Estimado Profesor Rabinovich-Berkman:

                          A la vuelta del receso de verano, encuentro esta novedad1 y no dejo de sentir ese sabor amargo que nos provocan los disgustos.

                          La falta de información y control es precisamente la herramienta fundamental que se utiliza en todos los órdenes para lograr el abuso y la explotación. Desde el poder político, desde el dominio económico, la ignorancia, los datos falseados, el negado acceso a la información, el difícil ejercicio del posible control, son todos caminos que conducen inexorablemente al aprovechamiento de unos a costa de otros.-

                          ¿Por qué entonces identificar aunque más no sea alfanuméricamente a los embriones u ovocitos? Sin identificación, no hay cantidades ciertas ni control posible. El negocio de los poderosos laboratorios, de la industria farmacéutica, de la carrera en la investigación biogénetica con fines de lucro, se vería restringido y sería controlado. Es claro que esta esfera del poder, no considera vida humana ni a los embriones ni a los ovocitos, ya que en muchos casos no consideran vida humana ni a los humanos crecidos.-

                         La lucha por la vida, la libertad, la igualdad, debe continuar. Aunque sea despacio, en pequeños detalles, alzando nuestras voces... Quizás sea hora de pensar en una Escuela nueva para la humanidad en donde estos valores se identifiquen desde la raíz de la existencia.-

                        Creo firmemente en que el hombre tiene destellos de genialidad y amor sobre todas las cosas. Es por eso que también creo que este tema en el tiempo, tendrá una solución favorable...

                        Afectuosamente

Profesora Liliana Villafáfila
[email protected]

1. Se refiere al acuerdo a que se arribara judicialmente respecto al censo de embriones congelados en la Ciudad de Buenos Aires