DOCTORADO HONORIS CAUSA de la UNIVERSIDAD de HUÁNUCO
para los profesores Carlos Ramos Núñez y Ricardo Rabinovich-Berkman
 

El 7 de diciembre de 2011, la prestigiosa Universidad de Huánuco, en el Perú, otorgó el Doctorado honoris causa, su máxima distinción, a dos profesores de Historia del Derecho. Uno de ellos fue el peruano Carlos Ramos Núñez, de la Pontificia Universidad Católica del Perú . El otro, el argentino Ricardo Rabinovich-Berkman, de la Universidad de Buenos Aires, director también de PERSONA.

Ambos catedráticos, unidos por una entrañable amistad desde hace muchos años, compartían ya el Doctorado honoris causa de la Universidad San Pedro, de Chimbote, también en el Perú. Los reúne, igualmente, la firme creencia en la historia jurídica como una disciplina viva y apasionante, que debe ser enseñada en forma dinámica y moderna.

Estos aspectos fueron destacados, en ambos casos, en las respectivas exposiciones laudatorias. Luego, en presencia de las autoridades de la Universidad y de un numeroso público, los homenajeados pronunciaron sus sendas lecciones magistrales.

 

El profesor Carlos Ramos Núñez luce su condecoración

El Dr. Ramos Núñez, arequipeño, que ha sido Director de la Academia de la Magistratura del Perú, varias veces candidato al Tribunal Constitucional de ese país, y ganador de importantísimos galardones científicos, como el Premio Internacional “Ricardo Zorraquín Becú”, expuso sobre la vida y obra del médico Hermilio Valdizán.

Por su parte, el Dr. Rabinovich-Berkman, catedrático de Historia del Derecho y de Principios Generales del Derecho Latinoamericano, ambas en la Universidad de Buenos Aires, y director de la Modalidad Intensiva de Cursos para el Doctorado de su Facultad de Derecho (donde también da clases el Dr. Ramos Núñez), había sido designado el día anterior, en Lima, miembro honorario del Instituto Peruano de Derecho Civil, y Profesor Honorario de la Universidad Autónoma del Perú (distinciones ambas que también comparte con el Dr. Ramos). Tomó, como tema para su conferencia doctoral, “Persona: Una visión desde la historia, hacia el futuro”.

Estas distinciones, además, poseen el efecto accesorio, y maravilloso, de aproximar cada vez más a las universidades e instituciones académicas latinoamericanas, favoreciendo la soñada integración de la región. 

El director de PERSONA recibe el Doctorado honoris causa