MANTI, Franco (a cura di)

 I SENTIERI DELLA RAGIONE
 Saggi sul pensiero di John Locke
 

 Napoli, Name, 2008, 223 p

 

Pocas personas hay hoy en el mundo universitario europeo que dominen el pensamiento del gran Locke como el profesor Franco Manti, de la Universidad de Génova. Estudioso de la Filosofía, historiador y bioeticista, este hiperactivo científico, que es además un extraordinario ser humano, ha llegado a un conocimiento envidiable de las ideas de aquel gigantesco precursor de los paradigmas gnoseológicos y políticos que se hacen firmes desde el siglo XIX, y sin los cuales es imposible entender la pasada centuria ni avizorar la actual.

 

Por ello, resulta óptima la elección que en esta prestigiosa colección intitulada Storia delle idee e delle istituzioni politiche, dirigida por Giuseppe Bedeschi y Dino Cofrancesco (del que Manti es discípulo) se hiciera de él para coordinar y editar este volumen, que reúne seis ensayos de investigadores italianos acerca del pensamiento de Locke. Se trata de los siguientes: Il Locke "hobbesiano" degli scritti giovanili, de Enzo Baldini, John Locke medico, de Paolo Aldo Rossi, L'errore di Locke, de Carlo Penco, Testimonianza e individualismo epistemico: Locke a confronto con Descartes e Hume, de Nicla Vassallo, Cristianesimo messianico ed ermeneutica biblica in John Locke, por Francesco Camera, y La ricerca della felicità. Etica e politica nel costituzionalismo di J. Locke, por el propio Manti, que también escribe una excelente introducción.

 

Se trata de los trabajos presentados al encuentro que, con el mismo nombre que ahora lleva el libro, se concretase en 2004 en la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Génova, organizado por el Departamento de Filosofía, entonces a cargo del notable historiador Dino Cofrancesco, en ocasión de cumplirse tres siglos de la muerte del pensador inglés. Abarcan una amplísima gama de aspectos de su polifacética visión, desde el filósofo joven hasta el médico, el cristiano, el epistemólogo, el eticista, el político.

 

Acercarse a Locke es siempre un desafío. Una invitación a buscar la verdad, a amarla, a defenderla. Es un ejercicio intelectual rico y provechoso. Un convite a replantearse todo, a congraciarse con la profundidad. Es decir, un remar contra las corrientes superficiales que predominan en nuestros días. Es abrevar en fuentes discutibles, a veces superadas, pero siempre vigentes, necesarias. A menudo pareciera que toda su monumental construcción, toda su fecunda vida, no fueron más que la fundamentación de la doctrina de la tolerancia, que cual una flor tardía y esperada se abre y hace evidente en sus últimos escritos, pero cimentada en cada una de sus anteriores líneas.

 

Acercarse a Locke, bucear en Locke, abrir nuevos senderos en su pensamiento, es algo siempre bueno, siempre útil. Bienvenido, pues, este magnífico libro. R.R.-B.