Una sentencia del Derecho Internacional vigente

que encuentra sus orígenes históricos en el  Derecho Hebreo

 

Gabriel Minkowicz*

 Lydia Norma Garchtrom**

 

La sentencia  recientemente dictada por la Corte Europea de Derechos del Hombre sobre la criminalización del delito de incesto, que conoció en grado de apelación por un caso acaecido en Alemania, nos llamó a la reflexión sobre las fuentes hebreas de la figura jurídica,  que como tantas otras pasaron al derecho actual. Debemos recordar que el Derecho Hebreo regla las relaciones de los hombres como ley judía, mientas que la Halajá  también  regla  las relaciones que involucran al hombre en su relación con Dios.

 

El caso planteado en el ámbito del derecho europeo fue en grado de apelación por una  sentencia condenatoria que en primera instancia fuera dictada  en Leipzig y confirmada por la Corte Federal Constitucional, la cual hizo lugar a la condena penal de cumplimiento efectivo a un aĖo y dos meses de prisión, al hombre involucrado,  incurso en el delito de incesto en la relación con su hermana menor, eximiendo a esta última de la condena por padecer de un retraso madurativo.  Cabe destacar que la acción contra el hombre involucró condenas anteriores impuestas por la misma causa y que la acción del estado Alemán se inició a raíz de un artículo periodístico publicado en ese país.

 

La pareja tuvo cuatro hijos de la relación,  dos de los cuales padecían deficiencias mentales, y que fueron entregados a instituciones públicas y sólo el menor más pequeĖo fue entregado a la guarda de su madre.  El caso llegó a la Corte Europea esgrimida por el hombre quien la fundamentó en la violación al art. 8 de la Convención Europea de derechos Humanos que protege la vida privada y familiar.

 

La sentencia (proceso 43547/2008), de fecha 12/04/2012 caratulado “Stübing,P. c/Alemania” fue confirmatoria de la dictada en ambas instancias en Alemania, dispuso que la leyes alemanas no vulneran la convención para la protección de las libertades individuales y que la sentencia tiene por objeto la protección de la familia, de la salud pública, y evitar relaciones que puedan afectar a las estructuras familiares y a la sociedad entera. También la sentencia afirma que la mayoría de los estados que conforman la comunidad europea sancionan el incesto.

 

Asimismo se debe destacar que el gobierno de Alemania expresó en voz de Günter Krings, experto legal de la Unión Cristianodemocráta (CDU) que el incesto “Es  un fundamento de la cultura jurídica alemana y un tabú absoluto”.

 

Ahora bien planteado el debate en materia internacional, veamos que es el incesto para el derecho hebreo y cuantos puntos coincidentes tienen ambas legislaciones.

 

El derecho hebreo hace la elaboración legal del incesto a partir de la Torah, la que describe con una casuística  el delito, los grados de prohibición y penas graves para sancionarlas. A partir de allí es la elaboración talmúdica la encargada de delinear el resto de la figura jurídica.

 

El incesto es así una de las tres ofensas fundamentales, conjuntamente con el asesinato y la idolatría que un hombre no puede cometer, salvo en el caso de exponerse a su propia muerte, no pudiendo vulnerar la prohibición ni en el caso de tener que salvar la vida de otra persona.

 

El delito está calificado  en la Biblia con epítetos como “ maldad” o zimmah , (Lev.20:14; Ezeq.22.11), “corrupción”o tevel, (Lev.20:12) ”vergüenza” o heded, (Lev.20:17) e “impureza”o nidah, (Lev.20:21) estando incorporada la figura al derecho penal hebreo.

 

La Toráh establece la prohibición determinando los casos de la relación parental que lo constituirían (Lev. 18:6-22) la que a su vez determina el tipo de castigo que va desde la hoguera, para el caso de incesto con la suegra (Lev.20:14), y se completa con la doctrina jurídica talmúdica que ejemplifica la muerte por lapidación para los casos en que se cometiere  incesto con la madre, madrastra, nuera[1] y otras formas de incesto penadas con karet o flagelación[2].

 

Coexisten dos tipos de sanción frente al incesto, la terrenal y la religiosa. La imposición de la pena terrenal se aplicará en los casos en que hubiera testigos y existiere una advertencia anterior, caso contrario la pena sería solamente de carácter divino.

 

El caso será penado si hubiera tenido lugar y la prohibición de estar “cerca de alguien que exhiba su desnudez” fue interpretada como la prohibición de estar cerca de cuerpos cuya proximidad está prohibida por grados de relación y es penada con flagelación, quedando exceptuadas las normales muestras de cariĖo hacia la madre, hija, hermana o tías. El delito de incesto pena a ambos participantes, tanto hombre como mujer , pero se exceptúa cuando se comete sobre un niĖo o una persona dormida, casos en los que sólo el que lo inicia es punible.

 

Como elementos comunes entre ambas legislaciones podemos destacar que: ambas pertenecen al derecho penal, están sancionadas por la relación de parentesco, se penan cuando tienen consumación , y son exteriorizadas en forma pública. Podemos adicionar que el tabú que destaca la legislación alemana se materializa en la legislación hebrea por el castigo divino, que también implementa la legislación hebrea.

 

*Gabriel A. Minkowicz, es Rabino ordenado en el  Seminario Rabinico Latinoamericano, Doctor en Psicología Social de la Universidad Argentina John F. Kennedy,  Abogado y Procurador graduado en la Facultad de Derecho de la UBA. Se desempeĖa como Profesor de Derecho Hebreo  en la Facultad de Derecho de la UBA en las carreras de grado y posgrado y en el Seminario Rabínico Latinoamericano. Es Profesor Titular en la Escuela de Estudios Orientales de la Universidad del   Salvador. Investigador del ISER (Instituto Superior de Estudios Religiosos), y miembro de la Sociedad Asiática y del CALIR (Consejo Argentino para la libertad Religiosa). Cuenta con varias publicaciones en la materia.

**Lydia Norma Garchtrom, es graduada como abogada y Licenciada en Criminología en la Facultad de Derecho de la UBA. Con Títulos de postgrados de las Facultades de Derecho de las Universidades de Buenos Aires (Argentina ) y Salamanca (EspaĖa) en temas de Derecho  Europeo  y Comercio Internacional, Derecho Internacional Público y Privado. Cursó estudios de Derecho Internacional  en la Academia de Derecho Internacional de La Haya (Holanda). Arbitro de la Sección Comercial del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Colabora como docente de la cátedra de Derecho Hebreo de la UBA. Actualmente cursa estudios en el Seminario Rabínico Latinoamericano.

 



[1] Sanhedrin 7:14

[2] Maimónides: Yad Hachazakah,  Issurei Bi’ah 1:4-7.