Señor Director:
 
Hace ya más de tres años que Israel ha abandonado, debido a presiones externas e internas, la Faja de Gaza.

Hace ya casi dos años que Hamas, movimiento islámico terrorista apoyado y armado por El Qaida, Irán y Siria, ha tomado el poder en Gaza, a través de un golpe armado, en el que no faltaron escenas sangrientas y brutalidad sin límites.

Desde entonces, ese movimiento islámico fundamentalista, que no reconoce el estado de Israel, apoyado por una organización terrorista internacional Y POR DOS PAÍSES MIEMBROS DE LAS NACIONES UNIDAS, ha bombardeado constantemente, un DÍA más, un DÍA menos, las poblaciones de Israel que tiene al alcance de sus armas – misiles y morteros. El alcance de esos misiles ha ido aumentando a medida que los países que apoyan y arman a Hamas los proveen de material bélico y hoy llega a 40 kilómetros, lo que coloca como posibles blancos las ciudades de Sderot, Netivot, Ofakim, Ashkelon, Ashdod, Kiriat Gat, Kiriat Malachi, Gedera, Nes Tziona y Beer Sheba (capital del Neguev y cuarta ciudad en tamaño en Israel). Eso, además de decenas de colonias agrícolas y pequeñas aldeas.

Centenas de miles de ciudadanos de Israel están hoy en día bajo la amenaza de misiles o bombas de mortero, proyectiles que caen diariamente en territorio de Israel – Y EN  EL  MUNDO ENTERO NADIE  HACE  NADA  NI  A NADIE  LE  IMPORTA –.

¿Cuál seria la actitud de Francia, España – o Rusia – si eso ocurriera durante meses y meses en alguna de sus fronteras? Hamas juega con ventaja, la misma ventaja que tiene el Hizballah en el Líbano – un escudo humano formado por civiles inocentes, y sabe muy bien que toda acción militar que Israel decida llevar a cabo tendrá como consecuencia la muerte de muchos de esos inocentes. La vida humana, lo han demostrado claramente ya por decenas de años, no tiene ningún valor para un Islam fanático que ha dejado de lado hace mucho todos los valores morales,  un Islam cuya  ceguera fanática es una amenaza real AL  MUNDO CIVILIZADO  EN  SU TOTALIDAD.

Ese mismo mundo, atemorizado, calla y mira hacia otro lado, dejando que Israel se las arregle, y siempre dispuesto a censurar a Israel – pero nunca, nunca, al Islam fanático.
 
Europa ya ha sido conquistada -esa es la amarga y triste realidad-. Es innecesario detallar lo que pasa en los países de Europa Occidental y hacia dónde ellos se dirigen, inexorablemente...

Toda acción que Israel se ve obligada a realizar – aun sin ser militar – para tratar de reducir los ataques de Hamas, es inmediatamente blanco de criticas y censuras. La patética "izquierda progresista" ataca a Israel, profesores británicos boicotean a Israel (cuándo se ha de comentar, finalmente, el triste y vergonzoso papel de Inglaterra en el conflicto árabe – judío) – y un sin fin de organizaciones siguen la senda de "justicia para el pueblo palestino".

De los millones y millones de dólares de aportes occidentales que los "lideres" del pueblo palestino se han robado descaradamente, nadie habla… ¡y de los derechos de los ciudadanos de Israel tampoco!

Esta carta, que sin muchas esperanzas, envio hoy, es simplemente un aviso más que, casi seguro, pasará desapercibido o será considerado como de alguien sin importancia. Sin embargo, en Israel son muchos los "alguien sin importancia" y juntos han conseguido construir  un pais del cual pueden estar orgullosos, conscientes de sus defectos, pero aún así seguros de representar, en esa parte del mundo, algo mejor, mucho mejor, de lo que pueden presentar los países vecinos.

Y no piensan dejar que destruyan 60 años de construcción y realización aquellos que representan el fanatismo, la intolerancia y el retroceso de la civilización. Una civilización imperfecta, sin duda alguna – pero superior, con mucho, a las tinieblas hacia donde el Islam desea que retrocedamos.

La democracia es muy importante –pero también es necesario defender nuestra integridad nacional. Muchos países no se atreven a enfrentar la realidad – y esa realidad los está destruyendo paso a paso, desde dentro.
 
 

Yehuda Hochmann, Ph.D., Arad,  Israel, 24 de diciembre de 2008

crystel@netvision.net.il