CADA DęA ES UNA NUEVA OPORTUNIDAD DE SER FELIZ

Reflexiones de una joven que tuvo c‡ncer 

Viviana Karina Guzm‡n

 

 

 

Tengo que admitir que en principio no sab’a que escribir y no sab’a si realmente quer’a hacerlo.

Pero decid’ que si lo har’a, lo tomar’a como un desaf’o,

y luego solas empezaron a fluir las palabrasÉ

 

En mi caso tengo que contar que en el a–o 2001 tuve un sarcoma de Ewing de partes blandas, el cual se ubicaba en mi antebrazo derecho. Soy de Salta y tuve que ir a vivir a Buenos Aires para ser tratada en el Hospital Italiano. Como sobreviviente de c‡ncer, luego de esta experiencia considero que he tenido muy pocos problemas en lo que hace a la reinserci—n social y m‡s aun dentro de mi entorno. Y en cuanto a continuar con la vida, cuesta pero se puede.

 

Mi reinserci—n en la sociedad no se si se podr’a llamarla as’ porque nunca me sent’ fuera de la misma, pude haber tenido una realidad muy diferente al comśn de la gente pero siempre formŽ parte de la misma, al igual que todas las personas independientemente de su condici—n, por lo cual, por lo menos para mi nunca fue un problema.

Sin embargo vivo en Salta, una sociedad que en ese entonces era altamente conservadora (actualmente no tanto, por suerte vamos evolucionando de a poco en ser personas m‡s tolerantes y en tener una mente m‡s abierta) por lo que salir a la calle sin cabellos provocaba que todos se dieran vuelta a mirar al Ňbicho raroÓ que caminaba por la calle. Tengo que se–alar que socialmente, apenas terminŽ el tratamiento, no sŽ si tanto como discriminada pero si fui observada, de una manera no muy amigable, por ni–os y adultos, debido a mi aspecto. Pero debo admitir que en parte esta situaci—n Áme resultaba divertida! Siendo totalmente sincera, jam‡s me import—, es m‡s, yo sent’a l‡stima por ellos que no pod’an tener la capacidad de aceptar a las personas que luc’an diferente y que no se pudieran dar cuenta que con ese comportamiento pod’an llegar a lastimar a alguien.

 

Como a toda adolescente de 15 a–os me gustaba mucho salir y recuerdo que siempre sal’a s—lo con un pa–uelo en la cabeza, ten’a una peluca pero no me gustaba usarla porque, a pesar que con ella parec’a ŇnormalÓ, "no me sent’a yo". Jam‡s pensŽ en la opci—n de no salir de mi casa para que nadie me viera, es m‡s, me parec’a que con m‡s raz—n ten’a que salir a mostrarme para que las personas conocieran que exist’a esa realidad que era bastante ignorada.

 

Siempre considerŽ que todos somos diferentes y nos tomamos las cosas de diferente manera. Entonces, a pesar que a m’ no me importara ser observada podr’a haber personas que estuvieran en mi situaci—n a las que s’ y ah’ era cuando me preguntaba: Ŕpor quŽ una persona con c‡ncer o recientemente curada, con todo lo que ya ten’a que padecer o que padeci— con la enfermedad, ten’a que sentirse mal, observada o excluida de la sociedad? Y ah’ surg’a mi mayor incentivo para salir a la calle, quer’a que todos supieran que existe esa realidad, porque dolorosamente no era, ni ser’a la śnica que iba a pasar por esto.

 

Por otro lado, considero que no tuve ningśn tipo de problema socialmente hablando porque ya me eran suficientes los problemas que ten’a que soportar luego de tener c‡ncer a nivel personal como para que encima me tuviera que importar lo que dijeran o pensaran los dem‡s, m‡s aun teniendo en cuenta que no era algo positivo.

 

Jam‡s me molesto ni me molesta hablar sobre lo que fue mi enfermedad. Soy una persona muy emp‡tica y cada vez que trato el tema suelo tomar la misma postura que la otra persona al hablar sobre esto, es decir, si la otra persona se incomoda a mi tambiŽn me resulta un poco inc—modo, si demuestra interŽs le cuento todo con lujo de detalles y si no le interesa en lo m‡s m’nimo es el momento en el que en el que cambio de tema. Por un lado, esta experiencia es algo que me gusta compartir con la gente, me parece importante que se conozca esta realidad que muchas personas a veces la sienten como muy lejana o desconocen totalmente la cuesti—n. Todos escuchan hablar del c‡ncer pero muy pocos saben realmente en quŽ consiste, c—mo se trata, y por todo lo que se debe pasar. Por otro lado, a veces cuando me encuentro con personas que hablan sobre el c‡ncer no me gusta decir que yo lo padec’ para que no tengan ningśn cuidado con lo que dicen y expresen realmente quŽ es lo piensan. Me encanta saber quŽ es lo que verdaderamente piensa la gente, y por mucho que me duelan algunos comentarios o ideas me parece ampliamente enriquecedor saber c—mo perciben la tem‡tica personas a que evidentemente no les ha tocado de cerca la experiencia. Tengo que admitir que a veces esta śltima no es la mejor postura, y me es incre’ble, y bastante doloroso, saber las barbaridades que pueden llegar a pensar y creer las personas con respecto al c‡ncer y a las personas que lo padecen.

 

En cuanto a mi entorno, de m‡s est‡ decir que con mi familia y amigos todo volvi— a ser exactamente como antes sin ningśn tipo de problemas.

 

Recuerdo que, mientras estaba en tratamiento luego de tres meses, tuve la oportunidad de volver unos d’as a Salta, y naturalmente ver a mis seres queridos. A pesar que los extra–aba, tengo que admitir que ellos me extra–aban m‡s y ten’an m‡s ganas de verme. Yo recib’a un exceso de cari–o, por lo cual nunca me sent’ sola durante todo el tratamiento, lo que ayudo demasiado a que me recuperara r‡pido y estuviera bien. Cuando me vieron, jam‡s hicieron ninguna alusi—n respecto a mi aspecto ni a todo lo que estaba pasando, es m‡s yo era quien bromeaba sobre la cuesti—n y ellos s—lo me respond’an con una sonrisa. Sin embargo, recuerdo que cuando me vieron mostraban en sus rostros una mezcla de una completa felicidad de verme que estaba ŇbienÓ, o para ser sincera, en realidad estaban felices de ver que todav’a segu’a viva, y, a pesar que no me lo dijeran, se que tambiŽn les dol’a mucho verme as’, enferma.

 

Por mi parte tuve la suerte de asistir a un colegio en el cu‡l, tanto los directivos como los profesores y alumnos, no me extendieron una mano sino que me dieron las dos. Jam‡s fui discriminada, burlada, ni tratada de un modo diferente por nadie dentro de esta instituci—n. Cuando volv’ al colegio fue como que nunca hubiese ocurrido nada y como si hubiese sido la misma alumna de siempre y no la que tuvo que dejar el colegio para ir a vivir a Buenos Aires y luchar contra el c‡ncer.

 

Durante el tratamiento de mi enfermedad pude continuar con mis estudios gracias al apoyo incondicional de mi querido colegio, que hizo todo lo posible para que continśe estudiando y logre rendir los ex‡menes correspondientes para no perder el a–o escolar.  Sin embargo, a pesar de haber tenido que rendir todas las materias de modo libre, una vez curada y reincorporada a clases, me fue muy complicado volver a retomar el ritmo de estudio. En clases me sent’a bastante perdida y no entend’a mucho las cosas que me ense–aban.

 

En cuanto a c—mo continuar con la vida, como es sabido sea cual fuera el tipo de c‡ncer que se ha padecido es un proceso complicado y que requiere de muchas fuerzas y ganas de estar bien para poder salir adelante.

 

Pero, me es inevitable preguntarme Ŕseguir con la vida normal? Ŕse puede? Ŕnormal en relaci—n a quŽ? En mi caso, debo contar que todo Ňmi problemitaÓ comenz— cuando sencillamente me ten’an que operar de un supuesto lipoma en el antebrazo derecho. Sin embargo, el d’a de la operaci—n tuve la desgracia que mi cirujano fuera un negligente desalmado, quien al abrirme y ver que no era un lipoma desapareciera y dejara que me haga todo el trabajo el cirujano pl‡stico, quien solo se ten’a que encargar de la cicatriz.

 

Es m‡s, el sujeto Áni para darme el alta apareci—! La śltima vez que vi a ese hombre fue antes de entrar al quir—fano, luego nunca m‡s. ÁNi que Žl tuviera la culpa de que yo tuviera c‡ncer! Por suerte, Dios no me dej— sola y puso a la persona justa en el momento justo y la operaci—n fue un Žxito.

 

Recuerdo que este individuo, quien supuestamente me iba a realizar la cirug’a, antes de la misma me dijo: ŇTe operamos y a la tarde te vas a tu casa y segu’s con tu vida normal como siempre.Ó Sin embargo, desde aquel 2 de mayo de 2001, sigo esperando volver a mi casa y tener una vida normal...

 

No obstante, para mi realidad llevo una vida totalmente ŇnormalÓ dentro de los par‡metros de una persona curada de c‡ncer. Puedo realizar casi las mismas cosas que pod’a hacer antes de mi enfermedad.

 

Y viŽndolo desde una perspectiva totalmente positiva, esta experiencia me dejo varias ense–anzas. Aprend’ a valorar mucho a la vida y a dar gracias por cada momento vivido. Estoy eternamente agradecida por la segunda oportunidad que me ha dado la vida. Mi manera de responder a esta bendici—n es llevando una vida lo m‡s correcta y sana posible. Trato que todo lo que haga sea positivo y que no lastime a nadie. He aprendido a mirar las cosas desde otra perspectiva, a no preocuparme por cosas sin sentido o superfluas. El c‡ncer me hizo crecer much’simo como persona, podr’a decir que gracias a Žste soy la persona que soy, y estoy muy orgullosa y contenta de ser lo que soy. A pesar de todo el dolor que me genera la experiencia, me agrada haber pasado por esto porque aprend’ a respetarme ’ntegramente, a respetar a los dem‡s, a disfrutar de la vida, a mantener firmes convicciones y a mirar el vaso medio lleno siempre, lo cual no estoy segura de que lo hubiese logrado sin primero haber tocado fondo.

 

Por otro lado debo indicar que mientras todo parec’a ser una vida nuevamente normal, en mayo del 2009 (a ocho a–os de mi primera cirug’a) me toco volver a pasar por el quir—fano, ten’a un nuevo tumor. Esta vez lo ten’a ubicado en la u–a de mi dedo anular, por suerte s—lo fue un fibroma. Sin embargo, an’micamente no me fue muy bien. Me produjo un dolor muy grande el tener que volver a pasar por todo esto y no saber con quŽ resultados pod’a encontrarme. No dejaba de pensar en eso, estaba muy triste.

 

La verdad que fue muy devastador  tener que volver a tener que operarme de un tumor, adem‡s de tener en esos momentos problemas personales bastantes grandes como cualquier persona.

 

Sin embargo, mientras una cree que no se puede estar peor, la vida siempre te sorprende. Seis meses despuŽs vuelvo a pasar por el quir—fano y para no perder la costumbre se trataba de mi tercer tumor, esta vez ubicado en mi pecho izquierdo. Ya totalmente resignada tratŽ de no pensar en eso, en este momento m‡s que nunca dije: Ňque sea lo que Dios quieraÓ. Ya no quise hacerme mala sangre, ni preocuparme, s—lo puedo decir que esperaba ansiosa los resultados de la biopsia. Teniendo en cuenta mis antecedentes ten’a el 50% de posibilidades de que fuera c‡ncer o no. Pero no me preocupŽ tanto, ya no ten’a fuerzas ni ganas de nada. Y una vez m‡s la suerte estuvo de mi lado, s—lo era otro fibroma.

 

Fueron muy desagradables, al igual que la primera, estas śltimas operaciones pero por lo menos me dieron una mayor tranquilidad y me permitieron seguir aprendiendo del dolor.  Y as’ me di cuenta que, as’ como dicen que Ňno todo lo que brilla es oroÓ, ahora para mi Ňno todo lo que abulta es c‡ncerÓ.

 

Me ha costado mucho, pero he aprendido a asumir que mi vida no es como las de las dem‡s personas y que en mi caso es normal que tenga algunos problemas de salud. Aprend’ a asumirlo y a tratar de no preocuparme tanto por eso, teniendo una total resignaci—n. He aprendido a aceptar cada nueva situaci—n que me toca vivir en la vida y tratar de tomarme las cosas de la mejor manera posible. Conoc’ el verdadero dolor y no me gust—, conoc’ la profunda tristeza y no quiero ser su amiga. Cada d’a es una nueva oportunidad de ser feliz, a veces se lo logra y otras no, pero siempre vale la pena intentarlo.

 

No obstante, puedo decir que tengo una vida maravillosa, y se que pase por lo que tenga que pasar siempre va a valer la pena por un d’a m‡s de vida, porque la vida es hermosa. Si me dieran la oportunidad de cambiar algo en mi vida, no cambiar’a nada. La realidad es que la vida continśa, y como dice el Bordo (la banda de rock) Ňsi me toca morir quiero que sea as’ el para’so so–adoÓ. 

 

Mientras, seguirŽ viviendo felizmente con mi hermosa vida de color rosa.