Señor Director
 
Me pareció muy interesante el comentario bibliográfico sobre el libro acerca del aborto según el judaísmo. Creo que entre las opiniones prefabricadas no sólo están las contrarias al aborto -yo tengo una opinión "fabricada" en tal sentido-, sino también las adhesivas -movidas muchas veces por intereses políticos, no excluyentemente-. Llamativamente, la doctrina Tabaré Vázquez -recientemente dada a conocer por el propio presidente de Uruguay- es una opinión fundada no religiosa, pero creo que absolutamente compartible por quienes estamos en contra del aborto -aun cuando podamos admitir algunos escasos casos de excepción, como todo en el derecho y en la ética, aunque sin caer en el racismo o en recetas eugenésicas-. Sobre el aborto, me permito recomendar a los lectores de Persona el debate del Quirino del año 2000, es decir el diálogo entre el entonces cardenal Joseph Ratzinger y el profesor Paolo Flores d'Arcais (ateo), moderado por Gad Lerner (de religión judía), llevado a cabo en el teatro Quirino de Roma. En ese intercambio hay algunas referencias al aborto según Agustín y Tomás de Aquino, por un lado, y por otro según Bobbio y el propio Flores, adversos no católicos en general al aborto. Creo que hoy por hoy hay algo que no suscita debate en el mundo académico y en la opinión pública: que el nasciturus es persona, lo cual deja pendiente el tema de si es justificable el aborto. Pero ese punto parece que ya no suscita controversia: la vida humana comienza antes del parto, y parece que se acepta que comienza mucho antes. En suma, aunque el tema es ajeno a las posibilidades de un breve comentario como esta carta, encuentro muchos puntos de contacto en la cuestión del aborto entre diferentes tesituras provenientes de las filosofías, las religiones y las doctrinas jurídicas.

El tema da para más pero aquí lo dejo por el momento.


Manuel Trueba
(Buenos Aires, Argentina)
[email protected]