado, por el Juez y por la prensa, y no sin fundamentos, como una renuncia de mi parte). Asumo que yo no pude lograr un acuerdo que destrabase este asunto, porque a mi modesto entender era, y es, esencial la IDENTIFICACIÓN de las personas congeladas, sea en forma directa, con la referencia a sus padres (lo que me parece lógico y normal) o bien de modo indirecto, por medio de un código alfanumérico. Esta última fue la alternativa que reiteradamente propuse a los centros de criopreservación, atento el rechazo de éstos a brindar cualquier información concerniente a los progenitores (por razones que nunca he llegado a comprender).

 

La alternativa de un codigo alfanumerico era una forma elegante de preservar el anonimato. Podria haber prosperado pero no se porque no anduvo.

De cualquier manera lo que a mi entender resulta muy dificil es controlar la veracidad de lo que se dice. Por un simple hecho: quien y como se harian los controles. Por lo tanto a mi me parece impracticabl. Diferente seria en el marco de una ley mirando en forma prospectiva el resultado. Ahi si creo que seria viable.

 

            Sin identificación eficaz no podría existir control verdadero, y en consecuencia la finalidad buscada por la acción que promoviera, y por el fallo de 1999 que le hiciera lugar, dado por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, y firme, no se lograría. Lo único que se conseguiría sería cerrar el expediente. Tal vez se tranquilizase alguna conciencia con este desenlace, y sin dudas resultaría digno de festejo por parte de los centros de criopreservación. Pero no sería, creo, un final feliz.

 

Es un motivo de alegria el haber podido darle un corte a esto y no perder mas tiempo  ni dinero en abogados, que como vos bien sabes no dejan de cobrar sus honorarios , aunque sea a nosotros a los que tildan de comerciantes, entre otras cosas.

 

            Además, debe ser muy clara la inclusión de los ovocitos pronucleados en el convenio, en plena igualdad con los embriones, porque tales son la letra y el espíritu del fallo de la Cámara.

 

Coincido en que el avocito pronucleado es lo mismo que el embrion y este que el pre-embrion, son solo distintos estadios como la persona tambien lo es.  Los ovocitos pronucleados, preembriones y embriones son distintos estadios del desarrollo del ser humano pero no son personas, son personas en potencia, sin llegar a serlo en la mayoria de los casos  (  ej, de 1000 embriones en fresco naceran 44 bebes y de 1000 embriones criopreservados naceran 52 bebes- estadistica de nuestro centro-  y esto no es porque matamos a los embriones sino porque la mayoria de los ambriones son malformados por naturaleza, siendo esta muy efectiva en la seleccion natural de los mismos en cuanto a su viabilidad y malformaciones para no dejar que continuen su desarrollo.

 

La cifra de 1.400 que se baraja en estos días en los medios periodísticos, es exótica e imposible, y no resiste el menor análisis. Si fuese real, estaría indicando la posible destrucción de embriones u ovocitos pronucleados, o destinos peores aún...

 

La cifra de 1400 no se de donde salio porque previamaente no habia ningun censo y seguro que no es reflrjo de la realidad.

 

Lo de " destinos peores aun " tambien es tendencioso porque ;que puede ser mas que  " la posible destruccion" ?  , daria la impresion como que pudieramos torturarlos previamente como si el embrion pudiera sufrir con el concepto que tenemos de la tortura o sufrimiento de una persona. 

 

       Te mando un abrazo

 

Dr. R. Sergio Pasqualini
[email protected]