POESÍA EXISTENCIAL

 

En esta sección publicamos poemas que nuestros lectores nos envían,

vinculados en su temática con los derechos existenciales.

En este caso, y aprovechando la presencia en los cines del film BEOWULF,

inspirado en el maravilloso cantar de gesta anglo-sajón del siglo VII,

ofrecemos una traducción directa del texto original, adecuada y versificada,

de uno de los momentos con mayor interés humano y jurídico-existencial:

con motivo de la muerte en un accidente (dudoso) de caza de Herebealde,

de la estirpe de los Wedras, por su hermano Haethcyn, el padre de ambos, Hrethel,

al no poder ejercer su derecho a la venganza (por ser el homicida su propio hijo),

es comparado por el poeta anónimo con un viejo cuyo hijo es colgado,

por haber cometido un delito, y no puede, por tanto, tampoco, vengarse.

Además de su profundo interés para el conocimiento del derecho medieval,

este tramo del cantar es de una belleza notable,

que infelizmente se pierde en la traducción:

 

                BEOWULF (versos 2435 a 2471)

 

Para el primogénito          de un modo fatal

Aparejó un pariente          el lecho mortal       

Cuando el propio Haethcyn       de su arco con puntal,

A su señor y amigo           fue con la flecha a dar.

Erró en su objetivo           y mató al familiar.

De un hermano al otro     un dardo hace sangrar.

Violación irreparable        y con responsabilidad.

Arde el corazón en el pecho:    os imagináis,

El noble sin venganza     que de la vida se va.        

Es trágico asimismo         para el hombre de edad

Resistir         al a su vástago, verlo cabalgar

Joven en la horca              y un lamento murmurar,

Una canción triste             pues cuelga su hijo allá

Para placer del cuervo     y no lo puede ayudar:

Viejo y experimentado     pero impotente igual.

Él por siempre recuerda, en cada despertar,

La partida del hijo:            otro no trae solaz

Esperar que le nazca,      dentro de la ciudad,

Para guardar su herencia,          pues tuvo uno ya,

Al que la muerte impuso             un tan duro final.

Ve con aflicción enorme             de su hijo en el hogar.    

Un comedor vacío            barrido por el viento, el amigo lar.

De alegría privado             del jinete el sitio para descansar.

Los héroes en las tumbas          no ha el arpa de sonar,

Ni habrá fiesta en los patios      como hubo tiempo atrás.

Se va entonces al lecho              un canto triste a cantar

Añorándolo al hijo:                       le sobra ahora el lugar

En el campo y la casa.                 Así el Wedra principal

En razón de Herebealde             su dolor es tal

Que vive y se soporta                  pues forma no hay

Contra aquel asesino                   de en algún modo actuar,

Tampoco a aquel guerrero         él podría odiar

Ni actuar como enemigo             aunque no lo quiera más.

Entonces él, con tal pena           que le caló en profundidad,

Dejó los gozos del mundo         eligió de Dios, la luminosidad

Cedió a sus herederos,               como hace el hombre cabal

La tierra y la ciudadela,               al la vida abandonar.

 

 

Traducción de Ricardo Rabinovich-Berkman, a partir del texto anglo-sajón (http://www.heorot.dk/beo-intro-ms.html) en consideración a las versiones inglesas de Benjamin Slade (http://www.heorot.dk/beo-intro-rede.html) y Burton Raffel (N.York, Mentor, 1963), y la castellana de Luis Lerate (http://www.elistas.net/lista/geotm/ficheros/1/verFichero/8/) Se han dejado deliberadamente las reglas de métrica y ritmo originales. Se ha tratado de mantener una versión literal, compatibilizándola con una versificación más acorde con los criterios del español. Ha sido de gran utilidad el Glosario de Inglés Antiguo publicado en http://www.heorot.dk/beowulf-on-steorarume_front-page.html