Buenos Aires, 8 de enero del 2007

 

Estimado Dr. Rabinovich-Berkman:

                              

                                                        Me parece muy interesante y valiente su postura en contra de las grandes empresas de medicina privada, que justamente en este momento han aumentado sus aranceles en forma exasperante, cosa que me toca a mi misma. Me llama mucho la atención el hecho de que las empresas se nieguen a revelar la existencias  de ovocitos pronucleados. Creo que se ha producido una gran transformación en el poscapitalismo que vivimos actualmente. Leo con atención que las empresas farmacéuticas ocupan el tercer lugar luego de la petroleras y las armamentísticas. Esto me hace pensar en su poder infinito tal como me lo reveló la película “El jardinero fiel”con libro de John Le  Carre.  Creo que habría que pensar en un nuevo derecho planetario, sin dejar de lado los antecedentes romanos y clásicos.

Sin más que decir lo saluda atte.

                                                                    

Amalia Mercedes Pizzino- Estudiante UMSA

[email protected]