Editorial

“Declaración de Enero”

 

Cuando cientos de personas, provenientes de países diferentes, se unen para hacer algo bueno, como estudiar, en común, sólo frutos positivos pueden germinar.

 

Así, en el contexto de los cursos para el Doctorado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, a partir del debate levantado entre los expositores y el público después de unas conferencias, dos estudiantes tomaron una iniciativa maravillosa. Se trata del boliviano Gregor Gonzalo Hidalgo

Neuenschwander, y el argentino (de la remota Tierra del Fuego) Sergio Manuel Bertero. Su idea fue redactar una Declaración acerca de la temática considerada en el evento, y someterla luego a la adhesión de otras personas.

 

Gregor y Sergio pusieron manos a la obra de inmediato. Trabajaron intensamente. Luego, una vez que llegaron a un texto y lo consensuaron con otros compañeros de estudios de diversos países latinoamericanos, la jurista brasileña Thalita Toffoli Páez hizo la traducción al portugués, a fin de que coexistieran, desde un primer momento, ambas versiones.

 

Hecho, la Declaración se difundió por vía electrónica, y recibió centenares de adhesiones, llegadas de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia y Paraguay. El viernes 13 de enero de 2012, en acto solemne realizado en el Aula Magna de la Facultad de Derecho, los autores leyeron la Declaración en los dos idiomas, y a continuación los nombres de los adherentes, con mención de los respectivos países.

 

Al terminarse la lectura, el público prorrumpió en un cerrado aplauso de pie.

 

He aquí el texto de la Declaración, a la que PERSONA adhiere fervorosamente, al tiempo que invita a difundirla y apoyarla.

 

Ricardo Rabinovich-Berkman

 

 

"Declaración en defensa de los derechos de la Madre Naturaleza
y los Derechos de los Pueblos, Indígenas, Originarios y Campesinos de América Latina"

 

Los abajo firmantes, alumnos de la Modalidad Intensiva del Doctorado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, comprometidos, asumiendo y enarbolando nuestra identidad latinoamericana y la legítima defensa de la dignidad humana y los derechos de todos los pueblos, suscribimos la presente Declaración, convencidos  del rol activo que

Nos compete, en pos de la tutela de los principios  esenciales de la humanidad y la preservación de la madre naturaleza:

 

PRIMERO: Reafirmamos la independencia de las Naciones Hermanas latinoamericanas respecto de toda injerencia externa, y su derecho a oponerse a cualquier intervención que pueda menoscabar o poner en riesgo la efectiva vigencia de los derechos humanos, de su soberanía y de los derechos fundamentales de sus pueblos establecidos en la historia y en sus

constituciones.

 

SEGUNDO: Abogamos por el necesario resguardo de la prevalencia de los principios que hacen a la plena vigencia de las instituciones democráticas, así como por la resolución de los conflictos, internos y externos, por vías pacíficas.

 

TERCERO: Apoyamos el derecho de los pueblos indígenas, originarios y campesinos al bienestar económico con protección concreta de su cultura, sus creencias y cosmovisiones.

 

CUARTO: Instamos a los Estados Latinoamericanos y a los sistemas de integración de la Región a que concreten medidas conducentes a la efectiva protección del ambiente. La preservación de los recursos naturales latinoamericanos es de la exclusiva y excluyente incumbencia de los pueblos de la Región.

 

QUINTO: Manifestamos nuestro enérgico rechazo a todo acto que cercene la legítima facultad de los pueblos indígenas, originarios y campesinos a manifestarse pública y democráticamente en defensa de sus derechos.

 

SEXTO: Adherimos a los reclamos de los pueblos indígenas, como el del Tipnis, en la hermana República de Bolivia, en defensa de la preservación del ambiente y del lugar que constituye su terruño y, como tal, es configurativo de su identidad cultural.

 

SÉPTIMO: Manifestamos nuestro enérgico rechazo a toda medida que implique daños a los ecosistemas, con la consecuente desaparición de la flora y fauna, causando un daño irreversible al planeta Tierra y a la Humanidad.

 

Asumiendo el firme compromiso que nos demandan Latinoamérica y la Tierra, desde el lugar que cada uno de nosotros ocupa en la sociedad, la familia y las funciones por las que venimos construyendo ciencia para con la Humanidad y amor por la Pachamama, suscribimos la presente declaración en la sede de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, a los 13 días del mes de enero de 2012.