PROFESOR LIVIU LIBRESCU,
HEROICAMENTE FALLECIDO EN LA MATANZA DE VIRGINIA

PERSONA rinde homenaje al profesor Liviu Librescu, heroicamente fallecido en la reciente matanza de la Universidad Tecnológica de Virginia, Estados Unidos de Norteamérica. 

Nacido en Rumania en 1930, Librescu tuvo una vida signada por los horrores contemporáneos.  Había sobrevivido al exterminio nazi y a la tiranía de Ceaucescu, pero no pudo vencer a la violencia del país que se declara ufanamente protector universal de los derechos humanos.

Enviado al ghetto de Focsani y a campos de trabajo forzado, consiguió escapar de la horrenda suerte de otros millones de judíos. Establecido el régimen comunista, fue objeto de persecución por negarse a jurarle fidelidad, y más aún cuando solicitó emigrar a Israel, lo que logró en 1978, con enormes esfuerzos y la intervención de Menajem Begin.

Fecundo autor de prestigio internacional, especialmente en el terreno de la aeroelasticidad y la aerodinámica, se instaló entonces en Israel, cuya ciudadanía adoptó, hasta 1985, año en que empezó a dar clases en Estados Unidos. 

El 16 de abril de 2007, cuando un estudiante irrumpió en la universidad disparando a mansalva y pretendió entrar al aula donde Liviu daba su clase, este anciano judío ortodoxo se le interpuso bloqueando la puerta con su cuerpo, al tiempo que gritaba a sus alumnos que se apurasen a huir por las ventanas. De ese modo, salvaron la vida. Él resistió cuanto pudo. Al fin cayó muerto, con cinco balazos. 

Seguramente, el profesor Librescu sabía que estaba sacrificándose. "Aquel que salva una vida, es como si hubiera salvado al mundo entero", dice la Mishná, el tratado hebraico que sin dudas conocía bien. Él salvó varios mundos ese día. Vaya que eso es ser un docente...

La historia es un mar de paradojas. El día anterior (27 de nisán de 5767, 15 de abril de 2007), Israel había conmemorado el Iom-ha-Shoá, el Día del Holocausto...