http://www.antisem.org/

 

Declaración de Londres sobre el combate contra el antisemitismo. 
 

Preámbulo 

Nosotros, representantes de nuestros respectivos parlamentos de todo el mundo, reunidos en Londres en el marco de la primera Conferencia y Cumbre de la Coalición Interparlamentaria para el Combate contra el Antisemitismo, llamamos la atención del mundo democrático ante el resurgimiento del antisemitismo como una fuerza poderosa en la política, las relaciones internacionales y la sociedad. 

Notamos el dramático incremento de delitos de odio antisemita y de ataques contra personas y propiedades judías así como instituciones religiosas, educativas y comunitarias. 

Estamos alarmados ante la reaparición del antiguo lenguaje del prejuicio y sus manifestaciones modernas –en retórica y acción política- contra los judíos, las prácticas y creencias judías y el Estado de Israel. 

Estamos alarmados por el antisemitismo de inspiración gubernamental en general y por el antisemitismo gubernamental con inclinación al genocidio en particular. 

Nosotros, como parlamentarios, expresamos nuestro compromiso para un programa exhaustivo de acción para enfrentar este desafío. 

Efectuamos un llamado a los gobiernos nacionales, a los parlamentos, a las instituciones internacionales, a los líderes políticos y cívicos, a las ONGs y a la sociedad civil para afirmar los valores democráticos y humanos, construir sociedades basadas en el respeto y la ciudadanía y combatir toda manifestación de antisemitismo y discriminación. 
 


 

Nosotros, reunidos en Londres, resolvemos que:

 

Enfrentando el antisemitismo

 

  1. Los parlamentarios denunciarán, enfrentarán y aislarán a aquellos     actores políticos que tengan expresiones de odio contra los judíos y ataquen al Estado de Israel como colectivo judío;

 

  1. Los parlamentarios deberían alzar su voz públicamente contra el antisemitismo y la discriminación dirigida contra cualquier minoría, y tomar cualquier resguardos ante cualquier equívoco, actitud dubitativa y justificación frente a expresiones de odio;

 

  1. Los gobiernos deberían denunciar a todo líder extranjero, figura política o pública que niegue, denigre o banalice el Holocausto y deben estimular a la sociedad civil para que esté atenta ante éste fenómeno y lo condene abiertamente;

 

  1. Los parlamentarios deberían gestionar ante sus respectivos gobiernos que éstos pongan en práctica los compromisos internacionales de combate contra el antisemitismo, incluyendo la Declaración de Berlín de la OSCE y sus ocho principios esenciales;

 

  1. Las Naciones Unidas deberían reafirmar su llamado para que cada Estado Miembro se comprometa con los principios expresados en la iniciativa de Conmemoración del Holocausto, incluyendo políticas específicas y concretas para erradicar la negación y banalización del Holocausto;

 

  1. Los gobiernos y las Naciones Unidas deberían resolver que nunca mas se permita que las instituciones de la comunidad internacional y el diálogo de los Estados Nación sea abusado para tratar de otorgarle cualquier grado de legitimidad al antisemitismo, incluyendo el tomar a Israel como blanco de tratamiento discriminatorio en la arena internacional, y nosotros nunca mas seremos testigos –o formaremos parte- de otro encuentro similar al de Durban en 2001;

 

  1. La OSCE ( Organización para la Seguridad y Cooperación Europea) debería impulsar a sus Estados Miembro a cumplir con sus compromisos incluidos en la Declaración de Berlín de 2004 y a utilizar plenamente los programas para combatir el antisemitismo, incluyendo el programa LEOP de Actuación Policial;

 

  1. La Unión Europea, las instituciones interestatales y los foros multilaterales así como las comunidades religiosas deben efectuar un esfuerzo concertado para combatir el antisemitismo y liderar a sus Estados Miembro para que adopten métodos probados y de buena práctica para contrarrestar el antisemitismo;

 

  1. Los líderes de todos los credos religiosos deberían ser convocados para    utilizar todos los métodos posibles para combatir el antisemitismo y los diversos tipos de hostilidades discriminatorias entre los creyentes y la sociedad en su conjunto;

 

  1. El Consejo de Ministros de la Unión Europea debería convocar a una sesión sobre el combate contra el antisemitismo basándose en los resultados de la Conferencia de Londres de Combate Contra el Antisemitismo y utilizando la Declaración de Londres como soporte;


 
 

Prohibiciones

 

  1. Los gobiernos deberían adoptar las acciones apropiadas y necesarias para impedir la difusión de programas explícitamente antisemitas en los canales de televisión satelital, y aplicar presión sobre el país sede de dichas emisiones para que adopte medidas a fin de impedir la transmisión de programas explícitamente antisemitas;

 

  1. Los gobiernos deberían reafirmar totalmente y aplicar activamente la Convención sobre el Genocidio, reconociendo que cuando existe incitación al genocidio los países signatarios tienen la obligación automática de actuar. Ello puede incluir sanciones contra aquellos países involucrados en, o que amenazan cometer genocidio, o referir el tema al consejo de seguridad de la ONU, o iniciar una acción interestatal ante la Corte Internacional de Justicia;

 

  1. Los parlamentarios deberían aprobar legislación efectiva referida a   delitos de odio, reconociendo a los “delitos agravados por odio” y, donde sea compatible con el sistema legal local, el delito de “incitación al odio” otorgando poder de aplicar sentencias a los organismos legales;

 

  1. Los gobiernos que son signatarios del Protocolo de Discursos de Odio, de la “Convención sobre Delitos Cibernéticos” ( y del “Protocolo Adicional a la Convención sobre Delitos Cibernéticos, vinculados a la criminalización de actos de naturaleza racista y xenófoba cometidos a través de los sistemas de computación” ) deberían promulgar legislación local en tal sentido;


 

Identificando la amenaza

 

  1. Los parlamentarios deberían retornar a su respectiva legislatura, parlamento o asamblea y establecer comisiones de investigación con la misión de determinar la naturaleza y el estado del antisemitismo en su país y desarrollar recomendaciones para la acción del gobierno y la sociedad civil;

 

  1. Los parlamentarios deberían trabajar con sus gobiernos para medir la efectividad de las políticas y mecanismos existentes y recomendar métodos probados y de buena práctica para contrarrestar el antisemitismo;

 

  1. Los gobiernos deberían asegurar la existencia de mecanismos públicamente accesibles para recibir denuncias, y que las estadísticas recopiladas sobre el antisemitismo debieran ser objeto de revisión y acción periódicas por parte de los gobiernos y el Ministerio Público Fiscal así como la existencia de un marco legal adecuado para enfrentar los crímenes de odio;

 

  1. Los gobiernos deberían difundir el uso de la “Definición Operativa del Antisemitismo” elaborada por la Unión Europea, para acompañar las políticas de las organizaciones nacionales e internacionales y como base para el material de capacitación a ser utilizado por los organismos de Justicia Penal;

 

  1. Los servicios policiales deberían registrar las denuncias de incidentes y delitos de odio – incluyendo el antisemitismo- como práctica rutinaria de información sobre delitos;

 

  1. La OSCE debería trabajar con los Estados Miembro para establecer sistemas consistentes de recopilación de datos sobre antisemitismo y crímenes de odio;


 

Educación, concientización y capacitación

 

  1. Los gobiernos deberían capacitar a la policía, a los fiscales y a los jueces de manera exhaustiva. La capacitación es esencial para que los perpetradores de los delitos de odio antisemita puedan ser exitosamente detenidos, llevados a juicio, procesados y sentenciados. El Programa LEOP de la OSCE es una iniciativa modelo consistente en un conjunto internacional de oficiales policiales expertos que capacitan a funcionarios policiales en diversos países;

 

  1. Los gobiernos deberían desarrollar materiales educativos sobre Holocausto, racismo, antisemitismo y discriminación para ser incorporados a la currícula del sistema educativo nacional. Todos los materiales pedagógicos deberían estar basados en valores de inclusión, aceptación y respeto y deberían ser diseñados para poder ayudar a los estudiantes a reconocer y contrarrestar el antisemitismo y todas las expresiones de incitación al odio;

 

  1. La OSCE debería impulsar a sus Estados miembro a cumplir los compromisos que forman parte de la Declaración de Berlín de 2004 y a utilizar ampliamente los programas para combatir el antisemitismo, incluyendo el programa LEOP;

 

  1. Los gobiernos deberían incluir un exhaustivo programa de capacitación para todo el sistema de justicia penal utilizando programas tales como el LEOP;

 

  1. Las autoridades educativas deberían garantizar la protección de la libertad de expresión dentro del marco de la ley y proteger a los estudiantes y a su personal del discurso antisemita ilegal y de un clima de hostilidad en cualquier forma que se presente, incluyendo el llamado a boicots;


 

Apoyo comunitario

 

  1. El sistema judicial penal debería notificar públicamente a la comunidad  local cuando los tribunales juzguen delitos de odio antisemita, para así fortalecer la confianza de la comunidad en la importancia de denunciar e impulsar condenas a través del sistema de justicia penal;

 

  1. Los parlamentarios deberían involucrarse con instituciones de la sociedad civil y ONGs líderes para crear proyectos en común que impulsen cambios a nivel local, nacional y global, y apoyar los esfuerzos que promuevan la educación sobre el Holocausto, el diálogo interreligioso y el intercambio cultural;


 

Los medios e Internet

 

  1. Los gobiernos deberían reconocer el desafío y la oportunidad que presentan las novedosas y crecientes formas de comunicación;

 

  1. Los organismos de regulación de medios de comunicación deberían utilizar la “Definición Operativa de Antisemitismo” que fuera elaborada por la Unión Europea, para establecer estándares;

 

  1. Los gobiernos deberían adoptar las acciones apropiadas y necesarias para impedir la emisión de programas antisemitas en canales de televisión satelital, y aplicar presiones en la nación que recibe dichas emisiones para que adopte medidas a fin de impedir la difusión de programas antisemitas;

 

  1. La OSCE debería impulsar la búsqueda de mecanismos para coordinar la respuesta de los Estados miembro a fin de combatir el uso de Internet para promover la incitación al odio;

 

  1. Las autoridades policiales deberían utilizar la legislación local sobre “delitos de odio”, “incitación al odio” y otros mecanismos para disminuir y si fuera posible impulsar acciones judiciales para castigar “El odio en Internet” cuando contenidos racistas y antisemitas son publicados e incluidos en la red;

 

  1. Debería crearse un grupo de trabajo internacional de especialistas en Internet, compuesto por parlamentarios y expertos, con el fin de establecer mecanismos de evaluación comunes para medir el antisemitismo y otras expresiones de odio en la Web y desarrollar recomendaciones de políticas e instrumentos prácticos para los gobiernos y los marcos internacionales a fin de enfrentar estos problemas;


 

Coalición interparlamentaria para el combate contra el antisemitismo

 

   

  1. Los participantes se comprometen a mantener contacto con sus colegas delegados a través de un marco de grupo de trabajo, comunicando los logros o solicitando apoyo si así fuera requerido;

 

  1. Los delegados deberían volver a convocarse para la próxima Conferencia de la coalición a realizarse en Canadá en 2010, convertirse en miembros activos de la Coalición Interparlamentaria así como promover y priorizar la Declaración de Londres sobre el combate contra el antisemitismo.


 

Lancaster House, Londres, 17 de febrero de 2009.

 

 

INTEGRANTES

Conference Participants

The conference was hosted by the Steering Group of the Inter-Parliamentary Coalition on Combating Antisemitism:

Other participants include: