Ricardo:

Disculpa mi atrevimiento al escribirte, pero quería darte mi humilde opinión, respecto a la negación por parte de las empresas que se dedican a la criopreservación de embriones u ovocitos pronucleados a identificar a las personas que mantienen en ese estado.

Si dichas Empresas finalmente decidieran identificar los progenitores que corresponden a cada uno de los embriones que tienen criopreservados, generarían un vinculo entre los padres y sus hijos (personas por nacer) que no se genera al no estar éstos identificados.

Perdón por el ejemplo que voy a poner a continuación, pero así es como lo veo:

En el campo, las personas tienen muchos perros, pero son solo uno o dos son los que están identificados (tienen nombre) y viven en la casa, los demás son animales destinados al trabajo y realizan tareas como ayudar a arriar las vacas o evitar que algún animal se coma una oveja, etc. Pero si estos no obedecen o no sirven para llevar a cabo la tarea para la que fueron destinados se los sacrifica sin la menor dubitación. Por el contrario, aquellos identificados se los quiere y mima como parte integrante de la Familia.

Con las ovocitos y embriones en estado de criopreservación, pasa exactamente lo mismo que con los perros en el campo, solo aquellos que son fecundados se los identifica y se genera el lazo o vinculo del que hablo, los demas son "animales de campo" (quiero dejar expresamente claro que esto es una metáfora, no es lo que yo pienso sobre el tema, sino como para mi es el razonamiento de las personas en general). Esta, desde mi punto de vista, es la terrible verdad y el motivo por el cual las empresas dedicadas a la criopreservación jamas querran identificarlos.

Quisiera redondear el tema para que pueda llegar a comprenderse mi idea de como se razona el tema por parte de la sociedad en general y por parte de las empresas en particular, dado que soy pésimo redactando y quizás parezca repetitivo.

La función que cumple para las parejas, los ovocitos y embriones en estado de criopreservación es la de ser fecundados en el seno materno, mientras tanto, los identifican como "animales de campo". Al no darles identidad, los padres no generan vinculo con sus hijos (embriones y ovocitos pronucleados en estado de criopreservación) y no sienten la necesidad de protegerlos como deberían.

La identificación, los haría reconocerlos como hijos y es aquí donde se encuentra el meollo de la cuestión, pues que padre dejaría que experimenten o hagan lo que se les de la gana a una empresa con su propio hijo...

El nuestro, en mi humilde opinión, es un problema de concientización de la sociedad y de los padres que recurren a este tipo de técnicas para poder concebir un hijo.

Un saludo

Sergio del Rosso
Estudiante de Derecho, UMSA
srosso@mecon.gov.ar