Estimado Señor Rabinovich-Berkman:

 

Soy argentina de nacimiento, radicada desde 1968 en Estados Unidos (mis padres fueron de los tantos universitarios que se tuvieron que ir gracias a mal bicho de Ongania y sus malvados incitadores).  Aquí he seguido con dolor las peripecias argentinas.

Últimamente he estado cerca de bloggers que protestan la situación interna de China, y por ellos me he enterado de las peripecias de la antorcha olímpica, y la vergonzosa conducta del publico argentino.

Muchas gracias a usted y a sus compañeros por salvar el honor argentino.

 

Adriana I. Pena

827 Wheatfield Dr.

State College, PA 16801

EEUUU